El es­cri­tor que no in­ven­tó el fi­nal

Diario de Noticias (Spain) - - Opinión - POR Ali­cia Ez­ker

El es­cri­tor te­nía en sí mis­mo al me­jor pro­ta­go­nis­ta pa­ra su his­to­ria, al mi­nis­tro lle­ga­do del mun­do del pe­rio­dis­mo y la cul­tu­ra, al que des­de el pri­mer mo­men­to se cri­ti­có y mi­ró con lu­pa y no se le per­do­nó nin­gu­na de sus pa­la­bras, ni de an­tes, ni de aho­ra. Pe­ro él sa­bía que no es­ta­ba en una no­ve­la sino pro­ta­go­ni­zan­do la vi­da real, y que en la reali­dad, cuan­do al­guien ad­quie­re un com­pro­mi­so pú­bli­co de tan al­to ni­vel y más en un Go­bierno que lle­ga a ser­lo tras una mo­ción de cen­su­ra que tum­ba al an­te­rior por la co­rrup­ción y la fal­ta de trans­pa­ren­cia, no sir­ve ocul­tar una par­te de la ver­dad. Y tam­po­co sir­ve jus­ti­fi­car­se des­pués di­cien­do que lo que él hi­zo era prác­ti­ca ha­bi­tual en­tre au­to­res, pe­rio­dis­tas de in­gre­sos co­mo los su­yos (na­da que ver con la pro­fe­sión), ac­to­res, ac­tri­ces, es­cri­to­ras, no­ve­lis­tas... Que lo hi­cie­ran mu­chos no lo con­vier­te en bueno. Una co­sa es lo le­gal y otra lo mo­ral. Huer­ta fue san­cio­na­do a pa­gar 366.000 eu­ros a Ha­cien­da por 218.000 eu­ros que de­jó de pa­gar en sus declaraciones de 2006, 2007 y 2008, por­que de­cla­ra­ba a tra­vés de una so­cie­dad, lo que le per­mi­tía tri­bu­tar me­nos. So­lo por es­to Huer­ta nun­ca de­bía ha­ber si­do mi­nis­tro ni de Cul­tu­ra ni de na­da, y me­nos de Sán­chez, que du­ra­men­te ha­bía cri­ti­ca­do es­ta prác­ti­ca frau­du­len­ta has­ta lle­gar a de­cir que echa­ría de su equi­po a quien crea­ra una so­cie­dad pa­ra pa­gar me­nos im­pues­tos. Huer­ta no te­nía otra sa­li­da que irse. Pe­ro en su des­pe­di­da y en el ac­to que le con­ver­tía ya en per­so­na­je no de no­ve­la sino de la his­to­ria de la po­lí­ti­ca al ser el mi­nis­tro más bre­ve, con tan so­lo sie­te días de man­da­to, tu­vo al­gu­nas frases pro­pias de un es­cri­tor que me­re­ce la pe­na re­co­ger. Di­jo Huer­ta, y com­par­to sus pa­la­bras, que “vi­vi­mos en una so­cie­dad aho­ga­da por el rui­do y la in­for­ma­ción in­tere­sa­da, don­de la inocen­cia no va­le na­da an­te la jau­ría”. Pe­ro ol­vi­dó aña­dir que pro­gra­mas te­le­vi­si­vos co­mo el que le en­cum­bra­ron po­co apor­tan a la ver­da­de­ra in­for­ma­ción y mu­cho me­nos al mun­do de la cul­tu­ra –al que di­jo amar y de­fen­der con su sa­li­da del Go­bierno, más bien lo con­tra­rio– for­man par­te del rui­do me­diá­ti­co que tan­tas ve­ces aho­ga la ver­dad. Su lle­ga­da al mi­nis­te­rio no ha he­cho otra co­sa que da­ñar aque­llo que di­ce de­fen­der, la cul­tu­ra, un sec­tor que ne­ce­si­ta en su ges­tión pú­bli­ca pro­fe­sio­na­les ca­pa­ces de de­jar su ego pa­ra tra­ba­jar por los de­más. Se equi­vo­ca­ron los dos, Sán­chez al pro­po­ner­le y Huer­ta al acep­tar. Co­no­cían el guión, pe­ro cre­ye­ron que po­dían cam­biar la reali­dad co­mo si fue­ra una no­ve­la más, en la que el au­tor di­ri­ge el fi­nal de la his­to­ria. Es­ta vez se lo es­cri­bie­ron. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.