La nue­va vi­da de los FLA­MEN­COS

La Jun­ta da per­mi­so pa­ra que las crías na­ci­das es­te año en el Zoo vue­len en li­ber­tad

Diario de Jerez - - PORTADA - M. Va­le­ro

Hay quien vue­la con la mú­si­ca, que cree to­car el cie­lo con el can­te jon­do, con ese que le ha­ce ele­var los bra­zos al bai­laor con ga­nas de lle­gar a las es­tre­llas. En Je­rez hay f la­men­cos que al­za­rán el vue­lo pe­ro que no to­can las pal­mas por bu­le­ría. El sen­ti­do de fa­mi­lia, de co­mu­ni­dad, es igual de fuer­te que el que se vi­ve en una ca­sa de ve­ci­nos, y no es ra­ro ver­los dan­do su par­ti­cu­lar pa­taí­ta, en­co­gien­do una de sus ex­tre­mi­da­des con un equi­li­brio que qui­ta el sen­tío. Son los otros fla­men­cos de San­tia­go.

El Zoo­bo­tá­ni­co de Je­rez es­tá de en­ho­ra­bue­na. La Jun­ta de An­da­lu­cía ha acep­ta­do la pro­pues­ta de per­mi­tir que echen a vo­lar los sie­te f la­men­cos que han na­ci­do es­te año en el par­que. Una ini­cia­ti­va par­ti­cu­lar, pues­to que lo ha­bi­tual en los zoo­ló­gi­cos es rea­li­zar una pe­que­ña in­ter­ven­ción en las alas cuan­do son aun po­llos pa­ra evi­tar que crez­can las pri­me­ras plu­mas del vue­lo.

Mi­guel Án­gel Que­ve­do, ve­te­ri­na­rio del Zoo, sub­ra­ya que “es otro pa­so más de nues­tro tra­ba­jo en la con­ser­va­ción, edu­ca­ción e in­ves­ti­ga­ción”. “Es­ta ini­cia­ti­va va a su­po­ner que las crías se va­yan y se in­te­gren en el me­dio am­bien­te de for­ma na­tu­ral. Es un gran or­gu­llo y ale­gría que ha­yan acep­ta­do la pro­pues­ta pa­ra que cuan­do lle­gue el pe­rio­do de in­de­pen­den­cia de las sie­te crías que tie­nen el vue­lo com­ple­to, su ins­tin­to ha­ga que vue­len”.

Sin con­tar los f la­men­cos na­ci­dos en Je­rez, el res­to de la po­bla­ción del Zoo pro­ce­de de Fuen­te de Pie­dra (An­te­que­ra), la laguna más gran­de de An­da­lu­cía que ofre­ce un en­torno pri­vi­le­gia­do pa­ra la re­pro­duc­ción del fla­men­co ro­sa. Pe­ro, ¿por qué es­tán en Je­rez? “En su día el Zoo y la Con­se­je­ría de Me­dio Am­bien­te tra­ba­ja­ron en la con­ser­va­ción y re­cu­pe­ra­ción de al­gu­nos in­di­vi­duos que que­da­ron he­ri­dos y en­fer­mos en las cam­pa­ñas de ani­lla­mien­to de Fuen­te de Pie­dra. Así que es una ale­gría que los na­ci­dos en Je­rez los vea­mos vo­lar. Van a ser li­bres”, de­cla­ró Que­ve­do.

