Se­ño­res del mar

MSC Cru­ce­ros se con­so­li­da co­mo una de las com­pa­ñías más in­no­va­do­ras del mun­do. Ha­bla­mos con su pre­si­den­te eje­cu­ti­vo so­bre el pre­sen­te y el fu­tu­ro de un sec­tor que no de­ja de cre­cer.

Conde Nast Traveler (Spain) - - SUMARIO -

Ha­bla­mos con Pier­fran­ces­co Va­go, lí­der de MSC Cru­ce­ros, del pre­sen­te y fu­tu­ro de la com­pa­ñía.

Ha­bla­mos con Pier­fran­ces­co Va­go, pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de MSC Cru­ce­ros. Con­dé Nast Tra­ve­ler le aca­ba de nom­brar ‘Em­pre­sa­rio del año del sec­tor via­jes’. Con él la na­vie­ra se ha con­ver­ti­do en una de las más im­por­tan­tes del mun­do, la ma­yor de pro­pie­dad fa­mi­liar, con un cre­ci­mien­to de más del 800%. Aho­ra, su ob­je­ti­vo pa­ra los pró­xi­mos años es tri­pli­car la ca­pa­ci­dad de pa­sa­je­ros gra­cias a unas in­ver­sio­nes mul­ti­mi­llo­na­rias y a la cons­truc­ción de on­ce nue­vos bar­cos.

¿Hay ideas pre­con­ce­bi­das res­pec­to a los cru­ce­ros?

La gen­te tie­ne mie­do a ma­rear­se, a abu­rrir­se, pe­ro cuan­do lo prueban se dan cuen­ta de que no hay otro ti­po de va­ca­cio­nes que ofrez­ca tan bue­na re­la­ción ca­li­dad-pre­cio. El di­ne­ro es muy im­por­tan­te, pe­ro el tiem­po lo es más. No que­re­mos sa­cri­fi­car nues­tro tiem­po de va­ca­cio­nes ni arries­gar los po­cos días li­bres que te­ne­mos en al­go que no me­re­ce la pe­na. No­so­tros ofre­ce­mos un ser­vi­cio de ho­tel de cin­co es­tre­llas, gastronomía de pri­me­ra, tra­ta­mien­tos de spa, ac­ti­vi­da­des de ocio... A bor­do de nues­tros bar­cos te­ne­mos tan­ta va­rie­dad de op­cio­nes que nun­ca te abu­rri­rás.

¿Cuál es la ten­den­cia en cuan­to a los iti­ne­ra­rios?

So­mos una com­pa­ñía glo­bal que na­ve­ga por to­do el mun­do. Te­ne­mos do­ce bar­cos que ofre­cen re­co­rri­dos por el Me­di­te­rrá­neo, por el Adriá­ti­co, el Ca­ri­be, el nor­te de Europa, Asia, Orien­te Me­dio... En con­cre­to, en el mer­ca­do es­pa­ñol, que es muy im­por­tan­te pa­ra no­so­tros, se via­ja mu­cho por el Me­di­te­rrá­neo. El pe­rio­do fun­da­men­tal es el ve­rano, pe­ro los cru­ce­ris­tas co­mien­zan a via­jar fue­ra de tem­po­ra­da y bus­can des­ti­nos co­mo Ar­gen­ti­na. Mu­chos es­pa­ño­les, y eso se nota en las ci­fras, apre­cian el en­can­to de los cru­ce­ros de in­vierno, no só­lo en el Ca­ri­be y Orien­te Me­dio, tam­bién re­co­rren el Me­di- te­rrá­neo du­ran­te los me­ses de in­vierno. Es­te año 450.000 es­pa­ño­les han he­cho un cru­ce­ro, un tres por cien­to más que el año pa­sa­do. Un 65% re­pi­te al me­nos una vez, y un ter­cio re­pi­te una ter­ce­ra. El por­cen­ta­je de re­pe­ti­do­res es al­tí­si­mo.

¿Los bar­cos de hoy en día son co­mo par­ques te­má­ti­cos?

A bor­do se ofre­ce to­do ti­po de en­tre­te­ni­mien­to pa­ra to­das las eda­des: par­ques acuá­ti­cos, ci­nes, es­pec­tácu­los, pe­ro to­do es­tá tes­ta­do y di­se­ña­do pen­san­do tan­to en la seguridad co­mo en la ca­li­dad y en la di­ver­sión. La in­no­va­ción es el mo­tor de nues­tra com­pa­ñía. He­mos in­ver­ti­do 9.000 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra te­ner lo más avan­za­do del mun­do. Co­mo anéc­do­ta, una de las pró­xi­mas in­no­va­cio­nes que va­mos a in­cor­po­rar son unos an­droi­des que se­rán quie­nes te sir­van las be­bi­das.

Se cri­ti­ca los pro­ble­mas me­dioam­bien­ta­les que plan­tean los cru­ce­ros, ¿qué pue­de de­cir so­bre es­to?

So­mos una com­pa­ñía pri­va­da con más de 300 años de his­to­ria li­ga­da al mar: ama­mos el mar. ¡Vi­vi­mos del mar! So­mos los pri­me­ros in­tere­sa­dos en cui­dar­lo. Es nues­tro ele­men­to na­tu­ral. En esas in­ver­sio­nes de las que he ha­bla­do –9.000 mi­llo­nes de eu­ros– he­mos pues­to es­pe­cial em­pe­ño en re­du­cir al mí­ni­mo el im­pac­to de nues­tros bu­ques. No se vier­te nin­gún ti­po de ele­men­tos al mar y re­ci­cla­mos to­dos nues­tros re­si­duos. Es­ta­mos desa­rro­llan­do un mo­tor de gas pa­ra cru­ce­ros que no con­ta­mi­na na­da y del que es­ta­mos muy or­gu­llo­sos.

