POR MÍ PRI­ME­RO Y POR TO­DOS MIS COM­PA­ÑE­ROS

Dis­cul­pa que te per­do­ne

Diario de Jerez - - JEREZ - JUAN ALFONSO RO­ME­RO

¿ Es que na­die con dos de­dos de fren­te quie­re ser pre­si­den­te? El pre­si­den­te del Go­bierno tie­ne “un fa­llo de pro­to­co­lo”. Aho­ra le lla­man “fa­llo de pro­to­co­lo” a ha­cer el ri­dícu­lo. Es­to no de­be­ría ser nin­gu­na gra­cia, que no lo es. Nos es­ta­mos acos­tum­bran­do a que lo ex­cep­cio­nal se ha­ga co­ti­diano. Un país que tie­ne que aguan­tar que un opor­tu­nis­ta se mo­fe en las na­ri­ces de to­dos y ca­da uno de los ciu­da­da­nos es­pa­ño­les tam­po­co de­be­ría ser una gra­cia, que no lo es. Un Go­bierno pac­tan­do con los que quie­ren des­truir nues­tro país no tie­ne sen­ti­do. Pac­tan pe­ro di­cen que de­fien­den la uni­dad de Es­pa­ña. Ri­dí­cu­la es­tra­te­gia pa­ra ga­nar tiem­po. Só­lo se tra­ta de ga­nar tiem­po por­que les da igual Es­pa­ña. ¿Se­rá que yo soy muy li­mi­ta­do y no lle­go a al­can­zar el gran ob­je­ti­vo del ac­tual Go­bierno? Só­lo pa­re­ce que quie­re ga­nar tiem­po.

Sa­be y co­no­ce que sus días es­tán con­ta­dos en Mon­cloa y por ese mis­mo mo­ti­vo es­tá apro­ve­chan­do el ti­rón y ga­nan­do tiem­po, pe­ro ¿pa­ra qué? ¿Pa­ra ir a con­cier­tos en el avión ofi­cial? ¿Pa­ra pa­sear en he­li­cóp­te­ro ofi­cial?

Des­de fue­ra pa­re­ce eso, que es­tá apro­ve­chan­do el ti­rón, la opor­tu­ni­dad que ha con­se­gui­do en per­jui­cio de Es­pa­ña. Es­ta­mos en una si­tua­ción ex­tra­ña que no de­be­ría ser ha­bi­tual. No sé si es por el turno his­tó­ri­co, ten­den­cias de la evo­lu­ción cons­tan­te, fuer­zas ocul­tas (teo­ría de la cons­pi­ra­ción) o bien –pa­re­ce la más evi­den­te– por­que nos lo he­mos ga­na­do a pul­so con tan­to pa­so­tis­mo.

Es­ta­mos en una so­cie­dad alie­na­da que re­cuer­da aque­lla fra­se fa­mo­sa que di­jo Karl Marx en 1844: “La re­li­gión es el opio del pue­blo”, cuan­do aho­ra no es la re­li­gión, es el es­ta­do de inac­ción, la va­gan­cia, la es­tan­da­ri­za­ción de nues­tra vo­lun­tad mo­ni­to­ri­za­ra por las fuer­zas in­vi­si­bles, los gru­pos de po­der que do­mi­nan los grandes men­sa­jes y ma­ni­pu­lan nues­tra vo­lun­tad, im­po­nen nues­tros há­bi­tos y nues­tros mo­vi­mien­tos. Ya ni se es­cu­cha de­cir “con la Igle­sia he­mos to­pa­do”. La re­li­gión ya no es el opio del pue­blo, aho­ra nos echan otra ‘sus­tan­cia’ pa­ra ador­mi­lar­nos’.

Si Marx exis­tie­ra le da­ba un ata­que al co­ra­zón, co­mo a mu­chos lí­de­res his­tó­ri­cos. Aho­ra el opio del pue­blo es el ‘po­pu­lis­mo ba­ra­to’. Sa­car a Fran­co de la tum­ba y su­bir el sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal sa­bien­do que no se pue­de asu­mir. En to­do ca­so es una bue­na e im­pac­tan­te no­ti­cia tác­ti­ca (ga­nar tiem­po, per­der de­trac­to­res). Eso en eco­no­mía se lla­ma ca­pa­ci­dad de ab­sor­bi­bi­li­dad. ¿Es ca­paz la em­pre­sa o la ins­ti­tu­ción de ab­sor­ber real­men­te la idea que ha te­ni­do un ilu­mi­na­do? Pues eso es lo que te­ne­mos, que pa­ra ga­nar tiem­po di­ce co­sas que no se pue­den cum­plir, me­te la pa­ta en la re­cep­ción en la Ca­sa Real, no con­ce­de rue­das de pren­sa pa­ra pre­gun­tas de los pe­rio­dis­tas en las com­pa­re­cen­cias que ha­ce –cuan­do las ha­ce–. ¿Os ima­gi­náis que al­guien de otro par­ti­do ha­ce eso de no con­ce­der rue­das de pren­sa a los pe­rio­dis­tas du­ran­te más de dos me­ses? En fin, una si­tua­ción cuan­do me­nos ex­tra­ña y muy per­ju­di­cial pa­ra Es­pa­ña.

Mien­tras tan­to en An­da­lu­cía pre­pa­ra­mos elec­cio­nes pa­ra el 2 de di­ciem­bre. A ver qué ocu­rre que no se se­pa... Y en nues­tro Je­rez ya ve­mos en nues­tro día a día la de co­sas que se es­tán arre­glan­do y sus co­rres­pon­dien­tes fo­tos mues­tra de la ve­ni­de­ra cam­pa­ña, de las elec­cio­nes que, con au­sen­cia de opo­si­ción co­no­ci­da, au­gu­ran una in­ten­sa y cons­tan­te pre­sen­cia de po­lí­ti­cos y pe­leas lle­nas de grandes pro­yec­tos con eso de “y tú más, no, tú más” y la ca­sa sin ba­rrer.

En re­su­mi­das cuen­tas, que to­do el sis­te­ma es­tá orien­ta­do al ser­vi­cio de unos cuan­tos, de la cas­ta co­mo di­ría ‘el co­le­ta’, que has­ta él mis­mo ya for­ma par­te de ella y de sus bon­da­des. To­do el apa­ra­to po­lí­ti­co pa­re­ce gi­rar pa­ra su pro­pio afán, pa­ra su pro­pio be­ne­fi­cio en to­das sus fa­ce­tas y ol­vi­dán­do­se del prin­ci­pal pro­ta­go­nis­ta: el ciu­da­dano. To­do va­le si al fi­nal el po­lí­ti­co con­si­gue su ob­je­ti­vo per­so­nal. Da igual que los ciu­da­da­nos sal­ga­mos muy per­ju­di­ca­dos, lo que importa es que yo me que­de en Mon­cloa, que ga­ne mi par­ti­do, co­lo­car a mis amigos en los pues­tos im­por­tan­tes de la es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca a ba­se de per­jui­cios pa­ra Es­pa­ña. ¿Des­po­tis­mo ilus­tra­do? “To­do pa­ra el pue­blo, pe­ro sin el pue­blo”, ¿esa es la con­tra­se­ña? Da igual que te pi­llen en unas gra­ba­cio­nes cons­pi­ran­do, da igual que di­mi­tan dos o ca­si tres mi­nis­tros en un cuar­to de ho­ra, da igual que pla­gies el doc­to­ra­do. Lo im­por­tan­te es aguan­tar el ti­rón por­que ¡Es­pa­ña da igual! Y va­ya us­té con­dió.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.