El San­to Cru­ci­fi­jo o la ele­gan­cia ‘co­fra­die­ra’

El gran pro­yec­to de la her­man­dad en es­ta le­gis­la­tu­ra se­rá el tem­ple­te que cu­bra la cus­to­dia de Juan Lau­reano de Pi­na en la pro­ce­sión de Mi­ner­va

Diario de Jerez - - JEREZ - Ma­nuel Sotelino

El San­to Cru­ci­fi­jo de la Sa­lud es una de las grandes co­fra­días de la Se­ma­na San­ta de Je­rez. De una pa­rro­quia co­mo San Mi­guel con arrai­go y mu­cha his­to­ria, no te­nía más re­me­dio que na­cer una gran her­man­dad. Na­ce en la se­gun­da par­te del si­glo XVI y su ori­gen se si­túa con los agus­ti­nos que cus­to­dia­ban la an­ti­gua er­mi­ta de Guía. Po­co tiem­po des­pués, y sin que exis­ta he­cho do­cu­men­tal que res­pon­da a una ra­zón con­cre­ta, la cor­po­ra­ción se tras­la­da a la pa­rro­quia de San Mi­guel, don­de re­si­de has­ta nues­tros días. Pos­te­rior­men­te, exis­te cons­tan­cia de su di­so­lu­ción en­tre el fi­nal del si­glo XVIII y el co­mien­zo del XIX. En 1928 se re­or­ga­ni­za en San Mi­guel; sien­do la que ac­tual­men­te ve­mos en la ma­dru­ga­da del Vier­nes San­to.

No­ven­ta años de his­to­ria sin que se ha­ya or­ga­ni­za­do sa­li­da ex­tra­or­di­na­ria. Na­die ha pues­to el gri­to en el cie­lo, que se se­pa. Pe­ro en cual­quie­ra de los ca­sos, no­ven­ta años con nom­bres his­tó­ri­cos co­mo fue­ron Juan de Ma­ta Ló­pez de Me­ne­ses, Pe­dro Do­mecq Ri­ve­ro –mar­qués de Do­mecq- o el re­cor­da­do Ra­fael Cruz Mo­lins. De aque­llos tiem­pos de co­fra­des ran­cios que te­nían las ideas cla­ras de lo que que­rían lle­var a ca­bo, en el San­to Cru­ci­fi­jo de la Sa­lud se ha lle­ga­do a la ac­tua­li­dad sin te­ner que cam­biar mu­chos can­de­le­ros. Ac­tual­men­te, Ra­fael Jor­ge Ra­ce­ro es su her­mano ma­yor. Car­go del que to­mó po­se­sión ha­ce es­ca­sas fe­chas. “Ra­fael Cruz fue real­men­te mi abue­lo. Por los ava­ta­res de la vi­da, mi pa­dre se crió en ca­sa de sus tíos. Ra­fael Cruz era tío po­lí­ti­co. No­so­tros siem­pre le he­mos lla­ma­do abue­lo. Y es que real­men­te lo fue”, afir­ma Ra­ce­ro.

Ra­fael Jor­ge re­co­ge el tes­ti­go de Mar­tín Cor­tés. Se tra­ta de una con­ti­nui­dad que pro­si­gue en una co­fra­día en la que to­do sigue por la mis­ma lí­nea. “No so­mos una her­man­dad com­pli­ca­da. He­mos te­ni­do nues­tros tiem­pos me­nos bue­nos, pe­ro nun­ca he­mos es­ta­do to­tal­men­te di­vi­di­dos. El pri­mer ca­bil­do que pre­si­dí no­té co­mo la her­man­dad es to­da una mis­ma co­sa. Lo te­ne­mos muy cla­ro”, co­men­ta el her­mano ma­yor.

La jun­ta de go­bierno asu­me el más com­pli­ca­do de los pro­ble­mas que exis­te en la cor­po­ra­ción. Un pa­tri­mo­nio ex­qui­si­to que re­si­de en sus vi­tri­nas. Te­ner y man­te­ner el ma­yor y me­jor al­tar de in­sig­nias, un pa­lio di­se­ña­do por Ro­drí­guez Oje­da o un pa­so de mis­te­rio que es una jo­ya no es ta­rea fá­cil. En San Mi­guel sa­ben per­fec­ta­men­te de es­ta ma­te­ria cuan­do ha­ce tres años el ca­nas­to aca­bó em­pa­pa­do de agua co­mo con­se­cuen­cia de la fu­ga en una tu­be­ría de agua. “Nun­ca hay mal que por bien no ven­ga. Y cier­ta­men­te cuan­do vi­mos el pro­ble­ma llo­ra­mos mu­chos. Pen­sá­ba­mos que no ha­bía so­lu­ción al ver el do­ra­do to­tal­men­te em­pa­pa­do de agua. Pe­ro Da­vid de Paz ha he­cho un tra­ba­jo mag­ní­fi­co. Aho­ra po­de­mos ver la ver­da­de­ra jo­ya que Cu­rri­to ‘El Do­ra­dor’ ha­bía cons­trui­do. La ri­que­za de los ma­ti­ces de la va­ria­da po­li­cro­mía y el ta­lla­do has­ta el úl­ti­mo rin­cón del ca­nas­to ele­va­ban es­te pa­so a una ca­te­go­ría mu­cho más al­ta de la que pen­sá­ba­mos”, ex­pli­ca Ra­fael Jor­ge.

