Una her­mo­sa al­ter­na­ti­va

¿Dón­de se re­fu­gian los ita­lia­nos cuan­do la cos­ta amal­fi­ta­na es­tá aba­rro­ta­da? En el res­to de la pe­nín­su­la so­rren­ti­na, don­de dis­fru­tar de re­ce­tas ca­se­ras y cha­pu­zo­nes des­preo­cu­pa­dos.

Conde Nast Traveler (Spain) - - SUMARIO - Tex­to: Nicky Swa­llow / Fo­tos: Da­vid Lof­tus

En tem­po­ra­da al­ta, los ita­lia­nos van más allá del sur de la cos­ta Amal­fi­ta­na, van al res­to de la pe­nín­su­la so­rren­ti­na. Sa­bo­rea­mos con tran­qui­li­dad uno de los se­cre­tos me­jor guar­da­dos y ver­sá­ti­les de Ita­lia.

Su es­car­pa­da cos­ta la sal­pi­can al­gu­nas de las pla­yas más es­pec­ta­cu­la­res de Europa. Su bu­có­li­co in­te­rior es­tá mol­dea­do por la tie­rra ca­li­za de la cor­di­lle­ra Mon­ti Lat­ta­ri. Sin du­da, la par­te sur de la cos­ta Amal­fi­ta­na es bien co­no­ci­da, pe­ro el res­to de la pe­nín­su­la es igual­men­te ma­ra­vi­llo­sa y no tan con­cu­rri­da ni con pre­cios tan in­fla­dos. Des­cu­brí es­to ha­ce muy po­co, pe­se a ha­ber si­do un ha­bi­tual de la zo­na du­ran­te 20 años. El ca­mino des­de So­rren­to has­ta Po­si­tano in­clu­ye una es­for­za­da subida por la mon­ta­ña con un trá­fi­co exas­pe­ran­te, y la pers­pec­ti­va de en­con­trar­te mu­cho más una vez allí. Sin em­bar­go, si vas ha­cia el sur o el oes­te, la ex­pe­rien­cia es mu­cho más re­la­ja­da.

Tor­na a Su­rrien­to (vuel­ve a So­rren­to), di­ce la vie­ja can­ción, y yo lo ha­go con fre­cuen­cia. Mario Lan­za, Lu­ciano Pa­va­rot­ti y An­drea Bo­ce­lli han can­ta­do a es­ta ciu­dad ita­lia­na del sur con aro­ma a cí­tri­cos, ce­le­bra­da du­ran­te mi­le­nios. Los grie­gos fun­da­ron el asen­ta­mien­to de Su­rren­tum, ‘ciu­dad de las si­re­nas’, en el si­glo VI a.C., y se di­ce que fue en es­te tra­mo nor­te de la pe­nín­su­la don­de esas mí­ti­cas cria­tu­ras ten­ta­ron a Odi­seo. Los ro­ma­nos cons­tru­ye­ron opu­len­tas vi­llas y gran­des tem­plos a lo lar­go de su cos­ta, mien­tras que en los si­glos XVIII y XIX, su cli­ma in­ver­nal, sua­ve y so­lea­do, ins­pi­ró a Ib­sen, By­ron, Wag­ner y Dic­kens, que la in­clu­ye­ron en su Grand Tour. So­rren­to es es­plén­di­da, y su es­pec­ta­cu­lar acan­ti­la­do mi­ra al Ve­su­bio a tra­vés de la res­plan­de­cien­te bahía de Ná­po­les. El cas­co an­ti­guo de la ciu­dad se eri­ge so­bre una cua­drí­cu­la ro­ma­na de ca­lle­jue­las es­tre­chas en las que aho­ra se ali­nean res­tau­ran­tes don­de co­mer gnoc­chi alla so­rren­ti­na (una de­li­cio­sa mez­cla de to­ma­te, moz­za­re­lla y al­baha­ca) y tien­das de sou­ve­nirs en torno al li­món.

Más allá de los caminos más tran­si­ta­dos, hay pe­que­ños es­con­dri­jos co­mo Se­di­le Do­mi­no­va, que fue en tiem­pos un lu­gar de en­cuen­tro pa­ra la aris­to­cra­cia lo­cal y aho­ra es

un club pa­ra tra­ba­ja­do­res, con bó­ve­das y fres­cos, don­de los an­cia­nos pa­san las tar­des ca­lu­ro­sas ju­gan­do a las car­tas. Lue­go es­tán los ver­du­le­ros y sas­tres tra­di­cio­na­les, pa­ra­pe­ta­dos tras las fa­cha­das de ma­de­ra de sus co­mer­cios; los in­creí­bles pa­la­cios me­die­va­les a lo lar­go de la via Pie­tà; el pre­cio­so pa­tio del Pa­laz­zo Co­rrea­le, de­co­ra­do con azu­le­jos de ma­yó­li­ca; y los ta­lle­res ar­te­sa­nos de­di­ca­dos a la in­tar­sia en ma­de­ra por la que la ciu­dad se hi­zo fa­mo­sa en el si­glo XVIII.

