El rin­cón del pa­sean­te De por­ches, tien­das y vi­das (y III)

Diario de Noticias (Spain) - - Pamplona Vecinos - POR Patricio Mar­tí­nez de Udo­bro

Ho­la per­so­nas, ¿qué tal? Me ale­gro. Hoy aca­ba­re­mos de re­co­rrer el pe­rí­me­tro de la pla­za, así, sin más, la PLA­ZA, con ma­yús­cu­las, y de­ja­re­mos pa­ra una cuar­ta y úl­ti­ma en­tre­ga chas­ca­rri­llos, su­ce­di­dos, co­sas y he­chos, que se han vi­vi­do en ese cua­dri­lá­te­ro tan prin­ci­pal en los úl­ti­mos cua­tro si­glos de nues­tra ciu­da­da­na vi­da. Nos ha­bía­mos que­da­do en la es­qui­na de ca­sa Ar­chan­co lis­tos pa­ra cru­zar la cas­ti­za ca­lle de Cha­pi­te­la y lle­gar al Ho­tel la Per­la, se­ñe­ro es­ta­ble­ci­mien­to pam­plo­nés que em­pe­zó sien­do res­tau­ran­te y fon­da allá por 1881, ho­tel de 1 es­tre­lla des­pués y ho­tel de 5 es­tre­llas hoy, por lo tan­to lle­va 137 años alo­jan­do via­je­ros en el mis­mo co­ra­zón de la ciu­dad que son aten­di­dos, co­mo en ca­sa, por la fa­mi­lia Mo­reno. D. Ra­fael, pa­dre, era ami­go de mi abue­lo y a mí, de ni­ño, me de­ja­ba asom­bra­do por lo po­bla­das que te­nía las ce­jas, era al­go fue­ra de lo nor­mal. Así mis­mo re­cuer­do a su mu­jer co­mo una se­ño­ra ele­gan­tí­si­ma. La en­tra­da al Ho­tel es­tu­vo to­da la vi­da en el rin­cón de los por­ches, el rin­cón de La Per­la le lla­má­ba­mos, y aho­ra la han des­pla­za­do a la es­qui­na con Cha­pi­te­la, don­de an­tes es­ta­ban los ven­ta­na­les del co­me­dor. Los tiem­pos le han obli­ga­do a un ag­gior­na­men­to pro­fun­do pe­ro con­ser­va su his­to­ria y el ho­nor de los ilus­tres clien­tes que por sus ca­mas han pa­sa­do, Sa­ra­sa­te, que re­ga­la­ba con­cier­tos al pue­blo des­de su bal­cón, He­ming­way, Cha­plin, Antonio Or­do­ñez, Or­son We­lles, Var­gás Llo­sa etc. etc. En­tra­ña­ble lu­gar don­de he­mos ce­le­bra­do bo­das y co­mu­nio­nes y al­gún even­to en la pos­mo­der­ni­dad de los 80. Pa­sa­do el por­tal nº 2, que da en­tra­da a la pre­cio­sa ca­sa de los Díaz, se en­con­tra­ba el Nue­vo Ca­fé To­rino y a con­ti­nua­ción el Bar To­rino, abier­to a prin­ci­pios del XX por el Sr. Dihinx, era el mis­mo bis­tró pe­ro con dos am­bien­tes dis­tin­tos ya que la se­ño­ras po­dían en­trar a los ca­fés pe­ro es­ta­ba mal vis­to que en­tra­sen a los ba­res y de esa ma­ne­ra tan su­til dis­cri­mi­na­ban por se­xos y to­dos los mo­rros­cos jun­tos ”pal” bar y to­das ellas al ca­fé. Fue el úl­ti­mo, ex­cep­tuan­do el Iru­ña, ca­fé de los clá­si­cos, aguan­tó has­ta 1971. El lu­gar del pri­me­ro lo ocu­pó, pa­ra no va­riar, una ofi­ci­na ban­ca­ria y aho­ra hay una sa­la de jue­gos de azar, más o me­nos lo mis­mo, y el del se­gun­do se re­con­vir­tió en un pub de rai­gam­bre tau­ri­na, el Wind­sor. En ese tra­mo ha­bía, años ha, una pe­lu­que­ría, un pues­to de loterías, que aun es­tá, un es­tan­co, una pe­que­ña tien­da de nu­mis­má­ti­ca y fi­la­te­lia, Co­lec­cio­nes Iru­ña y una de ma­te­rial fo­to­grá­fi­co. He pa­sa­do las es­ca­le­ras que lle­van a la mun­dial­men­te co­no­ci­da Ca­lle Es­ta­fe­ta y he lle­ga­do al pa­la­cio de Go­ye­ne­che, la ca­sa más bo­ni­ta de la Pla­za, le­van­ta­da por el rico hom­bre baz­ta­nés D. Pe­dro Fer­nán­dez de Go­ye­ne­che en el XVIII. Tam­bién se le lla­mó Ca­sa Zo­za­ya. De jó­ve­nes en San Fer­mín asal­tá­ba­mos, pa­ra ver el en­cie­rro des­de sus bal­co­nes, la ca­sa de una dul­ce an­cia­na lla­ma­da Ra­fae­la, tía abue­la de unos ami­gos, que nos re­ci­bía de mil amo­res a pe­sar de nues­tro es­ta­do y con­di­ción. Dios se lo pa­ga­rá. En los ba­jos del pa­la­cio se ins­ta­ló un tiem­po la ofi­ci­na de la cen­su­ra fran­quis­ta. Puag, ca­ca. Pa­sa­do el ca­se­rón co­mien­za el tra­mo de la Pla­za con más templos de Ba­co por me­tro li­neal, van uno de­trás del otro has­ta el fi­nal y do­blan pa­ra con­ti­nuar en el otro tra­mo. En los días so­lea­dos sus te­rra­zas se pre­ñan de pa­rro­quia­nos y dan a la pla­za ese to­que cos­mo­po­li­ta, lú­di­co y re­la­ja­do que ella tie­ne. To­dos co­no­cía­mos y co­no­ce­mos el Gu­re Et­xea con la fa­mi­lia Mu­ná­rriz; el Oka­pi, con sa­li­da a Es­ta­fe­ta; el Ba­vie­ra, con los fa­mo­sos gin to­nics de San­tos; el des­apa­re­ci­do Se­vi­lla hoy Tas­ka de don José; el Kiosko, don­de es­ta­ba la tien­da de Anís Las Ca­de­nas; el Es­la­va, his­tó­ri­co ca­sino art de­có; el Tro­pi­ca­na, con sus inol­vi­da­bles pe­rri­tos ca­lien­tes y sus ja­rras de de­li­cio­sa ca­ña y el Txo­ko de to­da la vi­da, an­tes Ca­fé Lar­de­li.

