“Sko­lae tie­ne unos ob­je­ti­vos muy sen­sa­tos; es buen pro­yec­to”

El doc­tor en Psi­co­lo­gía y sexólogo Carlos de la Cruz ofre­ció ayer una con­fe­ren­cia en la que in­ci­dió en la im­por­tan­cia de la edu­ca­ción se­xual des­de la in­fan­cia

Diario de Noticias (Spain) - - Sociedad - Una en­tre­vis­ta de M. Pérez Fo­to­gra­fía Unai Be­roiz

PAMPLONA – “Si es­pe­ra­mos a que sean ado­les­cen­tes pa­ra tra­tar de edu­car­les, ya he­mos lle­ga­do tar­de. Por lo tan­to, va­mos a em­pe­zar an­tes. Y cuan­do em­pe­za­mos an­tes, an­tes... Nos va­mos a la in­fan­cia”. Es­te es el prin­ci­pal men­sa­je que el psi­có­lo­go y sexólogo Carlos de la Cruz Martín Ro­mo qui­so trans­mi­tir ayer a los 300 pro­fe­sio­na­les que acu­die­ron a las II Jor­na­das de Pro­mo­ción del Buen Tra­to a la In­fan­cia que or­ga­ni­zó el Go­bierno de Na­va­rra en el Co­le­gio de Mé­di­cos de Pamplona. An­tes de pro­nun­ciar la po­nen­cia Se­xua­li­da­des in­fan­ti­les. Ni­ños y ni­ñas del hoy, mu­je­res y hom­bres del ma­ña­na, es­te es­pe­cia­lis­ta in­di­có que aun­que “el ám­bi­to edu­ca­ti­vo no ha si­do ca­paz de re­sol­ver la edu­ca­ción se­xual”, he­mos avan­za­do por­que “ha­ce 25 años es­tá­ba­mos dis­cu­tien­do si ha­bía que ha­cer­la” y aho­ra “sa­be­mos que hay que ha­cer­la”. En Na­va­rra, de he­cho, se ha pro­pues­to el pro­gra­ma de coedu­ca­ción Sko­lae, que con­si­de­ró “un buen pro­yec­to”. Ex­pli­có que los ob­je­ti­vos de una bue­na edu­ca­ción se­xual son “apren­der a co­no­cer­se más, a acep­tar­se más y a ex­pre­sar­se me­jor” y sos­tu­vo que el gran ta­bú de la se­xua­li­dad in­fan­til que hay que des­te­rrar es que “no ha­ce fal­ta edu­car­la. El que no quie­ra que no ha­ga, pe­ro to­dos sa­be­mos que a los ni­ños y a las ni­ñas hay que edu­car­los”. Por ello, te­me que, “por no ha­cer na­da, sin que­rer, por des­co­no­ci­mien­to o por la ra­zón que sea, la se­xua­li­dad cai­ga al ca­jón de lo prohi­bi­do”, por­que “ahí las co­sas que cre­cen no son bo­ni­tas”.

¿Co­no­ce el pro­gra­ma de coedu­ca­ción Sko­lae del Go­bierno de Na­va­rra, que pre­ten­de edu­car des­de el na­ci­mien­to en la igual­dad y ofre­ce una for­ma­ción so­bre se­xua­li­dad adap­ta­da al pro­ce­so evo­lu­ti­vo de los me­no­res? ¿Qué le pa­re­ce?

–Co­noz­co lo que co­noz­co. En prin­ci­pio, me pa­re­ce una ex­ce­len­te idea que se tra­ba­je la se­xua­li­dad des­de el co­mien­zo y me pa­re­ce una ex­ce­len­te idea que se tra­ba­je una se­xua­li­dad di­ga­mos que no sea so­lo in­for­ma­ción so­bre se­xua­li­dad, sino que se tra­ba­je tam­bién el que ni­ños y ni­ñas apren­dan a re­la­cio­nar­se, apren­dan a que­rer­se... En prin­ci­pio, me pa­re­ce que tie­ne unos ob­je­ti­vos muy sen­sa­tos.

¿Cuá­les son, a su jui­cio, las bon­da­des de es­te pro­gra­ma?

