Cri­sol cam­bian­te

EL AI­RE FRES­CO IM­PRI­ME CA­RÁC­TER A NUES­TRO DÍA EN TORNO AL GOL­DEN GATE, UNA GE­MA ME­TÁ­LI­CA QUE SE ERI­GE EN­TRE LAS NU­BES DE LA BAHÍA DE SAN FRAN­CIS­CO. ES UN FAN­TAS­MA QUE EVO­CA LA BE­LLE­ZA DE UNA ÉPO­CA EM­PE­ÑA­DA EN RE­TRA­TAR­SE CON ELE­MEN­TOS NA­TI­VOS, DE LOS MA­YAS

Conde Nast Traveler (Spain) - - SUMARIO - Tex­to: Ma­ría Es­té­vez / Fotos: Alex del Río

Du­ran­te las úl­ti­mas dos dé­ca­das, la ni­ña bo­ni­ta de la cos­ta oes­te ha si­do un imán pa­ra los em­pren­de­do­res tec­no­ló­gi­cos. Su vi­ta­li­dad cul­tu­ral y gas­tro­nó­mi­ca tam­bién atrae a crea­do­res y ca­za­do­res de ten­den­cias. Via­ja­mos a la ciu­dad del Gol­den Gate, en cons­tan­te evo­lu­ción.

Las nu­bes es­col­tan las to­rres de ace­ro que se al­zan al nor­te y al sur, en una dan­za con­te­ni­da de vien­to y agua. El mar, tes­ti­go im­pe­tuo­so, no en­cuen­tra las ori­llas tran­qui­las de otras bahías y gol­pea su ira con­tra es­ta es­truc­tu­ra crea­da por Jo­seph Strauss en­tre 1933 y 1937. Ro­man­ce y dra­ma en un di­se­ño en el que acu­nan su mis­te­rio tan­to las co­li­nas de Sau­sa­li­to co­mo las tie­rras ba­jas del con­da­do de Ma­rín o el si­len­cio de la is­la de Al­ca­traz.

Las tie­rras de la tri­bu oh­lo­ne –cos­ta­noan pa­ra los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les– han ves­ti­do mu­chas ban­de­ras: la es­pa­ño­la, la me­xi­ca­na, la ca­li­for­nia­na (fue Re­pú­bli­ca In­de­pen­dien­te de Ca­li­for­nia du­ran­te un año) y fi­nal­men­te, la es­ta­dou­ni­den­se. El Gol­den Gate es una am­bi­cio­sa ex­pre­sión del ser hu­mano, una vi­sión su­per­la­ti­va que se eri­ge so­bre bar­cos y ba­lle­nas, en­tre la bru­ma, re­sis­tien­do al tiem­po y las tem­pe­ra­tu­ras, su­je­to ma­jes­tuo­sa­men­te por hi­los de ace­ro. La de­li­ca­de­za de sus for­mas re­sis­te el pa­seo in­ce­san­te de la hu­ma­ni­dad, los au­to­bu­ses de tu­ris­tas, los mi­les de au­to­mó­vi­les, los mi­llo­nes de tran­seún­tes que co­rrien­do o en bici se ejer­ci­tan so­bre ese tó­tem a la va­ni­dad hu­ma­na. No im­por­ta si es pri­ma­ve­ra o in­vierno, las dos es­ta­cio­nes que real­men­te se dan ci­ta en San Fran­cis­co, el puen­te se ha con­ver­ti­do en em­ba­ja­dor, en icono de la mo­der­ni­dad, en sou­ve­nir en­can­ta­dor pe­ga­do a mi­llo­nes de fri­go­rí­fi­cos a lo lar­go y an­cho del pla­ne­ta. Crea­do con la osa­da in­ten­ción de unir la pe­nín­su­la de San Fran­cis­co por el nor­te con el sur del con­da­do de Ma­rín, el Gol­den Gate fue di­se­ña­do por el in­ge­nie­ro Jo­seph B. Strauss, que ig­no­ró las vo­ces que lo lla­ma­ban lo­co. Co­mo con­se­cuen­cia, las obras fue­ron to­do me­nos fá­ci­les y 11 tra­ba­ja­do­res per­die­ron la vi­da du­ran­te la cons­truc­ción, que ter­mi­nó el 27 de ma­yo de 1937, día de su inau­gu­ra­ción.

