Eterno POP UP Fran­cis­co

Conde Nast Traveler (Spain) - - DÓNDE ESTÁS - Tex­to: Ma­ría Es­té­vez / Fotos: Alex del Río

Ciu­dad ecléc­ti­ca, bu­lli­cio­sa y efer­ves­cen­te, San Fran­cis­co se re­nue­va cons­tan­te­men­te por y pa­ra los em­pren­de­do­res tec­no­ló­gi­cos más pun­te­ros, pe­ro tam­bién pa­ra crea­do­res y ca­za­do­res de ten­den­cias. Pa­sea­mos por sus ba­rrios más can­den­tes pa­ra des­cu­brir que ar­te, tien­das de di­se­ño, ca­fés li­te­ra­rios, res­tau­ran­tes, clubs mí­ti­cos y pues­tos ca­lle­je­ros com­po­nen una ins­tan­tá­nea de la esen­cia pu­ra­men­te ur­ba­na: la del cam­bio con­ti­nuo.

no hay mu­chos trans­por­tes pú­bli­cos con la ma­gia del J-Church. Si la bru­ma lo per­mi­te, es­ta lí­nea de me­tro li­ge­ro que co­nec­ta el ba­rrio de Noe Va­lley y Bal­boa Park con el cen­tro des­con­cier­ta al vi­si­tan­te (y con­mue­ve al or­gu­llo­so re­si­den­te) con una her­mo­sa pos­tal de San Fran­cis­co des­de lo al­to de Mi­sión Do­lo­res. Nos ba­ja­mos en la es­qui­na su­r­oes­te de es­te parque, co­mún­men­te de­no­mi­na­do Do­lo­res Park, y allí nos se­pa­ra­mos. El fo­tó­gra­fo de­ci­de su­bir la ca­lle, cues­ta arri­ba, en bus­ca de una me­jor pa­no­rá­mi­ca. Yo pre­fie­ro sen­tar­me en un banco, em­be­le­sa­da. No han pa­sa­do ni cin­co mi­nu­tos cuan­do un pas­tor aus­tra­liano y su due­ño se sien­tan a mi la­do. “Es una pe­na que es­te ba­rrio es­té per­dien­do su encanto. Ya no es lo que era”, me di­ce el hom­bre, con ga­nas de con­ver­sar y sa­be­dor del he­chi­zo que re­co­ge la ima­gen. “Mi ma­dre siem­pre ha vi­vi­do aquí, y de ni­ño ve­nía a ju­gar a es­te parque. Aho­ra vi­vo en San José y a ella, ca­da se­ma­na, le ha­cen ofer­tas pa­ra mar­char­se”.

Es­ta­mos en Mis­sion Dis­trict, el ba­rrio más an­ti­guo de San Fran­cis­co, que su­fre la mis­ma gen­tri­fi­ca­ción que aso­la a to­da la ciu­dad. Es­te ve­cin­da­rio fue en otro tiem­po fron­te­ra de los in­mi­gran­tes ita­lia­nos con los ale­ma­nes y los ir­lan­de­ses, pa­ra lue­go trans­for­mar­se en los años 60 en un ba­rrio la­tino, gra­cias a la pa­rro­quia de la Mi­sión Do­lo­res. En la ac­tua­li­dad con­vi­ve en él una gran co­mu­ni­dad de pro­fe­sio­na­les lle­ga­dos de to­do el mun­do, atraí­dos por la fa­ma de re­fe­ren­te tec­no­ló­gi­co de la ciu­dad. Ya no que­da si­tio pa­ra ni un hips­ter más.

Los tech boys se lan­zan a la con­quis­ta de la co­mu­ni­dad don­de na­ció el bu­rri­to. Aquí, en la ta­que­ría La Cum­bre, en­tre la ca­lle Va­len­cia y la 16th, se hi­zo el pri­me­ro en 1970. Ins­pi­ra­do en un bu­rro ca­paz de car­gar mu­chas co­sas, es­te pla­to ad­mi­te cual­quier ti­po de pro­teí­na, car­bohi­dra­to o ve­ge­tal ba­ña­do en sa­bro­sa sal­sa pi­can­te. Las ta­que­rías cre­cen co­mo se­tas a lo lar­go y an­cho de un ve­cin­da­rio al que acu­den los aman­tes de es­te in­ge­nio­so pla­ti­llo que, a pe­sar de los años, sigue sus­ci­tan­do cu­rio­si­dad (y abrien­do el ape­ti­to).

