LA­DRO­NES DE ES­PE­RAN­ZA

Diario de Cadiz - - OPINIÓN - RA­FAEL PA­DI­LLA

EL ca­so de los pa­dres de Na­dia, cu­yo jui­cio se ha ce­le­bra­do en es­tos días, nos vuel­ve a en­fren­tar con lo peor de la con­di­ción hu­ma­na, con esa de­plo­ra­ble ca­pa­ci­dad que tie­nen al­gu­nos pa­ra en­ri­que­cer­se con las des­gra­cias de otros, in­clu­so aun­que és­tas afec­ten a su pro­pia fa­mi­lia.

Co­mo re­cor­da­rán, ta­les pa­dres, Fer­nan­do Blan­co y Mar­ga­ri­ta Ga­rau, han te­ji­do du­ran­te años una gi­gan­tes­ca es­ta­fa en torno a la ra­ra en­fer­me­dad de su hi­ja (tri­co­tio­dis­tro­fia), en la que no fal­ta­ron la­cri­mó­ge­nas apa­ri­cio­nes en te­le­vi­sión y de­ses­pe­ra­das ape­la­cio­nes a la ge­ne­ro­si­dad co­lec­ti­va pa­ra su­fra­gar te­ra­pias mi­la­gro­sas que sal­va­ran la vi­da de la ni­ña.

De to­do el cuen­to, una úni­ca ver­dad: Na­dia es­tá en­fer­ma sí, pe­ro su mal, que afec­ta a su mo­vi­li­dad, da­ña su piel y le pro­vo­ca una di­fi­cul­tad se­ve­ra pa­ra el apren­di­za­je, ni im­pli­ca ries­go in­mi­nen­te de muer­te, ni tan si­quie­ra acor­ta su ho­ri­zon­te nor­mal de su­per­vi­ven­cia.

Se­gún el fis­cal, a par­tir de 2012, Fer­nan­do y Mar­ga­ri­ta, tras em­bau­car a mi­les de do­nan­tes y ate­so­rar más de un mi­llón de eu­ros, se con­vir­tie­ron en unos “nue­vos ri­cos y pa­sa­ron de vi­vir en Ma­llor­ca y dor­mir los tres en el mis­mo col­chón a al­qui­lar un cha­lé de al­to stan­ding en el Pi­ri­neo”. Exó­ti­cos via­jes, la com­pra de po­ten­tes vehícu­los o la es­tan­cia en lu­jo­sos ho­te­les com­ple­tan el aba­ni­co de su mi­se­ra­ble bo­tín.

No es, por su­pues­to, un en­ga­ño ex­cep­cio­nal. Hay –ja­más fal­ta­ron– de­sal­ma­dos que co­mer­cian con el in­for­tu­nio de los más dé­bi­les, con el des­am­pa­ro de los dis­ca­pa­ci­ta­dos, con el pa­de­ci­mien­to de los su­frien­tes, con la bue­na fe de una so­cie­dad so­li­da­ria que acu­de siem­pre pa­ra mi­ti­gar las des­ven­tu­ras del pró­ji­mo. De­lin­cuen­tes rui­nes, no en­cuen­tran obs­tácu­lo mo­ral en ha­cer de la pe­na y de la lás­ti­ma una fuen­te pro­ve­cho­sa de lu­cro. Cons­ti­tu­yen la más as­que­ro­sa cas­ta de ma­lean­tes, aqué­lla que no só­lo ro­ba el di­ne­ro de las gen­tes, sino tam­bién su con­fian­za en que la co­la­bo­ra­ción co­mún si­gue sien­do útil, be­né­fi­ca e im­pres­cin­di­ble.

Nun­ca me pa­re­ce­rá de­ma­sia­do du­ra la con­de­na de es­tas ra­tas de cloa­ca, afa­na­das en reír­se de nues­tros me­jo­res sen­ti­mien­tos, en des­tro­zar la cre­di­bi­li­dad de cau­sas cu­ya no­ble­za roen, em­pa­ñan y desmienten. To­dos, en la me­di­da en que au­men­tan nues­tros re­ce­los y men­gua nues­tra dis­po­ni­bi­li­dad, so­mos sus agra­via­das víc­ti­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.