El ‘Jue­go de Tro­nos’ de las raí­ces de Vi­to­ria

Eva Gar­cía Sáenz de Ur­tu­ri pu­bli­ca ‘Los se­ño­res del tiem­po’, úl­ti­ma en­tre­ga de su ‘tri­lo­gía de la ciu­dad blan­ca’

Diario de Jerez - - CULTURA Y OCIO - Fran­cis­co Ca­me­ro

Pa­ra sa­ber de qué ha­bla­mos cuan­do ha­bla­mos de fe­nó­meno edi­to­rial, el de Eva Gar­cía Sáenz de Ur­tu­ri es uno de los ca­sos más es­pec­ta­cu­la­res re­gis­tra­dos en el pa­no­ra­ma na­cio­nal en los úl­ti­mos tiem­pos. Su asal­to a la ci­ma del best-se­ller co­men­zó en 2012 con La sa­ga de los lon­ge­vos:

la vie­ja fa­mi­lia, un de­but au­to­edi­ta­do di­gi­tal­men­te que se abrió pa­so con tal brío en­tre los lec­to­res de no­ve­la his­tó­ri­ca que –pa­ra re­don­dear el re­la­to lau­rea­do– no tar­dó en lla­mar la aten­ción de los mis­mos gigantes tra­di­cio­na­les que pre­via­men­te ha­bían pa­sa­do por al­to ese ma­nus­cri­to. Dos años des­pués, ya con el de­ci­si­vo múscu­lo del Gru­po Pla­ne­ta ha­cien­do fuer­za, la au­to­ra vas­ca pu­bli­có otras dos no­ve­las, Los hi­jos de Adán, con­ti­nua­ción de su

sa­ga de los lon­ge­vos ,y Pa­sa­je a Tahití, am­bas con bue­na aco­gi­da.

Pe­ro el bom­ba­zo de­fi­ni­ti­vo lle­ga­ría en 2016 con El si­len­cio de la ciu­dad blan­ca ,un th­ri­ller pro­ta­go­ni­za­do por un jo­ven ins­pec­tor de Po­li­cía, Unai Ló­pez de Aya­la, me­jor co­no­ci­do por sus amigos co­mo Kra­ken, que de­be re­sol­ver unos crímenes co­me­ti­dos si­guien­do una me­to­do­lo­gía ar­cai­ca, ca­si an­ces­tral, y prác­ti­ca­men­te idén­ti­cos a los que sa­cu­die­ron la tran­qui­la vi­da de su ciu­dad 20 años atrás. En Los ri­tos

del agua, con­ti­nua­ción de sus an­dan­zas, Kra­ken, con­de­na­do a no te­ner un día tran­qui­lo en su vi­da, tuvo que li­diar con el sá­di­co ase­si­na­to de va­rias mu­je­res em­ba­ra­za­das, en­tre ellas –ya es ma­la suer­te– su pro­pia no­via, me­dian­te un ri­tual que no se lle­va­ba a ca­bo des­de ha­cía más de 2.500 años. Es­tos dos tí­tu­los, pa­ra de­cir­lo con la fra­se he­cha pa­ra es­tas oca­sio­nes, con­si­guie­ron aga­rrar a los lec­to­res por las so­la­pas con una con­tun­den­cia ex­cep­cio­nal.

La ca­ta­ra­ta triun­fal de ci­fras lla­ma­da a lle­gar, en efec­to lle­gó: al­re­de­dor de 800.000 ejem­pla­res ven­di­dos has­ta la fe­cha de esas dos en­tre­gas, ca­si 40 edi­cio­nes, tra­duc­cio­nes a cin­co idio­mas tam­bién exi­to­sas y una muy ac­ti­va co­mu­ni­dad de lec­to­res acé­rri­mos en in­ter­net que co­men­tan las an­dan­zas del atri­bu­la­do Kra­ken co­mo si de un ami­go del al­ma se tra­ta­ra; ade­más, last but not least, de una adap­ta­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca –por aho­ra só­lo de la pri­me­ra en­tre­ga– pro­du­ci­da por el gru­po Atres­me­dia, di­ri­gi­da por Da­niel Cal­par­so­ro y pro­ta­go­ni­za­da por Be­lén Rue­da, Au­ra Garrido y Ja­vier Rey, de mo­men­to sin fe­cha de es­treno anun­cia­da pe­ro con el ro­da­je ya fi­na­li­za­do.