So­bre el es­tre­cho Chry­sopy­lae se al­za in­cues­tio­na­ble el puen­te, que ri­va­li­za con la Es­ta­tua de la Li­ber­tad y con el Em­pi­re Sta­te Buil­ding de Nue­va York co­mo sím­bo­lo del po­der y el en­tu­sias­mo nor­te­ame­ri­ca­nos. Su im­po­nen­te es­truc­tu­ra cru­za so­bre el es­tre­cho del Pa­cí­fi­co, im­pre­sio­nan­te y te­me­ra­ria, un desafian­te ejer­ci­cio ar­qui­tec­tó­ni­co que de­mues­tra por qué es­ta ciu­dad, des­de su crea­ción, siem­pre ha vi­vi­do ade­lan­ta­da a los tiem­pos.

Con­fie­so que dis­fru­to cuan­do lo veo apa­re­cer a lo le­jos des­de la au­to­pis­ta, en­tre las cur­vas, ju­gue­tean­do con las for­mas del te­rreno. La ru­ta has­ta el Gol­den Gate se des­gas­ta an­te su an­ti­ci­pa­ción. No im­por­ta cuán­tas ve­ces lo ha­ya vis­to, siem­pre aca­ba im­pre­sio­nán­do­me de al­gún mo­do. De­cía Strauss: “Una ciu­dad sin puen­tes, ro­dea­da de agua, es un ras­ca­cie­los sin as­cen­sor”. Su em­pe­ño por do­tar a San Fran­cis­co de un puen­te que desafia­ra las le­yes de la in­ge­nie­ría se con­vir­tió en su ob­se­sión. Des­cri­to co­mo la ma­yor es­cul­tu­ra Art Dé­co del mun­do, for­ma par­te del mo­vi­mien­to crea­do por el go­bierno nor­te­ame­ri­cano

pa­ra em­be­lle­cer las ciu­da­des. Ubi­ca­do en uno de los par­ques ur­ba­nos más gran­des de Es­ta­dos Uni­dos, es­te im­pac­tan­te mo­nu­men­to al pro­gre­so se ca­mu­fla con el en­torno y per­mi­te co­mu­ni­car los va­lles de Na­pa y So­no­ma con el res­to de Ca­li­for­nia.

ESEN­CIA CO­LO­NIAL

Nues­tra pri­me­ra parada es en Ca­va­llo Point, uno de los pun­tos cardinales del Parque Gol­den Gate que cuen­ta con otros lu­ga­res his­tó­ri­cos: Al­ca­traz, Fort Ma­son, Muir Woods Na­tio­nal Mo­nu­ment, Fort Point y el Pre­si­dio de San Fran­cis­co. Ca­va­llo Point al­ber­ga el fuer­te Ba­ker, don­de ori­gi­nal­men­te vi­vían las tri­bus mi­wok, has­ta que, en 1866, los nor­te­ame­ri­ca­nos ins­tau­ra­ron su ba­se mi­li­tar. Con­ver­ti­do en un ex­clu­si­vo lodge, Ca­va­llo Point es un lu­gar muy es­pe­cial al no­res­te del Gol­den Gate. Com­pues­to por 17 edi­fi­cios co­lo­nia­les de te­chos ro­ji­zos, pa­re­des blan­cas y ele­gan­tes por­ches con me­ce­do­ras, es­tá ro­dea­do de eu­ca­lip­tos y ci­pre­ses que aña­den un idí­li­co encanto al pai­sa­je, im­preg­nán­do­lo de aro­ma. Apar­te de sus in­cues­tio­na­bles ser­vi­cios –co­mo las ex­cur­sio­nes, las cla­ses de yo­ga al ai­re li­bre, sus pa­seos en bi­ci­cle­ta o su spa–, Ca­va­llo Point cuen­ta con uno de los res­tau­ran­tes fa­vo­ri­tos de los ha­bi­tan­tes de San Fran­cis­co pa­ra el brunch de los do­min­gos. Ba­jo la di­rec­ción del chef ejecutivo Jus­tin Eve­rett, el Mu­rray Cir­cle es un des­tino es­tre­lla en el nor­te de Ca­li­for­nia, que ha ins­tau­ra­do una co­ci­na de ins­pi­ra­ción con­ti­nen­tal for­mu­la­da con pro­duc­tos lo­ca­les. Sus al­tos te­chos crean el mar­co per­fec­to pa­ra el his­tó­ri­co re­co­rri­do fo­to­grá­fi­co del Gol­den Gate y la bahía de San Fran­cis­co que cuel­ga de sus pa­re­des. Tras el al­muer­zo con­ve­ni­mos ir de pa­seo, de­jar atrás el lu­jo de Ca­va­llo Point y cam­biar­lo por las tie­rras de Ma­rín, un au­tén­ti­co pa­raí­so natural.

