Una tie­rra so­bre­na­tu­ral

Conde Nast Traveler (Spain) - - EL PRIORAT -

Pa­ra­je de in­dó­mi­ta be­lle­za, de bo­de­gas y le­yen­das, el Prio­rat en­gan­cha con una fuer­za ca­si sa­gra­da, fru­to de una his­to­ria de po­de­río, de­ca­den­cia y re­sur­gi­mien­to.

TEX­TO RAQUEL PAR­DO FO­TO­GRA­FÍAS ELE­NA OLAY

En la his­to­ria del Prio­rat ca­ben unas cuan­tas le­yen­das, des­de prin­ce­sas sa­rra­ce­nas que pre­fie­ren des­pe­ñar­se a ser apre­sa­das por los cris­tia­nos has­ta el pas­tor que sue­ña con que, en un va­lle ro­dea­do de las mon­ta­ñas del Mon­tsant, unos án­ge­les suben has­ta el cie­lo por una es­ca­le­ra. Le­yen­das al mar­gen, el mag­ne­tis­mo que tie­ne es­ta re­gión de pi­za­rra y vi­ñe­dos en­gan­cha de una for­ma que, sí, se pue­de acha­car a lo so­bre­na­tu­ral. O qui­zá a que sus pue­blos han per­ma­ne­ci­do ca­si inal­te­ra­dos y con­ser­van ese con­for­ta­ble es­pí­ri­tu ru­ral que mu­chas otras lo­ca­li­da­des han per­di­do en los al­ta­res del pro­gre­so.

Y cui­da­do, que ese te­rreno en el que el pas­tor vio a los án­ge­les as­cen­der a los cie­los exis­te. Aún hoy se con­ser­van las rui­nas de uno de los em­ble­mas prio­ra­ti­nos, la Car­tu­ja de Es­ca­la­dei –en la­tín, ‘es­ca­le­ra ha­cia Dios’–, don­de se es­ta­ble­cie­ron los mon­jes car­tu­jos lle­ga­dos de la Pro­ven­za y co­men­za­ron una la­bor agrí­co­la que no ha des­apa­re­ci­do del to­do. O me­jor di­cho, que des­apa­re­ció, pe­ro que, ca­si mi­la­gro­sa­men­te, ha vuel­to a re­sur­gir. ¡Y de qué ma­ne­ra! A juz­gar por su bri­llan­te re­na­ci­mien­to, pue­de que esa co­ne­xión ce­les­tial to­da­vía le fun­cio­ne al Prio­rat.

EL VINO DEL PRIO­RAT VI­VE UNA RESURRECCIÓN QUE HA PER­MI­TI­DO QUE HOY SUS PUE­BLOS SI­GAN LATIENDO CON VI­DA PRO­PIA

Es­ta tie­rra tan abrup­ta co­mo be­lla no re­sul­ta­ba na­da có­mo­da pa­ra es­ta­ble­cer in­dus­trias gran­des. Ade­más, el vi­ñe­do, cul­ti­vo tra­di­cio­nal, se vio se­ria­men­te da­ña­do por la fi­lo­xe­ra. Y de ahí a la des­po­bla­ción… y, de nuevo, al re­na­cer. El Prio­rat co­men­zó a emi­tir el pi­ti­do de la vi­da en los años ochen­ta, cuan­do a un gru­po de lo­cos del vino se les apa­re­ció de nuevo una es­ca­le­ra… ha­cia el éxi­to vi­ní­co­la in­ter­na­cio­nal. Con Re­né Bar­bier a la ca­be­za y un jo­ven Ál­va­ro Palacios lleno de ener­gía y pa­sión, el vino del Prio­rat vi­vió una resurrección que ha per­mi­ti­do que hoy sus pue­blos si­gan latiendo, gra­cias a una po­bla­ción ru­ral que no só­lo no quie­re ir­se, sino que es­tá dis­pues­ta a ha­cer rui­do con vi­nos de enor­me ca­li­dad. Palacios, rio­jano edu­ca­do vi­ní­co­la­men­te en Burdeos, ela­bo­ra aquí uno de los vi­nos más ex­clu­si­vos del mun­do, L’Er­mi­ta, pro­ce­den­te de un vi­ñe­do con ener­gía es­pe­cial, qui­zá em­pa­pa­do de ese ha­lo sa­gra­do del que go­za la co­mar­ca. Otra de las ela­bo­ra­do­ras más des­ta­ca­das de la re­gión, la enó­lo­ga Sa­ra Pérez (hi­ja de uno de esos cin­co pri­me­ros lo­cos que co­men­za­ron a re­vo­lu­cio­nar el Prio­rat, el pro­fe­sor Jo­sé Luis Pérez), re­sal­ta tam­bién ese ca­rác­ter del vino “que bro­ta de es­te pai­sa­je aus­te­ro abrup­to, dra­má­ti­co y es­pi­ri­tual”.