Y aho­ra lle­ga el fi­nal de la tri­lo­gía... al me­nos “de mo­men­to”, des­li­za la au­to­ra, no se sa­be si de­jan­do la puer­ta abier­ta a una even­tual te­tra­lo­gía o tan só­lo re­sis­tién­do­se a des­pe­dir­se de los per­so­na­jes que tan­tas “mie­les del éxi­to” –la ex­pre­sión es de ella– le han acer­ca­do a la bo­ca, sien­do só­lo una de ellas el ha­ber po­di­do to­mar­se una ex­ce­den­cia en la Uni­ver­si­dad de Ali­can­te, don­de da­ba cla­ses de op­to­me­tría, pa­ra de­di­car­se úni­ca­men­te a es­cri­bir co­mo ha­bía so­ña­do siem­pre. La no­ve­la, ter­ce­ra pues y –pa­re­ce que– úl­ti­ma de la se­rie, se ti­tu­la Los se­ño­res del tiem­po y aca­ba de lle­gar a las li­bre­rías. De la ex­pec­ta­ción que ha

Cuan­do se pi­lla el tru­co de es­cri­bir es­tas his­to­rias, ya só­lo tie­nes que te­ner cui­da­do de es­con­der bien las pis­tas”

Ves por la ciu­dad a la gen­te que va con el li­bro en la mano. Es bo­ni­to ha­ber atraí­do un tu­ris­mo li­te­ra­rio, de ca­li­dad”

sus­ci­ta­do el lan­za­mien­to y de las enor­mes ex­pec­ta­ti­vas de su edi­to­rial dio fe la re­cien­te pre­sen­ta­ción de la obra en Vi­to­ria, la ciu­dad don­de na­ció la au­to­ra ha­ce 46 años y en la que trans­cu­rre to­da la se­rie de la ciu­dad blan­ca.

Si la pri­me­ra no­ve­la de la tri­lo­gía co­men­za­ba con el ha­llaz­go de los cuer­pos des­nu­dos de dos jó­ve­nes ase­si­na­dos en la crip­ta de la ca­te­dral de San­ta Ma­ría, co­no­ci­da en la pe­que­ña, her­mo­sa y prós­pe­ra ca­pi­tal ala­ve­sa co­mo La Vie­ja, ese mis­mo edi­fi­cio ubi­ca­do en plano co­ra­zón me­die­val de la ciu­dad co­bra aho­ra de nue­vo una im­por­tan­cia ca­pi­tal. Por­que, en un gi­ro de tuer­ca, la au­to­ra ha que­ri­do “ma­ri­dar” es­ta vez el re­gis­tro de th­ri­ller con ase­sino de mé­to­dos an­ti­quí­si­mos pe­ro so­fis­ti­ca­dos con el de no­ve­la his­tó­ri­ca.

En ese lu­gar, en la crip­ta ha­lla­da en el cur­so de las ex­ca­va­cio­nes en el be­llo tem­plo gó­ti­co, que an­tes del año 2000 ame­na­za­ba li­te­ral­men­te con des­plo­mar­se, los es­pe­cia­lis­tas –ar­queó­lo­gos, ar­qui­tec­tos, his­to­ria­do­res, res­tau­ra­do­res...– han ido reunien­do des­de el co­mien­zo de la la­bo­rio­sa res­tau­ra­ción de es­ta ca­te­dral del si­glo XIII nu­me­ro­sas in­for­ma­cio­nes so­bre la vi­da en el po­bla­do fun­da­cio­nal de Gas­teiz, es de­cir, con los orí­ge­nes de la vi­lla que con el pa­so del tiem­po se con­ver­ti­ría en la ac­tual Vi­to­ria.