–Con el te­mor de que a lo me­jor no ten­ga to­da la in­for­ma­ción, pe­ro una bon­dad es tra­ba­jar en po­si­ti­vo. Es de­cir, en la edu­ca­ción se­xual mu­chas ve­ces he­mos es­ta­do es­pe­ran­do a que sur­ja un pro­ble­ma pa­ra qui­tar­lo, a que sur­ja una preo­cu­pa­ción pa­ra qui­tar­la, a que sur­ja una di­fi­cul­tad pa­ra re­sol­ver­la... Creo que el tra­tar de an­ti­ci­par­se y an­ti­ci­par­se es tra­ba­jar des­de la in­fan­cia en po­si­ti­vo pa­ra que ni­ños y ni­ñas apren­dan más, apren­dan a co­no­cer­se des­de el prin­ci­pio, apren­dan a acep­tar­se des­de el prin­ci­pio y apren­dan a re­la­cio­nar­se des­de el prin­ci­pio me pa­re­ce una bon­dad. Ade­más, creo que tam­bién es una bon­dad el que ten­ga en cuen­ta a los dis­tin­tos agen­tes so­cia­les. Has­ta don­de sé, es un pro­gra­ma que pre­ten­de que la fa­mi­lia co­la­bo­re, que el pro­fe­so­ra­do co­la­bo­re y que los agen­tes de sa­lud co­la­bo­ren.

¿Por qué cree que ha ge­ne­ra­do tan­ta po­lé­mi­ca?

–No sé, qui­zás la se­xua­li­dad to­da­vía

ge­ne­ra po­lé­mi­ca. Pe­ro fí­ja­te yo, no co­noz­co bien la po­lé­mi­ca, pe­ro creo que ca­da vez hay me­nos po­lé­mi­cas al­re­de­dor de la edu­ca­ción se­xual. Creo que ca­da vez hay más gen­te que quie­re que se ha­ga edu­ca­ción se­xual y más fa­mi­lias, más pro­fe­so­ra­do y más per­so­nas dis­pues­tas a que la edu­ca­ción se­xual sea una reali­dad. Un ejem­plo son es­tas jor­na­das, a las que se ha apun­ta­do más gen­te de la que ca­be, es de­cir, in­tere­sa. ¿Por qué se ge­ne­ran las po­lé­mi­cas? Ha­brá que pre­gun­tar a quien la ha ge­ne­ra­do, pe­ro yo ho­nes­ta­men­te no veo gran­des mo­ti­vos pa­ra la po­lé­mi­ca. Uno de los ob­je­ti­vos de la edu­ca­ción se­xual es que el ni­ño o la ni­ña co­noz­ca el mun­do que le ro­dea y, por eso, de­ci­mos que co­noz­ca su cuer­po, co­noz­ca sus ge­ni­ta­les, otros cuer­pos, otros ge­ni­ta­les, co­mo tam­bién que­re­mos que co­noz­ca un pa­so de ce­bra, un se­má­fo­ro... Es de­cir, que­re­mos que co­noz­ca el mun­do que le ro­dea pa­ra que apren­da a ma­ne­jar­se en él. Eso pa­re­ce que na­die lo dis­cu­te. Que un ni­ño o una ni­ña ten­ga cla­ves que le per­mi­tan ma­ne­jar­se en su en­torno pa­re­ce sen­sa­to y en ese en­torno es­tán sus cuer­pos, es­tán sus ge­ni­ta­les, otros cuer­pos, otros ge­ni­ta­les y di­ver­sos ti­pos de fa­mi­lia. Con lo cual, en prin­ci­pio no tie­ne pin­ta de que pu­die­ra ge­ne­rar mu­cha po­lé­mi­ca el pre­ten­der que ni­ños y ni­ñas co­noz­can la reali­dad de lo que les ro­dea.

En­ton­ces, ¿us­ted no ve mo­ti­vo pa­ra la po­lé­mi­ca con Sko­lae?

–Sí, no veo. Se pue­de dis­cu­tir al­gún as­pec­to pe­ro el pro­yec­to mi­rán­do­lo en gran­de es un buen pro­yec­to, las pro­pues­tas son bue­nas y a par­tir de ahí hay que po­ner­lo en va­lor. Si lue­go dis­cu­ti­mos una o dos fra­ses; só­lo es una fra­se. Me pa­re­ce buen pro­yec­to.

¿Con­si­de­ra que la edu­ca­ción se­xual de­be ser obli­ga­to­ria o, co­mo plan­tean al­gu­nos sec­to­res, co­rres­pon­de a las fa­mi­lias edu­car a sus hi­jos con­for­me a sus creen­cias?