Sin em­bar­go, hay es­pa­cio pa­ra otros con­cep­tos gas­tro­nó­mi­cos. A Ma­teo’s Ta­que­ría (2471 Mis­sion St.), se unen otras pro­pues­tas in­for­ma­les co­mo la de La Ta­za (2475 Mis­sion St.), que sir­ve desa­yu­nos, ensaladas o ham­bur­gue­sas. Otro fe­nó­meno, en el cer­cano Fill­mo­re Dis­trict, es Bo­ba Guys, en la es­qui­na de las ca­lles 19th y Va­len­cia. Las co­las pa­ra ha­cer­se con uno de sus tés co­rea­nos de bo­las con le­che ocu­pan ca­si una man­za­na. Tam­bién ven­den pe­que­ños snacks pa­ra dis­fru­tar en­tre los ár­bo­les del parque Do­lo­res y, ha si­do tal su éxi­to, que los due­ños han abier­to de­trás Sun­day Bird (1522 Fill­mo­re St), un res­tau­ran­te ubi­ca­do en un ga­ra­je que di­ri­ge el po­pu­lar chef neo­yor­quino Deu­ki Hong. Es­te pop up con fe­cha de cierre aún por de­fi­nir, al que los aman­tes de la fran­qui­cia ya de­no­mi­nan con el nom­bre al­ter­na­ti­vo de Bo­ba Lab, tie­ne un me­nú que con­sis­te en po­llo, bao de tor­ti­lla y co­li­flor asa­da. El se­cre­to de su éxi­to re­si­de en la pre­ci­sa com­bi­na­ción de ca­li­dad y sen­ci­llez.

Otra de las ten­den­cias que al­ber­ga San Fran­cis­co, an­tes de des­cu­brír­se­la al mun­do, es una re­cién ad­qui­ri­da pa­sión por el mez­cal. En el ba­rrio Rus­sian Hill, en el res­tau­ran­te Mez­ca­li­to (2323 Polk Street), con­vi­ven los cóc­te­les de Gua­da­lu­pe Ja­ques con los pla­tos de Oa­xa­ca crea­dos por el chef Ju­lio Agui­le­ra y con­fec­cio­na­dos por el chef Matt D’Am­bro­si. “El mez­cal tie­ne un es­pí­ri­tu úni­co, his­tó­ri­co. Nues­tra me­ta es ho­me­na­jear los di­fe­ren­tes sa­bo­res de Mé­xi­co”, ex­pli­ca Ja­ques. “He­mos in­ten­ta­do crear una

va­ria­da se­lec­ción de cóc­te­les que con­ven­ce­rá in­clu­so a los que no son muy afi­cio­na­dos al mez­cal”. La ofer­ta in­clu­ye re­ce­tas co­mo el Xo­co­nostle Bram­ble, la Man­za­ñi­lla Syl­ves­tre o el Ba­rrel Aged Mez­cal Negroni, uno de los fa­vo­ri­tos.

Nues­tra cons­tan­te bús­que­da de no­ve­da­des por las ca­lles de San Fran­cis­co nos tras­la­da has­ta Ha­yes Va­lley, el ba­rrio it de la ciu­dad. Aquí, la ca­lle Ha­yes ofre­ce tien­das ex­clu­si­vas co­mo Tri­ple Aught De­sign (552 Ha­yes St.), de ro­pa de aven­tu­ra; Tim­buk2 (506 Ha­yes St.), de di­se­ño sostenible, o Chan­tal Gui­llon (437 Ha­yes St.), de ma­ca­rons ar­te­sa­nos, y las com­bi­na con otras cons­trui­das en con­tai­ners, co­mo Jui­ce Shop (432 Oc­ta­via St.) o la cer­ve­ce­ría Bier­gar­ten (424 Oc­ta­via St.). Es en es­te lu­gar don­de nos en­con­tra­mos con Ce­lia Te­ja­da, una es­pa­ño­la que lle­va más de tres dé­ca­das re­si­dien­do en San Fran­cis­co, di­rec­to­ra crea­ti­va de la em­pre­sa Res­to­ra­tion Hard­wa­re y mi an­fi­trio­na en la ciu­dad. “Lle­vo años vi­nien­do a Ha­yes Va­lley y me en­can­ta. Ha cam­bia­do mu­chí­si­mo úl­ti­ma­men­te. Es­te ba­rrio se ha con­ver­ti­do en lo más hip”, me cuen­ta mien­tras ca­mi­na­mos por Oc­ta­via has­ta Ha­yes. Lle­ga­mos has­ta Ab­sint­he (398 Ha­yes St.), su lu­gar fa­vo­ri­to pa­ra des­pués de una no­che en la ópe­ra. Allí apre­cio los sue­los hi­dráu­li­cos, las pa­re­des de ma­de­ra, el mármol de la ba­rra. Es un clá­si­co, uno de los pri­me­ros ca­fés de ab­sen­ta que se abrie­ron en Es­ta­dos Uni­dos, y se man­tie­ne vi­gen­te y fé­rreo an­te la com­pe­ten­cia cos­mo­po­li­ta que ru­ge por los cam­bios.