El ta­ma­ño de los bar­cos au­men­ta, ¿dón­de es­tá el lí­mi­te?

Creo que ya he­mos al­can­za­do el lí­mi­te, el cual es­tá muy con­di­cio­na­do por el ta­ma­ño de los puer­tos. Ahí in­flu­yen fac­to­res co­mo las aguas, la lo­ca­li­za­ción, el va­lor his­tó­ri­co de la zo­na… Aho­ra mis­mo la es­lo­ra (la lon­gi­tud má­xi­ma) es de 320

me­tros y la man­ga (la an­chu­ra), de 45. Con­si­de­ra­mos que es­te es el ta­ma­ño pa­ra que un bar­co pue­da ope­rar por to­do el mun­do sin gran­des li­mi­ta­cio­nes.

¿Son los puer­tos los que condicionan las ru­tas y las di­men­sio­nes de los bar­cos?

En Europa, don­de hay mu­cha bu­ro­cra­cia e his­to­ria, hay más li­mi­ta­cio­nes. Pe­ro tam­bién hay que te­ner en cuen­ta que, an­tes de la avia­ción co­mer­cial, los via­jes se ha­cían por mar y eso ha­ce que ten­ga­mos bue­nas in­fra­es­truc­tu­ras por­tua­rias aun­que, ló­gi­ca­men­te, hay que adap­tar­las a los tiem­pos ac­tua­les.

¿Cuán­to in­flu­ye la si­tua­ción geo­po­lí­ti­ca en los cru­ce­ros?

Mu­chí­si­mo. La seguridad y la tran­qui­li­dad de nues­tros clien­tes es lo prin­ci­pal y por eso va­ria­mos las ru­tas en fun­ción de los acon­te­ci­mien­tos, pe­ro son los propios cru­ce­ris­tas quie­nes des­car­tan los via­jes que pa­san por zo­nas con­flic­ti­vas. En ese sen­ti­do te­ne­mos una gran ven­ta­ja res­pec­to a los ho­te­les y es que no­so­tros po­de­mos tras­la­dar nues­tros bar­cos de una zo­na a otra.

Ima­gino que esa mo­vi­li­dad per­mi­te, ade­más, ac­ce­der al buen tiem­po du­ran­te to­do el año.

Ese es otro de nues­tros gran­des atrac­ti­vos. Los bar­cos si­guen el sol. Bus­can las bue­nas tem­pe­ra­tu­ras que hay en un lu­gar u otro del pla­ne­ta. Con eso eli­mi­na­mos la es­ta­cio­na­li­dad. Así po­de­mos ir, por ejem­plo, a lu­ga­res co­mo Abu Dha­bi o Du­bái, que son muy in­tere­san­tes, no só­lo por las com­pras, sino tam­bién por­que son lu­ga­res con una cul­tu­ra muy di­fe­ren­te y unos pai­sa­jes in­creí­bles.

Ha­ble­mos de las pers­pec­ti­vas pa­ra el fu­tu­ro.

El pa­no­ra­ma es op­ti­mis­ta y to­da­vía te­ne­mos por de­lan­te un mar­gen muy am­plio pa­ra cre­cer. Es­pa­ña es el quin­to país de Europa en nú­me­ro de cru­ce­ris­tas. El bo­ca a bo­ca es muy im­por­tan­te pa­ra el cre­ci­mien­to del mer­ca­do por­que, co­mo de­cía, la gen­te que vie­ne re­pi­te. En MSC es­ta­mos con­ven­ci­dos de ese cre­ci­mien­to, por eso he­mos en­car­ga­do 11 bar­cos más pa­ra los pró­xi­mos ocho años. En la com­pa­ñía va­mos a pa­sar de 1,8 mi­llo­nes de pa­sa­je­ros anua­les has­ta los 4,8 mi­llo­nes pa­ra 2025.

¿Dón­de vas de va­ca­cio­nes?

Siem­pre al mar. En cuan­to ten­go unos días me voy al mar con la fa­mi­lia. No pue­do ir de cru­ce­ro en nues­tros bar­cos por­que, en cuan­to subo a uno, se con­vier­te en tra­ba­jo y no des­co­nec­to. Sue­lo na­ve­gar por el Me­di­te­rrá­neo, el mar más bo­ni­to del mun­do. Me gus­ta sen­tir la fuer­za del vien­to en las ve­las.

OR­GU­LLO Y PRES­TI­GIO A la dcha., Pier­fran­ces­co Va­go, pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de MSC Cru­ce­ros, en el ho­tel Ritz de Ma­drid. Arri­ba, área de la pis­ci­na del Yacht Club del Splen­di­da; aba­jo, el MSC Fan­ta­sía.

EL BAR­CO, EL DES­TINO Arri­ba, de iz­da. a dcha., res­tau­ran­te gour­met La Pal­me­raie en el MSC Pre­zio­sa; el re­fi­na­do ser­vi­cio del Yacht Club, un ho­tel bou­ti­que ex­clu­si­vo a bor­do de al­gu­nos de los bu­ques de la flo­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.