El ter­cer pa­so de la co­fra­día

El Sim­pe­ca­do del San­to Cru­ci­fi­jo es una obra cum­bre de Ca­rras­qui­lla

Diario de Jerez - - JEREZ - M. S.

Uno de los te­so­ros que la Se­ma­na San­ta de Je­rez es el Sim­pe­ca­do que la her­man­dad del San­to Cru­ci­fi­jo sa­ca a las ca­lles ca­da ‘No­che de Je­sús’. En­tre los mu­chos di­chos que se ma­ne­jan en­tre los co­fra­des, a es­te es­tan­dar­te siem­pre se le ha de­no­mi­na­do co­mo el ter­cer pa­so de la co­fra­día. Se tra­ta de una obra cum­bre de Jo­sé Gui­ller­mo Ca­rras­qui­lla.

Al pa­re­cer, cuan­do la her­man­dad lle­gó al ta­ller de Ca­rras­qui­lla pa­ra pro­po­ner el pro­yec­to del Sim­pe­ca­do, el co­no­ci­do bor­da­dor se­vi­llano aca­ba­ba de re­ci­bir un “no” de la her­man­dad de la Amar­gu­ra de Se­vi­lla. El di­se­ño no aca­ba­ba de en­ca­jar y se le so­li­ci­tó al bor­da­dor un nue­vo pro­yec­to. Aque­llo en­fa­dó mu­cho a Ca­rras­qui­lla, cuen­tan en la her­man­dad. Cuan­do en el ta­ller apa­re­cie­ron los co­fra­des je­re­za­nos Ca­rras­qui­lla vio la luz. “Ten­go un di­se­ño que no vais a de­cir que no por­que es una jo­ya”. Una vez re­vi­sa­do el mag­ní­fi­co pro­yec­to el en­car­go que­dó he­cho. Fue es­tre­na­do en 1949 y es­tá ba­sa­do en bor­da­dos en oro so­bre ter­cio­pe­lo tur­que­sa. La ima­gen cen­tral es obra de Se­bas­tián San­tos con una mag­ní­fi­ca ré­pli­ca de la “Cie­gue­ci­ta” de Mar­tí­nez Mon­ta­ñés. Es de­cir, una In­ma­cu­la­da.

El es­tan­dar­te es tan pe­sa­do que siem­pre lo lle­va un her­mano anó­ni­mo que co­no­ce los se­cre­tos pa­ra po­der sa­car­lo y traer­lo a San Mi­guel de una pie­za. “Du­ran­te mu­chos años lo lle­vó un co­fra­de muy co­no­ci­do que no va­mos a des­ve­lar por aque­llo del ano­ni­ma­to. Des­de ha­ce al me­nos diez años, es otro her­mano es el que lo lle­va. Pe­ro re­cuer­do que cuan­do pi­dió lle­var­lo, tu­vi­mos que re­unir­nos con los dos pa­ra que el que lo de­ja­ba le ex­pli­ca­ra la téc­ni­ca que siem­pre tie­ne que es­tar acom­pa­ña­da por la fuer­za”, ex­pli­ca Ra­fael Jor­ge Ra­ce­ro, her­mano ma­yor de la cor­po­ra­ción.

Siem­pre se ha di­cho que cuan­do so­pla mu­cho vien­to se de­ja en San Mi­guel. Pe­ro es­ta ase­ve­ra­ción no de­ja de ser una le­yen­da ur­ba­na. “Que yo se­pa, siem­pre se ha sa­ca­do”, co­men­ta Ra­ce­ro. Tan­to es así que en el año 2006 hu­bo un fuer­te vien­to de le­van­te en la ma­dru­ga­da. Aun así, el Sim­pe­ca­do salió a la ca­lle. “Re­cuer­do que cuan­do lle­gá­ba­mos a San Mi­guel, el dipu­tado de tra­mo iba sos­te­nien­do por el asta el es­tan­dar­te pa­ra ayu­dar al na­za­reno que lo por­ta­ba que ya iba con las fuer­zas jus­tas”, con­clu­ye el her­mano ma­yor.

PAS­CUAL

Ima­gen del Sim­pe­ca­do de la her­man­dad del San­to Cru­ci­fi­jo de la Sa­lud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.