La can­te­ra del PSOE so­ña­da por PP y Cs

An­da­lu­cía es el ob­je­to de de­seo de los dos par­ti­dos de cen­tro­de­re­cha, que as­pi­ran el 2 de di­ciem­bre a des­ban­car a Su­sa­na Díaz tras 40 años de he­ge­mo­nía so­cia­lis­ta

Diario de Jerez - - ANDALUCÍA - PI­LAR CERNUDA

EN San Tel­mo, se­de del Go­bierno an­da­luz, Su­sa­na Díaz y su equi­po no pa­ran de ha­cer cuen­tas y ana­li­zar son­deos. Tam­bién lo ha­cen en el PP-A, con Juan­ma Mo­reno a la ca­be­za en la ca­lle San Fer­nan­do, Te­re­sa Ro­drí­guez en Cá­diz y con más an­sie­dad Al­bert Ri­ve­ra en la se­de na­cio­nal de Ciu­da­da­nos (Cs) al la­do de la pla­za de Las Ven­tas. Las elec­cio­nes del 2 de di­ciem­bre no han pi­lla­do a na­die de sor­pre­sa, to­dos tie­nen los de­be­res he­chos, las lis­tas más o me­nos re­suel­tas, las cam­pa­ñas es­bo­za­das y con­tac­ta­dos los lí­de­res na­cio­na­les que más gus­tan a los an­da­lu­ces pa­ra su­mar­se a las ca­ra­va­nas. To­do es­tá abier­to, na­da es tan sim­ple co­mo ver si PP y Cs su­man más vo­tos que PSOE y Ade­lan­te An­da­lu­cía, la coa­li­ción crea­da por la po­de­mi­ta –¿o ex?– Te­re­sa Ro­drí­guez y An­to­nio Maí­llo, de IU, con va­rios par­ti­dos mi­no­ri­ta­rios de iz­quier­das. Aun­que en el PP es­tán con­ven­ci­dos de que Cs lle­ga­ría a un acuer­do si con­si­guen la ma­yo­ría su­fi­cien­te, en las fi­las so­cia­lis­tas no des­car­tan que la for­ma­ción na­ran­ja, que apo­yó a Díaz en es­ta le­gis­la­tu­ra, vuel­va a acer­car­se a ella tras unas elec­cio­nes que, si se man­tie­ne la po­si­ción de Ri­ve­ra a en es­tos dos úl­ti­mos años, cuan­do de­cía que no se que­da­ría al mar­gen de los go­bier­nos que apo­ya­ra, po­drían sig­ni­fi­car que los can­di­da­tos de Cs asu­mie­ran, al fin, res­pon­sa­bi­li­da­des de ges­tión, a lo que se han ne­ga­do has­ta aho­ra en to­da Es­pa­ña.

En el equi­po de Pa­blo Ca­sa­do ni se plan­tean que Cs vuel­va a pac­tar con Díaz. Es más, sus en­cues­tas dan aho­ra ven­ce­dor al PSOE, con el PP se­gun­do se­gui­do por Cs y, bas­tan­te más atrás, Ade­lan­te An­da­lu­cía, pe­ro con­fie­san que si hu­bie­ra sor­pas­so, y Cs los ade­lan­ta­ra, asu­mi­rían que “to­ca” apo­yar a ese Go­bierno pa­ra apro­ve­char “la opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca de aca­bar con el eterno Eje­cu­ti­vo so­cia­lis­ta en An­da­lu­cia”, se­gún un di­ri­gen­te po­pu­lar. Pien­san que esa po­si­ción ten­dría Ciu­da­da­nos si fue­ra a la in­ver­sa, que res­pal­da­rían un Go­bierno del PP, en se­gun­da po­si­ción, si en­tre los dos par­ti­dos su­ma­ran ma­yo­ría ab­so­lu­ta “por­que de no ha­cer­lo sus vo­tan­tes no le per­do­na­rían que vol­vie­ran a per­mi­tir un Eje­cu­ti­vo de iz­quier­das”. Sin em­bar­go, na­da es­tá for­mal­men­te ha­bla­do en­tre PP y Cs, y mu­cho me­nos es­cri­to, aun­que es evi­den­te que la re­la­ción en­tre los dos par­ti­dos ha me­jo­ra­do des­de que Ca­sa­do es­tá al fren­te del PP y su re­la­ción con Ri­ve­ra es muy cer­ca­na. Aun así, na­da se pue­de pre­de­cir y no es des­car­ta­ble que, si Ri­ve­ra lo ve con­ve­nien­te, pu­die­ra apo­yar nue­va­men­te a Díaz pa­ra apun­tar­se el tan­to de que blo­quea la po­si­bi­li­dad de que los an­da­lu­ces aca­ben con Po­de­mos en el Go­bierno re­gio­nal.

