La crip­ta y sus se­cre­tos

Diario de Noticias (Spain) - - Tribunas - Paco Ro­da POR

Hay dos ma­ne­ras de si­tuar­se an­te un Es­ta­do de ex­cep­ción en­cu­bier­to que ha ju­di­cia­li­za­do la vi­da pú­bli­ca y po­lí­ti­ca has­ta la pa­ra­noia. Dos op­cio­nes pa­ra en­fren­tar­se a es­te nue­vo es­ta­do pu­ni­ti­vo que con­tem­pla a la ciu­da­da­nía co­mo una man­cha os­cu­ra de la que sos­pe­char de ma­ne­ra per­ma­nen­te. Una es la de asus­tar­se y de­nun­ciar­lo exi­gien­do la vuel­ta a la im­po­si­ble nor­ma­li­dad. La otra es apro­ve­char su im­po­si­ción pa­ra vi­vir de otra ma­ne­ra, pa­ra ha­cer de ca­da ac­to pri­va­do una ba­ta­lla pú­bli­ca, un ges­to de re­sis­ten­cia. La pri­me­ra op­ción es­tá car­ga­da de mie­do y de an­gus­tia. La se­gun­da es una apues­ta por la li­ber­tad don­de nues­tro cuer­po se pue­de con­ver­tir en un cer­te­ro pro­yec­til. Cle­men­te Ber­nal y Ca­ro­li­na Mar­tí­nez son dos ar­ti­vis­tas que han op­ta­do por lo se­gun­do.