Ha­yes Va­lley flo­re­ció des­pués del te­rre­mo­to que aso­ló la ciu­dad en 1989, una tra­ge­dia que sir­vió pa­ra crear una nue­va le­gis­la­ción sin fran­qui­cias, pro­mo­vien­do el es­ti­lo SoHo de Nue­va York. Ha­yes es uno de los ve­cin­da­rios más ex­clu­si­vos, ri­va­li­zan­do con Nob Hill y Pacific Heights, e in­clu­so con el mo­derno Mis­sion Dis­trict. Cansadas por nues­tro itinerario, nos sen­ta­mos en el ca­fé-quios­co Blue Bottle (315 Lin­den St.), un lu­gar de lo más ori­gi­nal. “Aquí un día sur­ge una idea nue­va y los due­ños se lle­van el local a otro si­tio”, bro­mea uno de los ca­ma­re­ros. “En Es­pa­ña de­ci­mos que se van con la mú­si­ca a otra par­te”, le con­tes­ta Ce­lia. Sin em­bar­go, por la afluen­cia de clien­tes, cues­ta creer que Blue Blottle va­ya a per­der su pro­ta­go­nis­mo. “Es­te es un ve­cin­da­rio que re­co­mien­do a los tu­ris­tas, me­jor que Union Squa­re, más di­ver­ti­do”,

apun­ta Te­ja­da. Ha­yes Va­lley es un lu­gar ideal pa­ra ob­ser­var en su am­bien­te natural a los mi­llen­nials de San Fran­cis­co. Es fá­cil ver­les en­trar y sa­lir de True Sa­ke (560 Ha­yes St.), la pri­me­ra tien­da es­pe­cia­li­za­da en sa­ke de Amé­ri­ca, com­prar ro­pa de di­se­ño en La­va 9 (542 Ha­yes St.) o unas ga­fas ex­clu­si­vas en Warby Par­ker (357 Ha­yes St.).

En es­te cri­sol cul­tu­ral en el que po­co a po­co se ha con­ver­ti­do San Fran­cis­co, aún pal­pi­ta en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo el la­ti­do de aque­llos via­je­ros de ca­rre­te­ra que idea­li­za­ron la psi­co­de­lia y las pas­ti­llas. Me re­fie­ro a la ge­ne­ra­ción de la ex­pe­ri­men­ta­ción: Ke­rouac, Gins­berg, Bu­rroughs. En el nú­me­ro 540 de la ca­lle Broad­way se en­cuen­tra el Beat Mu­seum, fren­te a la li­bre­ría City Lights, pio­ne­ra en Es­ta­dos Uni­dos y es­tan­dar­te de los de­re­chos ci­vi­les (261 Co­lum­bus Ave.). En es­te pai­sa­je li­te­ra­rio des­ta­ca el Ve­su­vio Ca­fe (601 Va­lley St.), abier­to en 1949 y lu­gar de en­cuen­tro fa­vo­ri­to de la ge­ne­ra­ción beat. A po­cos me­tros des­cu­bri­mos el ca­lle­jón del au­tor Wi­lliam Sa­ro­yan, don­de es­tá el Specs’ Twel­ve Ad­ler Mu­seum Ca­fe y, en la mis­ma es­qui­na, el ca­fé del ac­tor Sean Penn, Tos­ca (242 Co­lum­bus Ave.), con su neón verde ori­gi­nal. Pe­que­ñas jo­yas de un San Fran­cis­co des­ti­na­do a re­ge­ne­rar­se con el im­pul­so de la tec­no­lo­gía.

