Panamá sur­fe­ra

Du­ran­te mu­cho tiem­po Bo­cas del To­ro fue un lu­gar in­hós­pi­to de Panamá en el que se rea­li­za­ban in­ter­cam­bios co­mer­cia­les con in­dí­ge­nas, tal y co­mo hi­zo Cris­to­bal Co­lón pa­ra abas­te­cer­se en su úl­ti­mo via­je... Has­ta que lle­ga­ron Kelly Sla­ter y los sur­fe­ros con

Conde Nast Traveler (Spain) - - SUMARIO - TEX­TO: MA­RÍA SEJAS / FOTOS: MA­RÍA Y DA­NIEL BAL­DA

La vi­si­ta en 2015 de Kelly Sla­ter, el cam­peón mun­dial e icono del surf, mar­có un an­tes y un des­pués pa­ra los ha­bi­tan­tes de es­te ar­chi­pié­la­go pa­na­me­ño. Sus pla­yas vír­ge­nes de di­fí­cil ac­ce­so hoy son ve­ne­ra­das por los me­jo­res sur­fis­tas del pla­ne­ta.

Fue la vi­si­ta en enero de 2015 del sur­fis­ta Kelly Sla­ter, 11 ve­ces cam­peón del mun­do, y del ha­waiano Sunny Gar­cia, ga­na­dor del tí­tu­lo en el año 2000, lo que pu­so a Bo­cas del To­ro en el ma­pa del surf”, me co­men­ta mi ami­go Pa­ki Ga­lé, ins­ta­la­do en es­te ar­chi­pié­la­go pa­na­me­ño des­de 1996. En­ton­ces ape­nas lle­ga­ban tres avio­nes se­ma­na­les, las is­las eran vír­ge­nes, ca­si na­die sur­fea­ba y el ac­ce­so a las pla­yas dis­cu­rría por sen­de­ros pla­ga­dos de ba­ches. Una ima­gen que dis­ta del ac­tual am­bien­te sur­fe­ro internacional con jó­ve­nes fran­ce­ses, es­pa­ño­les, aus­tra­lia­nos, ame­ri­ca­nos, ale­ma­nes... en bi­ci­cle­ta, quad o con sus tablas ba­jo el bra­zo en bus­ca de olas. Hoy el pro­pie­ta­rio de Pa­ki Point Beach Club, el pri­mer chi­rin­gui­to de pla­ya de Bo­cas, to­da­vía re­cuer­da con ca­ri­ño épo­cas pa­sa­das: “Éra­mos po­cos sur­fers a fi­na­les de los 90. Dos o tres pa­na­me­ños, no­so­tros de Ar­gen­ti­na y un par de ‘grin­gos’ de Flo­ri­da. En el 2000 se fue pa­san­do de bo­ca en bo­ca co­mo un des­tino exó­ti­co y ocul­to, con una ca­li­dad de olas world class inusual en el Ca­ri­be. Lue­go lle­ga­ron es­tre­llas co­mo Fe­li­pe To­le­do, Josh Kerr, Taj Bu­rrow y Mick Fan­ning”.

No es ca­sua­li­dad que Pa­ki nos ha­ya in­vi­ta­do a su ca­sa ni que ha­ya­mos es­co­gi­do Bo­cas del To­ro co­mo lu­gar de va­ca­cio­nes. Mi pa­re­ja, Da­niel, fue sur­fis­ta pro­fe­sio­nal has­ta que, a fi­na­les de los 80, cam­bió la ta­bla por la cá­ma­ra y co­men­zó su ca­rre­ra co­mo fo­tó­gra­fo de surf. Así nos co­no­ci­mos y así re­co­rri­mos me­dio mun­do. Por cir­cuns­tan­cias de la vi­da, du­ran­te años nos ha­bía­mos ale­ja­do del surf –nun­ca del mar–, pe­ro el ins­tin­to es fuer­te y, cuan­do nos ha­bla­ron de un pa­raí­so ca­ri­be­ño de clima tro­pi­cal, pla­yas so­li­ta­rias y olas per­fec­tas, no qui­si­mos per­der la opor­tu­ni­dad de co­no­cer­lo y de vol­ver a ca­bal­gar so­bre la ta­bla.