En ve­rano, cuan­do hay más mo­vi­mien­to, me re­ti­ro a Ma­ri­na Gran­de. La at­mós­fe­ra som­no­lien­ta y las ca­sas en to­nos pas­tel le dan a es­te puer­to un en­can­to nos­tál­gi­co. Los pes­ca­do­res arre­glan sus re­des en el mue­lle mien­tras los lo­ca­les se api­ñan jun­to a los vi­si­tan­tes pa­ra to­mar frit­to mis­to en los res­tau­ran­tes jun­to al mar. No ha cam­bia­do mu­cho des­de los años 50, cuan­do Sop­hia Lo­ren y Vit­to­rio de Si­ca ro­da­ron aquí Pa­ne, amo­re e... Mu­chos vie­nen sen­ci­lla­men­te a dis­fru­tar del sol –co­mo par­te de la clá­si­ca es­ca­pa­da a Ca­pri o Pom­pe­ya–, a pa­sar unos días de re­lax en la pis­ci­na del ho­tel o a ins­ta­lar­se en una tum­bo­na en al­gún em­bar­ca­de­ro. Mi fa­vo­ri­to es Pe­ter’s Beach, sencillo pe­ro con un to­que funky. Cuan­do ne­ce­si­to un res­pi­ro del sol, el chef im­pro­vi­sa unos spag­het­ti alle von­go­le so­ber­bios. A la ho­ra del ape­ri­ti­vo (aquí es an­tes de la ce­na), su mu­jer pre­pa­ra un spritz de Cam­pa­ri ex­cep­cio­nal.

Si quie­res sa­lir de So­rren­to, ve a la re­la­ja­da ciu­dad de Vi­co Equen­se (en tiem­pos ro­ma­nos, Ae­qua­na), eri­gi­da so­bre un acan­ti­la­do de ro­ca vol­cá­ni­ca en la cos­ta. Los adic­tos a la pla­ya pue­den re­crear­se en las pe­que­ñas ca­las de Ma­ri­na di Vi­co y Ma­ri­na d’Ae­qua; los aman­tes de las ca­mi­na­tas, re­co­rrer los vie­jos sen­de­ros ha­cia Po­si­tano, una ru­ta de tres o cua­tro ho­ras por las mon­ta­ñas; los afi­cio­na­dos a la cul­tu­ra, su­bir­se a la lí­nea de tren Cir­cum­ve­su­via­na, que cru­za las rui­nas de Pom­pe­ya y Her­cu­lano.

Vi­co Equen­se tam­bién tie­ne unas im­por­tan­tes cre­den­cia­les gas­tro­nó­mi­cas, gra­cias a un nú­me­ro con­si­de­ra­ble de res­tau­ran­tes con es­tre­lla Mi­che­lin y a los ar­te­sa­nos tra­di­cio­na­les que hay en la co­li­na so­bre la ciu­dad. Por ejem­plo, La Tra­di­zio­ne, una tien­da de de­li­ca­tes­sen que ofre­ce in­gre­dien­tes lo­ca­les, jus­to al la­do de la ca­rre­te­ra prin­ci­pal a Seiano. Tam­bién es­tá el que­se­ro Fer­nan­do de Gen­na­ro, que pro­du­ce pro­vo­lo­ne del Mo­na­co, fuer­te y ova­la­do, y fior di lat­te, una moz­za­re­lla de le­che de va­ca. Y el acei­te de oli­va or­gá­ni­co de Ro­sa Rus­so, que ven­de su L’Ar­can­ge­lo ex­tra vir­gen a Ea­taly en Nue­va York. O la bo­de­ga Ab­ba­zia di Cra­po­lla, con dos hec­tá­reas de vi­des en torno a una tien­da de grano be­ne­dic­ti­na del si­glo XII, a 300 me­tros so­bre el mar. Su vino Si­reo es una mez­cla es­pec­ta­cu­lar de las va­rie­da­des de uva fiano y fa­lang­hi­na, en una po­ten­te mez­cla cá­li­da con ra­yos del sol, mar y ai­re fres­co de la mon­ta­ña que ba­ja del mon­te Fai­to.