En el ex­tre­mo no­res­te del Gol­den Gate nos en­con­tra­mos con la cos­ta de los mi­wok, don­de aún ilu­mi­na a los per­di­dos uno de los fa­ros más em­ble­má­ti­cos de Es­ta­dos Uni­dos. Las his­to­rias de pi­ra­tas y va­que­ros es­pa­ño­les se su­ce­den en es­ta área pro­te­gi­da por la di­ver­si­dad de sus es­pe­cies, sus vis­tas pa­no­rá­mi­cas, sus em­pe­dra­das pla­yas y la ver­sa­ti­li­dad de sus ro­cas. Con más de 50 ru­tas pa­ra los in­tré­pi­dos que se aden­tran en sus ca­mi­nos, Ma­rin Head­lands nos re­ci­be con llu­via y vien­to, lo cual no con­si­gue apla­car nues­tra sed de aven­tu­ra. Des­de el fa­ro de Pun­ta Bo­ni­ta ca­mi­na­mos una mi­lla has­ta el pro­mon­to­rio don­de se ubi­ca la so­li­ta­ria cala Kirby, y allí, con el ter­mo de ca­fé en la mano, nos enamo­ra­mos de sus pla­yas de are­na ne­gra. Es una ma­ra­vi­llo­sa re­com­pen­sa apos­tar­se en aquel her­mo­so lu­gar don­de la bri­sa di­bu­ja el pai­sa­je. En los Cabos de Ma­rín, zo­na mon­ta­ño­sa en el ex­tre­mo sur del con­da­do de Ma­rín, los vien­tos ra­chea­dos en ve­rano y las tor­men­tas que so­plan des­de el Pa­cí­fi­co y el gol­fo de Alas­ka en in­vierno dic­tan las le­yes de su ha­bi­ta­bi­li­dad.

En el pun­to cen­tral del ho­ri­zon­te de Ma­rín se en­cuen­tra Hawk Hill, el mi­ra­dor más gran­de en el oes­te pa­ra ver el vue­lo de aves ra­pa­ces. Ca­da oto­ño, des­de agos­to has­ta di­ciem­bre, de­ce­nas de mi­les de hal­co­nes, bui­tres y águi­las se tras­la­dan has­ta es­ta pe­nín­su­la de­bi­do a la abun­dan­cia de po­bla­cio­nes de ma­mí­fe­ros pro­te­gi­dos. Can­sa­dos y atur­di­dos por el ejer­ci­cio y el es­pec­tácu­lo, re­gre­sa­mos a Ca­va­llo Point pa­ra dis­fru-

tar de nues­tra úl­ti­ma no­che en el lodge. A la ma­ña­na si­guien­te, muy tem­prano –no con­vie­ne per­der esas ho­ras de luz en las que el sol se des­pier­ta y atra­pa el co­lor anaran­ja­do del puen­te–, nos tras­la­da­mos al sur del Gol­den Gate, a Pre­si­dio. El nom­bre evo­ca un tiem­po de epo­pe­ya es­pa­ño­la, de tra­za­do his­tó­ri­co has­ta el pun­to más ale­ja­do de la cos­ta ca­li­for­nia­na al que lle­ga­ron los con­quis­ta­do­res.