Ate­rri­za­mos en Co­lón, con sus 61 km² la is­la más gran­de del ar­chi­pié­la­go, un día llu­vio­so. Des­de la ven­ta­ni­lla per­ci­bi­mos su es­pe­sa ve­ge­ta­ción en con­tras­te con el azul tur­que­sa y la es­pu­ma blan­ca del mar, es­pu­ma que anun­cia el buen es­ta­do de las olas. A pe­sar de ser la is­la más con­cu­rri­da y po­bla­da, Co­lón tie­ne un am­bien­te tran­qui­lo y el encanto ca­rac­te­rís­ti­co del Ca­ri­be. Aun­que des­co­lo­ri­das por el pa­so del tiem­po, con­ser­va las an­ti­guas ca­sas de ma­de­ra cons­trui­das por la Uni­ted Fruit Com­pany pa­ra sus tra­ba­ja­do­res y no hay ma­cro­com­ple­jos ni ca­de­nas hoteleras. La gran ma­yo­ría de los alo­ja­mien­tos son ho­te­li­tos, ca­sas de hués­pe­des y al­ber­gues. En la is­la só­lo hay dos ca­rre­te­ras: una de unos 17 ki­ló­me­tros que la atra­vie­sa por el in­te­rior pa­san­do por una den­sa re­ser­va natural has­ta Bo­cas del Dra­go, en el ex­tre­mo nor­te, y otra que re­co­rre par­te de su cos­ta es­te y que de­ja de ser de as­fal­to pa­ra con­ver­tir­se en un ca­mino de are­na, ba­ches y pie­dras. Una yin­ca­na que co­bra sen­ti­do cuan­do apa­re­ce­mos en me­dio de un li­to­ral sal­va­je en el que la fron­do­sa sel­va y las me­jo­res olas de la is­la no es­con­den su ener­gía y bra­vu­ra. Hay ár­bo­les cen­te­na­rios, bam­bú, or­quí­deas, flo­res de aves del pa­raí­so, plan­tas de jen­gi­bre y co­co­te­ros. El can­to de los pá­ja­ros y los au­lli­dos de los mo­nos, jun­to con el ru­gir del mar, com­pon­drán la ban­da sonora que nos acom­pa­ñe du­ran­te to­do el via­je.

Es­ta­mos fren­te a Paunch Beach, una pla­ya ca­si sin are­na con una lí­nea de co­co­te­ros en­tre el ca­mino y el mar. A es­te point break sue­len ve­nir los prin­ci­pian­tes. Es un lu­gar bas­tan­te sen­ci­llo pa­ra co­ger ha­bi­li­dad, sin em­bar­go no hay que con­fiar­se ni a la en­tra­da ni a la sa­li­da: el fon­do es de co­ral, un arre­ci­fe pun­tia­gu­do en el que es ne­ce­sa­rio lle­var bo­tas y don­de es pre­ci­so ob­ser­var e imi­tar a aque­llos sur­fis­tas que co­no­cen el te­rreno.

Hoy coin­ci­de que las olas son po­de­ro­sas, por lo que só­lo sie­te ex­per­tos se han ani­ma­do a en­trar. Da­niel sal­ta emo­cio­na­do al agua, car­ga­do con su equi­po fo­to­grá­fi­co. Al mo­men­to cap­ta su aten­ción una paue

