PRO­POR­CIÓN ÁU­REA

Diario de Cadiz - - OPINIÓN - EN­RI­QUE GAR­CÍA-MÁIQUEZ @EGMai­quez

EL nú­me­ro áu­reo en ar­te es otra co­sa, pe­ro el co­lum­nis­mo tie­ne uno su­yo. Pa­ra en­ten­der­lo hay que par­tir de la des­pro­por­ción plúm­bea, di­ga­mos. És­ta con­sis­te en la pa­ra­do­ja de que cuan­to peor es el ar­tícu­lo más tiem­po te ha lle­va­do es­cri­bir­lo. Los ar­tícu­los bue­nos sa­len ra­pi­dí­si­mo, y son, por lo bue­nos y por lo rá­pi­dos, los úni­cos que dan lu­gar a la pro­por­ción áu­rea en­tre la es­cri­tu­ra y la vi­da. Los ma­los, co­mo hay que co­rre­gir­los, re­es­cri­bir­los, re­pen­sar­los, re­for­mar­los y re­sig­nar­se, te re­vien­tan la tar­de en­te­ra.

Va­ya­mos me­jor a los bo­ni­tos, es­to es, a los ve­lo­ces. Te exi­gen un po­co me­nos que una ho­ra, y ya es­tá. Vie­nen so­los, suel­tos, flui­dos, can­tan­tes y sa­nan­tes y, co­mo vie­nen, se van. Ade­más de esas vir­tu­des in­ter­nas, de­jan al co­lum­nis­ta leer un ra­to, ju­gar con sus hi­jos, ha­cer ges­tio­nes, pa­sar la ITV y mu­sar en las pen­sa­ra­ñas, que de­cía Mi­guel d’Ors. Eso, pa­ra la vi­da per­so­nal del que es­cri­be, con­vie­ne mu­cho. Echar un día con un ar­tícu­lo que, ade­más, no me­re­ce­rá la pe­na es una do­ble con­de­na.

Bio­gra­fía apar­te, es es­tu­pen­do en ge­ne­ral y en abs­trac­to, por­que esa pro­por­ción de una ho­ra al día es la que un ciu­da­dano nor­mal y co­rrien­te de­be de­di­car

Una ho­ra al día es la que un ciu­da­dano nor­mal y co­rrien­te de­be de­di­car a los asun­tos pú­bli­cos

a los asun­tos pú­bli­cos. La po­lí­ti­ca no me­re­ce más. Nues­tros con­ciu­da­da­nos y nues­tro país no me­re­cen me­nos. Es­to es, hay que aten­der a la vi­da pú­bli­ca, de­fen­der nues­tras ideas, cla­mar con­tra las in­jus­ti­cias, pe­ro no de­jar de aten­der a los nues­tros o de an­dar bien con­cen­tra­do en nues­tro tra­ba­jo y bien dis­ten­di­do en nues­tro ocio.

Tan ma­lo pa­ra la de­mo­cra­cia es ese ciu­da­dano que pa­sa del to­do de sus po­lí­ti­cos y que no se preo­cu­pa na­da por lo que acon­te­ce, co­mo el ciu­da­dano que, de tan­ta con­cien­cia pú­bli­ca, des­atien­de su fa­mi­lia, su tra­ba­jo, su ocio, su ca­rác­ter y su for­ma­ción cul­tu­ral. Na­tu­ral­men­te, un co­lum­nis­ta siem­pre es­ta­rá más cer­ca de es­te se­gun­do pe­li­gro, ay de mí, que del de la in­di­fe­ren­cia, si­quie­ra sea por pru­ri­to pro­fe­sio­nal. A me­nu­do, ade­más, tropieza con el atas­co pro­sai­co de una pro­sa ri­pio­sa y mal­ba­ra­ta la tar­de.

El ideal, sin em­bar­go, es el ar­tícu­lo ve­loz y cor­tan­te, por sí mis­mo, por­que el lec­tor lo agra­de­ce, y por­que la vi­da tie­ne de­re­chos que la po­lí­ti­ca no en­tien­de. En par­ti­cu­lar, hoy me da igual lo que en­tien­da la po­lí­ti­ca. Ape­nas si la ro­zan es­tas lí­neas, rau­das ha­cia el pun­to fi­nal. Por de­trás de él, me es­pe­ra un pa­seo ra­di­cal­men­te apo­lí­ti­co y en la me­nos pe­rio­dís­ti­ca de las com­pa­ñías. Has­ta ma­ña­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.