“Cuan­do se pi­lla el tru­co de es­ri­bir thrillers, cuan­do se tie­ne ya ese pul­so en­tre­na­do, te das cuen­ta de que ya só­lo tie­nes que mon­tar el ar­te­fac­to y te­ner mu­cho cui­da­do de es­con­der las pis­tas pa­ra que el lec­tor de no­ve­la ne­gra, que es­tá ya muy acos­tum­bra­do a his­to­rias de es­te ti­po, no te des­mon­te an­tes de tiem­po la his­to­ria. Por eso en es­ta no­ve­la qui­se mez­clar am­bos gé­ne­ros y lo­grar que el lec­tor no se pre­gun­te a qué vie­ne me­ter una no­ve­la his­tó­ri­ca den­tro de un th­ri­ller”, ex­pli­ca la es­cri­to­ra.

Así pues, Los se­ño­res del tiem­po se es­cin­de en dos na­rra­cio­nes que avan­zan en pa­ra­le­lo pe­ro que se lan­zan gui­ños la una a la otra: una que su­ce­de en nues­tros días, la in­ves­ti­ga­ción por par­te de Kra­ken de una se­rie de ex­tra­ños ase­si­na­tos que, co­mo su­ce­de en los dos an­te­rio­res li­bros, pre­sen­tan un mo­dus

ope­ran­di de la Edad Me­dia y abun­dan­tes ecos de la mi­to­lo­gía y las le­yen­das que pros­pe­ra­ron en la an­ti­güe­dad en torno a los bos­ques de la re­gión; y otra que se re­mon­ta a aquel pe­rio­do his­tó­ri­co, en con­cre­to a co­mien­zos del XII, en la que un enig­má­ti­co au­tor da cuen­ta de las san­grien­tas lu­chas in­tes­ti­nas, in­tri­gas pa­la­cie­gas, ri­ñas fa­mi­lia­res, ro­man­ces clan­des­ti­nos y dra­má­ti­cas trai­cio­nes que se su­ce­die­ron en el seno de los cla­nes po­de­ro­sos de Vic­to­ria –co­mo se lla­ma­ba en­ton­ces–, mien­tras la vi­lla su­fría un feroz ase­dio que du­ró ca­si un año, con­se­cuen­cia de la gue­rra en­tre los reinos de Na­va­rra y Cas­ti­lla –que se ano­ta­ría fi­nal­men­te el triun­fo– pa­ra ha­cer­se con el do­mi­nio de esa pla­za es­tra­té­gi­ca en el Nor­te.

“Es co­mo un Jue­go de Tro­nos, pe­ro en Ála­va”, di­ce la au­to­ra, que re­co­no­ce que ade­re­zó “las po­cas fuen­tes pri­ma­rias” do­cu­men­ta­les al res­pec­to –prin­ci­pal­men­te sus en­tre­vis­tas con los ar­queó­lo­gos que par­ti­ci­pan en la com­ple­ja res­tau­ra­ción de la Ca­te­dral Vie­ja, en la que tras 18 años de cons­tan­tes ac­tua­cio­nes aún que­da tra­ba­jo por ha­cer; y “mu­chos tex­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos” de la épo­ca me­die­val que le die­ron pis­tas so­bre “có­mo era el día a día, có­mo se ma­ta­ba y có­mo mo­ría la gen­te” en la po­bla­ción– con ma­te­rial pu­ra­men­te fic­ti­cio que, a es­tas al­tu­ras, “fun­cio­na y gus­ta a la gen­te”; es­to es, “lu­cha de li­na­jes, lu­chas fra­tri­ci­das y en­tre ve­ci­nos, grandes pa­sio­nes y una bo­ni­ta his­to­ria de amor”.