re­ja que des­ta­ca por su des­tre­za y es­ti­lo. Son Théa Mouys­set y Bo­ris Ro­mann, dos fran­ce­ses de Hos­se­gor acos­tum­bra­dos a las olas gran­des. Ins­truc­to­res en la es­cue­la de surf UCPA Port d’Al­bret, cuan­do no es­tán en te­rri­to­rio hú­me­do se de­di­can a la rea­li­za­ción de ví­deos y cortometrajes. Su atrac­ti­vo tam­bién de­la­ta su trabajo es­po­rá­di­co co­mo mo­de­los. Acos­tum­bra­dos a las gé­li­das aguas del gol­fo de Viz­ca­ya –siem­pre equi­pa­dos con neo­pre­nos de cuer­po en­te­ro, bo­tas y guan­tes–, pa­ra ellos, Bo­cas es el pa­raí­so. Ca­da año, des­de Se­ma­na San­ta has­ta fi­na­les de sep­tiem­bre, tra­ba­jan en la cos­ta fran­ce­sa, lue­go co­gen sus tablas, un pe­que­ño pe­ta­te y par­ten a la aven­tu­ra du­ran­te tres me­ses en bus­ca de sol y aguas cá­li­das. En es­ta oca­sión, lle­va­ban un mes en­te­ro re­co­rrien­do Nicaragua co­gien­do bue­nas olas, pe­ro en cuan­to oye­ron ha­blar de Bo­cas del To­ro no se lo pen­sa­ron dos ve­ces y vi­nie­ron a pa­sar aquí los me­ses res­tan­tes. En­ta­bla­mos amis­tad al mo­men­to y nos con­fie­san que la elec­ción no ha po­di­do ser más acer­ta­da. Es­tán en­can­ta­dos, só­lo van al pue­blo de vez en cuan­do a com­prar co­mi­da, el res­to de su día trans­cu­rre en la pla­ya. Se acues­tan a las ocho de la tar­de y se le­van­tan a las sie­te de la ma­ña­na pa­ra dis­fru­tar al má­xi­mo del surf.

En es­te pe­da­ci­to de Panamá las me­jo­res olas lle­gan muy tem­prano, con los pri­me­ros ra­yos de sol. Apro­xi­ma­da­men­te a las 11 de la ma­ña­na co­mien­za a le­van­tar­se el vien­to del nor­te y, aun­que se pue­de se­guir co­gien­do olas, el mar se des­or­de­na. A me­dia tar­de, es­te amai­na y se vuel­ven a for­mar bien las on­das. Con el trans­cu­rrir de los días va­mos com­pro­ban­do que lo que nos ha­bían con­ta­do so­bre el lu­gar era cier­to: el swell (el efec­to mar de fon­do) tie­ne bas­tan­te con­sis­ten­cia, es po­ten­te, y el ta­ma­ño de las olas os­ci­la en­tre el me­tro y me­dio y los tres me­tros de al­tu­ra. Ci­fras im­pre­sio­nan­tes pa­ra tra­tar­se del mar Ca­ri­be.

Muy cer­ca es­tá Dum­pers Beach, cu­yo nom­bre res­pon­de a una ola que rom­pe fren­te a un an­ti­guo ver­te­de­ro que, por suer­te, or­de­nó lim­piar uno de los úl­ti­mos mi­nis­tros de tu­ris­mo pa­na­me­ños. En­trar o sa­lir del agua es com­pli­ca­do, así que lo me­jor es lo­ca­li­zar a al­gún lu­ga­re­ño que te in­di­que la for­ma más rá­pi­da y se­gu­ra de ha­cer­lo. No hay que de­jar­se in­ti­mi­dar por su apa­ren­te fal­ta de sim­pa­tía o su ac­ti­tud te­rri­to­rial, qui­zás se de­ba a la re­cien­te lle­ga­da en ma­sa de sur­fis­tas de to­do el mun­do: en tem­po­ra­da al­ta, en­tre di­ciem­bre y mar­zo, más de un mi­llar; al­gu­nos me­nos en la aún des­co­no­ci­da tem­po­ra­da de olas de ju­nio y ju­lio. Aun así, en la is­la hay tan­tos point break que to­da­vía no es ne­ce­sa­rio lu­char por las olas.

