We­ber, más a la de­re­cha pa­ra fre­nar a los ul­tras

Diario de Noticias (Spain) - - Unión Europea Política - POR Je­sús Gon­zá­lez Mateos

EL Con­gre­so del Par­ti­do Po­pu­lar Eu­ro­peo PPE ce­le­bra­do es­ta se­ma­na en Hel­sin­ki plan­tea­ba un tre­men­do di­le­ma a los man­da­ta­rios con­ser­va­do­res eu­ro­peos: op­tar por un can­di­da­to y un pro­gra­ma es­co­ra­do a la de­re­cha pa­ra tra­tar de fre­nar el au­men­to del vo­to a las op­cio­nes eu­ró­fo­bas de ul­tra­de­re­cha o bus­car el cen­tro li­be­ral co­mo es­pa­cio de movilización del vo­to eu­ro­peís­ta. Fi­nal­men­te, ade­más de la dis­qui­si­ción ideo­ló­gi­ca, pe­só de for­ma de­ter­mi­nan­te el apo­yo cla­ro al ale­mán Man­fred We­ber de su com­pa­trio­ta la Can­ci­ller Ángela Mer­kel. El par­ti­do más vo­ta­do en los pa­sa­dos co­mi­cios eu­ro­peos se lan­za así el pri­me­ro a la ca­rre­ra elec­to­ral de ma­yo de 2019, con la in­ten­ción de re­va­li­dar re­sul­ta­dos, pe­ro so­bre to­do, con la difícil en­co­mien­da de con­for­mar en el Par­la­men­to Eu­ro­peo una ma­yo­ría es­ta­ble que per­mi­ta se­guir ade­lan­te con el pro­yec­to de cons­truc­ción eu­ro­pea.

WE­BER VS. STUBB. El due­lo de las can­di­da­tu­ras po­pu­la­res en­fren­ta­ba a dos po­lí­ti­cos de muy dis­tin­to per­fil. Por un la­do, el ele­gi­do, Man­fred We­ber, ac­tual por­ta­voz de los po­pu­la­res en el Par­la­men­to Eu­ro­peo, jo­ven pe­ro cur­ti­do en las li­neas eu­ro­peas, aun­que nun­ca ha te­ni­do res­pon­sa­bi­li­da­des de ges­tión. De la es­cue­la Mer­kel, gris y so­brio, con ideas con­ser­va­do­ras de la lí­nea du­ra del cen­tro­de­re­cha. En el otro la­do, Ale­xan­der Stubb, ex pri­mer mi­nis­tro fin­lan­dés, li­be­ral de cor­te más pro­gre­sis­ta y mu­cho más fres­co y mo­derno en su dis­cur­so e ima­gen. En to­do ca­so, es evi­den­te que el te­ma del can­di­da­to no tie­ne prác­ti­ca­men­te efec­to al­guno en el vo­to en unas elec­cio­nes don­de lo que pri­ma es el ca­be­za de lis­ta na­cio­nal. Lo que re­sul­ta más re­le­van­te es su pa­pel a fu­tu­ro, pues, se­rá si los re­sul­ta­dos así lo dic­tan el pró­xi­mo pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea. La pro­pia Mer­kel ha vuel­to a po­ner en du­da el sis­te­ma de elec­ción por el Par­la­men­to, el lla­ma­do Spit­zen­kan­di­da­ten, pues, es cier­to que el Tra­ta­do de la Unión de­ja esa de­ci­sión fi­nal en ma­nos del Con­se­jo Eu­ro­peo. Es de­cir, los eu­ro­peos ele­gi­mos a los eu­ro­dipu­tados, es­tos eli­gen al pre­si­den­te de la Co­mi­sión, pe­ro lo de­ben ra­ti­fi­car los je­fes de Go­bierno de los Es­ta­dos miem­bros.