Ellos son dos ci­neas­tas li­ga­dos pro­fe­sio­nal y sen­ti­men­tal­men­te a la re­cu­pe­ra­ción de la me­mo­ria his­tó­ri­ca y tam­bién edi­to­res de Al­ki­bla. Dos ar­tis­tas in­có­mo­dos sí, que no par­ti­ci­pan pre­ci­sa­men­te de la ex­pe­ri­men­ta­ción en nom­bre del pla­cer, la ama­bi­li­dad o los pro­pó­si­tos ar­tís­ti­cos equi­dis­tan­tes y des­con­tex­tua­li­za­dos a lo Du­champ. Una de sus úl­ti­mas pro­duc­cio­nes ha si­do la rea­li­za­ción del do­cu­men­tal A sus muer­tos, que ver­sa so­bre el lla­ma­do Mo­nu­men­to a los Caí­dos de Pamplona pre­sen­ta­do en las Jor­na­das or­ga­ni­za­das por ZER en 2017 ¿Qué ha­ce­mos con el Mo­nu­men­to a los Caí­dos? Y es pre­ci­sa­men­te a pro­pó­si­to de es­te do­cu­men­tal por lo que los pró­xi­mos días 14 y 15 de no­viem­bre se­rán juz­ga­dos en Pamplona por un su­pues­to de­li­to de “re­ve­la­ción de se­cre­tos del ar­tícu­lo 197.1 del Có­di­go Pe­nal”. Quien les acu­sa de re­ve­lar se­cre­tos, que son de do­mi­nio pú­bli­co, es la Her­man­dad de Ca­ba­lle­ros Vo­lun­ta­rios de la Cruz, una aso­cia­ción de ex­com­ba­tien­tes re­que­tés fun­da­da en 1939 por Mon­se­ñor Mar­ce­lino Olae­chea Loi­za­ga. Es­ta Her­man­dad ca­nó­ni­ca, se­gún se re­co­ge en sus ac­tas fun­da­cio­na­les: “tie­ne una Fun­da­ción Per­pe­tua de Mi­sas en el Mo­nu­men­to a los Caí­dos, se­gún De­cre­to ecle­siás­ti­co del 18-I-1957. Su pri­me­ra Mi­sa –en la ba­sí­li­ca de la San­ta Cruz de la par­te su­pe­rior so­bre la crip­ta– y el Vía Cru­cis, am­bos con per­mi­so ver­bal del Obis­po se ce­le­bra­ron el 14-XII1958”. Des­de en­ton­ces y has­ta hoy to­dos los me­ses se su­fra­ga esa mi­sa a los muer­tos por Dios y por Es­pa­ña, y a sus miem­bros fa­lle­ci­dos. Y es pre­ci­sa­men­te por que­rer fil­mar una de es­tas mi­sas ne­gras que se ce­le­bran en la crip­ta del Mo­nu­men­to, don­de has­ta ha­ce po­co es­tu­vie­ron en­te­rra­dos los res­tos de los lí­de­res fas­cis­tas del gol­pe de es­ta­do fran­quis­ta Mo­la y San­jur­jo, por lo que es­tos ci­neas­tas es­tán ci­ta­dos a de­cla­rar en Pamplona. Se les pi­de una pe­na de dos años y seis me­ses pa­ra ca­da uno de ellos y una mul­ta de 24.000 €. Es­to ocu­rre en es­te reino de Es­pa­ña en ban­ca­rro­ta éti­ca y mo­ral que alardea de una de­mo­cra­cia sa­nea­da mien­tras los tri­bu­na­les eu­ro­peos cues­tio­nan la im­par­cia­li­dad de sus ór­ga­nos de jus­ti­cia al más al­to ni­vel. Ayer mis­mo, el Tri­bu­nal de Es­tras­bur­go son­ro­jó a la Jus­ti­cia es­pa­ño­la al re­co­no­cer que Ote­gi, lí­der aber­tza­le, fue con­de­na­do por te­rro­ris­mo en un jui­cio que no fue justo. Y es pre­ci­sa­men­te una or­ga­ni­za­ción de no­ta­ble cre­di­bi­li­dad co­mo Free­mu­se, con se­de en Di­na­mar­ca y en­car­ga­da de vi­gi­lar el es­ta­do de la li­ber­tad de ex­pre­sión ar­tís­ti­ca, quien en su in­for­me anual se­ña­la a Es­pa­ña co­mo uno de los paí­ses don­de la re­pre­sión so­bre los crea­do­res más ha au­men­ta­do. Y aquí en­tra en jue­go la de­no­mi­na­da Ley Mor­da­za, pe­ro tam­bién una des­in­hi­bi­ción ideo­ló­gi­ca y de­mo­crá­ti­ca que ha con­ver­ti­do ca­da ges­to, ca­da ac­to, pa­la­bra, gri­to o mi­ra­da en un he­cho pu­ni­ti­vo digno de san­ción y re­pre­sión. Free­mu­se di­ce que Es­pa­ña li­de­ra el ran­king de ar­tis­tas en­car­ce­la­dos en 2017, con un to­tal de 13, por de­lan­te de Chi­na, Irán, Egip­to y Tur­quía, y es el ter­ce­ro en crea­do­res en­jui­cia­dos, so­lo por de­trás de Egip­to y Etio­pía. Ahí es na­da. Asi­mis­mo ese in­for­me nos ad­vier­te de la per­ver­sa uti­li­za­ción que se es­tá ha­cien­do de “las le­yes an­ti­te­rro­ris­tas co­mo me­ca­nis­mo pa­ra amor­da­zar a los ar­tis­tas, cir­cuns­tan­cia que ha de­bi­li­ta­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la li­ber­tad de ex­pre­sión en el país”. Los dos ci­neas­tas ci­ta­dos for­man par­te de ese gru­po de ar­tis­tas impu­tados por ese li­qui­da­cio­nis­mo cul­tu­ral e in­vo­lu­cio­nis­ta que aban­de­ra la con­tra­rre­for­ma ju­di­cial es­pa­ño­la. Que una or­ga­ni­za­ción que ce­le­bra el cul­to a la muer­te y la exal­ta­ción eso­té­ri­co-fas­cis­ta del gol­pe mi­li­tar del 36 tra­te de en­car­ce­lar a dos do­cu­men­ta­lis­tas, co­mo di­ce el ar­tis­ta Iña­ki Ar­zoz “por ha­cer su tra­ba­jo, re­sul­ta una ver­güen­za y un aten­ta­do con­tra la li­ber­tad de ex­pre­sión. Y que el juz­ga­do y la fis­ca­lía le den car­ta de na­tu­ra­le­za de­mues­tra en qué país amor­da­za­do y mi­se­ra­ble vi­vi­mos, to­da­vía. Un país que gra­cias a una Tran­si­ción con­tem­po­ri­za­do­ra con el fran­quis­mo, sin su Jui­cio de Nú­rem­berg o al me­nos sin Co­mi­sión pa­ra la Ver­dad y la Re­con­ci­lia­ción al estilo sud­afri­cano, aca­ba con­ver­ti­do, inexo­ra­ble­men­te, en una ano­ma­lía de­mo­crá­ti­ca que per­mi­te la exis­ten­cia de pun­tos cie­gos, en los cua­les el fas­cis­mo hi­ber­na ba­jo la co­ber­tu­ra del Es­ta­do”. Pe­ro hay más. Que una or­ga­ni­za­ción que se­gún su ac­ta fun­da­cio­nal pro­cla­ma “man­te­ner ín­te­gra­men­te y con agre­si­vi­dad si fue­ra pre­ci­so, el es­pí­ri­tu que lle­vó a Na­va­rra a la Cru­za­da por Dios y por Es­pa­ña ha­cien­do que no se des­vir­túen es­tos idea­les” de­mues­tra que en Es­pa­ña el sis­te­ma ju­di­cial no fun­cio­na se­gún los va­lo­res que pro­cla­ma de­fen­der. Y me­nos sus me­ca­nis­mos de con­trol de­mo­crá­ti­co. Por­que es­ta or­ga­ni­za­ción se pa­sa por el ar­co de la crip­ta la Cons­ti­tu­ción y la Ley de Me­mo­ria His­tó­ri­ca. Y to­do con la com­pli­ci­dad y res­pon­sa­bi­li­dad de la Igle­sia Ca­tó­li­ca es­pa­ño­la.