Dum­pers presume de ex­ce­len­tes olas, por lo que en­se­gui­da se con­vier­te en el lu­gar pre­fe­ri­do de Da­niel pa­ra ha­cer fotos. Tam­bién pa­ra su­bir­se a la ta­bla. Mien­tras atra­ve­sa­mos unos tu­bos per­fec­ta­men­te di­bu­ja­dos, co­no­ce­mos por ca­sua­li­dad a Alberto Rei­mun­de Vei­ra, un co­ru­ñés pro­fe­sor de surf en La Vie­ja Es­cue­la de la pla­ya de Olei­ros, que se en­cuen­tra de via­je con un gru­po de ami­gos y que es­tá dis­fru­tan­do al má­xi­mo el tiem­po que le que­da so­bre es­tas olas tro­pi­ca­les an­tes de re­gre­sar al frío de Ga­li­cia.

No ha pa­ra­do de llo­ver du­ran­te va­rios días, es­pe­cial­men­te por las no­ches y en for­ma de grue­sa cor­ti­na de agua, lo que per­mi­te a es­tas tie­rras man­te­ner su jun­gla. Hoy, en cam­bio, amanece so­lea­do y, co­mo es fin de se­ma­na, de­ci­di­mos pa­sar el día con los hi­jos de Pa­ki, dos gran­des pro­me­sas del surf. Teo, con 10 años, tie­ne un gran po­ten­cial y muy buen es­ti­lo. Su des­tre­za le ha­ce des­ta­car no só­lo en Panamá, sino en to­da la re­gión. Es cam­peón na­cio­nal en su ca­te­go­ría y ga­nó me­da­lla de bron­ce en la com­pe­ti­ción cen­troa­me­ri­ca­na de Cos­ta Ri­ca 2016, en la ca­te­go­ría de ex­hi­bi­ción sub 14. Con 12 años, Kai, su her­mano ma­yor, ha par­ti­ci­pa­do ya en dos mun­dia­les: el Ocean­si­de de Ca­li­for­nia en 2015 y el Viss­la ISA World Ju­nior Sur­fing Cham­pions­hip 2016, ce­le­bra­do en las Azo­res. Di­cen de él que es una jo­ven pro­me­sa a ni­vel internacional. Tam­bién es cam­peón na­cio­nal en su ca­te­go­ría y fue me­da­lla de pla­ta en la sub 14 de los Cen­troa­mé­ri­ca Sur­fing Ga­mes del año pa­sa­do. Con sus cor­tas eda­des, ade­más de en el Ca­ri­be, ya han sur­fea­do en Bali, Tahi­tí, Por­tu­gal y Ha­wái.

De­ci­di­mos ir a Bluff Beach, a unos 10 ki­ló­me­tros del pue­blo. De­bi­do a las llu­vias, el agua cru­za y se des­bor­da so­bre el ca­mino, por lo que de­be­mos avan­zar muy des­pa­cio. Es­to re­sul­ta ser una suer­te, ya que nos per­mi­te aten­der a un pai­sa­je in­creí­ble: la sel­va ce­rra­da a am­bos la­dos y mo­nos au­lla­do­res que no de­jan de de­mos­trar su po­de­río. Cuan­do lle­ga-

mos a los cin­co ki­ló­me­tros de pla­ya vir­gen de are­na do­ra­da y den­sos co­co­te­ros que es Bluff, el mar nos re­ci­be enér­gi­co, rom­pien­do en va­rias sec­cio­nes. En es­ta épo­ca del año es­tá per­mi­ti­do sur­fear en la zo­na, pe­ro fue­ra de tem­po­ra­da, en­tre fi­na­les de mar­zo y sep­tiem­bre, el en­torno se pro­te­ge pa­ra que cua­tro es­pe­cies de tor­tu­gas ma­ri­nas pue­dan desovar con tran­qui­li­dad en la ori­lla.

