INMATRICULAR

Diario de Cadiz - - OPINIÓN - FER­NAN­DO SAN­TIA­GO

SI us­te­des no tu­vie­ron la pre­cau­ción de ir a Co­to­rrue­lo pa­ra que le­van­ta­ra ac­ta al ob­je­to de ins­cri­bir el pi­si­to que se com­pra­ron en su día co­rren el ries­go de que ven­ga Zor­no­za y se lo apun­te. Es lo que aho­ra lla­man in­ma­tri­cu­la­cio­nes: la po­si­bi­li­dad que tie­ne la Igle­sia de ins­cri­bir a su nom­bre to­do lo que no es­tá ins­cri­to a nom­bre de na­die. Así de cla­ro. Lo que no es de na­die es de los cu­ras. Mi­ren con cui­da­do si fue­ron al re­gis­tro a de­po­si­tar la hi­po­te­ca no va­ya a ser que ven­ga uno con so­ta­na y se lo que­de to­do, gra­cias a Az­nar.

Lo mis­mo pa­sa con las ca­lles y pla­zas. Us­ted iba an­tes a sen­tar­se en un ban­co de la pla­za Mi­na y aho­ra si se quie­re sen­tar lo tie­ne que ha­cer en una te­rra­za. LLORECA es­tá in­ma­tri­cu­lan­do ca­lles y pla­zas de la ciu­dad po­co a po­co. Cuan­do nos de­mos cuen­ta ten­dre­mos que ir a pe­dir­le per­mi­so a Di Ma­ría pa­ra pa­sar por las ca­lles y nos co­bra­rá por­que nues­tros hi­jos jue­guen en las pla­zas. Se ce­rra­rán al pa­so de pea­to­nes y so­lo po­drán tran­si­tar

por ella los clien­tes de los ba­res y res­tau­ran­tes. Si aca­so un per­mi­so es­pe­cial pa­ra re­si­den­tes. Si un día lle­gan los ser­vi­cios de emer­gen­cia, ya ve­re­mos có­mo lo ha­ce­mos por­que no es­tá la co­sa cla­ra. Se­rá un de­ba­te ti­po si son gal­gos o po­den­cos mien­tras ar­de el edi­fi­cio o se mue­re el en­fer­mo. Pe­ro es­tán los más al­tos in­tere­ses del em­pleo en Cá­diz, de la pros­pe­ri­dad de la ciu­dad que a lo que se ve de­fien­den en so­li­ta­rio Di Ma­ría y sus ma­ria­chis. Los ba­res po­drán abrir las 24 ho­ras al día,no ha­brá con­tro­les sa­ni­ta­rios, no ha­brá res­tric­cio­nes pa­ra el rui­do, los tra­ba­ja­do­res sin pa­pe­les, to­do el que ten­ga an­gu­rria que se aguan­te que na­die se le­van­te si­quie­ra pa mear. Ni si­quie­ra esa ini­cia­ti­va tan tier­na y tan in­fan­til del pro­gri­fo pue­de po­ner­se en mar­cha no va­ya a mo­les­tar a los hos­te­le­ros. Es­ta­ría bueno que al­guien le di­ga a LLORECA qué ser­vir a sus clien­tes. Esa es la dis­to­pía ga­di­ta­na a la que nos en­ca­mi­na­mos con la in­di­fe­ren­cia de la gen­te y el asen­ti­mien­to cóm­pli­ce de los go­ber­nan­tes. Si al­guien quie­re que los ni­ños jue­guen en las pla­zas le di­rán que eso es co­sa del pa­sa­do, que se va­ya a ca­sa con la play. Ya ni si­quie­ra se pue­de ir a la pla­ya por­que los chi­rin­gui­tos ca­da vez ocu­pan más y du­ran más tiem­po. La vi­da es un car­na­val y las pe­nas se van bai­lan­do. Por fa­vor, una ta­pa de en­sa­la­di­lla sin pi­cos, que lue­go me los co­bra us­ted. Y la cer­ve­za en va­so nor­mal, no me va­ya a co­brar la co­pa fría. Y por amor de dios, no me lla­me us­ted ca­ba­lle­ro des­pués de to­do lo an­te­rior, no va­ya a ha­ber equí­vo­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.