SU­MER­GIR­SE EN LA HIS­TO­RIA

En 1769, don Gaspar de Por­to­lá li­de­ró una pe­que­ña ex­pe­di­ción a la Al­ta Ca­li­for­nia y allí des­cu­brió un bra­zo de mar al que pu­so el nom­bre de San Fran­cis­co. Sie­te años des­pués, Juan Bau­tis­ta de An­za, jun­to a un sa­cer­do­te fran­cis­cano y ca­si 200 sol­da­dos, des­em­bar­có en es­te lu­gar des­de Sonora, Mé­xi­co, y es­ta­ble­ció un pre­si­dio (guar­ni­ción mi­li­tar) en la en­tra­da de la bahía, pa­ra des­pués cons­truir una mi­sión fran­cis­ca­na, a po­cos ki­ló­me­tros ha­cia el in­te­rior, que hoy en día es co­no­ci­da co­mo Mi­sión Do­lo­res. El pre­si­dio fue res­pon­sa­ble de con­tro­lar a los na­ti­vos, de desa­rro­llar co­mu­ni­da­des ci­vi­li­za­das al nor­te de Ca­li­for­nia y de pro­te­ger la fron­te­ra de po­si­bles ata­ques.

La oca­sión me­re­ce in­ves­ti­gar el te­rreno. En el ho­tel Inn at the Pre­si­dio uno pue­de dar­se un au­tén­ti­co ba­ño de his­to­ria, ya que es­te lu­gar es con­si­de­ra­do por los nor­te­ame­ri­ca­nos co­mo un pun­to de re­fe­ren­cia de la crea­ción de su país. Ubi­ca­do en Pers­hing Hall, es­te edi­fi­cio al­ber­ga 22 ha­bi­ta­cio­nes de es­ti­lo geor­giano. Sui­tes que en otra épo­ca fue­ron los cuar­tos de los ofi­cia­les del ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano y que man­tie­nen to­da­vía cier­to ai­re mas­cu­lino en la de­co­ra­ción. El res­tau­ran­te, en la par­te ba­ja del edi­fi­cio, ofre­ce ape­ri­ti­vos es­ti­lo can­ti­na, con una happy hour en la que in­vi­tan a con­su­mir bo­ca­dos de ins­pi­ra­ción es­pa­ño­la.

A po­ca dis­tan­cia del ho­tel, en­tran­do por la puer­ta Lombard del Parque Gol­den Gate, se en­cuen­tra el Pre­si­dio So­cial Club, un res­tau­ran­te es­tre­lla en los años 50 que hoy dis­fru­ta de un re­vi­val so­cial. Ca­ma­re­ros cui­da­do­sa­men­te ves­ti­dos de blan­co, bom­bi­llas des­nu­das que evo­can la ilu­mi­na­ción te­nue de aque­lla épo­ca, un me­nú de cóc­te­les que lla­ma la aten­ción y una ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca muy cen­tra­da en la co­ci­na nor­te­ame­ri­ca­na, que ofre­ce la opor­tu­ni­dad de dis­fru­tar del au­tén­ti­co sa­bor de los pla­tos tí­pi­cos de la zo­na: mar­mi­ta de os­so­bu­co, po­llo asa­do al horno (una de sus es­pe­cia­li­da­des) o hí­ga­do a la plan­cha con ce­bo­lla. En sus al­re­de­do­res, los eu­ca­lip­tos bor­dean la pro­pie­dad y con­du­cen has­ta Lo­vers’ Lane, el sen­de­ro más an­ti­guo de Pre­si­dio. Allí se en­cuen­tra la ser­pen­tean­te raíz de ár­bol Wood Li­ne, una in­ter­ven­ción es­cul­tó­ri­ca del ar­tis­ta eco­lo­gis­ta Andy Golds­worthy, quien la creó en 2011 y la do­nó al parque.

