Ca­da vez más, y más jó­ve­nes

La pro­li­fe­ra­ción de es­tos es­ta­ble­ci­mien­tos y, so­bre to­do, de la mo­da­li­dad on li­ne fa­vo­re­ce que ha­ya ba­ja­do la edad de las per­so­nas adic­tas al jue­go

Diario de Cadiz - - PROVINCIA - Ta­ma­ra Gar­cía CÁ­DIZ

El da­to y el tes­ti­mo­nio, am­bos son igua­les de de­mo­le­do­res. “Au­men­ta en un 60 % con res­pec­to al pa­sa­do año el nú­me­ro de per­so­nas que han acu­di­do a al­gún cen­tro de la Fe­de­ra­ción An­da­lu­za de Ju­ga­do­res de Azar en Reha­bi­li­ta­ción (Fe­jar) pa­ra ini­ciar su tra­ta­mien­to”, in­di­ca la ci­fra. “Es­ta­mos vien­do lo que nun­ca, chi­cos y chi­cas que acu­den a los gru­pos con me­nos de 30 años, y no son po­cos... Las ca­sas de apues­tas de­por­ti­vas y la po­si­bi­li­dad de apos­tar a tra­vés del or­de­na­dor o del mó­vil, de los ade­lan­tos de la tec­no­lo­gía, es­tá des­tro­zan­do a nues­tros hi­jos”, sen­ten­cia la ma­dre de un jo­ven ju­ga­dor de nues­tra pro­vin­cia. Escalofriante la ci­fra; tre­men­do el tes­ti­mo­nio. “Y no pa­sa na­da, pa­re­ce que no pa­sa na­da, los famosos, mu­chos de ellos ído­los pa­ra los jó­ve­nes, se pres­tan a ha­cer anun­cios de es­tos ne­go­cios, las te­le­vi­sio­nes emi­tien­do por la no­che pro­gra­ma de apues­tas, anun­cios a to­das ho­ras del día... Ellos ga­nan­do di­ne­ro a cos­ta de la rui­na de nues­tras ca­sas”.

En la de es­ta ve­ci­na de San Fer­nan­do la des­gra­cia en­tró ha­ce al­go más de dos años, un día dis­fra­za­do de otro cual­quie­ra, cuan­do la pa­re­ja de su hi­jo se pre­sen­tó fren­te a ella con una fra­se la­pi­da­ria en los la­bios: “Ya no pue­do más”.

Un re­su­men, un ti­tu­lar, la pun­ta de un ice­berg que es­con­día una his­to­ria su­mer­gi­da du­ran­te años que de­jó he­la­da a la ma­dre de un jo­ven que te­nía 33 años en aquel mo­men­to. “Mi hi­jo era adic­to al jue­go, me di­jo su pa­re­ja, y lo era des­de ha­cía años, des­de los vein­ti­tan­tos y que ella ya no po­día más, no po­día más con las men­ti­ras, con los cam­bios de hu­mor, con las deu­das... El mun­do se me vino aba­jo, yo no sa­bía na­da, co­mo se di­ce, fui la úl­ti­ma en en­te­rar­me, y em­pe­zó el cal­va­rio, un cal­va­rio que él ya lle­va­ba tiem­po so­por­tan­do por­que el jue­go es una en­fer­me­dad”.

La ru­le­ta y las apues­tas, fí­si­cas y on li­ne. “Creo que iba por ahí la co­sa”. ¿Qué ha­go? ¿Có­mo afron­ta­mos es­to? Se abrió el abis­mo ba­jo sus pies pe­ro, afor­tu­na­da­men­te, su hi­jo (“des­tro­za­do, es­ta­ba des­tro­za­do”) qui­so dar­le la vuel­ta a la si­tua­ción (“lo im­por­tan­te, co­mo en cual­quier otra adic­ción, es que la per­so­na quie­ra ha­cer al­go, sino, na­da po­de­mos ha­cer los que es­ta­mos cer­ca”).