An­tes de en­trar al agua, Da­niel con­ver­sa con los chi­cos pa­ra acor­dar có­mo van a tra­ba­jar jun­tos. De­be ha­ber com­pli­ci­dad en­tre ellos pa­ra lo­grar bue­nas to­mas. En el mar, am­bos se mue­ven con una en­vi­dia­ble des­tre­za natural. Com­par­ten olas con el equi­po pro­fe­sio­nal de una co­no­ci­da mar­ca deportiva al que es­tán fil­man­do pa­ra una pe­lí­cu­la. Los tu­bos rá­pi­dos que rom­pen ca­si di­rec­ta­men­te en la pla­ya re­sul­tan más ade­cua­dos pa­ra la agi­li­dad de Teo y Kai. Des­de la are­na dis­fru­to vien­do el es­pec­tácu­lo co­mo si de una com­pe­ti­ción ofi­cial se tra­ta­ra.

Más tar­de co­mien­za a le­van­tar­se el vien­to, así que nos va­mos a pa­sar la tar­de a Ti­ger Tail, un pun­to más res­guar­da­do del li­to­ral en el que se en­cuen­tra Pa­ki Point Beach Club, has­ta ha­ce po­co el úni­co lu­gar de en­cuen­tro a las afue­ras del pue­blo pa­ra to­mar al­go y co­mer ri­cos pes­ca­dos del día y sánd­wi­ches.

En Bo­cas del To­ro el surf se dis­fru­ta en es­ta­do pu­ro. Y, aun­que real­men­te no ne­ce­si­ta­mos na­da más, cuan­do ba­ja la in­ten­si­dad de las olas apro­ve­cha­mos pa­ra su­mer­gir­nos con tran­qui­li­dad en las cá­li­das aguas y na­dar eter­na­men­te. Tam­bién nos de­di­ca­mos a ca­mi­nar por los sen­de­ros de la sel­va, en­tre ár­bo­les gi­gan­tes­cos, lia­nas y he­le­chos. Es re­la­ti­va­men­te fá­cil ver pe­re­zo­sos, ra­nas ro­jas, mo­nos ca­ra­blan­ca e igua­nas. Las jor­na­das en se­co son per­fec­tas pa­ra cru­zar la is­la, vi­si­tar Bo­ca del Dra­go y así vi­vir una au­tén­ti­ca ex­pe­rien­cia ca­ri­be­ña. Otra op­ción es que­dar­se re­co­rrien­do el cen­tro de Bo­cas, una ciu­dad des­cui­da­da que con un po­co de ca­ri­ño se­ría pre­cio­sa. Por las ma­ña­nas, la ca­pi­tal de is­la Co­lón se mue­ve al rit­mo co­ti­diano de las com­pras; las tar­des son pa­ra pa­sear y vi­si­tar las tien­das de surf y ro­pa, los pues­tos de ar­te­sa­nía in­dí­ge­na y pa­ra re­ser­var las ex­cur­sio­nes del día si­guien­te. Hay bares y res­tau­ran­tes con ex­ce­len­tes vis­tas del atar­de­cer so­bre el mar y del ir y ve­nir de los ta­xis acuá­ti­cos, lan­chas y ca­noas.

Aun­que des­po­bla­da y un po­co des­cui­da­da, Co­lón ha vi­vi­do en los úl­ti­mos cin­co años un au­men­to ex­po­nen­cial de los pre­cios de las pro­pie­da­des. Ya se em­pie­zan a ver pe­que­ños pro­yec­tos tu­rís­ti­cos en zo­nas has­ta ha­ce po­co sal­va­jes y, en un fu­tu­ro cer­cano, se­rá una reali­dad la am­plia­ción del ae­ro­puer­to pa­ra re­ci­bir avio­nes de ma­yor ca­pa­ci­dad y vue­los di­rec­tos des­de ciu­da­des co­mo Mia­mi. Por suer­te, to­da­vía fal­tan va­rios años pa­ra es­to y du­ran­te un tiem­po po­dre­mos se­guir dis­fru­tan­do –in­clu­so en so­li­ta­rio– de las im­pre­sio­nan­tes olas de es­ta sin­gu­lar is­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.