En la co­li­na, jus­to ba­jo la cres­ta que se­pa­ra So­rren­to de la cos­ta del sur, es­tá el pue­blo de Sant’ Aga­ta sui Due Gol­fi, cu­yo nom­bre pro­vie­ne de su do­mi­nio so­bre los

gol­fos de Ná­po­les y Salerno. Es una ac­ti­va co­mu­ni­dad agrí­co­la, cé­le­bre por ser el ho­gar de Don Al­fon­so 1890, una de las más gran­des ins­ti­tu­cio­nes gas­tro­nó­mi­cas del sur de Ita­lia. En un área que no ca­re­ce pre­ci­sa­men­te de vis­tas ma­ra­vi­llo­sas, al­gu­nas de las más es­pec­ta­cu­la­res se ob­tie­nen des­de el mi­ra­dor del cer­cano mo­nas­te­rio be­ne­dic­tino Il De­ser­to, ha­bi­ta­do por unas mon­jas po­co amis­to­sas. Ha­ce po­co me alo­jé cer­ca de Sant’ Aga­ta, en la gran­ja de Vit­to­ria Bran­cac­cio, Le To­re, que pro­du­ce uno de los me­jo­res acei­tes de oli­va de la zo­na, ade­más de mer­me­la­das ca­se­ras, pas­sa­ta y li­mon­ce­llo or­gá­ni­co. Tie­ne nue­ve ha­bi­ta­cio­nes sen­ci­llas pe­ro en­can­ta­do­ras, con paredes de­co­ra­das a mano, y en su co­ci­na pre­pa­ran pla­tos ma­ra­vi­llo­sos co­mo cer­do asa­do con pu­ré me­la an­nur­ca.

Al oes­te y su­r­oes­te de So­rren­to hay un in­te­rior mon­ta­ño­so –el des­per­di­ga­do mu­ni­ci­pio de Mas­sa Lu­bren­se– y un tra­mo de cos­ta hermoso y sal­va­je que, de mo­men­to, los cons­truc­to­res han de­ja­do in­tac­to. Se­gu­ra­men­te la cos­ta Amal­fi­ta­na era un po­co así an­tes de las hor­das de vi­si­tan­tes: pe­que­ñas pla­yas y ca­las ocul­tas en es­car­pa­dos acan­ti­la­dos; la­de­ras sem­bra­das con plan­ta­cio­nes de oli­vos, cí­tri­cos y pul­cros huer­te­ci­llos; pe­que­ñas al­deas con ca­sas de pie­dra, bri­llan­tes ge­ra­nios y bu­gan­vi­llas; ca­rre­te­ras en zig­zag por en­ci­ma del bri­llan­te mar azul co­bal­to. Y por to­das par­tes vis­tas, vis­tas y más vis­tas. Se di­ce que la rei­na Juana II de Ná­po­les, en el si­glo XV, ele­gía es­te lu­gar jus­to al la­do de la ca­rre­te­ra más allá de Ca­po di So­rren­to pa­ra ba­ñar­se en las cla­ras aguas. Co­no­ci­do co­mo Bag­ni de­lla Re­gi­na Gio­van­na, es­te bra­zo de mar es­tá pró­xi­mo a las rui­nas de una vi­lla ro­ma­na que fue es­plén­di­da en su tiem­po. Es un em­pla­za­mien­to cau­ti­va­dor pa­ra dar­se un ba­ño sin gen­te al­re­de­dor, lo cual ocu­rre con fre­cuen­cia.

Mas­sa Lu­bren­se al­ber­ga al­gu­nas vi­llas y to­rres de vi­gía an­ti­guas ro­dea­das de cí­tri­cos y oli­va­res, un re­cor­da­to­rio de las con­ti­nuas in­va­sio­nes a lo lar­go de los si­glos. En oto­ño se ven en los ár­bo­les ten­sas re­des pa­ra re­co­ger las fru­tas ma­du­ras que caen; des­pués se en­ro­llan y se atan, aún sus­pen­di­das, has­ta que la co­se­cha se com­ple­ta. Va­le la pe­na pa­rar en el pue­blo de San­ta Ma­ria An­nun­zia­ta, por sus es­plén­di­das pa­no­rá­mi­cas de Ca­pri y al­mor­zar en el tra­di­cio­nal La To­rre. Di­cen que Joa­quín Mu­rat (rey de Ná­po­les y cu­ña­do de Na­po­león) ca­pi­ta­neó des­de la cer­ca­na Vi­lla Ros­si la ba­ta­lla de Ca­pri, cuan­do la is­la fue arre­ba­ta­da a los in­gle­ses en 1808. La zo­na es atra­ve­sa­da por glo­rio­sos sen­de­ros pa­ra re­co­rrer a pie. Me pe­gué co­mo una la­pa a un gru­po de ale­ma­nes con pin­ta de es­tar en for­ma, des­de Ter­mi­ni ha­cia el fi­nal de la re­ser­va na­tu­ral de Pun­ta Cam­pa­ne­lla. Atra­ve­sé oli­va­res y ma­quia me­di­te­rra­nea con aro­ma de mir­tos y enebros, an­tes de lle­gar al mar, el fa­ro y la to­rre vi­gía que se cons­tru­yó en el lu­gar de un tem­plo de­di­ca­do a la diosa Mi­ner­va. Des­de allí, a cin­co ki­ló­me­tros del li­to­ral, Ca­pri pa­re­ce al al­can­ce de la mano, y los úni­cos so­ni­dos son los de las olas, el sil­bi­do del vien­to y el tris­te graz­ni­do de las ga­vio­tas.

