9 ME­SES DE CÁR­CEL POR IN­TEN­TAR TO­CAR A UNA ME­NOR EN PAMPLONA

● El TSJN con­fir­ma la con­de­na de la Au­dien­cia Pro­vin­cial por un de­li­to de abu­so se­xual en gra­do de ten­ta­ti­va ● Ocu­rrió en la pla­za de los Burgos y se apre­cia la ate­nuan­te de ano­ma­lía psí­qui­ca

Diario de Noticias (Spain) - - Navarra Sociedad - Enrique Con­de

PAMPLONA – La Sa­la de lo Ci­vil y Pe­nal del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Na­va­rra (TSJN) ha con­fir­ma­do una con­de­na de nue­ve me­ses de pri­sión por una ten­ta­ti­va de abu­so se­xual con­tra un hom­bre, al que se le re­co­no­ce la ate­nuan­te muy cua­li­fi­ca­da de ano­ma­lía psí­qui­ca, y que in­ten­tó efec­tuar to­ca­mien­tos a una me­nor de 15 años cuan­do se en­con­tra­ba en la pla­za de los Burgos de Pamplona. Tam­bién se le con­de­na a un año de li­ber­tad vi­gi­la­da, que de­be­rá cum­plir des­pués de la pe­na de cár­cel.

La sen­ten­cia vie­ne a ra­ti­fi­car una re­so­lu­ción de la Sec­ción Pri­me­ra de la Au­dien­cia Pro­vin­cial por unos he­chos ocu­rri­dos el 22 de abril de 2017, so­bre las 17.30 ho­ras, cuan­do el pro­ce­sa­do se en­con­tra­ba en el Cas­co Vie­jo “mo­les­tan­do a un gru­po de chi­cas que se en­con­tra­ba en di­cho lu­gar”. En uno de los gru­pos ha­bía una me­nor de 15 años, con una ami­ga, y el pro­ce­sa­do se le acer­có a la chi­ca y le di­jo: “Qué gua­pa eres, qué ojos tan bo­ni­tos tie­nes”, y se aga­chó y le efec­tuó to­ca­mien­tos en la zo­na de la in­gle, has­ta que la me­nor le dio un ma­no­ta­zo y el acu­sa­do se mar­chó del lu­gar.

Un cuar­to de ho­ra des­pués, es­te vol­vió y les ofre­ció reite­ra­da­men­te whisky. Con pos­te­rio­ri­dad, in­sis­tió en su com­por­ta­mien­to y acer­có su ca­ra a la de la me­nor, la aga­rró de los hom­bros y le di­jo que le die­ra un be­so y a su ami­ga que le de­ja­ra el pin­ta­la­bios. El fa­llo re­co­no­ce que el acu­sa­do co­me­tió los he­chos con sus fa­cul­ta­des afec­ta­das de un mo­do mo­de­ra­do se­ve­ro co­mo con­se­cuen­cia de un tras­torno mix­to de la per­so­na­li­dad con ras­gos pa­ra­noi­des y psi­co­sis por dro­gas.

La de­fen­sa del pro­ce­sa­do pre­sen­tó re­cur­so al fa­llo de la Au­dien­cia ale­gan­do que el to­ca­mien­to fue “un sim­ple apo­yo en el mus­lo de la jo­ven de­bi­do a la ines­ta­bi­li­dad del acu­sa­do por su es­ta­do de em­bria­guez”.

NO PER­DÍA EL EQUI­LI­BRIO El TSJN ava­la sin em­bar­go el ra­zo­na­mien­to que ya ex­pu­so la Au­dien­cia en su sen­ten­cia y en­tien­de ajus­ta­da la ca­li­fi­ca­ción de los he­chos co­mo ten­ta­ti­va de abu­so se­xual. “Con­cu­rre el ele­men­to ob­je­ti­vo del de­li­to, con­sis­ten­te en ac­tos que aten­tan con­tra la in­dem­ni­dad se­xual, te­nien­do en cuen­ta las par­tes anató­mi­cas a las que se di­ri­gían los to­ca­mien­tos, en con­cre­to la par­te in­te­rior del mus­lo has­ta su apro­xi­ma­ción a la in­gle y en di­rec­ción a la zo­na ín­ti­ma de la me­nor, sin lle­gar a di­cho pun­to co­mo con­se­cuen­cia del ma­no­ta­zo que re­ci­bió”. Y con­cu­rre “igual­men­te el ele­men­to sub­je­ti­vo del de­li­to en los ac­tos eje­cu­ta­dos, ya que re­ve­lan cla­ra­men­te la bús­que­da de al­gún ti­po de sa­tis­fac­ción se­xual”.

El TSJN en­tien­de que el ra­zo­na­mien­to de la Au­dien­cia fue cohe­ren­te con los vis­to en el jui­cio y no apre­cia ra­zo­nes pa­ra du­dar del tes­ti­mo­nio de la víc­ti­ma, a lo que se aña­de que una de las tes­ti­gos de­cla­ró que no creía que el apo­yo del acu­sa­do en la pier­na de su ami­ga pu­die­ra de­ber­se o atri­buir­se a una “pér­di­da de equi­li­brio” del hom­bre, cre­yen­do que la su­ya fue una ac­ción “cons­cien­te” a juz­gar “por las co­sas que les de­cía”. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.