Vol­ve­mos so­bre nues­tros pa­sos ha­cia el Down­town, en di­rec­ción al re­for­ma­do SFMOMA (151 Third St.), el Mu­seo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo que ha in­te­gra­do un edi­fi­cio de diez plan­tas di­se­ña­do por la fir­ma ar­qui­tec­tó­ni­ca Snøhet­ta. Sus 15.900

me­tros cua­dra­dos per­mi­ten que es­té más co­nec­ta­do a la ciu­dad. “He­mos ampliado la co­lec­ción con mi­les de nue­vos tra­ba­jos de la me­jor ca­li­dad”, di­ce Neal Be­nez­ra, di­rec­tor del mu­seo.

Den­tro de SFMOMA New Work, una pla­ta­for­ma de ex­pe­ri­men­ta­ción en la que el ar­tis­ta pue­de desa­rro­llar su trabajo en un con­tex­to di­fe­ren­te, se pro­yec­tan aho­ra y pró­xi­ma­men­te dos in­tere­san­tes ex­po­si­cio­nes. La pri­me­ra, has­ta el 27 de agos­to, es­tá de­di­ca­da a Park McArt­hur y los par­ques ur­ba­nos; la se­gun­da, a par­tir del 7 de oc­tu­bre, es una ins­ta­la­ción de la ar­tis­ta vi­sual ca­li­for­nia­na Kerry Tri­be. “Va­mos a mos­trar su re­cien­te trabajo con en­fer­mos de afa­sia, un tras­torno que di­fi­cul­ta el ha­bla, la es­cri­tu­ra y la lec­tu­ra. Su pro­yec­to se cen­tra en la im­por­tan­cia de la co­mu­ni­ca­ción y el pa­pel vi­tal de la em­pa­tía”, nos ex­pli­ca Tan­ya Zim­bar­do, asis­ten­te del co­mi­sa­rio del de­par­ta­men­to de ar­te.

El ba­rrio jazzy que ha sur­gi­do en los úl­ti­mos tiem­pos es Fill­mo­re Dis­trict, un au­tén­ti­co boom pa­ra los que es­tán de­seo­sos de re­co­ger el re­le­vo de Ella Fitz­ge­rald, Du­ke Elling­ton y Louis Armstrong, quie­nes con­vir­tie­ron en lu­gar de cul­to es­tas ca­lles en los años 40 y 50. Do­ce­nas de clubs noc­tur­nos han he­cho de es­te ba­rrio ‘el Har­lem del Oes­te’. Sue­le ha­ber mú­si­ca en vi­vo en el mer­ca­do Fill­mo­re Far­mers’ los sá­ba­dos por la ma­ña­na, en­tre las ca­lles O’Fa­rrell y Fill­mo­re. Si­guien­do el mis­mo re­co­rri­do, des­cu­bri­mos en el nú­me­ro 2123 Ja­ne on Fill­mo­re, un san­tua­rio que tie­ne co­mo re­li­gión la fres­cu­ra de sus pro­duc­tos. Ja­ne cuen­ta con una ex­ten­sa car­ta que cam­bia prác­ti­ca­men­te ca­da día. “Des­de que abri­mos, nues­tros clien­tes se han con­ver­ti­do en una ex­ten­sión de nues­tra fa­mi­lia. Nos en­tu­sias­ma aña­dir nue­vas crea­cio­nes a nues­tras pro­pues­tas”, co­men­ta su due­ña, Aman­da Mi­chael.

Re­cién lle­ga­dos de Nue­va York, The Ha­lal Guys (340 O’Fa­rrell St.) apar­can sus pues­tos ca­lle­je­ros en San Fran­cis­co. To­da una le­yen­da de las ca­lles 53 y 6 de la Gran Man­za­na, que representa la quin­tae­sen­cia de la gas­tro­no­mía ára­be. “Es­tá­ba­mos desean­do in­tro­du­cir nues­tra mar­ca en San Fran­cis­co. Nues­tros ca­rri­tos son icó­ni­cos en Nue­va York y es­ta­mos en­can­ta­dos de ofre­cer­los aho­ra a la co­mu­ni­dad san­fran­cis­ca­na”, sub­ra­ya Binh Tran, pro­pie­ta­rio de es­ta y otras fran­qui­cias de la mar­ca. La tar­de nos en­cuen­tra en Black Bark BBQ, en el 1325 de Fill­mo­re St. Aquí, Ce­lia Te­ja­da nos presenta a su ami­go Da­vid Lawrence, el chef bri­tá­ni­co que ha crea­do jun­to a Mo­net­ta Whi­te es­te spin off de su res­tau­ran­te 1300 on Fill­mo­re, que sir­ve co­ci­na tra­di­cio­nal ame­ri­ca­na en es­ta mis­ma ca­lle. El sur tam­bién exis­te en San Fran­cis­co: las cos­ti­llas y la sal­sa bar­ba­coa de Lawrence son prue­ba de ello, y tam­bién el se­cre­to me­jor guar­da­do de la bahía. “El mis­te­rio lo man­tie­ne Edith Chead­le, quien le dio la re­ce­ta de su sal­sa”, me ex­pli­ca Ce­lia. El es­pí­ri­tu su­re­ño nos acom­pa­ña has­ta nues­tra úl­ti­ma parada, un pa­seo por las ca­lles de Pacific Heights. Atra­ve­sa­mos Bu­cha­nan y Lyon St., ad­mi­ran­do su co­lec­ción de edi­fi­cios ex­clu­si­vos des­ti­na­dos a ser sa­bo­rea­dos úni­ca­men­te des­de el ex­te­rior. El sol se po­ne en el ho­ri­zon­te y el re­cio vien­to de San Fran­cis­co nos obli­ga a im­pro­vi­sar otro des­tino.