–Las dos co­sas pue­den ser cier­tas. Creo que hay una par­te de la edu­ca­ción se­xual que, ade­más por sen­ti­do co­mún, pa­re­ce ra­zo­na­ble que de­be­ría es­tar ga­ran­ti­za­da. No­so­tros no dis­cu­ti­mos que ha­ya que tra­ba­jar el bie­nes­tar emo­cio­nal, no dis­cu­ti­mos que ha­ya que tra­ba­jar las re­la­cio­nes per­so­na­les, no dis­cu­ti­mos que ha­ya que tra­ba­jar el bie­nes­tar fí­si­co, no dis­cu­ti­mos que hay que tra­ba­jar la au­to­de­ter­mi­na­ción... Esas co­sas no se dis­cu­ten. Es que to­do eso es edu­ca­ción se­xual, con lo cual quie­ro de­cir que si ve­mos una edu­ca­ción se­xual que no se li­mi­ta a qué ha­go si el ni­ño o la ni­ña se to­ca o se pre­gun­ta; si ve­mos una edu­ca­ción se­xual que tie­ne que ver con có­mo soy, con có­mo vi­vo y con có­mo me ex­pre­so pa­re­ce ra­zo­na­ble que el sis­te­ma edu­ca­ti­vo dé cla­ves pa­ra que ni­ños y ni­ñas se co­noz­can más, se acep­ten más y apren­dan a re­la­cio­nar­se me­jor. No sé, si en el tér­mino edu­ca­ción se­xual la pa­la­bra se­xual mo­les­ta, po­ne­mos otra; pe­ro un ado­les­cen­te tie­ne que sa­lir con cla­ves pa­ra ma­ne­jar­se en esos tres re­gis­tros. Y lue­go es­to es com­pa­ti­ble con los va­lo­res y las creen­cias. Has­ta don­de yo sé cuan­do ha­bla­mos de edu­car no es­ta­mos ha­blan­do de adoc­tri­nar. Adoc­tri­nar es im­po­ner va­lo­res y la edu­ca­ción se­xual, la bien plan­tea­da, es com­pa­ti­ble con dis­tin­tos va­lo­res y creen­cias. La edu­ca­ción se­xual se ma­ne­ja en la cien­cia, se ma­ne­ja en el sen­ti­do co­mún, con lo cual es com­pa­ti­ble con que des­pués uno ten­ga sus pro­pios va­lo­res y creen­cias por­que es que no afec­ta. No veo in­com­pa­ti­bi­li­dad. ¿Qué tie­ne que ver que los ni­ños apren­dan a re­la­cio­nar­se, apren­dan a co­no­cer sus cuer­pos o apren­dan que exis­ten dis­tin­tas fa­mi­lias, dis­tin­tas orien­ta­cio­nes, con los va­lo­res o las creen­cias? Es­toy dan­do cla­ves pa­ra que co­noz­ca el mun­do que le ro­dea y me pa­re­ce una ex­ce­len­te idea que la fa­mi­lia ha­ble de sus va­lo­res y sus creen­cias pe­ro tam­bién de­be­ría tra­tar de edu­car y no adoc­tri­nar. No es lo mis­mo de­cir des­de mis va­lo­res, a mí me pa­re­ce, a mí me ha ido bien, que ju­gar con el te­ner que. Cuan­do ha­bla­mos del te­ner que igual la pa­la­bra edu­ca­ción no es lo que de­fi­ne es­to y a ve­ces al­re­de­dor de la edu­ca­ción se­xual apa­re­cen mu­chos te­ner que. ¿Con­si­de­ra que es­tos pro­gra­mas edu­ca­ti­vos en los que se abor­da la se­xua­li­dad de­ben abar­car só­lo a los cen­tros pú­bli­cos o tam­bién a la en­se­ñan­za pri­va­da-con­cer­ta­da?

–El sen­ti­do co­mún me di­ce que lo que es bueno es bueno pa­ra to­dos y to­das. Sí que creo que no nos plan­tea­mos si las ma­te­má­ti­cas es­tán en lo pú­bli­co o es­tán en lo pri­va­do. No es­ta­mos ha­blan­do de im­po­ner va­lo­res, eso no se­ría edu­car.

¿Có­mo de­fi­ni­ría una bue­na edu­ca­ción se­xual pa­ra los ni­ños y ni­ñas?