Je­rez tie­ne 43 ejem­pla­res y ca­da año hay en­tre 10 y 12 ni­dos con nue­vos hue­vos, aun­que no to­dos lle­gan a tér­mino. Si par­ti­cu­lar es su co­lor, no se que­da atrás su pe­rio­do de re­pro­duc­ción. El ve­te­ri­na­rio del Zoo cuen­ta que en la zo­na de tie­rra ha­cen sus ni­dos. Efec­ti­va­men­te. No hay ni­do he­chos con ra­mas en­ci­ma de un ár­bol, sino que los fla­men­cos po­nen el hue­vo en la tie­rra. “Em­pie­zan a cons­truir los ni­dos por el mes de abril, mo­men­to en el que no­so­tros tam­bién po­ne­mos la

man­gue­ra en el sue­lo pa­ra mo­jar la tie­rra”, re­la­ta Que­ve­do. El ave usa su pi­co co­mo una pa­la, acu­mu­lan­do el ba­rro al­re­de­dor y ele­van­do un bor­de has­ta for­mar al­go pa­re­ci­do a una co­pa. “El ni­do es con­ve­xo y po­ne ahí un úni­co hue­vo. El ma­cho y la hem­bra se van cam­bian­do pa­ra in­cu­bar­lo du­ran­te unos 40 días. La in­cu­ba­ción im­pli­ca que siem­pre es­té ca­len­ti­to, y aun­que no pa­sa na­da si du­ran­te unos mi­nu­tos se le­van­tan pa­ra el re­le­vo, si se en­fria­ra en ex­ce­so el em­brión po­dría mo­rir”, in­for­ma el ve­te­ri­na­rio. Los pa­dres siem­pre es­tán cui­dan­do del hue­vo, y no só­lo ca­len­tán­do­lo sino que tam­bién lo gi­ran: “Así el em­brión se va desa­rro­llan­do sin que­dar­se pe­ga­do en un la­te­ral del hue­vo. Es un pro­ce­so de­li­ca­do e in­tere­san­te”.

Los fla­men­cos siem­pre van jun­tos. Co­mo uno de ellos co­mien­ce a co­rrer, el res­to va de­trás, “son au­tén­ti­cos co­le­gas, muy co­lo­nia­les”. A pe­sar de que la an­ti­gua en­tra­da del Zoo con su pa­seo bo­tá­ni­co era (y es) una au­tén­ti­ca ma­ra­vi­lla, con la úl­ti­ma re­mo­de­la­ción del par­que acer­ta­ron al po­ner a la co­mu­ni­dad de fla­men­cos dan­do la bien­ve­ni­da. “Una de las ideas era ha­cer sen­tir a los vi­si­tan­tes que en­tra­ban en un rin­cón más na­tu­ral de la cuen­ta. Mu­chos tie­nen la idea de que los zoo son re­cin­tos, a no­so­tros no nos gus­ta lla­mar­las jau­las, pe­ro en es­te ca­so que­ría­mos que vie­ran una zo­na ver­de, muy na­tu­ra­li­za­da, con ese tono ro­sa y bri­llo de los f la­men­cos que con­tras­ta con el ver­de”, sub­ra­ya Que­ve­do.

¿De dón­de vie­ne el co­lor ro­sa en es­tos ani­ma­les? El ve­te­ri­na­rio cuen­ta que el co­lor pro­ce­de del pig­men­to que ob­tie­nen al co­mer y fil­trar con el pi­co los pe­que­ños crus­tá­ceos, las mi­cro­al­gas, to­da la ali­men­ta­ción que hay sus­pen­di­da en las zo­nas de sa­li­nas don­de van a co­mer. “Esa pig­men­ta­ción na­tu­ral es la que ti­ñe el co­lor de la piel y el pi­co. En cau­ti­vi­dad, co­mo no te­ne­mos esa po­si­bi­li­dad de ali­men­ta­ción na­tu­ral, el pien­so es­pe­cí­fi­co que le da­mos vie­ne ya con un pig­men­to na­tu­ral que le da ese co­lor. Los adul­tos son de co­lor ro­sa y los po­llos na­cen con co­lor gri­sá­ceo que va cam­bian­do a los dos años apro­xi­ma­da­men­te”, se­ña­la.

