La ru­ta del ele­fan­te

His­to­ria, li­te­ra­tu­ra y he­do­nis­mo en Por­tu­gal.

Conde Nast Traveler (Spain) - - SUMARIO -

El via­je del ele­fan­te es una ru­ta por el Cen­tro de Por­tu­gal que to­ma el nom­bre del li­bro ho­mó­ni­mo de José Sa­ra­ma­go, en el que se na­rra la tra­ve­sía épi­ca del pa­qui­der­mo Sa­lo­món des­de Be­lém has­ta Viena por un ca­pri­cho real. Li­te­ra­tu­ras apar­te, lo que es­te ca­mino nos de­pa­ra a su pa­so por el país lu­so es un con­jun­to de en­can­ta­do­res pueblos de in­te­rior, es­ta­ble­ci­mien­tos cu­yo tra­to personal es su­per­la­ti­vo y res­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos que nos re­cuer­dan ese pa­sa­do his­tó­ri­co tan bien re­tra­ta­do por el pre­mio No­bel de li­te­ra­tu­ra en el re­la­to. La pri­me­ra parada nos lle­va has­ta la al­dea de Cas­te­lo No­vo y su cas­ti­llo, en cu­ya to­rre prin­ci­pal el es­tu­dio COMOCO Ar­qui­tec­tos ha pro­yec­ta­do un mi­ra­dor geo­mé­tri­co des­de el que dis­fru­tar de una vis­ta abs­trac­ta a los acan­ti­la­dos de la Se­rra da Gar­dun­ha. Bel­mon­te, la si­guien­te lo­ca­li­dad pa­ra vi­si­tar, es una ex­tra­ñe­za en la zo­na, ya que en ella com­par­ten te­rri­to­rio e im­por­tan­cia un cas­ti­llo fron­te­ri­zo con una si­na­go­ga y un ce­men­te­rio ju­dío. Po­co ha cam­bia­do Sor­tel­ha, con sus in­trin­ca­das ca­lle­jue­las do­mi­na­das por el si­len­cio, des­de que sus ca­sas y man­sio­nes me­die­va­les em­pe­za­ron a fun­dir­se con la ro­ca del pro­mon­to­rio gra­ní­ti­co des­de el que es­col­tan la to­rre del ho­me­na­je, la más vi­si­ble del úl­ti­mo cas­ti­llo de es­ti­lo ro­má­ni­co edi­fi­ca­do en el in­te­rior de la re­gión de Bei­ra. Co­mo no po­día ser de otro mo­do, al es­tar si­tua­da en la re­gión vi­ti­vi­ní­co­la del Al­to Dou­ro, Ci­da­del­he presume de ex­qui­si­ta gas­tro­no­mía y vi­nos con D.O. Es­te via­je por­tu­gués del ele­fan­te fi­na­li­za en Cas­te­lo Rodrigo, cu­yos en­can­tos, a prio­ri, pa­re­cen re­si­dir en su com­ple­jo amu­ra­lla­do e igle­sias, pe­ro que en reali­dad tie­nen mu­cho más que ver con el aro­ma em­bria­ga­dor de las al­men­dras ga­rra­pi­ña­das que lo en­vuel­ve to­do y con las ma­ce­tas que dan co­lor a la frial­dad de las fa­cha­das de pie­dra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.