Un via­je a Prio­rat re­quie­re pa­sar por esos lu­ga­res don­de se for­jó su le­yen­da, y uno de ellos no es otro que la Car­tu­ja de Es­ca­la­dei o, en reali­dad, lo que que­da de ella: el re­fec­to­rio, tres claus­tros, una igle­sia y una cel­da que ha si­do re­cons­trui­da pa­ra re­pre­sen­tar la vi­da en el si­glo XII. El ar­co de en­tra­da a la

car­tu­ja con la sie­rra tras ella es una de las vis­tas más im­pre­sio­nan­tes de la re­gión, una re­pre­sen­ta­ción en pie­dra y pi­za­rra de ese hi­lo in­vi­si­ble que une es­ta tie­rra con el cie­lo.

Y, ya que subimos al cie­lo, du­ran­te el as­cen­so con­vie­ne pa­rar­se en Siu­ra­na, un pe­que­ño pue­blo que pa­re­ce sa­li­do de un cuen­to me­die­val. Siu­ra­na ofre­ce, des­de cual­quie­ra de sus rin­co­nes, la vi­sión pa­no­rá­mi­ca del Mon­tsant y es ha­bi­tual en­con­trar­se con gru­pos de es­ca­la­do­res se­du­ci­dos por el en­can­to ver­ti­cal de sus es­car­pa­das ci­mas. Es­te pue­blo, que tam­bién da nom­bre a una de­no­mi­na­ción de ori­gen de acei­te de oli­va, fue uno de los úl­ti­mos en ren­dir­se du­ran­te la Re­con­quis­ta. En­tre sus res­tos his­tó­ri­cos que­da par­te del cas­ti­llo ára­be del si­glo IX y un mi­ra­dor le­gen­da­rio, el Sal­to de la Rei­na Mo­ra, des­de don­de se cuen­ta que la prin­ce­sa Ab­de­la­zia pre­fi­rió aca­bar con su vi­da –y la de su po­bre ca­ba­llo, que in­ten­tó evi­tar su muer­te fre­nan­do, sin éxi­to, al lle­gar al abis­mo– an­tes que en­tre­gar­se a cual­quier rey cris­tiano. Eli­gió, sin du­da, un lu­gar di­fí­cil de igua­lar en her­mo­su­ra pa­ra mo­rir, des­de el que hoy sal­tan a la vis­ta (val­ga el jue­go de pa­la­bras) los con­tras­tes na­tu­ra­les del em­bal­se del Siu­ra­na y la ar­bo­le­da que se ex­tien­de al­re­de­dor. No es mal lu­gar pa­ra de­te­ner­se, no. ¿O es el pro­pio tiempo lo que se de­tie­ne aquí?

Una de las ma­yo­res ven­ta­jas de via­jar por el Prio­rat es que cual­quie­ra de sus pue­blos tie­ne en­can­to; el en­can­to de esos si­tios que han apro­ve­cha­do el pa­so de lar­go del pro­gre­so pa­ra man­te­ner­se ca­si in­tac­tos. Sa­ra Pérez, que tra­ba­ja con vi­ñe­dos por to­da la re­gión y ela-

bo­ra vi­nos en Prio­rat y Mon­tsant, en­cuen­tra di­fí­cil es­co­ger su lu­gar fa­vo­ri­to: “Si te pa­seas por pue­blos co­mo To­rro­ja, Po­bo­le­da o Po­rre­ra, te aden­tras en al­gu­na de sus bo­de­gas y te de­jas sor­pren­der con la emo­ción de su gen­te y sus vi­nos, te enamo­ras…”. Sa­ra re­co­mien­da acu­dir al atardecer a la er­mi­ta de la Pie­tat de Sca­la Dei, no muy le­jos de la car­tu­ja, pa­ra “en si­len­cio y cal­ma, po­der sen­tir la es­pi­ri­tua­li­dad de es­ta tie­rra”. Por­que eso es lo que se sien­te re­co­rrien­do sus ca­rre­te­ras de cur­vas in­ter­mi­na­bles, que des­cu­bren en ca­da re­co­do un pai­sa­je aún más be­llo que el an­te­rior.

