Mar­las­ka y Lla­re­na cho­can so­bre el acer­ca­mien­to de los pre­sos ca­ta­la­nes

El mi­nis­tro apo­ya el tras­la­do de los ex­con­se­llers si lo per­mi­te el juez, que atri­bu­ye la com­pe­ten­cia a In­te­rior

Diario de Noticias (Spain) - - Política - Igor San­ta­ma­ría

PAM­PLO­NA – El juez Pablo Lla­re­na de­ne­gó una nue­va pe­ti­ción de li­ber­tad de la ex­pre­si­den­ta del Par­la­ment Car­me For­ca­dell, del ex­vi­ce­pre­si­dent Oriol Jun­que­ras y del ex­con­se­ller Raül Ro­me­va al apre­ciar que, pe­se a la con­fi­gu­ra­ción del Go­vern, per­sis­te el ries­go de reite­ra­ción de­lic­ti­va y de fu­ga. Re­cuer­da el ma­gis­tra­do a di­chos pro­ce­sa­dos, en re­la­ción a su pe­ti­ción de me­di­das me­nos gra­vo­sas den­tro de su si­tua­ción pe­ni­ten­cia­ria, que no tie­ne com­pe­ten­cia pa­ra de­fi­nir el cen­tro pe­ni­ten­cia­rio con­cre­to en el que de­ben per­ma­ne­cer. Es­te au­to se co­no­ció el mis­mo día que el mi­nis­tro del In­te­rior, Fer­nan­do Gran­de-mar­las­ka, anun­ció su pre­dis­po­si­ción a acer­car a los pre­sos po­lí­ti­cos in­de­pen­den­tis­tas a Ca­ta­lun­ya siem­pre y cuan­do lo au­to­ri­za­ra el juez. En la me­sa de Án­gel Yus­te, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Ins­ti­tu­cio­nes Pe­ni­ten­cia­rias, es­pe­ra res­pues­ta una do­ble so­li­ci­tud de tras­la­do de Jun­que­ras y Ro­me­va, que es­tá pró­xi­ma a su re­so­lu­ción. Así, lo que po­dría su­po­ner un nue­vo ges­to de des­hie­lo en las re­la­cio­nes en­tre el Go­bierno es­pa­ñol y la Ge­ne­ra­li­tat es­tá más cer­ca de ser una reali­dad

El ti­tu­lar de In­te­rior res­pal­dó que se de­ri­ve a cár­ce­les de Ca­ta­lun­ya a los ex­con­se­llers y lí­de­res del pro­cés si así lo au­to­ri­za el juez Lla­re­na. “Si en cin­co o seis me­ses esa per­so­na no va a ser re­que­ri­da, y siem­pre que ha­ya au­to­ri­za­ción del juez, se pue­de eva­luar un tras­la­do que ayu­de a una vi­da per­so­nal y fa­mi­liar más fá­cil”, va­lo­ró. Gran­de-mar­las­ka re­cor­dó que Ins­ti­tu­cio­nes Pe­ni­ten­cia­rias e In­te­rior so­lo de­ci­den di­rec­ta­men­te so­bre el tras­la­do de pre­sos cuan­do hay sen­ten­cia, y es­te no es el ca­so de Jun­que­ras y el PABLO LLA­RE­NA res­to de lí­de­res in­de­pen­den­tis­tas pro­ce­sa­dos y en­car­ce­la­dos pro­vi­sio­nal­men­te, a la es­pe­ra de jui­cio, por los de­li­tos de re­be­lión, se­di­ción o mal­ver­sa­ción. “Cuan­do son pre­sos pro­vi­sio­na­les es­tán a dis­po­si­ción del ór­gano ju­di­cial, por eso es­tán en cár­ce­les pró­xi­mas a don­de es­tá el ór­gano ju­di­cia­les por­que ma­ña­na le pue­den ci­tar a de­cla­rar, no­ti­fi­car al­go per­so­nal­men­te y no se pue­den ha­cer tras­la­dos de un día pa­ra otros”, ar­gu­men­tó el mi­nis­tro. Sin em­bar­go, el ma­gis­tra­do de­vol­vió la pe­lo­ta y sos­tie­ne que él no de­ci­de el acer­ca­mien­to de los pre­sos a Ca­ta­lun­ya. Afir­ma que la pri­sión pro­vi­sio­nal es el úni­co ins­tru­men­to que ga­ran­ti­za la con­se­cu­ción de la fi­na­li­dad de ase­gu­ra­mien­to en la que se sus­ten­ta, de­bien­do con­si­de­rar­se que ni con­cu­rren los re­qui­si­tos nor­ma­ti­vos y de ate­nua­ción del ries­go re­co­gi­dos en la Ley de En­jui­cia­mien­to Cri­mi­nal pa­ra una pri­sión pro­vi­sio­nal do­mi­ci­lia­ria, ni es com­pe­ten­cia del ins­truc­tor “de­fi­nir el cen­tro pe­ni­ten­cia­rio en el que de­ben que­dar con­fi­na­dos”. En re­la­ción con es­ta úl­ti­ma cues­tión, Lla­re­na sub­ra­ya que, se­gún el ar­tícu­lo 79 LOGP, “co­rres­pon­de a la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Ins­ti­tu­cio­nes Pe­ni­ten­cia­rias del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia la di­rec­ción, or­ga­ni­za­ción e ins­pec­ción de las ins­ti­tu­cio­nes que se re­gu­lan en la pre­sen­te Ley, sal­vo res­pec­to de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas que ha­yan asu­mi­do en sus res­pec­ti­vos Es­ta­tu­tos la eje­cu­ción de la le­gis­la­ción pe­ni­ten­cia­ria y con­si­guien­te ges­tión de la ac­ti­vi­dad pe­ni­ten­cia­ria”. Es­te pre­cep­to, ex­pli­ca en su au­to, en­tra en re­la­ción con el ar­tícu­lo 31 del Re­gla­men­to Pe­ni­ten­cia­rio que in­di­ca en su apar­ta­do 1 que con­for­me a lo es­ta­ble­ci­do en el ar­tícu­lo 79 de la Ley Or­gá­ni­ca Ge­ne­ral Pe­ni­ten­cia­ria, “el cen­tro di­rec­ti­vo tie­ne com­pe­ten­cia ex­clu­si­va pa­ra de­ci­dir, con ca­rác­ter or­di­na­rio o ex­tra­or­di­na­rio, la cla­si­fi­ca­ción y des­tino de los re­clu­sos en los dis­tin­tos es­ta­ble­ci­mien­tos pe­ni­ten­cia­rios, sin per­jui­cio de las atri­bu­cio­nes de los Jue­ces de Vi­gi­lan­cia en ma­te­ria de cla­si­fi­ca­ción por vía de re­cur­so”. Igual­men­te, apun­ta Lla­re­na que, se­gún el apar­ta­do 2, el cen­tro di­rec­ti­vo or­de­na­rá los tras­la­dos co­rres­pon­dien­tes en ba­se a las pro­pues­tas for­mu­la­das al efec­to por las Jun­tas de Tra­ta­mien­to o, en su ca­so, por el Di­rec­tor o el Con­se­jo de Di­rec­ción, así co­mo los des­pla­za­mien­tos de los de­te­ni­dos y pre­sos que le sean re­que­ri­dos por las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes. Por úl­ti­mo, re­co­ge que el apar­ta­do 3 di­ce que “los tras­la­dos se no­ti­fi­ca­rán, si se tra­ta de pe­na­dos, al Juez de Vi­gi­lan­cia, y, si se tra­ta de de­te­ni­dos y pre­sos a las au­to­ri­da­des a cu­ya dis­po­si­ción se en­cuen­tren”.