EL TI­RÓN DE ARRI­MA­DAS

El es­ce­na­rio es en­dia­bla­do, por las mu­chas com­bi­na­cio­nes po­si­bles pa­ra for­mar Go­bierno en fun­ción de los re­sul­ta­dos. Si PP y Cs su­man su­fi­cien­te pa­ra des­alo­je al PSOE des­pués de go­bier­nos so­cia­lis­tas en to­da la eta­pa de de­mo­cra­cia, es ló­gi­co acep­tar que sea la se­gun­da fuer­za –si el PSOE man­tie­ne la pri­me­ra– la que ocu­pe el des­pa­cho de San Tel­mo. Y aun­que hoy Cs es ter­ce­ro en los son­deos, cuen­ta con un fac­tor muy po­ten­te pa­ra in­ten­tar el asal­to a la se­gun­da pla­za, y lo re­co­no­ce el pro­pio PP: Inés Arri­ma­das, una po­lí­ti­ca con fuer­za, per­so­na­li­dad, ca­ris­ma, que gus­ta in­clu­so a quie­nes no quie­ren sa­ber na­da de Cs y de Ri­ve­ra... y que es an­da­lu­za. Y ejer­ce, via­ja a me­nu­do a Je­rez y, en cuan­to pi­sa su tie­rra de ori­gen, re­cu­pe­ra su acen­to an­da­luz y ex­pre­sa su preo­cu­pa­ción por los pro­ble­mas de su gen­te. Juan Ma­rín es un can­di­da­to gris que no ha des­ta­ca­do co­mo pre­si­den­te de Cs en An­da­lu­cía ni tam­po­co co­mo par­la­men­ta­rio re­gio­nal, pe­ro la per­so­na­li­dad de Arri­ma­das es arro­lla­do­ra y se va a de­di­car a to­pe a con­se­guir vo­to an­da­luz pa­ra su par­ti­do; con Ri­ve­ra, por su­pues­to, que par­ti­ci­pa­rá en la cam­pa­ña tan­to o ca­si co­mo su can­di­da­ta ca­ta­la­na, pe­ro la fuer­za se­rá la que des­plie­gue Arri­ma­das en su tie­rra.

Tam­bién el PP-A en­tien­de que se­rá el lí­der na­cio­nal el que pue­da cap­tar ma­yor nú­me­ro de vo­tos. Ca­sa­do va a per­ma­ne­cer ca­si to­da la cam­pa­ña en An­da­lu­cía, con ca­ra­va­na pro­pia, los miem­bros de su Eje­cu­ti­va más re­le­van­tes y al­gu­nos di­ri­gen­tes re­gio­na­les, co­mo el ga­lle­go Fei­jóo. En tiem­pos de Ra­joy eran muy bus­ca­dos de­ter­mi­na­dos mi­nis­tros, pe­ro al­gu­nos de los que te­nían más gan­cho ya no for­man par­te del equi­po de Ca­sa­do. Es más que pro­ba­ble que par­ti­ci­pe de for­ma ac­ti­va Fá­ti­ma Bá­ñez, que no aca­ba de in­te­grar­se en el círcu­lo de Ca­sa­do aun­que man­tie­nen bue­na re­la­ción. Pe­ro las lu­chas po­lí­ti­cas a ve­ces se­pa­ran a amigos y a co­la­bo­ra­do­res.

SU­SA­NA Y PE­DRO, RI­VA­LES

Ha­brá que es­tar pen­dien­tes de la cam­pa­ña de Te­re­sa Ro­drí­guez, muy dis­tan­cia­da de Pa­blo Igle­sias y que ha ga­na­do to­das las con­fron­ta­cio­nes con la di­rec­ción na­cio­nal. Ade­lan­te An­da­lu­cía ha su­fri­do un im­por­tan­te tras­va­se de vo­tos al PSOE, pe­ro con­fía en de­te­ner esa he­mo­rra­gia y me­jo­rar los re­sul­ta­dos an­te­rio­res.

Es Su­sa­na Díaz la que ha ele­gi­do la fe­cha, y en bue­na ley hay que de­du­cir que cree que es el me­jor mo­men­to pa­ra ella. El des­gas­te del Eje­cu­ti­vo de Sán­chez le per­ju­di­ca, así co­mo que sus apo­yos sean Po­de­mos y los in­de­pen­den­tis­tas, que dos mi­nis­tros ha­yan di­mi­ti­do y que la si­tua­ción de la ti­tu­lar de Jus­ti­cia sea un es­cán­da­lo ex­cep­to pa­ra Pe­dro Sán­chez. És­te par­ti­ci­pa­rá en la cam­pa­ña lo in­dis­pen­sa­ble, las re­la­cio­nes con Díaz son inexis­ten­tes. Pe­ro ella no pue­de ol­vi­dar que en las pri­ma­rias, con Sán­chez co­mo ri­val, el ac­tual pre­si­den­te lo­gró el 30% de los vo­tos an­da­lu­ces... Y no sa­be la pre­si­den­ta si en las au­to­nó­mi­cas esos vo­tos irán al PSOE sien­do ella can­di­da­ta, o pa­ra la abs­ten­ción. Por otra par­te, Díaz tie­ne tam­bién sus pro­pios fan­tas­mas: el ca­so de los ERE o de los fon­dos de di­ne­ro pú­bli­co de la Faf­fe gas­ta­dos en pu­ti­clubs le afec­tan me­nos de lo que gus­ta­ría a la opo­si­ción, en­tre otras ra­zo­nes por­que ella no ocu­pa­ba al­tos car­gos cuan­do se pro­du­je­ron los he­chos; pe­ro sí le afec­ta el ma­les­tar por la ma­la ges­tión de su Go­bierno en las dos áreas más sen­si­bles: sa­ni­dad y edu­ca­ción.

El 2-D hay elec­cio­nes en An­da­lu­cía. El re­sul­ta­do es im­pre­de­ci­ble pe­ro las con­se­cuen­cias las co­no­ce to­do el mun­do: si Díaz pier­de el Go­bierno, se re­sen­ti­rá fuer­te­men­te el vo­to so­cia­lis­ta na­cio­nal, fun­da­men­tal pa­ra que Sán­chez se man­ten­ga en el Eje­cu­ti­vo cuan­do se ce­le­bren las ge­ne­ra­les. An­da­lu­cía es to­da­vía la prin­ci­pal can­te­ra del PSOE... con la que sue­ñan PP y Cs. Y és­ta es su opor­tu­ni­dad pa­ra ha­cer­se con ella.

RAÚL CA­RO / EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.