Un ape­lli­do que sa­be a fru­ta y a Pla­za de Abas­tos

En ju­nio se ju­bi­ló des­pués de tra­ba­jar en el Mer­ca­do Cen­tral des­de los 11 años Per­te­ne­ce a una sa­ga de cua­tro ge­ne­ra­cio­nes de fru­te­ros

Diario de Cadiz - - CÁDIZ -

CUA­TRO ge­ne­ra­cio­nes de los Pa­ra­mio han re­gen­ta­do pues­tos de fru­tas en el Mer­ca­do Cen­tral, tra­di­cio­nal­men­te co­no­ci­do co­mo la Pla­za de Abas­tos. El abue­lo, el pa­dre, el en­tre­vis­ta­do y sus des­cen­dien­tes. En el ca­so de Jo­sé Luis, su lar­ga tra­yec­to­ria aca­bó el pa­sa­do ju­nio con una ju­bi­la­ción más que me­re­ci­da. El tes­ti­go lo co­gen dos de sus hi­jos, Da­vi­nia y Ru­bén. El ter­ce­ro, tam­bién Jo­sé Luis, ya re­gen­ta un pues­to. Pa­ra­mio es si­nó­ni­mo de fru­ta, de es­fuer­zo y de tra­di­ción.

“Con 11 años ya es­ta­ba a las tres y me­dia de la ma­ña­na en plan­ta pa­ra ve­nir a la Pla­za. Se tra­ba­ja­ba du­ro. De­cía mi ma­dre que mi cu­na fue una ca­ja de ma­de­ra, un cono de fru­tas que le llamaban. Eché los dien­tes en la Pla­za. Con seis años acu­dí a mi pri­me­ra subas­ta”, di­ce. Un pa­no­ra­ma pa­ra un ni­ño im­pen­sa­ble hoy en día. “Eran otros tiem­pos”, apun­ta. Y tan­to. Más de 50 años tra­ba­jan­do le con­tem­plan. “Se di­ce pron­to”, aña­de.

Un año des­pués de que se fun­da­ra Aso­de­mer (Aso­cia­ción de de­ta­llis­tas de Mer­ca­dos) en 1977 se dio de al­ta Pa­ra­mio. Des­de en­ton­ces ha pa­sa­do por to­dos los pues­tos de la di­rec­ti­va. Des­de ha­ce ocho años es pre­si­den­te. En bre­ve ha­brá elec­cio­nes y quie­re pre­sen­tar­se. “Ten­go más tiem­po que nun­ca pa­ra de­di­car­me”, ad­mi­te. Ha ejer­ci­do su car­go en tiem­pos de cri­sis y de re­mo­de­la­ción del Mer­ca­do Cen­tral, dos gran­des re­tos pa­ra los ne­go­cios. “Es­ta­mos un po­co me­jor, pe­ro no lo su­fi­cien­te. Lo he­mos pa­sa­do muy mal. El au­ge de la cri­sis coin­ci­dió en­ci­ma con la re­for­ma de la Pla­za y nues­tro exi­lio a la car­pa ane­xa”, des­ta­ca. Pa­ra­mio se­ña­la que “el pa­ro es tre­men­do y nos sal­va­mos por los pre­ju­bi­la­dos y ju­bi­la­dos, que son los que es­tán man­te­nien­do la eco­no­mía. Mu­chos de ellos son nues­tra clien­te­la”. Di­ce que “aun­que ha­ya mu­chos su­per­mer­ca­dos, a la gen­te le gus­ta la Pla­za, el tra­to con el ven­de­dor. Cuan­do hay di­ne­ro, vie­ne y se lo gas­ta. Pe­ro Cá­diz ha per­di­do mu­cha po­bla­ción y eso se no­ta en nues­tros ne­go­cios”. Apro­ve­cha pa­ra ha­blar de una com­pe­ten­cia que con­si­de­ra des­leal. “Hay mu­chos pues­tos de ca­lle. La ven­ta ile­gal, so­bre to­do de pes­ca­do, no se ata­ja. A no­so­tros nos po­nen más pe­gas bu­ro­crá­ti­cas que a los de­más. Eso no es jus­to”, con­si­de­ra.