La ca­rre­te­ra só­lo al­can­za la pla­ya en Ma­ri­na del Can­to­ne, una ex­ten­sión jun­to al mar de la tran­qui­la vi­lla de Ne­rano, así que pa­ra ex­plo­rar el so­li­ta­rio tra­mo de cos­ta en­tre es­te pun­to y Po­si­tano es pre­ci­so al­qui­lar un bar­co. Un sua­ve gi­ro ha­cia el es­te re­ve­la un pro­mon­to­rio sal­va­je, unas is­las ro­co­sas, pe­que­ñas pla­yas de gui­ja­rros y ca­las ador­mi­la­das. Más allá del is­lo­te de Is­ca, en tiem­pos pro­pie­dad de Eduar­do de Fi­lip­po, el gran dra­ma­tur­go na­po­li­tano, es­tá el fior­do di Cra­po­lla, un cor­te en los acan­ti­la­dos de pie­dra ca­li­za que al­ber­ga un frag­men­to de pla­ya, una vie­ja capilla y al­gu­nos re­fu­gios de pes­ca­do­res aban­do­na­dos. Es un em­pla­za­mien­to im­pre­sio­nan­te pa­ra dar­se un ba­ño, y el úni­co mo­do de lle­gar –de­jan­do a un la­do una ago­ta­do­ra ba­ja­da a pie des­de la vi­lla de Tor­ca– es por mar, por lo que no es ra­ro que el lu­gar es­té de­sier­to.

Ma­ri­na del Can­to­ne es­tá re­ple­ta de ca­fés, ba­res y res­tau­ran­tes en su pe­dre­go­sa pla­ya, ade­más de bar­cos de pes­ca­do­res. En ju­lio y agos­to se lle­na de co­lo­ri­das tum­bo­nas y som­bri­llas, y de ya­tes que vie­nen de Po­si­tano y Ca­pri pa­ra que sus tri­pu­lan­tes co­man es­pa­gue­tis con ca­la­ba­cín en el res­tau­ran­te so­bre el mar Lo Sco­glio. Me alo­jé aquí a mi­tad de oc­tu­bre, an­tes de que el lu­gar ce­rra­se sus es­co­ti­llas pa­ra el in­vierno. El sol bri­lla­ba, el mar es­ta­ba lo bas­tan­te tem­pla­do co­mo pa­ra ba­ñar­se en él y en la pla­ya só­lo ha­bía una pa­re­ja de pes­ca­do­res. Des­pués de to­dos es­tos años ex­plo­ran­do ca­da mi­lí­me­tro del sur de Ita­lia, sen­tí que ha­bía he­cho un ver­da­de­ro ha­llaz­go.

BO­CA­DOS DEL ME­DI­TE­RRÁ­NEO Arri­ba, de iz­da. a dcha., ave­lla­nas pre­pa­ra­das de tres for­mas en Il Bu­co; el li­do de La Mi­ner­vet­ta con el Ve­su­bio al fon­do. Dcha., la te­rra­za sun­set en Mai­son La Mi­ner­vet­ta. En pá­gi­nas an­te­rio­res, pa­no­rá­mi­ca de la cu­bier­ta pa­ra ba­ñar­se en Par­co dei Prin­ci­pi, y una ha­bi­ta­ción en La Mi­ner­vet­ta.

PERS­PEC­TI­VAS HE­DO­NIS­TAS De arri­ba aba­jo, las in­trin­ca­das ca­lles de So­rren­to, y un desa­yuno en Don Al­fon­so 1890. En la pá­gi­na de la dcha., eri­zos de mar en Lo Sco­glio, y co­ci­na en La Mi­ner­vet­ta.

UN VE­RANO DE CO­LO­RES Arri­ba, me­sa con vis­tas al mar en el res­tau­ran­te Il Bu­co. En la pá­gi­na de la dcha., de iz­da. a dcha. y de arri­ba aba­jo, ori­gi­na­les ce­rá­mi­cas en La Mi­ner­vet­ta; jardín de Don Al­fon­so 1890; desa­yuno en es­te mis­mo lu­gar, e in­te­rio­res de Re­lais Blu.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.