Así, en­tra­ron en con­tac­to con los gru­pos de fa­mi­lia Gam-Anón don­de recibieron apo­yo tan­to el afec­ta­do co­mo su ma­dre. Se tra­ta de gru­pos de apo­yo don­de se prac­ti­ca la te­ra­pia es­pe­jo. No hay te­ra­peu­ta sino que son los pro­pios pro­ta­go­nis­ta de la pe­sa­di­lla los que se reúnen, cuen­tan sus ex­pe­rien­cias y se apo­yan, sin me­nos­ca­bo de que el en­fer­mo re­ci­ba su tra­ta­mien­to psi­co­ló­gi­co o psi­quiá­tri­co de ma­nos pro­fe­sio­na­les. Hay gru­pos de fa­mi­lia­res y gru­pos de adic­tos. Por se­pa­ra­do y con el ano­ni­ma­to ase­gu­ra­do.

“Mi hi­jo al me­nos con­ser­vó el tra­ba­jo pe­ro to­do lo de­más lo per­dió. Se que­dó sin na­da, bueno sí, con mu­chas deu­das que in­ten­ta­mos agru­par y re­sol­ver pe­ro cla­ro, tam­po­co pue­des qui­tar­le el pro­ble­ma eco­nó­mi­co por­que ellos tie­nen que ser cons­cien­tes y res­pon­sa­bles tam­bién de las con­se­cuen­cias del jue­go”, re­fle­xio­na es­ta ma­dre que ha­bla se­re­na pe­ro con un po­so de tris­te­za en su voz de los pro­ble­mas de au­to­es­ti­ma y de in­se­gu­ri­dad que desa­rro­lla el adic­to y del in­jus­to pe­ro “irre­me­dia­ble, a ve­ces, sen­ti­mien­to de cul­pa­bi­li­dad” de los fa­mi­lia­res. ¿Có­mo no me di cuen­ta? ¿Po­dría ha­ber he­cho al­go pa­ra evi­tar­lo? “Has­ta te cues­tio­nas co­mo ma­dre, pe­ro to­do es­tos sen­ti­mien­tos tam­bién se tra­ba­jan en el gru­po”. Su hi­jo co­men­zó bien la reha­bi­li­ta­ción, con el gru­po y con apo­yo pro­fe­sio­nal psi­co­ló­gi­co, pe­ro re­ca­yó (“es­to no se qui­ta, tie­nen que lu­char con­tra ello to­dos los días”). Afor­tu­na­da­men­te, el tro­pie­zo no le de­jó sin fuer­zas pa­ra vol­ver a le­van­tar­se y a día de hoy el chi­co lle­va “al­go más de un año sin ju­gar”.

Es­ta ve­ci­na de San Fer­nan­do ha te­ni­do que vi­vir “es­ta te­rri­ble si­tua­ción” en sus pro­pias car­nes (“por­que así due­len las de tu hi­jo, co­mo las tu­yas”) pe­ro tam­bién es tes­ti­go de re­la­tos muy pa­re­ci­dos al que se su­fre en su ho­gar. “Te pue­do de­cir que ca­da vez ve­mos a gen­te más jo­ven ca­yen­do en es­to. Hay en to­da la pro­vin­cia ma­dres y pa­dres de chi­cos tam­bién con vein­ti­tan­tos años , y de cha­va­las, ¿eh?, que el jue­go no mi­ra ni hom­bre ni mu­jer. Y to­das las ma­dres te pue­den con­tar lo mis­mo, que los ven con el mó­vil y se creen que es­tán ha­blan­do o que si le han no­ta­do cam­bios de hu­mor, pe­ro crees que es que se ha pe­lea­do con el no­vio o con la no­via, o que son los cam­bios pro­pios de cuan­do van de­jan­do la ado­les­cen­cia... Y lo que es­tán es apos­tan­do o ju­gan­do al pó­ker, que tam­bién hay mu­chos pro­ble­mas con el te­ma de las car­tas”.

Es­te mis­mo diag­nós­ti­co es el que ofre­ce una ga­di­ta­na cu­yo ma­ri­do lle­va “con el jue­go re­te­ni­do” des­de ha­ce 10 años pe­ro que si­gue acu­dien­do al gru­po de Cá­diz, en par­te, “pa­ra ayu­dar a las per­so­nas que vie­nen nue­vas igual que a no­so­tros nos ayu­da­ron en su mo­men­to”.

