JARAMAGOS POR LA­DRI­LLOS

Diario de Cadiz - - OPINIÓN - DA­VID FER­NÁN­DEZ

NO re­no­var a tiem­po el con­tra­to de ce­sión de uso de los co­ches de la Po­li­cía Lo­cal pue­de ser ca­sual. Y que Co­rreos cor­te el ser­vi­cio al Ayun­ta­mien­to por los im­pa­gos pue­de obe­de­cer a un ma­len­ten­di­do. La ma­la suer­te y los en­fren­ta­mien­tos en­tre los téc­ni­cos tam­bién pue­den in­fluir, pe­ro es­tá cla­ro que al­go fa­lla en San Juan de Dios, por­que de lo con­tra­rio no se ex­pli­ca que el equi­po de go­bierno, ca­da vez que tie­ne que sa­car ade­lan­te un con­tra­to o un plie­go pa­ra re­no­var un ser­vi­cio, se com­pli­que la vi­da tan­to, que ra­ra vez lo lo­gra en tiem­po y for­ma. Al prin­ci­pio, el atas­co en la ges­tión se po­día jus­ti­fi­car con la inex­pe­rien­cia, pe­ro cuan­do la le­gis­la­tu­ra to­ca a su fin, no ca­be más re­me­dio que ha­blar de un equi­po su­pe­ra­do por las cir­cuns­tan­cias. Las ra­zo­nes se pue­den re­su­mir en tres. La prin­ci­pal es que el equi­po que pre­si­de Jo­sé Ma­ría Gon­zá­lez es tan li­mi­ta­do, que ape­nas dos con­ce­ja­les en­tran en las qui­nie­las pa­ra re­pe­tir en la lis­ta de Po­de­mos. Sal­vo el al­cal­de y Da­vid Na­va­rro, el res­to pre­sen­ta un es­ca­so ba­ga­je la­bo­ral, lo que pe­sa en ex­ce­so a la ho­ra de afron­tar el día a día. La re­no­va­ción se pre­vé por tan­to tan pro­fun­da co­mo ne­ce­sa­ria, ya que la si­tua­ción se vuel­ve in­sos­te­ni­ble. Su se­gun­do pro­ble­ma se lo in­ven­ta­ron ellos mis­mos al pres­cin­dir pau­la­ti­na­men­te, y des­de el pri­mer día, de téc­ni­cos de gran va­lía y de to­das las áreas —Con­tra­ta­ción, Fo­men­to, De­por­tes, Fies­tas, Mu­jer, Vías y Obras, Ser­vi­cios So­cia­les...— lo que les lle­va a una si­tua­ción caó­ti­ca por mo­men­tos. Por si to­do es­to no fue­se su­fi­cien­te, Po­de­mos y Ga­nar Cá­diz gobiernan en mi­no­ría, y la au­sen­cia de sin­to­nía con la opo­si­ción al­can­za a los mis­mos so­cia­lis­tas que les au­pa­ron al po­der, lo que di­fi­cul­ta aún más su exis­ten­cia.

Pa­ra col­mo, no se pue­de ne­gar que am­bos par­ti­dos lle­ga­ron a San Juan de Dios con mu­cha pa­sión, pe­ro no son prag­má­ti­cos. An­tes al con­tra­rio, pa­ra com­pli­car­se aún más la vi­da lle­van su ideo­lo­gía al ex­tre­mo. Es­to se acen­túa en un área co­mo Ur­ba­nis­mo. No só­lo hay que re­zar­le a to­dos los san­tos —se crea más o me­nos— a la ho­ra de in­ver­tir en un ho­tel, es que has­ta la li­cen­cia de una tien­da de chu­che­rías, a ve­ces, tar­da un mun­do en sa­lir ade­lan­te. Tam­po­co la edil de Vi­vien­da, Eva Tu­bío, se atre­ve a to­mar la ini­cia­ti­va, por te­mor a que la em­pre­sa mu­ni­ci­pal se en­deu­de. Tan­to aus­te­ri­ci­dio le lle­va a os­ten­tar el ho­nor de no ha­ber com­pra­do un la­dri­llo en tres años y me­dio. Por no ti­rar el pe­nal­ti, no se de­ci­de ni a po­ner en suer­te ni uno de los so­la­res que po­see Pro­ca­sa y que crían jaramagos des­de no se sa­be cuándo.

To­dos ol­vi­dan, en pa­ra­le­lo, que la ad­mi­nis­tra­ción no se ri­ge por la po­lí­ti­ca, sino por una nor­ma­ti­va que no en­tien­de de bar­cos. De ahí que el al­cal­de asu­ma ries­gos, a prio­ri in­ne­ce­sa­rios, cuan­do ti­ra ha­cia ade­lan­te en mu­chos ca­sos en los que exis­ten re­pa­ros del in­ter­ven­tor, o sim­ple­men­te go­ber­nan­do a golpe de de­cre­to. Bien pen­sa­do, es ca­si mi­la­gro­so que la sa­la de má­qui­nas si­ga fun­cio­nan­do, aun­que sea a tran­cas y ba­rran­cas. El sen­ti­do co­mún dic­ta que cual­quier go­bierno, pa­ra evi­tar que la pa­rá­li­sis se apo­de­re de la ges­tión, ha de ce­le­brar reunio­nes pe­rió­di­cas pa­ra pa­sar re­vis­ta a ca­da pro­yec­to de ca­da de­le­ga­ción, al día a día, y de la mano de los téc­ni­cos, a fin de crear una di­ná­mi­ca de tra­ba­jo. Es­to re­quie­re es­fuer­zo, ta­len­to y mano iz­quier­da. Y aun­que no hay re­ce­tas úni­cas, es ló­gi­co pen­sar que no hay me­jor fór­mu­la pa­ra op­ti­mi­zar los re­cur­sos des­de el aná­li­sis de las for­ta­le­zas, las de­bi­li­da­des y las opor­tu­ni­da­des. Lo que aca­ba por pa­sar fac­tu­ra es acha­car­lo to­do a la ma­la suer­te y a la ca­sua­li­dad, co­mo ha­cen los re­pe­ti­do­res, cuan­do lle­ga fin de cur­so.

Pa­ra evi­tar el atas­co en la ges­tión hay que pa­sar re­vis­ta a ca­da de­le­ga­ción de la mano de los téc­ni­cos ca­si a dia­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.