AN­DA­LU­CÍA CON­SER­VA­DO­RA

Diario de Sevilla - - Opinión -

DES­DE aquel le­jano 2012 en el que Ja­vier Are­nas se re­ti­ró de la pri­me­ra fi­la de la po­lí­ti­ca an­da­lu­za tras to­car con la pun­ta de los de­dos las puer­tas del Pa­la­cio de San Tel­mo, la de­re­cha es­tá huér­fa­na de un li­de­raz­go ca­paz de con­ta­giar la ilu­sión ne­ce­sa­ria pa­ra ga­nar unas elec­cio­nes en un te­rri­to­rio con tan­tas iner­cias y, en el fon­do, tan con­ser­va­dor co­mo An­da­lu­cía. En los tiem­pos que co­rren esa or­fan­dad res­ta mu­chas po­si­bi­li­da­des al Par­ti­do Po­pu­lar que, con­sul­ta tras con­sul­ta, es in­ca­paz de cons­truir un men­sa­je que ca­le en­tre los que en prin­ci­pio po­drían ser más re­cep­ti­vos, tan­to des­de el pun­to de vis­ta so­cio­ló­gi­co co­mo des­de el eco­nó­mi­co. Este es un fe­nó­meno que les afec­ta so­bre to­do en las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas y que no se re­pi­te con la mis­ma in­ten­si­dad, afor­tu­na­da­men­te pa­ra ellos, ni en las mu­ni­ci­pa­les ni en las ge­ne­ra­les.

El pro­ble­ma no es­tri­ba tan­to en la pro­pia per­so­na­li­dad del can­di­da­to, que tam­bién inf lu­ye, sino en la de­bi­li­dad de los men­sa­jes que se cons­tru­yen y el tre­men­do es­pa­cio que se le de­ja li­bre a la iz­quier­da ti­bia, muy ale­ja­da de los prin­ci­pios más o me­nos ra­di­ca­les que sus­ten­ta­rían Po­de­mos e Iz­quier­da Uni­da, que pue­den re­pre­sen­tar aho­ra mis­mo Su­sa­na Díaz y el PSOE an­da­luz.

Ha­ce po­co Su­sa­na Díaz man­tu­vo un en­cuen­tro con un al­gu­nos de los más des­ta- ca­dos em­pre­sa­rios de la re­gión. En esa reunión, dis­ten­di­da y en el que se pu­do ha­blar de to­do, que­dó cla­ro que la pre­si­den­ta an­da­lu­za se mue­ve con co­mo­di­dad en ese am­bien­te y, tam­bién, que esa co­mo­di­dad es re­cí­pro­ca. Di­cho de otra for­ma: la cla­se em­pre­sa­rial que teó­ri­ca­men­te de­be­ría es­tar desean­do la sa­li­da de los so­cia­lis­tas del po­der no da mues­tras de de­ses­pe­ra­ción, sino más bien to­do lo con­tra­rio. Ni el PP ac­tual pa­re­ce mo­vi­li­zar gran­des ex­pec­ta­ti­vas de cam­bio en ese sec­tor ni su com­pe­ti­dor en el es­pa­cio ideo­ló­gi­co que de­ja li­bre el PSOE, Ciu­da­da­nos, pa­re­ce ha­ber lle­ga­do pa­ra lle­nar ese hue­co.

Es­ta es una de las reali­da­des, jun­to con otras va­rias, que con­for­man la pe­cu­lia­ri­dad po­lí­ti­ca an­da­lu­za, que ha he­cho que se ha­yan su­pe­ra­do ya las tres dé­ca­das de go­bierno de un mis­mo par­ti­do y que si no cam­bian mu­cho las co­sas se pue­dan cum­plir las cuatro. A pe­sar de mu­chos erro­res –el te­ner a dos ex pre­si­den­tes de la Jun­ta sen­ta­dos aho­ra en el ban­qui­llo es to­do un sím­bo­lo de lo mal que se pue­den ha­cer las co­sas–, el PSOE ha si­do en An­da­lu­cía lo más pa­re­ci­do a un par­ti­do trans­ver­sal, so­por­ta­do por un es­pec­tro muy am­plio de la po­bla­ción. Pre­si­den­tes co­mo Cha­ves o Su­sa­na Díaz han con­tri­bui­do a ello. Pe­ro la co­la­bo­ra­ción ma­yor ha si­do la in­ca­pa­ci­dad del PP de cons­truir una al­ter­na­ti­va que con­ven­cie­ra a los su­yos. Y así es­tán.

A pe­sar de sus mu­chos erro­res, el PSOE an­da­luz ha si­do lo más pa­re­ci­do a un par­ti­do trans­ver­sal

Di­rec­tor de Dia­rio de Se­vi­lla ja­ca­rri­zo­sa@dia­rio­de­se­vi­lla.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.