Y ti­ro por­que me to­ca Fue­go de ban­de­ras

Diario de Noticias (Spain) - - Opinión - POR Miguel Sán­chez-os­tiz

Al ac­tor Da­ni Ma­teo le han in­ten­ta­do boi­co­tear un es­pec­tácu­lo có­mi­co por cau­sa de su sketch so­nán­do­se los mo­cos con la ro­ji­gual­da, un vie­jo nú­me­ro de va­rie­da­des ya, al tiem­po que otros pa­trio­tas que, co­mo Var­gas Llo­sa, tie­nen se­rias cuen­tas pen­dien­tes con Ha­cien­da, re­ti­ran la pu­bli­ci­dad a su pro­gra­ma, si­guien­do unas di­fu­sas ins­truc­cio­nes que cir­cu­lan por las re­des so­cia­les.

No voy a ne­gar de­re­chos a na­die, pe­ro a mí no me ca­be nin­gu­na du­da de que en es­te país hay gen­te que se lim­pia no ya los mo­cos, sino el bul con esa mis­ma ban­de­ra y no son pre­ci­sa­men­te los se­ce­sio­nis­tas, se­pa­ra­tis­tas ni po­pu­lis­tas, sino esos es­pa­ño­les y muy es­pa­ño­les que con sus vo­tos han sos­te­ni­do un ré­gi­men de co­rrup­ción, re­pre­sión y pre­ca­rie­dad so­cial. Si al­go no es la pa­tria que esa ban­de­ra quie­re sim­bo­li­zar, es la des­ver­güen­za he­cha sis­te­ma po­lí­ti­co. La ban­de­ra lo cu­bre to­do, la co­rrup­ción, la men­ti­ra, el de­li­to, las pre­ca­rie­da­des so­cia­les, to­do. No hay me­jor ima­gen que la fa­cha­da del PP cu­bier­ta con la ro­ji­gual­da. Eso lo di­ce to­do, la mis­ma se­ma­na que la Cos­pe­dal di­mi­te has­ta de su sillón de dipu­tada pa­ra evi­tar que se car­guen las tin­tas con la acu­sa­ción de que que­ría re­fu­giar­se en el afo­ra­mien­to que tan bien les ha ido a otros. Cos­pe­dal vino a con­fe­sar de ma­ne­ra pa­la­di­na que em­pleó ma­ne­ras de­lic­ti­vas en de­fen­sa de su par­ti­do, al­go asom­bro­so. Al sen­ti­do es­tric­to de sus de­cla­ra­cio­nes so­bre los en­car­gos a Vi­lla­re­jo me re­mi­to. Y no pa­sa ni va a pa­sar na­da, de­sen­ga­ñé­mo­nos. La ban­de­ra, es la ro­ji­gual­da con la que Gus­ta­vo de Maez­tu di­jo que se ha­ría una fun­da pa­ra el gra­mó­fono al tiem­po que de­cía que la pa­tria era un in­ven­to del gen­til cuer­po de Ca­ra­bi­ne­ros pa­ra fu­mar gra­tis. Hoy, tal y co­mo es­tá el cli­ma pa­trió­ti­co, le ha­brían lin­cha­do y ra­ja­do sus cua­dros. Cla­ro que lue­go, ya de ma­yor, don Gus­ta­vo, dis­fra­za­do de pastor de vi­llan­ci­cos, di­bu­jó un ge­ne­ral Fran­co de ex­pre­sión ob­tu­sa, pe­ro icó­ni­co, y un José Antonio Pri­mo de Ri­ve­ra “pro­fé­ti­co” con la puer­ta de Al­ca­lá al fon­do por la que so­lo pa­sa­ría me­ti­do en un ca­jón. Eso lo cam­bia to­do. Hay que arre­pen­tir­se, dar­se gol­pes de pe­cho, ha­cer mé­ri­tos e ir a mo­rir al pa­lo, de lo con­tra­rio, tar­de o tem­prano vas a tro­pe­zar con un pa­trio­ta a quien el cuer­po le pi­de san­gre y ne­ce­si­ta sa­car pe­cho, aun­que sea fren­te a na­die: gen­te que sin enemi­go a aba­tir no son gran co­sa, por mu­cho que be­rreen ser los no­vios de la muer­te.

Pa­trio­tas de una so­la pa­tria, la su­ya, y al rit­mo de su cor­ne­tín de ór­de­nes. No hay otra Es­pa­ña que la su­ya, ni otras ban­de­ras ni otros pro­yec­tos vi­ta­les y so­cia­les que los su­yos, y eso a la pos­tre re­sul­ta te­mi­ble, y creo que no se en­fren­ta con la su­fi­cien­te fir­me­za. La ban­de­ra ro­ji­gual­da se ha con­ver­ti­do en un ban­de­rín de en­gan­che que pi­de gue­rra a quien no pien­sa en vo­tos ni en ur­nas cuan­do be­rrea un des­com­pues­to “¡A por ellos!”.

Pa­trio­tis­mo es que a un fran­co­ti­ra­dor, fran­quis­ta y muy pa­trio­ta, que te­nía pen­san­do aten­tar con­tra el pre­si­den­te de Go­bierno (si eso es cier­to) no le juz­guen por te­rro­ris­mo, mien­tras que sí lo han he­cho con can­tan­tes y tui­te­ros por mo­ti­vos de ver­dad fú­ti­les o con los mu­cha­chos de Al­sa­sua, aun­que cam­bia­ran la ca­li­fi­ca­ción. Y nos lo in­ten­tan ex­pli­car con pa­la­bre­ría, ma­ñas y ma­rru­lle­rías de tri­le­ros, cuan­do se­ría más éti­co de­cir que ha­cen lo que les da la ga­na, lo que les con­vie­ne y que tie­nen la fuer­za de su par­te.

Esa, la del pu­fo que no ce­sa, lo po­li­cia­co, la pre­ca­rie­dad so­cial, es la pa­tria que se de­fien­de con la ban­de­ri­tis del pi­je­río ma­dri­le­ño, la bur­gue­sía de or­den nos­tál­gi­ca del fran­quis­mo y el lum­pen ma­ca­rril que ha sa­li­do de las cloa­cas del sis­te­ma so­cial y ha si­do re­cu­pe­ra­do en apa­rien­cia pa­ra la so­cie­dad al sen­tir­se en ella in­te­gra­do por te­ner una mi­sión pa­trió­ti­ca que cum­plir, al­go que re­sul­ta te­mi­ble a cor­to pla­zo y a lo que no se le pres­ta su­fi­cien­te aten­ción, que a eso se re­du­ce es­ta som­bría his­to­ria: a que por mu­cho que nos di­gan que no pa­sa na­da, sí pa­sa, y nos va a arro­llar. Son te­mi­bles las me­di­das po­lí­ti­cas que pue­den im­po­ner de lle­gar al go­bierno de la na­ción, so­los o cons­ti­tui­dos en un “fren­te na­cio­nal” del que ya se ha­bla sin te­mor. A los par­ti­dos que acu­die­ron a bus­car ca­mo­rra a Al­sa­sua es mu­cho más que una ban­de­ra lo que les une en pi­ña. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.