El Prio­rat es ahora, sin du­da, un des­tino vi­ní­co­la, gas­tro­nó­mi­co y aven­tu­re­ro que atrae, con el mag­ne­tis­mo de sus vi­nos y de sus pai­sa­jes, a via­je­ros de to­do el mun­do. No son po­cos los ex­tran­je­ros que se han afin­ca­do en al­guno de los pue­blos de la re­gión pa­ra co­men­zar allí una nue­va for­ma de vi­da, en­gan­cha­dos por al­guno de sus atrac­ti­vos. Es el ca­so del ale­mán Do­mi­nik Hu­ber, quien mon­tó con el sud­afri­cano Eben Sa­die la bo­de­ga Te­rroir al Li­mit, en el pue­blo de To­rro­ja; o la sui­za Daph­ne Glo­rian, que es­tá tras uno de los vi­nos más co­di­cia­dos del Prio­rat: Clos Eras­mus. Daph­ne co­no­ció a Ál­va­ro Palacios y Re­né Bar­bier en una feria y no du­dó en em­bar­car­se con ellos pa­ra ela­bo­rar esos pri­me­ros vi­nos del ‘nuevo Prio­rat’, que so­na­ron en to­do el mun­do y que co­men­za­ron su re­na­ci­mien­to aquí. O tam­bién el del co­ci­ne­ro bel­ga Pie­ter Truyts, quien ha­ce cua­tro años abrió el res­tau­ran­te Brots en el pue­blo de Po­bo­le­da, to­tal­men­te im­preg­na­do del es­pí­ri­tu ru­ral, ar­te­sa­nal y al­go hip­pie que res­pi­ra el Prio­rat. En Brots to­do, des­de el pan has­ta los he­la­dos, se ha­ce en ca­sa; un con­cep­to que en­ca­ja a la per­fec­ción con el rit­mo de la zo­na. De bas­tan­te más cer­ca pro­ce­den Lluis Llach, can­tau­tor (ex) abs­te­mio que se em­bar­có en el exi­to­so pro­yec­to bo­de­gue­ro de Vall-Llach; o el em­pre­sa­rio Ser­gi Fe­rrer-Sa­lat y su ami­go, el enó­lo­go Raül Bo­bet, quie­nes cons­tru­ye­ron en Po­rre­ra una de las bo­de­gas im­pres­cin­di­bles de la re­gión, Fe­rrer i Bo­bet, y no só­lo por sus vi­nos, sino tam­bién por su cons­truc­ción en for­ma de proa de bar­co y por la vis­ta que ofre­ce del vi­ñe­do.

De le­jos, de cer­ca; por el vino, por el pai­sa­je, por sus gen­tes, sus ru­tas, la fuer­za te­lú­ri­ca de sus vi­ñe­dos… Prio­rat en­gan­cha, se­du­ce de una ma­ne­ra que, qui­zá, só­lo se pue­de en­ten­der si se pien­sa en esa par­te es­pi­ri­tual. Si, por un mo­men­to, uno se de­ja arras­trar y co­mien­za a creer en le­yen­das... Y en es­ca­le­ras ha­cia el cie­lo.

En el Grau de la Tro­na, en una de las ru­tas que sa­len del pue­blo de Siu­ra­na, Will Brun­nen lle­va pan­ta­lón de Z Zeg­na, jer­sey de Her­mès y ga­fas de Ca­rre­ra.

Arri­ba, a la iz­da., ca­ba­llos de Ser­vi­ta­yak, un cen­tro na­tu­ral con pes­ca, re­mo y ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre. Al la­do, jar­dín del ho­tel Mas Ar­dè­vol y, aba­jo, la Mo­re­ra de Mon­tsant.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.