–Una bue­na pre­gun­ta. Ho­nes­ta­men­te creo que los ob­je­ti­vos de la edu­ca­ción se­xual siem­pre son los mis­mos. Es de­cir, que cuan­do es­ta­mos ha­blan­do de edu­ca­ción in­fan­til hay que apren­der a co­no­cer­se más, a acep­tar­se más y a ex­pre­sar­se me­jor, pe­ro esos son los mis­mos ob­je­ti­vos que quie­ro pa­ra mí o pa­ra ti. Es de­cir, que a una per­so­na adul­ta tam­bién le vie­ne bien co­no­cer­se más, acep­tar­se más y sa­ber ex­pre­sar­se de ma­ne­ra sa­tis­fac­to­ria y re­la­cio­nar­se sa­tis­fac­to­ria­men­te. Una bue­na edu­ca­ción se­xual es la que siem­bra pa­ra des­pués re­co­ger. Aquí me to­ca a mí ha­blar­lo hoy. En la in­fan­cia es la que nos po­ne en la di­rec­ción que yo voy a con­si­de­rar que es la ade­cua­da, pe­ro no por­que aquí se ago­te, aquí em­pie­za. A ver si lo ex­pli­co de otra ma­ne­ra: tra­di­cio­nal­men­te, ¿la edu­ca­ción se­xual en qué ha con­sis­ti­do? En con­tar co­sas cuan­do no que­da más re­me­dio y lo justo, pa­ra que te de­jen en paz. ¿Eso qué sig­ni­fi­ca? Que he­mos lle­ga­do ne­ce­sa­ria­men­te tar­de y que he­mos ha­bla­do po­co y ge­ne­ral­men­te de lo po­co im­por­tan­te. Creo que la pro­pues­ta, y Sko­lae va en esa di­rec­ción has­ta don­de yo lo co­noz­co, es an­ti­ci­par­nos, con­tar an­tes, no pa­ra so­lu­cio­nar un pro­ble­ma sino pa­ra evi­tar que el pro­ble­ma se pre­sen­te, y con­tar más, pa­ra no que­dar­nos en esa se­xua­li­dad pe­que­ñi­ta de las con­duc­tas o del qué ha pa­sa­do, sino de una se­xua­li­dad que ten­ga que ver con más cuer­po, con más iden­ti­da­des, con mu­chas más co­sas. Una edu­ca­ción se­xual bue­na es la que em­pie­za an­tes y cuen­ta más co­sas.

¿Cuán­do hay que em­pe­zar a ha­blar de se­xua­li­dad con los ni­ños y có­mo hay que ha­cer­lo?

–Es que no hay que em­pe­zar; es­tá ahí. Des­de el prin­ci­pio, des­de que co­mien­zas a ha­blar con tu hi­jo em­pie­za la edu­ca­ción se­xual y no por­que em­pie­zan las pre­gun­tas. Tú eres mo­de­lo, tú abra­zas, tú to­cas, tú re­fuer­zas un com­por­ta­mien­to, re­fuer­zas otro, ofre­ces unos ju­gue­tes a ni­ños o a ni­ñas... La edu­ca­ción se­xual no es só­lo in­for­ma­ción so­bre se­xua­li­dad y eso es muy im­por­tan­te. La edu­ca­ción se­xual igual em­pie­za abra­zan­do, dan­do se­gu­ri­dad, trans­mi­tien­do con­tac­to ín­ti­mo, de­jan­do que las emo­cio­nes se ex­pre­sen... Y no se ha­bla de pe­ne, de la va­gi­na, no se ha­bla de na­da de to­do es­to, pe­ro un ni­ño o una ni­ña es­tá apren­dien­do a sen­tir­se que­ri­do, que lue­go es un ob­je­ti­vo de la edu­ca­ción se­xual. Por eso di­go que cuan­do uno re­du­ce la edu­ca­ción se­xual a qué ha­go si pre­gun­tan o tal; no, eso son anéc­do­tas. La edu­ca­ción se­xual son más co­sas. ¿Cuán­do em­pe­zar a ha­blar de se­xua­li­dad? Di­ría des­de el mi­nu­to uno. Aquí pue­den pa­sar dos co­sas: una que te pre­gun­ten o que no. Si te pre­gun­tan, ¿qué hay que ha­cer? Con­tes­tar. ¿Có­mo? Bien. ¿Qué sig­ni­fi­ca con­tes­tar bien? Con bue­na dis­po­si­ción, por­que yo co­mo pa­dre o co­mo ma­dre quie­ro que mi hi­jo se­pa que con­mi­go pue­de ha­blar, con lo cual la peor de las res­pues­tas es de­cir­le ya ha­bla­re­mos, qué ton­te­rías di­ces... No, yo quie­ro ser un re­fe­ren­te. Tú me pre­gun­tas y más im­por­tan­te que lo que te cuen­to es que apren­das que cuen­tas con­mi­go y eso es ac­ti­tud, es len­gua­je no ver­bal, es mi­ra­da, es to­car, es sen­tir que lo que a ti te im­por­ta a mí me im­por­ta y eso abre la puer­ta a que si­ga­mos ha­blan­do de mu­chas co­sas. Si no te pre­gun­tan, al­gu­nos pien­san que si no lo ha­cen no ha­ce fal­ta ade­lan­tar­se. Yo no soy muy par­ti­da­rio, por­que creo que si les pre­gun­tá­ra­mos a pa­dres y ma­dres si ha­blan con su hi­jo só­lo de las co­sas que le pre­gun­tan la res­pues­ta es ne­ce­sa­ria­men­te no. Con los hi­jos ha­blas de lo que quie­ren sa­ber y de lo que ne­ce­si­tan sa­ber. No creo que nin­gún pa­dre o ma­dre ha­ya es­pe­ra­do a que su hi­jo le pre­gun­te qué es un se­má­fo­ro o un pa­so de ce­bra, por­que quie­ren que lo se­pa. ¿Por qué es im­por­tan­te que des­de el na­ci­mien­to ten­gan una bue­na edu­ca­ción afec­ti­vo-se­xual?

