In­sen­sa­ta ejem­pla­ri­dad

Diario de Noticias (Spain) - - Opinión - Víc­tor POR Go­ñi

Al se­ñor Huer­ta, don Mà­xim, el car­go le vino gi­gan­te ya en el mis­mo mo­men­to de ofre­cér­se­lo, pues ja­más se le de­bió con­fiar un mi­nis­te­rio a un de­frau­da­dor de 256.778 eu­ros me­dian­te una so­cie­dad ins­tru­men­tal pa­ra pa­gar la mi­tad de im­pues­tos y de­du­cir­se gas­tos aje­nos a la ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal. Pre­ci­sa­men­te por ello ca­lló cual muer­to an­te Sán­chez, cre­yén­do­se su pro­pia fa­la­cia de que tal elu­sión fis­cal plas­ma­da en condena pú­bli­ca no iba a co­no­cer­se, una fla­gran­te in­sen­sa­tez tra­tán­do­se de un pe­rio­dis­ta cur­ti­do en las in­tri­gas ca­pi­ta­li­nas. Tan in­creí­ble re­sul­ta se­me­jan­te im­pru­den­cia co­mo que so­pe­sa­ra man­te­ner a ese irres­pon­sa­ble mi­nis­tro un pre­si­den­te in­ves­ti­do por pu­ra hi­gie­ne de­mo­crá­ti­ca fren­te una co­rrup­ción del PP sin atis­bo de asun­ción de res­pon­sa­bi­li­da­des.

Más cuan­do el lis­tón de la pul­cri­tud éti­ca se ha si­tua­do en dos cre­mas y Huer­ta era un ca­dá­ver po­lí­ti­co pas­to de una re­pro­ba­ción se­gu­ra por las si­glas que han res­tau­ra­do al PSOE en Mon­cloa. La cri­sis aca­bó co­mo de­bía, con la di­mi­sión for­za­da en cues­tión de ho­ras, pa­ra no que­brar más la ima­gen de un Go­bierno sol­ven­te, fe­mi­nis­ta y hu­ma­ni­ta­rio, así co­mo pa­ra ha­cer vir­tud de la ne­ce­si­dad con­so­li­dan­do un ní­ti­do es­tán­dar de ejem­pla­ri­dad. Des­de la ob­vie­dad de que a quien san­gra la ca­ja co­mún no se le de­be le­gi­ti­mar pa­ra de­fen­der­la. Pun­to. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.