Ru­sia pier­de alia­dos en la Unión Eu­ro­pea por los úl­ti­mos es­cán­da­los de es­pio­na­je

Los con­flic­tos con Gre­cia y Aus­tria po­drían agra­var las re­la­cio­nes con Bru­se­las

Diario de Noticias (Spain) - - Unión Europea Política - Ig­na­cio Or­te­ga

MOS­CÚ – Pri­me­ro fue Gre­cia y aho­ra le ha to­ca­do el turno a Aus­tria. Ru­sia se ha pe­lea­do en los úl­ti­mos me­ses con dos de sus prin­ci­pa­les alia­dos en la Unión Eu­ro­pea (UE) de­bi­do a los es­cán­da­los de es­pio­na­je. El guion fue muy si­mi­lar en am­bos ca­sos. De­nun­cia de es­pio­na­je, apla­za­mien­to de las vi­si­tas de los mi­nis­tros de Ex­te­rio­res y con­vo­ca­to­ria del em­ba­ja­dor por par­te de la Can­ci­lle­ría ru­sa pa­ra ex­pre­sar­le su pro­tes­ta for­mal.

Pe­ro el ca­so de Aus­tria es es­pe­cial­men­te san­gran­te pa­ra Mos­cú, ya que Vie­na pre­si­de ac­tual­men­te la UE, por lo que el agra­va­mien­to de las re­la­cio­nes ya no se­ría só­lo una cues­tión bi­la­te­ral, sino que afec­ta­ría a to­da la UE.

El Krem­lin apos­tó fuerte en los úl­ti­mos me­ses por for­ta­le­cer las re­la­cio­nes con Aus­tria, tan­to des­de el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co co­mo eco­nó­mi­co y ener­gé­ti­co. Y ya en su pri­mer via­je al ex­te­rior des­de su re­elec­ción, el pre­si­den­te ru­so, Vla­dí­mir Pu­tin, reali­zó en ju­nio una vi­si­ta de tra­ba­jo al país al­pino en la que pi­dió una nor­ma­li­za­ción de las re­la­cio­nes con la UE y el fin de las sanciones. En una de­mos­tra­ción de que la lu­na de miel ru­so-aus­tria­ca no era pa­sa­je­ra, Pu­tin asis­tió a me­dia­dos de agos­to pa­sa­do a la bo­da de la mi­nis­tra de Ex­te­rio­res, Ka­rin Kneissl, in­vi­ta­ción que desató no pocas crí­ti­cas den­tro y fue­ra de Aus­tria.

Ha­ce un mes el can­ci­ller aus­tría­co, Se­bas­tian Kurz, via­jó a Mos­cú pa­ra “re­du­cir ten­sio­nes” en­tre el Krem­lin y Oc­ci­den­te, en lo que era su se­gun­da vi­si­ta a Ru­sia en nue­ve me­ses. “Ne­ce­si­ta­mos unas bue­nas re­la­cio­nes con Ru­sia”, pro­cla­mó en­ton­ces. A di­fe­ren­cia de mu­chos so­cios eu­ro­peos, Aus­tria no ex­pul­só a di­plo­má­ti­cos ru­sos tras el en­ve­ne­na­mien­to en Reino Uni­do del an­ti­guo es­pía ru­so Ser­guéi Skri­pal y su hi­ja Yu­lia.

No obs­tan­te, to­dos esos es­fuer­zos se vie­ron frus­tra­dos por la de­nun­cia de Kurz el vier­nes de que un co­ro­nel del Ejér­ci­to aus­tría­co ha­bía tra­ba­ja­do pa­ra los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia ru­sos du­ran­te los úl­ti­mos 20 años. Di­cho mi­li­tar se ha­bría reuni­do ca­da dos se­ma­nas con su con­tac­to ru­so, un tal Yu­ri, pa­ra en­tre­gar­le in­for­ma­ción cla­si­fi­ca­da por la que ha­bría re­ci­bi­do 300.000 eu­ros. “Eso sig­ni­fi­ca que es­ta­mos an­te un ca­so de es­pio­na­je”, di­jo Kurz.