FRE­NAR A LOS UL­TRAS. Las elec­cio­nes de ma­yo es­tán con­di­cio­na­das por el bre­xit y el as­cen­so de for­ma­cio­nes ul­tras que son ya par­te de­ci­si­va en go­bier­nos co­mo Ita­lia, Hun­gría, Po­lo­nia o Aus­tria. Ello con­vier­te a di­chos co­mi­cios es una es­pe­cie de ple­bis­ci­to so­bre el pro­yec­to eu­ro­peo co­mún. Se tra­ta de ga­nar Eu­ro­pa pa­ra los eu­ro­peos o su­cum­bir an­te los po­pu­lis­mos que nos plan­tean la vuel­ta atrás a un con­ti­nen­te en­fren­ta­do y en­vuel­to en fron­te­ras. En ese sen­ti­do, la gran no­ve­dad del ma­pa po­lí­ti­co es la enor­me frag­men­ta­ción del mis­mo por la iz­quier­da y por la de­re­cha. Al me­nos seis gru­pos, ca­da vez más cer­ca­nos en sus por­cen­ta­jes de vo­to –Po­pu­la­res, So­cia­lis­tas, Ver­des, Iz­quier­da ra­di­cal, Ul­tra­de­re­chis­tas y Li­be­ra­les– com­pon­drán la nue­va Eu­ro­cá­ma­ra. Con lo que la con­for­ma­ción de ma­yo­rías se va a com­pli­car enor­me­men­te. Así las co­sas, va a re­sul­tar cla­ve la ca­pa­ci­dad del cen­tro­de­re­cha de fre­nar a los eu­ró­fo­bos en los paí­ses nór­di­cos, en el Es­te y en los Es­ta­dos cen­troeu­ro­peos. De la su­ma de eu­ro­dipu­tados elec­tos en to­das es­tas cir­cuns­crip­cio­nes pue­de de­pen­der la suer­te de nues­tro fu­tu­ro. De eso y de la fuer­za que le que­de a Ma­cron pa­ra evi­tar la vic­to­ria del Fren­te Na­cio­nal de Ma­ri­ne Le Pen, co­mo lo lo­gró en las pre­si­den­cia­les y le­gis­la­ti­vas ga­las de ha­ce un año y me­dio.

UN PRO­GRA­MA PO­CO AM­BI­CIO­SO. Res­pec­to a la ofer­ta pro­gra­má­ti­ca, los po­pu­la­res reuni­dos en Hel­sin­ki han op­ta­do por ha­cer gui­ños a sus vo­tan­tes más a la de­re­cha, preo­cu­pa­dos por la cri­sis mi­gra­to­ria y a los de los Es­ta­dos más par­ti­da­rios de la or­to­do­xia en el gas­to. Pocas no­ve­da­des y po­ca am­bi­ción, bus­can­do un equi­li­brio en­tre el con­ser­va­du­ris­mo y sus ideas eu­ro­peís­tas que na­die pue­de po­ner en du­da. Y es que los Po­pu­la­res eu­ro­peos se en­fren­tan a las elec­cio­nes más com­pli­ca­das de su his­to­ria, sin po­der con­tar si­quie­ra con el abra­zo de gran coa­li­ción con sus his­tó­ri­cos an­ta­go­nis­tas so­cial­de­mó­cra­tas, en caí­da libre en paí­ses de­ci­si­vos co­mo Ale­ma­nia, Fran­cia o Ita­lia. En cual­quier ca­so, con to­das la di­fi­cul­ta­des re­se­ña­das, Man­fred

We­ber tie­ne, hoy por hoy, mu­chas pa­pe­le­tas pa­ra con­ver­tir­se el año que vie­ne en el pró­xi­mo pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, un car­go que no os­ten­ta un ale­mán des­de que Wal­ter Halss­tein fue­ra el pri­mer pre­si­den­te del Eje­cu­ti­vo eu­ro­peo del 1 de ene­ro de 1958 has­ta el 30 de ju­nio de 1967. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.