Por­que esa crip­ta, don­de se ve­ne­ra a los gol­pis­tas es pro­pie­dad del Ar­zo­bis­pa­do de Pamplona quien la ce­dió en usu­fruc­to a esa Her­man­dad fas­cis­ta en 1998 pa­ra ora­ción y se­de de di­cha Her­man­dad. Y es­te go­bierno so­cia­lis­ta de­bie­ra li­de­rar de una vez por to­das las con­ver­sa­cio­nes pa­ra rom­per de­fi­ni­ti­va­men­te el Con­cor­da­to que se man­tie­ne con la san­ta Se­de des­de 1979. Ya se ins­tó en fe­bre­ro de 2018 des­de el Con­gre­so pa­ra que el Go­bierno de­ro­ga­ra esos acuer­dos ar­cai­cos que im­pi­den la au­tén­ti­ca lai­ci­dad y acon­fe­sio­na­li­dad del Es­ta­do. Pe­ro una co­sa es que­rer­lo y otra pre­ten­der­lo. Y es­to es una cons­tan­te. Por­que ca­da vez que se intenta li­mi­tar, ma­ti­zar o cues­tio­nar los pri­vi­le­gios de la Igle­sia ca­tó­li­ca en Es­pa­ña, apa­re­ce el Con­cor­da­to. Y en es­ta oca­sión el apar­ta­do 1.5 que es­ta­ble­ce la “in­vio­la­bi­li­dad” de “lu­ga­res de cul­to” re­sul­ta ser el ar­gu­men­to –no nom­bra­do– pe­ro cen­tral de la acu­sa­ción con­tra es­tos dos ci­neas­tas. Y es que es­ta de­nun­cia lo que cues­tio­na real­men­te no es la vio­la­ción de nin­gún se­cre­to, esa es la ex­cu­sa le­gal, sino im­pe­dir to­do in­ten­to de me­mo­ria­li­za­ción his­tó­ri­ca. En de­fi­ni­ti­va, co­mo re­fie­re la ar­tis­ta y crí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se Mart­ha Ros­ler, la uti­li­dad del ar­te co­mo he­rra­mien­ta com­ba­ti­va.

Al­guien di­jo que el fas­cis­mo hoy es la po­lí­ti­ca con­ver­ti­da en es­ce­no­gra­fía y el ci­nis­mo más atroz. Por­que Cle­men­te y Ca­ro­li­na no de­be­rían es­tar en el ban­qui­llo; más bien de­be­rían es­tar­lo sus acu­sa­do­res. Esos que mes a mes ha­cen apo­lo­gía del fas­cis­mo sal­tán­do­se a la to­re­ra la Ley de la Me­mo­ria His­tó­ri­ca sin que na­da ni na­die fre­ne su exal­ta­ción gol­pis­ta. Al­ba Rico, ese in­te­lec­tual que con­ju­ga la be­lle­za de sus tex­tos con la in­cle­men­cia de sus pen­sa­mien­tos, di­ce: “Los ar­tis­tas son res­pon­sa­bles de sus ac­tos; sus obras son res­pon­sa­bles de sí mis­mas. Tan ab­sur­do se­ría me­ter en la cár­cel a un ar­tis­ta por pin­tar un mal cua­dro co­mo en­car­ce­lar­lo por­que su cua­dro re­pre­sen­ta bien la es­ce­na de un cri­men”. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.