No ten­go pa­la­bras

Diario de Noticias (Spain) - - Navarra Política - POR Pa­blo Muñoz

Es­cri­bir lo que uno opi­na so­bre lo que acon­te­ce no es sen­ci­llo. Uno no sa­be si le leen, quié­nes le leen y con qué lu­pa le leen, pe­ro por lo ge­ne­ral pro­cu­ra ser con­si­de­ra­do, ca­si man­so, por aque­llo de no he­rir sen­si­bi­li­da­des. Cier­to es que hay oca­sio­nes en las que es tan ló­gi­co, tan ho­nes­to, car­gar las tin­tas que un co­men­ta­rio co­mo és­te tie­ne más as­pec­to de desaho­go que de in­ter­pre­ta­ción de la reali­dad.

Ya ha llo­vi­do des­de que en 1985 el en­ton­ces al­cal­de de Je­rez, Pe­dro Pa­che­co, sol­tó aque­llo de “la jus­ti­cia es un ca­chon­deo”. Le ca­ye­ron las del pul­po y el asun­to aca­bó en el Tri­bu­nal Su­pre­mo que le con­de­nó por ha­ber he­cho “un da­ño de­mo­le­dor a las ins­ti­tu­cio­nes”. Ya ha llo­vi­do, y la reali­dad ha de­mos­tra­do con cre­ces que el al­cal­de Pa­che­co te­nía ra­zón, que en el Es­ta­do es­pa­ñol el al­to es­ca­la­fón de la jus­ti­cia ha caí­do en la si­ma más pro­fun­da del des­cré­di­to. Siem­pre es in­dis­pen­sa­ble de­jar cla­ro que cuan­do nos re­fe­ri­mos a la po­dre­dum­bre ins­ti­tu­cio­nal de la jus­ti­cia no se alu­de a la ad­mi­nis­tra­ción or­di­na­ria, a la rec­ti­tud y pro­fe­sio­na­li­dad de la ma­gis­tra­tu­ra or­di­na­ria, sino a las al­tas es­fe­ras del po­der ju­di­cial, a los es­ta­men­tos de pri­vi­le­gio que dis­po­nen de la úl­ti­ma pa­la­bra y que cons­ti­tu­yen la cla­ve de bó­ve­da de la jus­ti­cia es­pa­ño­la. Por sin­te­ti­zar, se tra­ta del Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial, el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, el Tri­bu­nal Su­pre­mo y co­mo pe­cu­lia­ri­dad ex­cep­cio­nal, la Au­dien­cia Na­cio­nal. Cua­tro ejes so­bre los que la reali­dad se cis­ca en Mon­tes­quieu con con­se­cuen­cias desas­tro­sas pa­ra la ciu­da­da­nía y pa­ra el su­pues­to pres­ti­gio de Es­ta­do, por­que es­tán so­me­ti­dos a la vo­lun­tad de los par­ti­dos do­mi­nan­tes que se re­par­ten las par­ce­las de po­der. Y co­mo esas cua­tro po­tes­ta­des de la jus­ti­cia es­pa­ño­la fue­ron con­fi­gu­ra­das por la ma­yo­ría ab­so­lu­ta del PP, es­to es lo que hay.

A día de hoy, por no re­vol­ver más la mier­da, asis­ti­mos es­tre­me­ci­dos a un nue­vo bas­to­na­zo de Es­tras­bur­go a la jus­ti­cia es­pa­ño­la por ha­ber per­mi­ti­do que la ma­gis­tra­da Ángela Mu­ri­llo pre­si­die­ra el tri­bu­nal que juz­gó a Ar­nal­do Ote­gi y sus com­pa­ñe­ros por el ca­so Ba­te­ra­gu­ne. Una jue­za par­cial, len­gua­raz, que ac­tuó a fa­vor de obra de­cre­tan­do una con­de­na aco­mo­da­da al re­la­to que le vino da­do y nun­ca ana­li­zó. Su­ma y si­gue, los va­ra­pa­los de Eu­ro­pa a la jus­ti­cia es­pa­ño­la por los que na­die pes­ta­ñea en las al­tas es­fe­ras ins­ti­tu­cio­na­les es­pa­ño­las. Los po­lí­ti­cos se la­van las ma­nos ad­mi­tien­do que aca­tan la sen­ten­cia, y la jue­za Mu­ri­llo si­gue su vi­da, dis­fru­ta de su suel­do y ni se in­mu­ta por los seis años de li­ber­tad per­di­da por quie­nes ella con­de­nó. Que se jo­dan, eran te­rro­ris­tas, o al me­nos así se lo in­di­ca­ron de arri­ba. Es la Au­dien­cia Na­cio­nal, ami­go. No se pue­de caer más ba­jo. Por si fue­ra po­ca la de­pen­den­cia de la jus­ti­cia al po­der po­lí­ti­co, ha que­da­do des­car­na­da­men­te cla­ro que tam­bién es­tá so­me­ti­da al po­der eco­nó­mi­co. El vo­de­vil del Tri­bu­nal Su­pre­mo a cuen­ta del im­pues­to hi­po­te­ca­rio de­be­ría ha­ber desem­bo­ca­do en di­mi­sión ge­ne­ral, pe­ro qué va. Es cues­tión de des­fa­cha­tez, de osa­día, to­do va­le si se rec­ti­fi­ca a tiem­po… a fa­vor de la ban­ca, por su­pues­to. Más va­le no ima­gi­nar las lla­ma­das, las ad­ver­ten­cias, las in­ti­mi­da­cio­nes, has­ta lle­gar a ese 15 a 13 que de­vol­vía el alien­to a la ban­ca. Pues esos 28, des­pués de la ba­ja­da de to­gas, ahí si­guen en nó­mi­na sin in­mu­tar­se des­pués de la ave­ría que le han he­cho al ya co­rrom­pi­do pres­ti­gio de la jus­ti­cia es­pa­ño­la.

Re­co­noz­co que me im­pre­sio­nó el re­pro­che de Iñi­go Lidón, hi­jo del juez ase­si­na­do por ETA ha­ce 17 años, a la pe­no­sa inac­ción de la Au­dien­cia Na­cio­nal pa­ra es­cla­re­cer la au­to­ría del aten­ta­do. Con to­do su de­re­cho a la ver­dad, la jus­ti­cia y la re­pa­ra­ción, el hi­jo de José María Lidón de­ta­lló la pa­si­vi­dad de la Au­dien­cia Na­cio­nal –tan di­li­gen­te cuan­do se tra­ta de he­chos me­diá­ti­ca­men­te es­pec­ta­cu­la­res– pa­ra acla­rar la ver­dad de una tra­ge­dia fa­mi­liar co­mo el ase­si­na­to de su pa­dre, has­ta el pun­to de que sea la pro­pia fa­mi­lia la que es­tá ac­ti­van­do la re­so­lu­ción del ca­so. La jus­ti­cia es­pa­ño­la no es un ca­chon­deo, no. La jus­ti­cia es­pa­ño­la es una ver­güen­za, es una afren­ta a los ciu­da­da­nos, es una hu­mi­lla­ción de los más dé­bi­les, es un es­cán­da­lo an­ti­de­mo­crá­ti­co. Uno ya, ni sa­be có­mo ca­li­fi­car es­te bal­dón que a to­dos nos ame­na­za. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.