Con ese cóc­tel, ya se ha di­cho, la au­to­ra ha con­se­gui­do un ro­tun­do éxi­to en las li­bre­rías, y tam­bién te­ner a sus pies la ciu­dad en la que na­ció. “De las 30 ru­tas tu­rís­ti­cas que se pue­den ha­cer en Vi­to­ria, la que más éxi­to tie­ne, con di­fe­ren­cia, es la de la tri­lo­gía. ¡Des­bor­da­dos es­tán los cha­va­les, que no dan abas­to con los tur­nos que hay!”, nos cuen­ta en­tu­sias­ma­do Pat­xo Man­za­ne­da, un ve­te­rano pe­rio­dis­ta de la ciu­dad. “Los ves an­dan­do por ahí, con su li­bro en la mano, bus­can­do por ejem­plo el por­tal en el que vi­ve Kra­ken, en la Pla­za de la Vir­gen Blan­ca... Se re­co­no­cen con fa­ci­li­dad. Y mi­ra, es bo­ni­to, cla­ro”, con­fir­ma­rá des­pués una Sáenz de Ur­tu­ri que no ocul­ta el or­gu­llo que le pro­du­ce ha­ber con­tri­bui­do a ese “cam­bio cua­li­ta­ti­vo de la mar­ca Vi­to­ria”. Por­que ade­más, aña­de, el tu­ris­mo que “ha atraí­do” su sa­ga es “li­te­ra­rio, es de­cir, tu­ris­mo de ca­li­dad”.

In­clu­so el al­cal­de de la ciu­dad, Gor­ka Ur­ta­ran, apa­re­ce­rá pa­ra aga­sa­jar a la es­cri­to­ra tras la pre­sen­ta­ción, du­ran­te la que el gru­po de pe­rio­dis­tas asis­ti­rá a las ex­pli­ca­cio­nes de la au­to­ra, que co­man­da la mar­cha del tre­ne­ci­to tu­rís­ti­co por la be­lla “al­men­dra me­die­val” de Vi­to­ria, su cas­co vie­jo de ca­lle­jas es­tre­chas atra­ve­sa­das per­pen­di­cu­lar­men­te por los can­to­nes que suben has­ta la co­li­na de la Ca­te­dral de San­ta Ma­ría. To­do es apa­ci­ble, aco­ge­dor y con­for­ta­ble –ex­cep­to el frío y el vien­to cu­yas ráfagas pa­re­cen te­ner dien­tes pa­ra mor­der: bien ga­na­do es­tá el apo­do pues­to por los pro­pios lu­ga­re­ños de Si­be­ria-Gas­teiz–. Eso, en el pre­sen­te de es­ta pe­que­ña ciu­dad que se sa­be un po­co a la som­bra de Bil­bao y San Se­bas­tián, pe­ro que ex­hi­be con en­can­to sus ar­mas, en las que por su­pues­to se en­cuen­tran sus abun­dan­tes lo­ca­les de pint­xos que abar­can des­de la co­mi­da tra­di­cio­nal a la co­ci­na de crea­ción .En­la de las no­ve­las, la co­sa se com­pli­ca un po­co: es to­do al­go más os­cu­ro, al­go más tor­tuo­so y san­grien­to, y ade­más, ay, na­die es­tá li­bre de mo­rir. La cues­tión, co­mo re­cuer­da la au­to­ra, es que el lec­tor, y el vi­si­tan­te, no tie­ne por qué des­car­tar nin­gu­na de las dos ciu­da­des.

M.G

Eva Gar­cía Sáenz de Ur­tu­ri, en el cen­tro de su ciu­dad na­tal, con el mu­ral ‘El triun­fo de Vi­to­ria’ al fon­do, una pin­tu­ra ca­lle­je­ra que re­co­ge en su nue­vo li­bro.

DA­VID AGUI­LAR / EFE

La es­cri­to­ra, du­ran­te el re­co­rri­do por el cen­tro de la ca­pi­tal ala­ve­sa du­ran­te el que pre­sen­tó su nue­va no­ve­la.

M. G.

La au­to­ra po­sa en un mi­ra­dor con vis­tas al cas­co vie­jo de su ciu­dad con los tres ejem­pla­res de su exi­to­sa sa­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.