LOS IN­MI­GRAN­TES DEL ‘AQUA­RIUS’ RE­CI­BI­RÁN EL MIS­MO TRA­TO QUE LOS QUE LLE­GAN EN PA­TE­RAS

No to­dos ten­drán es­ta­tu­to de re­fu­gia­dos y al­gu­nos po­drían aca­bar en cen­tros de in­ter­na­mien­to ● El mal tiem­po re­tra­sa la lle­ga­da de los bar­cos al do­min­go

Diario de Noticias (Spain) - - Sociedad -

PAM­PLO­NA – El asi­lo es un de­re­cho que asis­te a to­das las per­so­nas re­fu­gia­das, pe­ro no a to­dos los in­mi­gran­tes. Así de cla­ro lo de­jó ayer el mi­nis­tro del In­te­rior, Fer­nan­do Grandemarlaska cuan­do ase­gu­ró que los 630 mi­gran­tes del Aqua­rius re­ci­bi­rán a su lle­ga­da a Valencia “tra­ta­mien­to y tra­to idén­ti­cos” a los cien­tos de per­so­nas que ac­ce­den a la Pe­nín­su­la en pa­te­ra, es de­cir, quie­nes so­li­ci­ten el asi­lo ten­drán ac­ce­so al pro­ce­di­mien­to y quie­nes no reúnan las con­di­cio­nes, po­drán ser ex­pul­sa­dos. El Go­bierno no des­car­ta in­clu­so en­viar­los a Cen­tros de In­ter­na­mien­to de Ex­tran­je­ros (CIES), ex­pli­có la vi­ce­pre­si­den­ta, Car­men Cal­vo. Mien­tras tan­to, en el Me­di­te­rrá­neo la flo­ti­lla de tres bar­cos que tras­la­da a los mi­gran­tes tie­ne di­fi­cul­ta­des por el mal tiem­po y el es­ta­do del mar y, en prin­ci­pio, ha re­tra­sa­do un día su lle­ga­da a Valencia, has­ta el do­min­go.

“El com­por­ta­mien­to del Go­bierno ha­cia esas per­so­nas va a ser idén­ti­co, apli­can­do la le­ga­li­dad vi­gen­te, al que da a aque­llos otros que vie­nen vía Ma­rrue­cos o Ar­ge­lia”, se­ña­ló Mar­las­ka en una en­tre­vis­ta en On­da Ce­ro re­co­gi­da por Eu­ro­pa Press, y des­car­tó dar el es­ta­tu­to de re­fu­gia­do a las 630 per­so­nas, co­mo se in­di­có en un pri­mer mo­men­to. En esa idea abun­dó Car­men Cal­vo: “Es­ta­re­mos aten­tos a qué per­so­nas pi­den asi­lo, a las con­di­cio­nes por las cua­les se otor­ga e in­clu­so a la fi­gu­ra de pro­tec­ción especial pa­ra aque­llas per­so­nas que no pue­dan ser de­vuel­tas por­que tie­nen pro­ble­mas gra­ves y pue­den po­ner en ries­go sus vi­das”.

Cuan­do lle­guen el Aqua­rius y las dos na­ves ita­lia­nas, se au­to­ri­za­rá la en­tra­da por ra­zo­nes hu­ma­ni­ta­rias aun­que no reúnan las con­di­cio­nes que es­ta­ble­ce la Ley de Ex­tran­je­ría, ex­pli­có a Efe Pa­lo­ma Fa­vie­res, por­ta­voz de la Co­mi­sión Es­pa­ño­la de Ayu­da al Re­fu­gia­do (CEAR). Jo­sé Ja­vier Sán­chez, res­pon­sa­ble de los pro­gra­mas de asi­lo y re­fu­gio de Cruz Roja, cree que los 630 mi­gran­tes pe­di­rán el es­ta­tu­to de re­fu­gia­do, aun­que pa­ra ob­te­ner­lo de­be­rán de­mos­trar que pro­vie­nen de un país en con­flic­to o exis­ten “fun­da­dos te­mo­res” de ser per­se­gui­dos por mo­ti­vos de ra­za, re­li­gión, na­cio­na­li­dad, per­te­nen­cia a de­ter­mi­na­do gru­po so­cial o po­lí­ti­co o por cau­sas de gé­ne­ro u orien­ta­ción se­xual.

