Can­ta­bria ín­ti­ma

Los re­mo­tos pa­ra­jes de Po­lien­tes es­con­den un an­ti­guo mo­lino del si­glo XVI re­con­ver­ti­do en ho­tel. La fin­ca Mo­lino Te­ja­da abre sus puer­tas es­te mes pa­ra re­ti­ros ar­tís­ti­cos y es­tan­cias con co­ra­zón.

Conde Nast Traveler (Spain) - - SUMARIO -

Mo­lino Te­ja­da abre sus puer­tas a la crea­ti­vi­dad en Po­lien­tes.

Per­te­nez­co a es­te va­lle”, ex­pli­ca Ce­lia Te­ja­da. Afin­ca­da en San Fran­cis­co, don­de tra­ba­ja co­mo di­rec­to­ra crea­ti­va de la em­pre­sa de in­terio­ris­mo de lu­jo Res­to­ra­tion Hard­wa­re, la cán­ta­bra na­ció en Rue­rre­ro, a cin­co ki­ló­me­tros del mo­lino que ha con­ver­ti­do en un ho­tel muy es­pe­cial que abri­rá sus puer­tas en ju­lio: un re­ti­ro ín­ti­mo y una aso­cia­ción in­ter­na­cio­nal de­di­ca­da al cul­ti­vo del ar­te, la cul­tu­ra y el bie­nes­tar. Ce­lia, que es­tu­dió di­se­ño en Bil­bao, tie­ne ca­sa fa­mi­liar en es­ta tie­rra: “Siem­pre re­gre­so al pue­blo en agos­to y una de las co­sas de las que me he da­do cuen­ta a lo lar­go de los años es que cuan­do trae­mos ami­gos de di­fe­ren­tes na­cio­na­li­da­des, ¡lue­go

no hay for­ma de echar­los! Nos ase­gu­ran que ya no pue­den pa­sar sin su se­ma­na anual en Can­ta­bria. Les en­can­ta to­do: char­lan con los abue­los de to­da la vi­da, sa­bo­rean los pro­duc­tos tí­pi­cos... Por eso, cuan­do sur­gió la opor­tu­ni­dad de com­prar es­te mo­lino del si­glo XVI, vi que era una oca­sión úni­ca en la vi­da”. Ce­lia ase­gu­ra que le en­can­ta la gen­te y, es­pe­cial­men­te, el mun­do crea­ti­vo. En San Fran­cis­co, sus ter­tu­lias se­ma­na­les son una ins­ti­tu­ción y por ellas pa­san per­so­na­li­da­des que van des­de re­co­no­ci­dos es­cri­to­res has­ta el fis­cal del dis­tri­to, pa­san­do por el chef del mo­men­to. “Pen­sé: ¡se­ría tan bo­ni­to te­ner un lu­gar don­de pu­die­ran des­cu­brir es­te va­lle apar­ta­do! Al mis­mo tiem­po, ayu­da­ría­mos a gen­te jo­ven a la que le en­can­ta­ría vi­vir allí pe­ro ne­ce­si­ta un mo­do de vi­da. Es una for­ma de ce­le­brar es­ta tie­rra”. Cul­ti­var el ar­te, la cul­tu­ra y el bie­nes­tar es el ob­je­ti­vo de Mo­lino Te­ja­da, un co­que­to es­pa­cio cen­te­na­rio es­con­di­do en­tre unas tie­rras de cul­ti­vo jun­to al Ebro. El es­pa­cio, que se adap­ta a me­di­da pa­ra en­cuen­tros pro­fe­sio­na­les y lú­di­cos, es el co­ra­zón de una enor­me fin­ca in­mer­sa en unos fron­do­sos jar­di­nes. En la bi­blio­te­ca, las aguas del río flu­yen ba­jo un sue­lo de cris­tal y, ade­más, hay una sala de ci­ne ca­se­ro, bar, pis­ci­na y sau­na.

A só­lo dos ki­ló­me­tros de es­te co­que­to ho­tel con­cep­tual se en­cuen­tra su her­mano pe­que­ño, Mo­lino T2, una ca­sa de cam­po re­no­va­da so­bre los ci­mien­tos de otro an­ti­guo mo­lino jun­to al río. Ce­lia lo des­cu­brió de pe­que­ña cuan­do iba a mo­ler trigo con su ma­dre pa­ra lue­go ha­cer el pan en ca­sa. Su de­co­ra­ción mo­der­na, en blan­co y ne­gro, con­tras­ta con la exu­be­ran­te ve­ge­ta­ción del sil­ves­tre en­torno, y es per­fec­to tam­bién pa­ra fa­mi­lias o pe­que­ños gru­pos de ami­gos. El ex­te­rior in­clu­ye dos is­las pri­va­das y chi­me­nea. “El mun­do es­tá cam­bian­do tre­men­da­men­te y la gen­te bus­ca lu­ga­res y ex­pe­rien­cias con co­ra­zón”, con­clu­ye Ce­lia.

Arri­ba, el ho­tel Mo­lino Te­ja­da. Dcha., Ce­lia Te­ja­da. En la pág. de la dcha., pin­ce­la­das gour­met de la zo­na, imá­ge­nes de su in­te­rior y ka­yaks jun­to al río.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.