El Sí­no­do ‘de los jó­ve­nes’

Diario de Noticias (Spain) - - Navarra Sociedad - POR Jo­xe Arre­gi

Se lla­ma­ba más bien Sí­no­do so­bre los jó­ve­nes, co­sa muy dis­tin­ta. Y así ha si­do en reali­dad. Los jó­ve­nes no han si­do su­je­to, sino más bien ob­je­to. ¿Pa­ra qué en­ton­ces un Sí­no­do?

El tér­mino pro­vie­ne del grie­go syn (con) y ho­dos (ca­mino o via­je), de mo­do que sig­ni­fi­ca “ca­mino o via­je con­jun­to”. Pe­ro el De­re­cho Ca­nó­ni­co lo de­fi­ne co­mo “asam­blea de obis­pos es­co­gi­dos… que se reúnen… pa­ra fo­men­tar la unión es­tre­cha en­tre el Ro­mano Pon­tí­fi­ce y los Obis­pos”. No es un via­je, sino una reunión. Y el su­je­to son los obis­pos con el pa­pa al fren­te. ¿Me­re­cía la pe­na?

Via­ja­ron a Ro­ma y allí se que­da­ron, del 3 al 28 de oc­tu­bre (25 días con to­do pa­ga­do), 267 obis­pos, más 20 sa­cer­do­tes y re­li­gio­sos y 23 ex­per­tos; y lue­go el res­to: 49 oyen­tes, en­tre los cua­les 34 jó­ve­nes (bien ele­gi­dos en­tre los más afi­nes y su­mi­sos, le­jos del per­fil me­dio de la ju­ven­tud ac­tual), to­dos ellos con voz res­trin­gi­da y sin vo­to.

Una fo­to lo di­ce to­do: en la tribuna pre­si­den­cial el pa­pa Fran­cis­co, y el am­plio he­mi­ci­clo cu­bier­to de so­ta­nas ne­gras, obis­pos con fa­ji­nes y so­li­deos fucsia, y car­de­na­les con fa­ji­nes y so­li­deos ro­jos en las pri­me­ras fi­las del cen­tro. Ma­jes­tuo­so. Allá al fon­do, don­de mis ojos ya no dis­tin­guen, de­bie­ron de es­tar los oyen­tes sin vo­to, unos po­cos jó­ve­nes en­tre ellos. Se­gu­ro que en al­gún lu­gar es­tu­vie­ron tam­bién los co­lo­res del mun­do de hoy y las bie­na­ven­tu­ran­zas de Je­sús, pe­ro en la fo­to no al­can­zo ni a di­vi­sar­lo.

Es la ima­gen real de la Igle­sia ins­ti­tu­cio­nal: mas­cu­li­na, cé­li­be, cle­ri­cal y je­rár­qui­ca. Una Igle­sia que Je­sús nun­ca ima­gi­nó: ni eli­gió a los 12 após­to­les co­mo di­ri­gen­tes de su gru­po de se­gui­do­res con Pe­dro al fren­te, ni se le pa­só por la ca­be­za que fue­ran a te­ner su­ce­so­res en una Igle­sia fu­tu­ra en la que ni si­quie­ra pen­só. Y aun cuan­do la hu­bie­ra or­ga­ni­za­do y pro­yec­ta­do exac­ta­men­te así ha­ce 2000 años, aun en ese ca­so irreal po­dría la Igle­sia se­guir man­te­nien­do ese mo­de­lo. Se­ría tan anacró­ni­co co­mo que tu­vié­ra­mos que se­guir ha­blan­do arameo co­mo Je­sús, o vis­tien­do co­mo él tú­ni­ca y san­da­lias o lo que fue­ra. Je­sús fue un pro­fe­ta re­for­ma­dor, que di­jo: “El es­pí­ri­tu so­pla don­de quie­re”, “Es­tá es­cri­to, pe­ro yo os di­go”, y “A vino nue­vo odres nue­vos”.

La ins­ti­tu­ción ecle­siás­ti­ca lo ol­vi­dó muy pron­to y si­gue re­pi­tien­do len­gua­jes, dog­mas y for­mas del pa­sa­do. No es, pues, ex­tra­ño que na­da nue­vo se con­ten­ga en el Do­cu­men­to fi­nal del Sí­no­do epis­co­pal so­bre los jó­ve­nes, un tex­to lar­go, frío y plano. Se men­cio­na a me­nu­do el “via­je”, pe­ro no se avan­za en na­da. Afir­ma que los jó­ve­nes son “lu­gar teo­ló­gi­co” (n. 64), pe­ro ig­no­ra la voz y el vo­to de la in­men­sa ma­yo­ría de la ju­ven­tud, a la que se re­cuer­da que de­ben “re­co­no­cer el pa­pel de los pas­to­res y no avan­zar por sí mis­mos” (n. 66). Na­da nue­vo en cues­tio­nes re­la­ti­vas a la se­xua­li­dad, a la orien­ta­ción se­xual y al gé­ne­ro. In­vi­ta a los jó­ve­nes a re­des­cu­brir la cas­ti­dad. Y so­lo men­cio­na a los ho­mo­se­xua­les pa­ra de­cir que han de ser “acom­pa­ña­dos” (n. 150), co­mo quien tie­ne al­gún pro­ble­ma. A tran­se­xua­les, bi­se­xua­les o in­ter­se­xua­les, ni si­quie­ra los men­cio­na. No exis­ten. “Hom­bre y mu­jer los creó”, y pun­to. ¿Y so­bre la mu­jer? Re­cla­ma su pre­sen­cia “en los cuer­pos ecle­sia­les en to­dos los ni­ve­les”, pe­ro “res­pe­tan­do el pa­pel del mi­nis­te­rio or­de­na­do” (n. 148), es de­cir, sin to­car la su­pre­ma­cía cle­ri­cal mas­cu­li­na.

Lo más au­daz es se­gu­ra­men­te el pá­rra­fo so­bre la for­ma­ción de los se­mi­na­ris­tas, don­de se di­ce: “de­ma­sia­dos jó­ve­nes que se pre­sen­tan en se­mi­na­rios o ca­sas de for­ma­ción son bien­ve­ni­dos sin un co­no­ci­mien­to ade­cua­do de su his­to­ria” (n. 163). Asun­to cru­cial. En efec­to, los se­mi­na­rios se nu­tren en ge­ne­ral de jó­ve­nes de otro mun­do que an­sían po­ner­se el al­za­cue­llos y la ca­su­lla, y as­pi­ran a la mi­tra y al bácu­lo. Y pues­to que de los se­mi­na­ris­tas de hoy sal­drán los cu­ras, obis­pos y car­de­na­les de ma­ña­na, ¿có­mo po­dre­mos es­pe­rar de ellos el fin del cle­ri­ca­lis­mo (Sí­no­do, epis­co­pa­do y pa­pa­do in­clui­dos)?

To­do in­di­ca que el vie­jo apa­ra­to de la Igle­sia Ca­tó­li­ca ten­drá que de­rrum­bar­se por en­te­ro pa­ra que al­go nue­vo sur­ja en su lu­gar. Y no es pe­si­mis­mo, sino es­pe­ran­za. El Es­pí­ri­tu es jo­ven y vi­bra en el co­ra­zón de to­dos los se­res, trans­for­man­do la vi­da y sus for­mas. ●

“Es fun­da­men­tal im­pul­sar un estilo de vi­da sa­lu­da­ble con­tra la dia­be­tes y sus sín­to­mas”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.