CUA­DERNO DE VIA­JE

Conde Nast Traveler (Spain) - - DÓNDE ESTÁS - DÓNDE CO­MER DE BA­RES

El cen­tro del pue­blo es­tá do­mi­na­do por tres ho­te­les his­tó­ri­cos: el Mont Cer­vin Pa­la­ce (Bahn­hofs­tras­se, 31; mont­cer­vin­pa­la­ce.ch; HD: des­de 345€), el Ho­tel Mon­te Ro­sa (Bahn­hofstr., 80; mon­te­ro­sa­zer­matt.ch; HD: des­de 360€) y el Grand Ho­tel Zer­mat­ter­hof (Bahn­hofstr., 55; pre­fe­rred­ho­tels.com; HD: des­de 385€). El Mont Cer­vin des­ta­ca por sus sui­tes lu­mi­no­sas, el Mon­te Ro­sa por su re­la­ción his­tó­ri­ca con la pri­me­ra as­cen­sión al mon­te Cer­vino, y el Zer­mat­ter­hof es digno de una pe­lí­cu­la de Wes An­der­son. Por otro la­do, el Backs­ta­ge Ho­tel Ver­nis­sa­ge (Hof­mat­tstr., 4; backs­ta­geho­tel. ch; HD: des­de 190€) abrió en 2011 pa­ra trans­for­mar la es­ce­na ho­te­le­ra de Zermatt y así con­ti­núa: a la úl­ti­ma y al­go lo­co. Su pro­pie­ta­rio, Heinz Ju­len, es una fuer­za de la na­tu­ra­le­za, tan­to en su fa­ce­ta de ar­tis­ta-ar­qui­tec­to-di­se­ña­dor co­mo en la de hom­bre de ne­go­cios –su por­fo­lio tam­bién in­clu­ye al­gu­nos de los cha­lets pri­va­dos más ele­gan­tes de la ciu­dad, co­mo The Backs­ta­ge Lu­xury Loft–. El spa en sie­te pa­sos del ho­tel, Ge­ne­sis, ba­sa­do en los sie­te días que tar­dó Dios en crear el mun­do, es so­lo una mues­tra de su am­bi­ción, así co­mo de su sen­ti­do del hu­mor. En­tre los ho­te­les que aca­ban de abrir, Cer­vo Moun­tain Bou­ti­que Re­sort (Ried­weg, 156; cer­vo.ch; HD: des­de 360€) es más ale­gre que opu­len­to, aun­que en sus pa­re­des cuel­gan más as­tas y cuer­nos que en to­dos los otros ho­te­les men­cio­na­dos jun­tos.

¿Por dónde em­pe­zar? Zermatt es la ca­pi­tal gas­tro­nó­mi­ca de los Al­pes. Pero las me­jo­res di­rec­cio­nes no es­tán en el pue­blo, sino en la mon­ta­ña, don­de hay más de 40 res­tau­ran­tes di­se­mi­na­dos por las pis­tas, mu­chos de ellos de fa­ma in­ter­na­cio­nal (y lle­gar es­quian­do has­ta la mis­mí­si­ma puer­ta es un pun­to a favor). Oth­mars (tel. +41 27 967 17 61; oth­mars.ch), con su in­con­gruen­te pero ex­ce­len­te se­lec­ción de pes­ca­do de Alas­ka. Les Mar­mot­tes (tel. +41 27 9 67 82 82; les-mar­mot­tes. ch) pa­ra pla­tos lo­ca­les de ca­za; Fluhalp (tel. +41 27 967 25 97; fluhalp-zermatt.ch) con sus con­tra­ven­ta­nas rojas y Z’Mutt (tel. +41 27 967 27 10). Tam­bién des­ta­can Zum See (tel. +41 27 967 20 45) y Blat­ten (tel. +41 27 967 20 96; blat­ten-zermatt.ch), en las al­deas cer­ca­nas, am­bos le­gen­da­rios. Blat­ten tie­ne una pre­cio­sa ca­pi­lla ba­rro­ca y un jar­dín de hier­bas de Ri­co­la –la mar­ca de ca­ra­me­los tie­ne seis jar­di­nes en el país–, don­de se cul­ti­van los in­gre­dien­tes de los fa­mo­sos ca­ra­me­los pa­ra la gar­gan­ta. Por suer­te, se ani­ma a los vi­si­tan­tes a to­car, oler y pro­bar las plan­tas. Jun­to a la pis­ta azul en­tre el Sun­neg­ga y Fin­deln, se en­cuen­tran los su­bli­mes Chez Vrony y Find­ler­hof (Fin­deln; tel. +41 27 967 25 88; find­ler­hof.ch). La pa­no­rá­mi­ca des­de la terraza del Chez Vrony (Fin­deln; tel. +41 27 967 25 52; chez­vrony.ch) en una tar­de so­lea­da, con vis­tas al Cer­vino, un pla­to de so­pa y una co­pa de vino, es la an­te­sa­la al pa­raí­so. En el pue­blo, Fer­di­nand by Cer­vo (tel. +41 27 968 12 12; fer­di­nand. ch), el res­tau­ran­te del ho­tel Cer­vo, es es­pe­cial­men­te ani­ma­do. Me­re­ce la pe­na echar un ojo en 1818 (Bahn­hofstr., 84; tel. +41 27 967 84 84; 1818zer­matt.ch). Du­ran­te ocho años triun­fó co­mo Heim­berg, co­se­chan­do muy bue­nas crí­ti­cas y una es­tre­lla Mi­che­lin. En di­ciem­bre de 2015 re­abrió con una nue­va ges­tión, nue­vo nom­bre y nue­vo me­nú. Mien­tras tan­to, na­da ha cam­bia­do ni lo va a ha­cer en ese tem­plo del que­so fun­di­do que es Whym­per Stu­be (Bahn­hofstr., 80; tel. +41 27 967 22 96; whym­per-stu­be.ch), a la vuel­ta de la es­qui­na. Siem­pre aba­rro­ta­do, muy kitsch y to­tal­men­te en­can­ta­dor.

Gee’s Bar y Cuc­koo Club (Bahn­hofstr., 70) y Snow­boat (Vis­pastr., 20), to­dos par­te del mis­mo gru­po, son los lu­ga­res del mo­men­to, ade­más del Harry’s Ski Bar (Hin­ter­dorfstr., 53). Aque­llos que ha­yan es­ta­do vi­nien­do a Zermatt des­de su ado­les­cen­cia,yaha­brán­te­ni­doel­pla­cer de vi­si­tar los es­ce­na­rios de su ju­ven­tud, en­tre los que se­gu­ro que se en­cuen­tran Pap­per­la Pub (Stein­mat­tstr., 36) y Bro­ken Bar Dis­co (Bahn­hofstr., 41).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.