Son de San­tia­go y has­ta los nom­bres les acom­pa­ñan. En el Zoo te­ne­mos al fla­men­co Jo­sé Mer­cé, a Mo­raí­to, al Tor­ta, a Ma­ca­ni­ta, El Pi­pa... Y pron­to Ma­ría del Mar Mo­reno co­no­ce­rá a la fla­men­ca que lle­va­rá su nom­bre. “Que­re­mos que se re­co­noz­ca que hay más f la­men­cos que las bai­lao­ras, can­tao­res y to­dos los ar­tis­tas. Es­ta ciu­dad tie­ne en el Zoo una ins­ti­tu­ción muy im­por­tan­te de­di­ca­da a la con­ser­va­ción”, sub­ra­ya Mer­ce­des Ma­teos, co­no­ci­da por to­dos co­mo ‘Ye­ye’.

“Es­pe­ra­mos que el año que vie­ne po­da­mos con­ti­nuar. Tra­ba­jar con ani­ma­les en cau­ti­vi­dad no sig­ni­fi­ca que nos gus­te te­ner­los en­ce­rra­dos. Sig­ni­fi­ca que los te­ne­mos aquí por te­mas edu­ca­ti­vos, de con­ser­va­ción... La reali­dad nos di­ce, y te­ne­mos va­rios ejem­plos con el lin­ce o el ibis ere­mi­ta, que hay mu­chí­si­mas es­pe­cies que se es­tán crian­do en cau­ti­vi­dad y se es­tán sol­tan­do no só­lo pa­ra la re­in­tro­duc­ción, sino tam­bién pa­ra el re­for­za­mien­to de gru­pos pe­que­ños que que­dan en li­ber­tad”, de­cla­ra Que­ve­do. Só­lo que­da desear­le un buen vue­lo a los otros f la­men­cos de San­tia­go.

MI­GUEL ÁN­GEL GON­ZÁ­LEZ

Un gru­po de fla­men­cos, fo­to­gra­fia­dos es­ta mis­ma se­ma­na en el Zoo­bo­tá­ni­co de Je­rez.

RE­POR­TA­JE GRÁ­FI­CO: MI­GUEL ÁN­GEL GON­ZÁ­LEZ

D So­cial: es un ave muy gre­ga­ria tan­to pa­ra co­mer co­mo pa­ra des­can­sar. Des­de ha­ce tres años, el nú­me­ro de pa­re­jas re­pro­duc­to­ras ha cre­ci­do mu­cho. La pri­me­ra vez fue só­lo una so­la pa­re­ja la que anidó con éxi­to.

DP­lu­ma­je: las crías de fla­men­co sa­len del cas­ca­rón con el plu­ma­je blan­co-gris, pe­ro las plu­mas del adul­to son de co­lor ro­sa lu­mi­no­so a ro­jo, de­bi­do a ca­ro­te­noi­des ob­te­ni­dos de su alimento.

Re­pro­duc­ción: pre­fie­ren criar en zo­nas de aguas so­me­ras con abun­dan­te fan­go, muy sen­si­bles a las va­ria­cio­nes en las zo­nas de cría, re­nun­cian­do al­gu­nas co­lo­nias a la pues­ta de hue­vos si las con­di­cio­nes no son las ne­ce­sa­rias. A los 10 días de vi­da pue­den na­dar. J Des­crip­ción: po­see un cue­llo muy lar­go. Sus pa­tas ro­sa­das son pal­mea­das y las uti­li­zan pa­ra re­mo­ver el sus­tra­to pa­ra en­con­trar el alimento. Son bue­nos na­da­do­res y vue­lan con el cue­llo y las pa­tas ex­ten­di­das, li­ge­ra­men­te caí­das.

JF­la­men­co, de fla­ma: la pa­la­bra ‘fla­men­co’ pro­vie­ne de ‘fla­ma’, ha­cien­do re­fe­ren­cia a la sen­sa­ción de fue­go que da el co­lor de sus alas abier­tas cuan­do vue­lan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.