En es­te con­tex­to, Gran­de-mar­las­ka in­sis­tió en que se “se po­dría eva­luar” un tras­la­do a cár­ce­les ca­ta­la­nas de los lí­de­res in­de­pen­den­tis­tas en pri­sión pro­vi­sio­nal pa­ra fa­ci­li­tar su vi­da fa­mi­liar, pe­ro siem­pre que el juez ha­ga cons­tar que “no hay in­con­ve­nien­te”. El mi­nis­tro co­lo­có a Ca­ta­lun­ya co­mo “el te­ma más com­ple­jo” y uno de los tres gran­des desafíos del Es­ta­do jun­to al te­rro­ris­mo y la co­rrup­ción.

En el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal el con­se­ller d’ac­ció Ex­te­rior, Re­la­cions Ins­ti­tu­cio­nals i Trans­pa­rèn­cia, Ernest Ma­ra­gall, aven­tu­ró ayer que quie­re re­abrir las de­le­ga­cio­nes en el ex­tran­je­ro “in­me­dia­ta­men­te” en las gran­des ciu­da­des eu­ro­peas y en EEUU. En con­cre­to, Ma­ra­gall alu­dió a vol­ver a te­ner re­pre­sen­ta­ción en ciu­da­des co­mo Lon­dres, Ro­ma, Ber­lín, Nue­va York o Was­hing­ton, y tam­bién en Sui­za. De he­cho, el con­se­ller afir­mó que las pri­me­ras concreciones po­drían lle­gar ya la pró­xi­ma se­ma­na y que, co­mo má­xi­mo, las de­le­ga­cio­nes reabier­tas vol­ve­rán a es­tar ope­ra­ti­vas en “dos o tres se­ma­nas”. Ma­ra­gall ex­pli­có que su in­ten­ción es que ha­ya con­ti­nui­dad al fren­te de las de­le­ga­cio­nes, es de­cir, que en la “ma­yo­ría” de los ca­sos, los de­le­ga­dos ce­sa­dos por el Go­bierno es­pa­ñol pue­dan re­cu­pe­rar el tra­ba­jo.

“Se pue­de eva­luar pa­ra fa­ci­li­tar su vi­da fa­mi­liar siem­pre que el juez no vea un in­con­ve­nien­te”

FER­NAN­DO GRAN­DE-MAR­LAS­KA Mi­nis­tro del In­te­rior

“De­fi­nir el cen­tro es al­go que co­rres­pon­de a Ins­ti­tu­cio­nes Pe­ni­ten­cia­rias”

Juez del Tri­bu­nal Su­pre­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.