–Si yo me co­noz­co, yo me acep­to y apren­do a re­la­cio­nar­me pro­ba­ble­men­te las re­la­cio­nes que lue­go se es­ta­blez­can de pa­re­ja, del ti­po de pa­re­ja que sean, sean bas­tan­te más igua­li­ta­rias y bas­tan­te más sen­sa­tas y cuan­do em­pie­zas a mi­rar a tu pa­re­ja co­mo un igual con el que eres ca­paz de ha­blar de las co­sas que te gus­tan, de las que no te gus­tan, de las que te ha­cen sen­tir bien y de las que te ha­cen sen­tir mal, que eso tie­ne que ver con el co­no­cer­se y tie­ne que ver con el acep­tar­se, pro­ba­ble­men­te los ado­les­cen­tes o los jó­ve­nes o las per­so­nas adul­tas, que no creo que sean muy dis­tin­tos, a lo me­jor ten­dría­mos re­la­cio­nes eró­ti­cas con me­nos ries­go y pro­ba­ble­men­te con bas­tan­te más sa­tis­fac­ción. La cla­ve va por ahí. Mu­chas de esas re­la­cio­nes que aca­ban en con­se­cuen­cias no desea­das es que ni si­quie­ra han si­do sa­tis­fac­to­rias.

Vi­vi­mos una épo­ca de ca­sos so­bre agre­sio­nes se­xua­les muy me­diá­ti­cos, co­mo el de La Ma­na­da, don­de un gru­po de jó­ve­nes de­fien­de co­mo “nor­mal” unos he­chos que la ma­yo­ría so­cial con­si­de­ra una vio­la­ción. ¿Qué es­tá fa­llan­do en la so­cie­dad pa­ra que es­to ocu­rra?

–Evi­den­te­men­te, cuan­do sa­len co­sas feas es que al­guien es­tá fa­llan­do y en ese al­guien me pon­go yo el pri­me­ro. To­dos es­ta­mos fa­llan­do. ¿Cuál es la re­fle­xión? Si es­tán nor­ma­li­zan­do co­sas que no son nor­ma­les, a lo me­jor es que he­mos lle­ga­do tar­de con la edu­ca­ción se­xual o a lo me­jor es que no la he­mos he­cho. O a lo me­jor es que he­mos de­ja­do que la gen­te se edu­que a su ai­re y así nos es­tá pa­san­do. Con lo cual a mí lo pri­me­ro que se me ocu­rre es que con más edu­ca­ción se­xual creo que ha­bría me­nos en­re­dos, aun­que siem­pre ha­brá al­guno, no voy a de­cir que es­to es una pa­na­cea.

En el ca­so de los ni­ños con dis­ca­pa­ci­dad, ¿la edu­ca­ción hay que afron­tar­la de dis­tin­ta for­ma?

–En Pamplona he tra­ba­ja­do con gen­te de Ta­su­bin­sa y con al­gún otro cen­tro. Son los mis­mos ob­je­ti­vos por­que es la mis­ma se­xua­li­dad con más di­fi­cul­ta­des. La úni­ca di­fe­ren­cia es que hay que po­ner más em­pe­ño. ●

“Me pa­re­ce ex­ce­len­te que la fa­mi­lia ha­ble de sus va­lo­res y creen­cias, pe­ro de­be­ría tra­tar de edu­car y no adoc­tri­nar”

“Una edu­ca­ción se­xual bue­na es la que em­pie­za an­tes y cuen­ta más co­sas; no es só­lo in­for­ma­ción de se­xua­li­dad”

“Si yo me co­noz­co, me acep­to y apren­do a re­la­cio­nar­me, las re­la­cio­nes que lue­go es­ta­blez­ca se­rán bas­tan­te más igua­li­ta­rias y sen­sa­tas”

Carlos de la Cruz Martín Ro­mo, ayer en la se­de del Co­le­gio de Mé­di­cos de Pamplona.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.