PRE­PA­RA­TI­VOS En Valencia, con­ti­núan los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra re­ci­bir a los mi­gran­tes, que lle­ga­rán de for­ma es­ca­lo­na­da pa­ra que dé tiem­po a la “asis­ten­cia sa­ni­ta­ria y ju­rí­di­ca”, ex­pli­có

ayer la vi­ce­pre­si­den­ta Cal­vo. Preo­cu­pan es­pe­cial­men­te los me­no­res y las mu­je­res que ha­yan po­di­do ser víc­ti­mas de abu­sos y trá­fi­co de se­res hu­ma­nos. En prin­ci­pio, to­dos los me­no­res se que­da­rán en Valencia, los que es­tén acom­pa­ña­dos, con sus fa­mi­lias. En cuan­to a los de­más, “no po­de­mos de­cir dón­de van a ir” por­que hay que pre­ser­var “sus de­re­chos de in­ti­mi­dad y tran­qui­li­dad”, sub­ra­yó Cal­vo, quien in­di­có que hay au­to­no­mías “de to­dos los co­lo­res po­lí­ti­cos”, ciu­da­des y ONG que es­tán dis­pues­tos a aco­ger­los.

OCHEN­TA EN­FER­MOS La tra­ve­sía no es­tá re­sul­tan­do plá­ci­da pa­ra los in­mi­gran­tes, que lle­van cin­co días me­ti­dos en un bar­co y aún les que­dan dos o tres pa­ra lle­gar a Valencia. “Es di­fí­cil man­te­ner­se en pie con olas de 3 me­tros y el vien­to de 35 nu­dos” (unos 60 ki­ló­me­tros por ho­ra), re­la­tó a Efe Alessandro Po­rro, uno de los coope­ran­tes que via­jan en el Aqua­rius. “Nos en­con­tra­mos lle­gan­do a Cer­de­ña y co­mo ha­bía­mos pre­vis­to, las con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas son muy ma­las”, aña­dió.

Al me­nos 80 de los 106 mi­gran­tes que via­jan en el Aqua­rius su­frie­ron “fuertes ma­reos” la úl­ti­ma no­che, in­for­mó a Eu­ro­pa Press el mé­di­co David Be­vers­luis. Ayer, con el nue­vo día, el mar se cal­mó y “to­dos es­tán más tran­qui­los”, di­jo, Los in­mi­gran­tes duer­men en un es­pa­cio in­te­rior del bar­co que les pro­te­ge del cli­ma y ayer por la ma­ña­na se dis­tri­bu­ye­ron los ali­men­tos que re­ci­bie­ron de un guar­da­cos­tas ita­liano a la al­tu­ra de Si­ci­lia, prin­ci­pal­men­te na­ran­jas, ba­rras de ce­rea­les y té. Be­vers­luis in­for­mó que el ca­pi­tán del bar­co ha va­ria­do el rum­bo si­guien­do las pautas del cen­tro de res­ca­te ita­liano, de for­ma que na­ve­ga jun­to a la cos­ta de Cer­de­ña pa­ra pro­te­ger­se de las in­cle­men­cias del tiem­po.

El Aqua­rius lle­va a 51 mu­je­res, 45 hom­bres y 10 ni­ños, y el res­to de los in­mi­gran­tes via­jan en el bu­que Orio­ne de la Ma­ri­na ita­lia­na y en la pa­tru­lle­ra Dat­ti­lo de la Guar­dia Cos­te­ra. Co­rro se­ña­ló que quie­nes tie­nen me­nos pro­ble­mas son los ni­ños “que cuen­tan con to­da la na­ve pa­ra ju­gar, con to­dos los coope­ran­tes y la tri­pu­la­ción vol­ca­dos con ellos”. Los adul­tos pa­san las ho­ras “char­lan­do y dur­mien­do, pe­ro so­bre to­do sen­ta­dos y des­can­san­do, que es la me­jor ma­ne­ra de evi­tar ma­rear­se”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.