Aho­ra, la her­man­dad tie­ne un am­bi­cio­so pro­yec­to al que ha­cer fren­te. Y en es­ta oca­sión no se tra­ta de un tra­ba­jo de re­cu­pe­ra­ción o res­tau­ra­ción. “En es­ta le­gis­la­tu­ra va­mos a co­men­zar a ha­cer el tem­ple­te pa­ra la cus­to­dia que sus­ten­ta al San­tí­si­mo Sa­cra­men­to en la pro­ce­sión de Mi­ner­va”, co­men­ta el her­mano ma­yor. Des­de la dé­ca­da de los cin­cuen­ta, la an­ti­gua her­man­dad sacramental de la pa­rro­quia que­da­ba fu­sio­na­da con la del San­to Cru­ci­fi­jo. Y así has­ta la ac­tua­li­dad en una de las pro­ce­sio­nes más de­li­cio­sas de to­do el ca­len­da­rio co­fra­de. El pá­rro­co de San Mi­guel, el sa­cer­do­te Ma­nuel Lo­zano Ji­mé­nez, en­co­mien­da es­ta la­bor a la her­man­dad pa­ra que va­yan co­lo­can­do los ci­mien­tos de es­te gran pro­yec­to. “Te­ne­mos que te­ner en cuen­ta que no se tra­ta de una cus­to­dia cual­quie­ra. Es­ta­mos ha­blan­do de una de las pie­zas de or­fe­bre­ría más im­por­tan­tes de la ciu­dad y qui­zá de An­da­lu­cía. La cin­ce­ló Juan Lau­reano de Pi­na. Así que es­ta cus­to­dia no pue­de lle­var cual­quier tem­ple­te. Hay que ha­cer al­go muy es­pe­cial. Ese va a ser nues­tro gran pro­yec­to”, co­men­ta Ra­ce­ro. Un tem­ple­te que ven­drá a sus­ti­tuir el del Ro­sa­rio de Mon­ta­ñe­ses que ca­da año iba so­bre la cus­to­dia y que aho­ra se en­cuen­tra en una im­por­tan­te fa­se de res­tau­ra­ción. Tan­to es así que ni tan si­quie­ra el pa­sa­do vier­nes pu­do sa­lir con la be­llí­si­ma ima­gen del Ro­sa­rio en su tra­di­cio­nal pro­ce­sión.

Mar­can­do es­ti­lo

La her­man­dad del San­to Cru­ci­fi­jo de la Sa­lud es de esas ins­ti­tu­cio­nes co­fra­des que mar­can las pau­tas. De es­tas co­fra­días que pa­san por las ca­lles en la ma­dru­ga­da del Vier­nes San­to sin ha­cer mu­cho rui­do pe­ro que es im­pres­cin­di­ble ver si se quie­re vi­vir la Se­ma­na San­ta de la ciu­dad. Tú­ni­cas de ruan ne­gro con cin­tu­rón de es­par­to. Una ima­gen de cru­ci­fi­ca­do que es quin­tae­sen­cia de las imá­ge­nes del Se­ñor en la cruz ba­jo el es­ti­lo del ba­rro­co an­da­luz. Ta­lla­do por Jo­sé de Ar­ce cuan­do acu­dió a la pa­rro­quia a cul­mi­nar el re­ta­blo que ini­cia­ra Juan Mar­tí­nez Mon­ta­ñés. La Vir­gen de la En­car­na­ción es obra de Cas­ti­llo Las­truc­ci. Una be­lla ima­gen de Do­lo­ro­sa que lle­va un pa­so de pa­lio que es una jo­ya. Con di­se­ño de Ro­drí­guez Oje­da y en­ri­que­ci­do por Jo­sé Gui­ller­mo Ca­rras­qui­lla en las caí­das, pa­lio y man­to. Su al­tar de in­sig­nias es in­me­jo­ra­ble y com­ple­tí­si­mo. To­do ello lle­va­do a ca­bo por co­fra­des de otro tiem­po ¿Qué pen­sa­ría Juan de Ma­ta o Ra­fael Cruz de es­tos tiem­pos actuales de ex­tra­or­di­na­rias y cam­bios en las her­man­da­des? Ra­fael Jor­ge Ra­ce­ro es bas­tan­te ex­plí­ci­to al res­pon­der que “ellos no lo en­ten­de­rían. Y es que es com­pli­ca­do en­ten­der có­mo se an­te­po­nen ac­tual­men­te otras vo­lun­ta­des a las pro­pias de ser ca­da uno muy de su her­man­dad. Ra­fael Cruz de­cía que él an­te to­do era muy del San­to Cru­ci­fi­jo. Yo pien­so que con es­ta idea nos po­dría­mos que­dar to­dos. Muy de nues­tra her­man­dad pe­ro sin ol­vi­dar que no se pue­de per­ju­di­car a na­die. La so­li­da­ri­dad en­tre las her­man­da­des es muy ne­ce­sa­ria. Y to­do es­to sin per­der nues­tra brú­ju­la que no es otra que que­rer al má­xi­mo a nues­tras pro­pias cor­po­ra­cio­nes”. Tan cla­ra la afir­ma­ción co­mo la cons­tan­cia de que vie­ne una gran co­fra­día cuan­do en la ma­dru­ga­da se te acer­ca por la ca­lle la mag­ní­fi­ca cruz de guía del San­to Cru­ci­fi­jo de la Sa­lud.

La ima­gen del San­to Cru­ci­fi­jo re­fle­ja la quin­tae­sen­cia del ba­rro­co an­da­luz

PAS­CUAL

Ra­fael Jor­ge Ra­ce­ro pre­si­driá la her­man­dadd de San Mi­geul en los pró­xi­mos cua­tro años. .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.