Lec­cio­nes de una gue­rra

Se con­me­mo­ra hoy el cen­te­na­rio del fi­nal de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, que sem­bró Eu­ro­pa de mi­llo­nes de muer­tos y es­ta­ble­ció un nue­vo or­den en el con­ti­nen­te que fue cal­do de cul­ti­vo pa­ra la se­gun­da gran con­tien­da

Diario de Noticias (Spain) - - La Tres Opinión -

Alas 11.00 ho­ras de la ma­ña­na del día 11 del un­dé­ci­mo mes de 1918 –es de­cir, ha­ce hoy cien años– en­tra­ba en vi­gor el al­to el fue­go con el ce­se de los cruen­tos com­ba­tes que ponía fin a la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial tras la ca­pi­tu­la­ción de Ale­ma­nia que da­ba pa­so al ar­mis­ti­cio fir­ma­do por los paí­ses con­ten­dien­tes en la de­no­mi­na­da Gran Gue­rra. El tra­ta­do de paz ru­bri­ca­do en un va­gón de tren cer­ca de la lo­ca­li­dad fran­ce­sa de Com­pièg­ne da­ba pa­so a un pe­rio­do de paz tras cua­tro años de un con­flic­to que se ex­ten­dió a es­ca­la mun­dial y cu­yos re­sul­ta­dos pue­den con­si­de­rar­se una gran ca­tás­tro­fe hu­ma­ni­ta­ria y un es­tre­pi­to­so fra­ca­so de la po­lí­ti­ca. La pri­me­ra de las con­tien­das mun­dia­les, un con­cep­to des­co­no­ci­do has­ta en­ton­ces y que tu­vo con­se­cuen­cias tam­bién que re­sul­ta­ban im­pre­vi­si­bles ha­ce más de un si­glo, fue la má­xi­ma ex­pre­sión de los in­ten­tos de ex­pan­sión im­pe­ria­lis­ta, de in­to­le­ran­cia y odio ha­cia el otro, de na­cio­na­lis­mo exa­cer­ba­do y de lo que hoy lla­ma­ría­mos di­rec­ta­men­te po­pu­lis­mo. El trá­gi­co re­sul­ta­do fue una gue­rra que lle­vó el desas­tre a la vie­ja Eu­ro­pa, con un ba­lan­ce de pér­di­da de vi­das des­co­no­ci­do has­ta el mo­men­to –se cal­cu­la que mu­rie­ron cer­ca de diez mi­llo­nes de sol­da­dos, a los que hay que aña­dir pro­ba­ble­men­te otros tan­tos ci­vi­les fru­to de la con­tien­da, la ham­bru­na, las epi­de­mias y otras en­fer­me­da­des, en­tre otras cir­cuns­tan­cias– y que a la pos­tre sig­ni­fi­có tam­bién un cam­bio ra­di­cal del ma­pa po­lí­ti­co y geo­es­tra­té­gi­co, con la de­sin­te­gra­ción de cua­tro gran­des im­pe­rios y el sur­gi­mien­to de nue­vas reali­da­des es­ta­ta­les. To­do ello con­tri­bu­yó al cal­do de cul­ti­vo pa­ra el pos­te­rior sur­gi­mien­to de la se­gun­da gue­rra mun­dial. La con­me­mo­ra­ción del fin de la con­tien­da ha­ce hoy un si­glo coin­ci­de con un mo­men­to que, sal­va­das las dis­tan­cias, con­tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas preo­cu­pan­te­men­te si­mi­la­res a las de en­ton­ces y que se per­ci­ben ca­da día en Eu­ro­pa con el au­men­to del po­pu­lis­mo, la de­sigual­dad, la xe­no­fo­bia, el fa­na­tis­mo y, en de­fi­ni­ti­va, el au­ge de la ul­tra­de­re­cha de cor­te fas­cis­ta en el vie­jo con­ti­nen­te. Tras las gran­des gue­rras, la idea de una Eu­ro­pa uni­da y so­li­da­ria que pre­ser­va­ra la paz y el bie­nes­tar se im­pu­so, dan­do pa­so a un pe­rio­do de es­ta­bi­li­dad y pro­gre­so al am­pa­ro de la UE. Una idea que a día de hoy es­tá en pe­li­gro por las mis­mas cau­sas que ha­ce un si­glo. Es la gran lec­ción que de­be ex­traer­se de la con­me­mo­ra­ción de hoy, que pa­sa por la pro­fun­di­za­ción y me­jo­ra de la uni­dad de Eu­ro­pa. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.