La Fis­ca­lía del país cen­troeu­ro­peo ya ha em­pe­za­do a in­ves­ti­gar el es­cán­da­lo des­de to­dos los pun­tos de vis­ta, in­clui­do la re­ve­la­ción de se­cre­tos de Es­ta­do, de­li­to que se cas­ti­ga con diez años de cárcel, se­gún in­for­mó su por­ta­voz a me­dios ru­sos.

Por de pron­to, Kneissl ha can­ce­la­do su vi­si­ta a Mos­cú, pre­vis­ta pa­ra el 2 y 3 de di­ciem­bre, y Vie­na ad­vir­tió que en ca­so de que se con­fir­me el ca­so de es­pio­na­je las re­la­cio­nes se ve­rían inevi­ta­ble­men­te afec­ta­das. “Los pa­sos da­dos por Vie­na, que se ci­men­tan en sos­pe­chas que no van acom­pa­ña­das de prue­ba al­gu­na, ya han cau­sa­do un de­te­rio­ro de unas re­la­cio­nes que en los úl­ti­mos tiem­pos se ca­rac­te­ri­za­ban por una di­ná­mi­ca po­si­ti­va”, re­pli­có la Can­ci­lle­ría ru­sa.

El mi­nis­tro de Ex­te­rio­res ru­so, Ser­guéi La­vrov, ca­li­fi­có ayer el ca­so de “sorpresa muy des­agra­da­ble” y ya hoy en con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca con Kneissl con­si­de­ró “inad­mi­si­ble” lan­zar acu­sa­cio­nes “sin prue­bas”, en vez de re­sol­ver di­cho in­ci­den­te en pri­va­do.

MANO NE­GRA Co­mo ocu­rrie­ra con Gre­cia, los po­lí­ti­cos y ex­per­tos ru­sos ven una mano ne­gra es­ta­dou­ni­den­se que in­ten­ta me­ter ci­za­ña en­tre Mos­cú y Bru­se­las, más aún cuan­do Vie­na ha re­co­no­ci­do que la de­nun­cia se ba­só en in­for­ma­ción pro­por­cio­na­da por un país alia­do. “To­do es­te es­cán­da­lo se ha ido de las ma­nos... La es­pio­na­je­ma­nía ha se­cues­tra­do a Eu­ro­pa y to­do es­to ocu­rre no sin el apo­yo del lla­ma­do Oc­ci­den­te Le­jano”, ase­gu­ró Leo­nid Sluts­ki, je­fe del co­mi­té de Asun­tos In­ter­na­cio­na­les de la Du­ma o cá­ma­ra de dipu­tados, en cla­ra alu­sión a EEUU.

El ob­je­ti­vo, ar­gu­yó, es “en­fren­tar” a Ru­sia con la UE, “en par­ti­cu­lar con Vie­na... Es­pe­cial­men­te te­nien­do en cuen­ta que os­ten­ta la Pre­si­den­cia de la Unión” des­de el 1 de julio.

Con to­do, Sluts­ki opi­na que no to­do es­tá per­di­do y que la can­ce­la­ción de la vi­si­ta de Kneissl no sig­ni­fi­ca un em­peo­ra­mien­to de las re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les. “Kneissl es uno de los po­cos po­lí­ti­cos eu­ro­peos que es cons­cien­te de la ne­ce­si­dad de dia­lo­gar con Ru­sia. Es­tá sien­do so­me­ti­da a una pre­sión sin pre­ce­den­tes”, apun­tó. En el ca­so de Gre­cia, La­vrov tam­bién can­ce­ló su vi­si­ta des­pués de que Ate­nas ex­pul­sa­ra a dos di­plo­má­ti­cos ru­sos. ●

Fo­to: Efe

Ajeno al re­vue­lo di­plo­má­ti­co, el pre­si­den­te ru­so Vla­di­mir Pu­tin es­tu­vo en un ac­to en Mos­cú.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.