BO­LA EX­TRA CO­FRA­DE

Diario de Jerez - - JEREZ - 5MANUEL SOTELINO mso­te­lino@dia­rio­de­je­rez.com

DE to­das las his­to­rias que lle­gan a es­ta re­dac­ción co­fra­de hoy en­tre­sa­co una de ellas por ser co­mo una pa­ra­do­ja que pa­re­ce cal­ca­da de la reali­dad.

Re­sul­ta que en un bar co­fra­de ha­bía una de esas fa­mo­sas má­qui­nas re­crea­ti­vas don­de una bo­li­ta va dan­do vuel­tas so­bre un ta­ble­ro con cier­ta pen­dien­te. La lla­man pin­ball. En aque­lla má­qui­na re­crea­ti­va ha­bía cier­tas po­si­bi­li­da­des de con­se­guir lo que se de­no­mi­na­ba una bo­la ex­tra, es de­cir, una ju­ga­da más de re­ga­lo. Pa­ra con­se­guir una bo­la ex­tra era ne­ce­sa­rio dar­le a una dia­na cuan­do se ilu­mi­na­ba con un chi­llón co­lor ro­jo. Y si con­se­guías el acier­to en tres oca­sio­nes, la má­qui­na sol­ta­ba un cru­ji­do y una voz de ul­tra­tum­ba de­cía: “Bo­la ex­tra”.

Aque­llo mo­ti­va­ba a los co­fra­des que fre­cuen­ta­ban el bar por­que era cier­ta­men­te com­pli­ca­do con­se­guir­la. Era al­go ex­tra­or­di­na­rio. Sin em­bar­go, el due­ño de la má­qui­na, que ca­da dos se­ma­nas apa­re­cía pa­ra lle­var a ca­bo el man­te­ni­mien­to, fue cam­bian­do el sis­te­ma de jue­go y ya tan só­lo eran dos ve­ces en la dia­na pa­ra el ¡bo­la ex­tra! Pa­sa­do un tiem­po, con tan só­lo una vez ha­bía pre­mio. Lo cier­to es que la gen­te co­men­zó a cul­par al due­ño del bar que te­nía ca­ra de her­mano ma­yor y ame­na­za­ba con una in­sig­nia en la mano cuan­do al­gún clien­te se ne­ga­ba a pa­gar. Lo in­tere­san­te de to­do aque­llo era que la bo­la ex­tra era po­co más o me­nos que una odi­sea con­se­guir­la. Pe­ro al fi­nal re­sul­tó que lo más com­pli­ca­do era ju­gar sin que la má­qui­na te re­ga­la­ra una ti­ra­da de más.

El fa­bri­can­te pen­só que con más fa­ci­li­da­des la gen­te ju­ga­ría más y ha­bría más re­cau­da­ción. Pe­ro no fue así. Lo re­la­ti­vi­zó de­ma­sia­do y el ti­ro salió por la cu­la­ta. Y las bo­las ex­tras cai­gan con la mis­ma fa­ci­li­dad que la se­gun­da cer­ve­za en ese bar co­fra­de en pleno mes de agos­to.

Los clien­tes de­ja­ron la má­qui­na apar­ta­da en un rin­cón y to­dos se ol­vi­da­ron de ella. Y el fa­bri­can­te tuvo que lle­vár­se­la a su gran na­ve don­de con­tro­la­ba la dis­tri­bu­ción de bo­las ex­tras por la ciu­dad. Y el ne­go­cio, al fi­nal, se ce­rró.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.