So­bre la re­for­ma del Mer­ca­do Cen­tral re­cuer­da que “las de­fi­cien­cias se han par­chea­do. De­be­ría ha­ber si­do un re­cin­to ce­rra­do. El vien­to y el frío ha­cen es­tra­gos en in­vierno. Co­mo aso­cia­ción te­ne­mos pro­yec­tos pa­ra ce­rrar­lo. Y es­tá­ba­mos dis­pues­tos a fi­nan­ciar­lo no­so­tros”. Aso­de­mer no pier­de la es­pe­ran­za. “Es­pe­ra­mos que el fu­tu­ro equi­po de Go­bierno, ga­ne quien ga­ne las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les, lo ten­ga en cuen­ta. Aquí se ha cui­da­do más el con­ti­nen­te que el con­te­ni­do, la es­truc­tu­ra del Mer­ca­do an­tes que mi­rar por los clien­tes y por los ven­de­do­res”.

Re­cuer­da que cuan­do se pro­yec­tó la obra, pa­ra ma­yor co­mo­di­dad de los con­su­mi­do­res que no fue­sen del cen­tro de la ciu­dad, se ha­bló de cons­truir un apar­ca­mien­to de­ba­jo. “Unos po­cos lo de­fen­di­mos, pe­ro la ma­yo­ría de los de­ta­llis­tas se asus­ta­ron por los po­si­bles re­tra­sos que po­dría ha­ber si en­con­tra­ban res­tos ar­queo­ló­gi­cos”, afir­ma. Otro vie­jo de­ba­te pa­ra atraer clien­tes se ba­sa­ba en la po­si­bi­li­dad de abrir la Pla­za por las tar­des. Al res­pec­to, Pa­ra­mio es cla­ro: “Si fun­cio­na­se, se­ría­mos los pri­me­ros en que­rer abrir. Pe­ro no ha cua­ja­do en nin­gún mer­ca­do de Es­pa­ña. No hay pú­bli­co pa­ra eso ni pa­ra es­tar des­de la ma­dru­ga­da has­ta la no­che mon­ta, des­mon­ta, mon­ta y des­mon­ta. Se­rían mu­chas ho­ras pa­ra una mis­ma per­so­na y no se­ría ren­ta­ble co­mo pa­ra con­tra­tar a otra”.

Co­mo pre­si­den­te, tam­bién, del Mer­ca­do Vir­gen del Ro­sa­rio, en ex­tra­mu­ros, Pa­ra­mio des­ta­ca que “em­pe­zó muy fuer­te y lue­go lle­gó la cri­sis. Le afec­tan más las gran­des su­per­fi­cies, por­que tie­ne más al­re­de­dor que el Mer­ca­do Cen­tral. Es­tá gus­tan­do mu­cho su nue­va de­co­ra­ción. Es chi­qui­to y aco­ge­dor, con gran­des pro­fe­sio­na­les”. Aso­de­mer tie­ne 175 so­cios en el Cen­tral y 37 en el Vir­gen del Ro­sa­rio. Es una bue­na ci­fra en tiem­pos de re­ce­sión. Hay que aña­dir, en el ca­so de la Pla­za de Abas­tos, la im­por­tan­cia que ha co­bra­do el Rin­cón

En el Mer­ca­do se cui­dó más el con­ti­nen­te que el con­te­ni­do, la obra an­tes que de­ta­llis­tas y clien­tes”

Gas­tro­nó­mi­co. Ex­pli­ca Pa­ra­mio que“con la cri­sis ha­bía mu­chos pues­tos cerrados que han abier­to co­mo lu­ga­res de hos­te­le­ría. Eso ha da­do más vi­da a la Pla­za. Los pro­pie­ta­rios de es­tos ne­go­cios son so­cios de Aso­de­mer, que tie­nen un an­sia de me­jo­ra muy gran­de. Es un pro­yec­to que ha su­pe­ra­do las ex­pec­ta­ti­vas”. Una for­ma de dar vi­da al Mer­ca­do Cen­tral que es­tá ma­ri­dan­do bien con los pues­tos de to­da la vi­da. Por­que en es­tos di­fí­ci­les tiem­pos que co­rren, no ca­be otra que rein­ven­tar­se.

LOUR­DES DE VI­CEN­TE

Jo­sé Luis Pa­ra­mio an­te su pues­to de fru­tas del Mer­ca­do Cen­tral, que aho­ra re­gen­tan dos de sus hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.