PO­DE­MOS O EL FIN DEL PSOE

Diario de Cadiz - - OPINIÓN - JO­SÉ JOA­QUÍN LEÓN

EN­TRE los po­cos pen­sa­do­res po­lí­ti­cos que han que­da­do en Es­pa­ña se en­cuen­tra Pa­blo Igle­sias. El su­yo es un pensamiento po­lí­ti­co sim­plón. No se lo de­be creer ni él mis­mo, ya que es mar­xis­ta del sec­tor Grou­cho, y cam­bia sus prin­ci­pios con fre­cuen­cia, se­gún le con­ven­ga. Al­gu­nos lo so­bre­va­lo­ran y lo po­nen ca­si al ni­vel del otro Marx, el gran Karl, en el que teó­ri­ca­men­te se fun­da­men­ta, si bien adap­ta­do a los in­dig­na­dos de hoy. Pa­blo Igle­sias, ideas al mar­gen, tie­ne una es­tra­te­gia. Y hay que ala­bar­lo, por­que es de los po­cos que no ocul­ta lo que quie­re: el po­der ab­so­lu­to. Pa­ra con­se­guir­lo ha lle­ga­do a la con­clu­sión de que de­be ha­cer con el PSOE lo mis­mo que con Iz­quier­da Uni­da: pri­me­ro una coa­li­ción, des­pués una conf luen­cia, y por úl­ti­mo ce­pi­llár­se­lo.

Es lo que se de­du­ce de su úl­ti­mo li­bro. Se ti­tu­la Nu­do Es­pa­ña y es un diá­lo­go (al mo­do de lo que hi­cie­ron al­gu­nos pa­pas) con un pe­rio­dis­ta, en su ca­so con En­ric Ju­lia­na, de La Van­guar­dia. La idea bá­si­ca es que Po­de­mos y el PSOE de­ben for­mar coa­li­cio­nes a la por­tu­gue­sa, por to­da Es­pa­ña, pa­ra las su­ce­si­vas elec­cio­nes. De mo­do que to­da la iz­quier­da se uni­ría pa­ra fre­nar el au­ge de la ex­tre­ma de­re­cha. Y ahí no só­lo in­clu­ye a Vox, por los 10.000 que jun­ta­ron en el mi­tin de Ma­drid (que se ha exa­ge­ra­do, pues es lo pro­pio de un par­ti­do de fút­bol de Se­gun­da Di­vi­sión), sino tam­bién al PP y Ciu­da­da­nos.

Pa­blo Igle­sias te­me que en Es­pa­ña pase lo mis­mo que en otros paí­ses eu­ro­peos: que un por­cen­ta­je im­por­tan­te de vo­tan­tes so­cia­lis­tas ter­mi­nen apo­yan­do a la ex­tre­ma de­re­cha. Ya ha ocu­rri­do en Fran­cia, don­de vo­tan­tes del PSF se han pa­sa­do al Fren­te Na­cio­nal de Ma­ri­ne Le Pen. O en Ita­lia, que fue la cu­na del eu­ro­co­mu­nis­mo, y aho­ra vuel­ve al neo­fas­cis­mo con Sal­vi­ni.

Pe­ro lo que plan­tea Pa­blo Igle­sias co­mo so­lu­ción (un blo­que de iz­quier­das) es pre­ci­sa­men­te el pro­ble­ma. Es­ta­mos vol­vien­do al es­que­ma de la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la y la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. El fas­cis­mo por un la­do y el co­mu­nis­mo por otro. Hitler y Sta­lin. O el Fren­te Na­cio­nal Es­pa­ñol fren­te al Fren­te Po­pu­lar del nue­vo Lar­go Ca­ba­lle­ro, que se ha creí­do Igle­sias que es él.

Pa­ra ello in­ten­ta ab­du­cir al PSOE, a lo que le ayu­da Pe­dro Sán­chez di­cien­do que sí a to­do. Es lo mis­mo que pasó en la gue­rra, cuan­do el PSOE ter­mi­nó no pin­tan­do na­da, de­sa­pa­re­ci­do an­te lo que im­po­nían los co­mu­nis­tas y los so­vié­ti­cos que ma­ne­ja­ban el ejér­ci­to re­pu­bli­cano.

El fu­tu­ro de Es­pa­ña y Eu­ro­pa ne­ce­si­ta lo con­tra­rio: que vuel­va la mo­de­ra­ción del cen­tro de­re­cha y el cen­tro iz­quier­da.

Lo que plan­tea Pa­blo Igle­sias co­mo so­lu­ción (un blo­que de iz­quier­das) es pre­ci­sa­men­te el pro­ble­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.