En­tre­vis­ta

Una ex­pe­rien­cia gour­met con el tres es­tre­llas Mi­che­lin Qui­que Da­cos­ta.

Conde Nast Traveler (Spain) - - SUMARIO -

aQui­que Da­cos­ta no le gus­ta son­reír en las fotos, sin em­bar­go es un hom­bre de tra­to cor­dial y di­ver­ti­do. Uno de esos ge­nios que tie­nen el don de ex­pli­car sus obras al pro­fano con la pa­cien­cia del maes­tro de es­cue­la. De su Extremadura na­tal con­ser­va un le­ve acento, la so­brie­dad de las tie­rras del in­te­rior y la pa­sión por al­gu­nos pro­duc­tos co­mo el pi­men­tón de la Ve­ra. To­do lo de­más es pu­ro Me­di­te­rrá­neo, lu­mi­no­si­dad, fres­cu­ra, ori­gi­na­li­dad. Las tres es­tre­llas Mi­che­lin que tie­ne des­de ha­ce cin­co años han trans­for­ma­do su vi­da con­vir­tién­do­le en via­je­ro em­pe­der­ni­do. Cons­tan­te­men­te ejer­ce de con­fe­ren­cian­te en los me­jo­res fo­ros mun­dia­les. Acu­de a los even­tos más im­por­tan­tes pa­ra en­se­ñar co­ci­na y pa­ra se­guir apren­dien­do y co­la­bo­ra con los me­jo­res chefs del pla­ne­ta pa­ra com­par­tir ideas y ma­ne­ras.

En su ca­sa, en De­nia, Ali­can­te, a la som­bra del Parque Natural del Mont­gó, sue­ña con nue­vos pla­tos que se in­ves­ti­gan en el pe­que­ño la­bo­ra­to­rio del res­tau­ran­te Qui­que Da­cos­ta. Des­de allí in­ten­ta re­cu­pe­rar sa­bo­res de pro­duc­tos ge­né­ti­ca­men­te des­apa­re­ci­dos, al­go com­pli­ca­do por­que só­lo cuen­ta con la memoria gus­ta­ti­va de la gen­te que lle­gó a pro­bar­los. Es la fa­ce­ta téc­ni­ca de un aman­te del ar­te, un fa­ná­ti­co del fla­men­co, que im­preg­na de ‘duen­de’ to­dos sus pla­tos. La perfección es­té­ti­ca de ca­da uno de sus dos me­nús de­gus­ta­ción, Uni­ver­so Local y DNA La Bús­que­da, con­vier­te la co­mi­da en una ex­po­si­ción pic­tó­ri­ca. El pre­cio del me­nú (199 eu­ros) y la dis­tan­cia has­ta De­nia es­tán ple­na­men­te jus­ti­fi­ca­dos por te­ner una ex­pe­rien­cia gas­tro­nó­mi­ca úni­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.