PA­SIÓN POR LAS BAM­BA­LI­NAS Arri­ba, Red Light Dis­trict en Broad­way, cu­na del en­tre­te­ni­mien­to noc­turno en la cos­ta oes­te. A la dcha., la Pi­rá­mi­de Tran­sa­mé­ri­ca y el edi­fi­cio verde de Ame­ri­can Zoe­tro­pe, los es­tu­dios crea­dos por Fran­cis Ford Coppola y Geor­ge Lu­cas en el Down­town. Vi­si­ta su ci­né­fi­lo ca­fé.

PLA­NES SIN FIN (Y ES­PA­CIO PA­RA TO­DOS) Arri­ba, el me­jor am­bien­te noc­turno en For­gery, en Mi­dMar­ket Dis­trict. El local tu­vo una vi­da pa­sa­da co­mo im­pren­ta y aho­ra es de los me­jo­res bares de cóc­te­les de San Fran­cis­co. A la dcha., un hom­bre pa­sea con su me­jor ami­go por Ha­yes Va­lley, la ca­lle de mo­da; y bi­ci­cle­tas y or­gu­llo aso­cia­dos por el le­ma ri­de with pri­de. La idio­sin­cra­sia de la ciu­dad es un can­to a la li­ber­tad en to­do ti­po de ten­den­cias. Aquí la ce­le­bra­ción del or­gu­llo LGBT es una de las más fa­mo­sas y mul­ti­tu­di­na­rias del mun­do.

PO­DER DE CON­VO­CA­TO­RIA A la dcha., a las ter­tu­lias se­ma­na­les de la es­pa­ño­la Ce­lia Te­ja­da acu­den des­de es­cri­to­res has­ta el fis­cal del dis­tri­to, pa­san­do por el chef de mo­da; de­ta­lle de de­co­ra­ción en su ca­sa. Aba­jo, An­drew Low, fun­da­dor de LOW, uno de los fa­bri­can­tes de bi­ci­cle­tas más im­por­tan­tes de San Fran­cis­co.

SIN PER­DER DE VIS­TA EL PA­SA­DO Es­tas Pain­ted La­dies – ca­sas vic­to­ria­nas tí­pi­cas de la ciu­dad– es­tán en la ca­lle Stei­ner, en­tre Ha­yes y Gro­ve.

A la iz­da., Jerry Ci­mino, fun­da­dor del Beat Mu­seum, de­di­ca­do a esa ge­ne­ra­ción de los años 60.

EN UN ABRIR Y CE­RRAR DE OJOS El éxi­to en San Fran­cis­co no de­tie­ne el mo­vi­mien­to. A la iz­da., un pla­to del pres­ti­gio­so res­tau­ran­te Mo­su que, jun­to a su chef, Sung Anh, se mu­da a Seúl pa­ra se­guir cre­cien­do tras un año de aven­tu­ra, bue­nas crí­ti­cas y una es­tre­lla Mi­che­lin. Arri­ba, sa­la del SFMOMA y es­cul­tu­ra de Ale­xan­der Cal­der, Ma­quet­te for trois dis­ques, an­tes lla­ma­da Man (1967), allí. A la dcha., un evento en el res­tau­ran­te 1300 on Fill­mo­re; Da­vid Lawrence en su Black Bark BBQ, y mu­ral con el ros­tro de Car­los San­ta­na realizado por Mel Waters and Hy­de en la 20th St., en Mis­sion Dis­trict.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.