Co­rre por Pam­plo­na una apues­ta que di­ce que si par­tes del pri­mer pi­lar de los por­ches to­cas el se­gun­do y vuel­ves al pri­me­ro, to­cas el ter­ce­ro y vuel­ves al pri­me­ro, to­cas el cuar­to y lo mis­mo, y así su­ce­si­va­men­te has­ta to­car el úl­ti­mo y vol­ver al pri­me­ro, ne­ce­si­ta­rías más de una jor­na­da pa­ra com­ple­tar­lo, a mí me pa­re­ce una exa­ge­ra­ción pe­ro no co­noz­co a na­die que lo ha­ya lle­va­do a ca­bo, se­rá cues­tión de pro­bar. De lo que sí pue­do dar fe es de una apues­ta que se cru­za­ron dos fran­ce­ses, uno de los cua­les era co­no­ci­do mío, mío y de me­dio Pam­plo­na, no di­ré su ape­lli­do, so­lo di­ré que lo com­par­tía con el in­dus­trial del nai­pe más fa­mo­so de Vi­to­ria, y no di­ré su nom­bre, so­lo di­ré que ese día de la se­ma­na se es­cri­be en ro­jo, pues bien, el bueno de D.F. so­bre­vi­vía una ma­ña­na san­fer­mi­ne­ra en el Txo­ko y se en­con­tró con un pai­sano que, así co­mo él, se hos­pe­da­ba en La Per­la. Co­mo lle­va­ban el mis­mo ca­mino de­ci­die­ron ir jun­tos, pe­ro cru­za­ron una apues­ta. Apos­ta­ron a ver cuál de los dos tar­da­ba más tiem­po en lle­gar al ho­tel, y pu­sie­ron nor­mas, fue­ron es­tas: no se po­día vol­ver pa­ra atrás y no se po­día sa­lir de los por­ches. Ga­nó D.F., tar­dó… ¡¡¡dos días!!!. Ge­nial. Co­sas de la Pla­za.

Una vez pa­sa­da Es­poz y Mi­na, la si­tua­ción cam­bia y la fa­rra de­ja lu­gar a los se­su­dos ban­que­ros que siem­pre han ocu­pa­do ese úl­ti­mo tra­mo, el Cré­di­to Navarro pri­me­ro, el Ban­co Cen­tral des­pués y el San­tan­der hoy, es un tra­mo po­co in­tere­san­te. El in­te­rés, ya se sa­be, siem­pre es de ellos.

Y ya so­lo me res­tan dos cons­truc­cio­nes más a las que re­fe­rir­me pa­ra com­ple­tar la co­sa, una se le­van­ta 18 me­tros so­bre el sue­lo y la otra se es­con­de va­rios me­tros ba­jo él. La pri­me­ra es­tá en el puro cen­tro y es un co­que­to kiosko pa­ra la mú­si­ca que se le­van­tó en 1943 sus­ti­tu­yen­do uno vie­jo de ma­de­ra y la se­gun­da son los uri­na­rios sub­te­rrá­neos que hay fren­te al Iru­ña y que es­tán ahí cum­plien­do su la­bor y asis­tien­do im­per­té­rri­tos a nues­tras pe­ren­to­rias eva­cua­cio­nes des­de 1929. Bueno, la par­te, o, me­jor di­cho, par­te de la par­te he­cha de la­dri­llo ya es­tá vis­ta en es­tas tres en­tre­gas, ce­rra­re­mos el ci­clo el pró­xi­mo domingo con un pa­seo por el la­do de la pla­za cons­trui­do de alien­to, san­gre, vi­da, amor y ri­sas de los iruns­he­mes.

Has­ta la se­ma­na que vie­ne.

Be­sos pa tos. ●

Fa­ce­book : Patricio Mar­tí­nez de Udo­bro pa­tri­ciom­du@gmail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.