Su ca­so es el pa­ra­dig­ma de un tiem­po. Y es que si en los úl­ti­mos años el nue­vo bro­te de lu­do­pa­tía se localiza en los jue­gos on li­ne y las ca­sas de apues­tas de­por­ti­vas, es­te ga­di­tano que aho­ra tie­ne 65 años es adic­to “a las ma­qui­ni­tas”, di­ce su es­po­sa. A las im­pla­ca­bles tra­ga­pe­rras.

Di­fe­ren­te adic­ción, mis­mo per­fil. “Es igual en to­dos los adic­tos, si tie­nen que men­tir, mien­ten, si tie­nen que ro­bar, ro­ban, se des­tro­zan a ellos mis­mos y arras­tran con lo que hay a su al­re­de­dor por­que es­to es una en­fer­me­dad, ¿sa­bes hi­ja?, hay gen­te, a ve­ces in­clu­so de los pro­pios círcu­los fa­mi­lia­res, que no lo en­tien­den, un vi­cio di­cen, pe­ro es más fuer­te y más pe­no­so que eso, es una en­fer­me­dad, ellos sien­ten el im­pul­so y con los tra­ta­mien­tos y el gru­po lo que les ayu­da es a in­ten­tar con­tro­lar­lo, a re­te­ner­lo, pe­ro el gus­to es di­fí­cil de que se qui­te”, ex­pli­ca.

La de es­ta ga­di­ta­na y su ma­ri­do es una his­to­ria de es­pe­ran­za por­que es­te hom­bre lo­gró re­cu­pe­rar a su fa­mi­lia, re­cu­pe­rar a sus hi­jos, aun­que an­tes tu­vie­ra que to­car fon­do y atra­ve­sar to­do un de­sier­to has­ta que de­ci­dió co­men­zar su pro­ce­so de reha­bi­li­ta­ción con cin­cuen­ta y tan­tos años. “To­da­vía hay mu­chas per­so­nas ma­yo­res, sí, que tie­nen el pro­ble­ma con las ma­qui­ni­tas, con los ca­si­nos, pe­ro es que es­ta­mos vien­do en los gru­pos de to­da la pro­vin­cia el te­ma de los jó­ve­nes y de ver­dad que es­ta­mos muy preo­cu­pa­dos”.

Una in­quie­tud que Gam-Anón com­par­te con di­ver­sas aso­cia­cio­nes que tra­tan la lu­do­pa­tía en nues­tro te­rri­to­rio que ya han da­do la voz de alar­ma so­bre el in­cre­men­to del nú­me­ro de adic­tos al jue­go y del au­men­to de la pre­co­ci­dad de los ju­ga­do­res. De he­cho, mu­chos

Ma­dre de un adic­to al jue­go San Fer­nan­do Las te­le­vi­sio­nes, los famosos, ellos ga­nan di­ne­ro a cos­ta de la rui­na de nues­tras ca­sas” Es­po­sa de un adic­to al jue­go Cá­diz En los gru­pos de to­da la pro­vin­cia ca­da vez acu­den más jo­ve­nes pa­ra reha­bi­li­tar­se”

son los que pi­den la li­mi­ta­ción de las ca­sas de apues­tas y la vi­gi­lan­cia po­li­cial so­bre ellas, ya que se ha de­tec­ta­do que mu­chos pres­ta­mis­tas acu­den a las puer­tas de es­tos lu­ga­res pa­ra apro­ve­char­se de la de­ses­pe­ra­ción del ju­ga­dor. “Sí, to­do eso es­tá muy bien pe­ro, “¿qué ha­ce­mos con el or­de­na­dor, qué ha­ce­mos con el te­lé­fono y con esa te­le­vi­sión to­do el día bom­bar­dean­do?”, se pre­gun­tan los fa­mi­lia­res de es­tos en­fer­mos. Y ca­lla­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.