Ple­tó­ri­cos, con­sul­ta­mos nues­tros ma­pas pa­ra vi­si­tar el nor­te del parque, Ba­ker Beach, pro­ba­ble­men­te la pla­ya más fo­to­gra­fia­da de Es­ta­dos Uni­dos. Tras unas enor­mes du­nas, des­cu­bri­mos es­te her­mo­so se­cre­to de San Fran­cis­co. Un se­cre­to a vo­ces, a te­nor de la can­ti­dad de pa­re­jas de no­vios que se des­pla­zan allí pa­ra rea­li­zar sus fotos de bo­da. Los cu­rio­sos apun­tan con sus cá­ma­ras des­de la ori­lla o po­san so­bre las ro­cas en la es­qui­na más al nor­te, a unos me­tros del puen­te, don­de pa­sean los nu­dis­tas, por­que Ba­ker Beach es una de las po­cas pla­yas nu­dis­tas de Ca­li­for­nia. So­bre sus acan­ti­la­dos, man­sio­nes mi­llo­na­rias son tes­ti­gos mu­dos de es­te en­cla­ve aba­rro­ta­do de aman­tes del ejer­ci­cio, fo­tó­gra­fos, pa­re­jas y gen­te to­man­do el sol. La clá­si­ca com­bi­na­ción de pla­ya, sol, surf y ca­mi­se­ta que­da le­jos, a 500 ki­ló­me­tros, en Ma­li­bú. En Ba­ker Beach, las co­rrien­tes, la fría tem­pe­ra­tu­ra del mar y el vien­to no in­vi­tan pre­ci­sa­men­te a na­dar, y só­lo los más atre­vi­dos se atre­ven a zam­bu­llir­se en sus aguas. Aquí es pre­fe­ri­ble ha­cer una ho­gue­ra cuan­do cae el sol. No en vano, su nom­bre se aso­cia con bar­ba­coas pla­ye­ras, que es pre­ci­sa­men­te lo que ha­cen las fa­mi­lias y los uni­ver­si­ta­rios de la ciu­dad, aun­que en es­te caso sue­le ser los sá­ba­dos por la ma­ña­na. No se me ocu­rre me­jor plan pa­ra dar por fi­na­li­za­da la vi­si­ta a es­te ex­ten­so parque que ter­mi­nar aquí, con una man­ta y una ho­gue­ra, co­ci­nan­do ham­bur­gue­sas y con­tem­plan­do el atar­de­cer de Ca­li­for­nia con la men­te re­la­ja­da, fren­te a aque­lla es­pi­ral de ló­gi­ca ar­qui­tec­tó­ni­ca que es el Gol­den Gate.

POS­TA­LES EN VERDE Y HIERRO Arri­ba, una ca­rre­te­ra que atra­vie­sa el con­da­do de Ma­rín. En la otra pá­gi­na, de iz­da. a dcha. y de arri­ba aba­jo, vis­tas des­de el lodge Ca­va­llo Point; el Hea­ling Arts Cen­ter & Spa, en el mis­mo ho­tel, y pa­no­rá­mi­ca del Gol­den Gate.

AL ARRULLO DE LAS OLAS En el sen­ti­do de las agu­jas del re­loj, el po­der de atrac­ción de la bahía de Sau­sa­li­to es tal que al­gu­nos, co­mo Dia­ne Moo­re, se lan­zan a vi­vir allí en un bar­co; es­ta for­ma de vi­da le per­mi­te dor­mir al ai­re li­bre y me­di­tar fren­te al ama­ne­cer; pa­no­rá­mi­ca del Gol­den Gate des­de Pre­si­dio Park, y vis­tas des­de la ‘ca­sa’ de Moo­re. En la pá­gi­na de la dcha., Ro­deo Beach en Ma­rin Head­lands.

ES­PA­CIOS PA­RA TO­DOS En es­tas pá­gi­nas, de iz­da. a dcha. y de arri­ba aba­jo, pa­seo por la pla­ya; los pe­rros son bien­ve­ni­dos en Pre­si­dio Park; de­por­tis­tas, pes­ca­do­res y via­je­ros con­vi­ven en el Gol­den Gate; mu­chos enamo­ra­dos po­san en Ba­ker Beach, y ho­tel Pre­si­dio. DÓN­DE DOR­MIR Inn at the Pre­si­dio es un ho­tel bou­ti­que en un edi­fi­cio de 1903 (HD: des­de 365€). El lodge en el Gol­den Gate, Ca­va­llo Point, es­tá lleno de ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les (HD: des­de 490€). Am­bos for­man par­te de Pre­fe­rred Ho­tels (pre­fe­rred­ho­tels.com).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.