AN­DA­LU­CÍA ERA UNA FIES­TA

Diario de Jerez - - OPINIÓN - FER­NAN­DO TA­BOA­DA

ES­TÁ muy arre­pen­ti­do. Si ya gas­tar el di­ne­ro en ba­res de pu­tas tie­ne bas­tan­te ma­la pren­sa, cuan­do lo que se gas­ta es di­ne­ro pú­bli­co, pe­ro a lo gran­de, pue­den has­ta ro­dar ca­be­zas. Y si el que se co­rría se­me­jan­tes pa­rran­das, pa­ra col­mo, te­nía por en­ton­ces el car­né de un par­ti­do que pre­su­me de ser fe­mi­nis­ta y de que­rer abo­lir la pros­ti­tu­ción, más mo­ti­vos ten­drá, aho­ra que lo han pi­lla­do, pa­ra de­cir tie­rra, trá­ga­me.

Por eso el se­ñor que fue di­rec­tor de la fun­da­ción que ges­tio­na­ba los fon­dos pa­ra la for­ma­ción de los pa­ra­dos an­da­lu­ces es­tá aho­ra pe­ro que muy arre­pen­ti­do. La pe­na es que no se arre­pin­tie­ra un po­co an­tes y –en vez de an­dar gas­tan­do a ma­nos lle­nas el di­ne­ro de to­dos por los clu­bes de al­ter­ne de me­dia An­da­lu­cía– no hu­bie­ra pre­fe­ri­do en­tre­te­ner­se el hom­bre ha­cien­do sen­de­ris­mo, que re­sul­ta más eco­nó­mi­co.

Se­gún ha de­cla­ra­do al fis­cal, fue por pu­ro des­pis­te que pa­ga­ra la fac­tu­ra de esos pu­ti­fe­rios con di­ne­ro pú­bli­co, pues con­fun­dió su tar­je­ta de cré­di­to con la tar­je­ta que lle­va­ba pa­ra gas­tos ins­ti­tu­cio­na­les. Y no te­ne­mos por qué du­dar de su pa­la­bra. De lo que sí ha­brá que du­dar es de quien nom­bró a se­me­jan­te al­ma de cán­ta­ro pa­ra un pues­to de tan­ta res­pon­sa­bi­li­dad, por­que al­guien así, ca­paz de equi­vo­car­se diez ve­ces se­gui­das a la ho­ra de pa­gar aque­llas fa­rras, qui­zás no sea la per­so­na más ade­cua­da pa­ra ges­tio­nar lue­go pre­su­pues­tos mi­llo­na­rios.

En su des­car­go ha­brá que re­co­no­cer que, con esa sin­gu­lar manera de fo­men­tar el em­pleo, tal vez no es­tu­vie­se ayu­dan­do a me­jo­rar la for­ma­ción aca­dé­mi­ca de los pa­ra­dos an­da­lu­ces, pe­ro sí que es­ta­ba crean­do ri­que­za en la re­gión. Por­que hay al­go que no se pue­de ne­gar: la mal­ver­sa­ción de fon­dos pú­bli­cos, aun­que no es­té bien vis­ta, ha­ce que el ca­pi­tal cam­bie de ma­nos con­ti­nua­men­te, re­vier­ta en sec­to­res co­mo la hos­te­le­ría, y eso siem­pre ani­ma­rá la eco­no­mía de un país.

Pue­de que las de es­ta gen­te no sean con­duc­tas ejem­pla­res, pe­ro hay que re­co­no­cer que el di­ne­ro que se des­vía en Es­pa­ña pa­ra dis­fru­te ex­clu­si­vo de quie­nes lo ad­mi­nis­tran qui­zás no es­té re­per­cu­tien­do de manera di­rec­ta en el sec­tor al que iba des­ti­na­do, pe­ro sí que es­tá crean­do una can­ti­dad enor­me de em­pleos in­di­rec­tos. En con­ce­sio­na­rios de co­ches, por ejem­plo; en ba­rras ame­ri­ca­nas, en fá­bri­cas de hie­lo y en to­das esas ma­ris­que­rías que pi­llan cer­ca de los or­ga­nis­mos ofi­cia­les.

Des­de aque­lla mi­nis­tra tan cuca, que su­fra­ga­ba las cu­chi­pan­das in­fan­ti­les de sus re­to­ños in­vir­tien­do fon­dos pú­bli­cos en la com­pra de con­fe­ti, has­ta esos di­rec­to­res ge­ne­ra­les a los que les sube el áci­do úri­co en cuan­to des­cu­bren que las ci­ga­las tam­bién se pue­den co­mer a fon­do per­di­do, no nos po­de­mos ha­cer una idea de la can­ti­dad de pues­tos de tra­ba­jo que ge­ne­ra la des­acre­di­ta­da co­rrup­ción. En­tre ca­vas de pu­ros, des­ti­le­rías y se­ca­de­ros de ja­món; en­tre ca­me­llos, chu­los y de­más con­se­gui­do­res, ¿no se es­tá dan­do de co­mer a mu­cha gen­te? Re­ca­pa­ci­te­mos, en­ton­ces, an­tes de cri­ti­car es­tos mo­de­los de ges­tión y de pe­dir que rue­den las ca­be­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.