Ca­li­dad Edi­to­rial

Conde Nast Traveler (Spain) - - EDITORIAL -

No sé si os lo he con­ta­do al­gu­na vez, pe­ro ha­ce vein­ti­dós años que tra­ba­jo en Con­dé Nast, pri­me­ro co­mo di­rec­to­ra de GQ, des­pués co­mo eje­cu­ti­va en di­fe­ren­tes re­vis­tas del Gru­po en Mia­mi y Mé­xi­co y, des­de ha­ce 100 nú­me­ros, soy la di­rec­to­ra de Vein­ti­dós años en los que ha ha­bi­do mu­chas his­to­rias, per­so­nas, anéc­do­tas, via­jes y tam­bién si­tua­cio­nes de di­fe­ren­te ca­la­do que me han he­cho más re­fle­xi­va, más hu­ma­na, más com­pren­si­va. Y es­pe­ro que más sa­bia. Vein­ti­dós años son ocho mil trein­ta y cin­co días. Y ha­go es­ta cuen­ta, que os pa­re­ce­rá ex­tra­ña, por­que des­de mi pri­mer día de tra­ba­jo, Jo­nat­han New­hou­se, pre­si­den­te de Con­dé Nast In­ter­na­tio­nal, me di­jo lo que es­pe­ra­ba de mí: que man­tu­vie­ra, siem­pre y de for­ma im­pe­ca­ble, la ca­li­dad edi­to­rial.

Ni un so­lo día he de­ja­do de re­cor­dar sus pa­la­bras. Ni un so­lo día, y mi­ra que hay mo­men­tos en nues­tro tra­ba­jo en los que se­ría muy fá­cil ti­rar por la ca­lle de en me­dio y que sal­ga el sol por don­de quie­ra. Pe­ro no. Y en es­ta re­gla he en­con­tra­do la fe­li­ci­dad; me he en­con­tra­do a mí mis­ma y creo que he con­se­gui­do res­pe­tar los va­lo­res de Con­dé Nast, que ha­ce las re­vis­tas más em­ble­má­ti­cas del mun­do y tie­ne en sus es­cu­de­rías a los me­jo­res pro­fe­sio­na­les. Se­gu­ro que co­no­céis nues­tros tí­tu­los. ¿Quién no sa­be que Vo­gue es la bi­blia de la mo­da? ¿Que Va­nity Fair es la tri­bu­na pro­fun­da y ele­gan­te de los per­so­na­jes más desea­dos? ¿Que AD mar­ca la pau­ta en di­se­ño y ar­qui­tec­tu­ra? ¿Que una mujer jo­ven y

tie­ne Gla­mour co­mo re­vis­ta de ca­be­ce­ra? ¿Que GQ da al hom­bre su lu­gar en el mun­do? Y, por su­pues­to, y pa­ra mí an­te to­do, ¿quién en es­te pla­ne­ta pue­de pen­sar, desear o rea­li­zar un via­je sin abra­zar la be­lle­za y el com­pro­mi­so de CN Tra­ve­ler?

Es­tar aquí des­de ha­ce ocho mil trein­ta y cin­co días es un pri­vi­le­gio. Tra­ba­jar en lo que más me gus­ta es un pri­vi­le­gio. Co­no­cer a la gen­te que he ido co­no­cien­do es un pri­vi­le­gio. Des­cu­brir el mun­do se­gún Tra­ve­ler es un pri­vi­le­gio. Sa­ber que sois lec­to­res apa­sio­na­dos de nues­tra re­vis­ta es un pri­vi­le­gio. Te­ner un Edi­tor, Ja­vier Pas­cual del Ol­mo, que me ha he­cho com­pren­der que pa­ra ser el me­jor hay que mi­rar más allá de tu pro­pio pun­to de vis­ta, es un pri­vi­le­gio. Por su­pues­to, no es­toy so­la. En so­mos un equi­po de pe­rio­dis­tas, co­mu­ni­ca­do­res, emi­sa­rios de un mun­do trans­ver­sal que se ba­sa en sen­sa­cio­nes y ex­pe­rien­cias. Pa­ra no­so­tros el ver­da­de­ro lu­jo es un mo­men­to úni­co, el de­ta­lle es­pe­ra­do, el de­seo aten­di­do. So­mos ex­plo­ra­do­res que vues­tras pre­gun­tas han en­via­do por los cin­co con­ti­nen­tes pa­ra en­con­trar lo real­men­te bueno, lo que de­ja hue­lla, lo que os ha­rá fe­li­ces.

Y des­de el or­gu­llo de es­te nú­me­ro 100, sé que bue­na par­te de lo que he­mos con­se­gui­do se lo de­be­mos a es­tas dos pa­la­bras que ilu­mi­nan el ca­mino: ca­li­dad edi­to­rial. @San­dra_­de­l_Rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.