In­ter­net, la ma­yor fuen­te de adic­ción

Las apues­tas ‘on li­ne’ le han ga­na­do te­rreno a las tragaperras

Diario de Sevilla - - Sevilla - D. J. G.

La re­vo­lu­ción que ha su­pues­to in­ter­net en los jue­gos de azar ha re­que­ri­do un cam­bio por com­ple­to a la ho­ra de abor­dar la lu­do­pa­tía. Así ha ocu­rri­do en Ase­jer, la aso­cia­ción se­vi­lla­na que pres­ta aten­ción a es­tos adic­tos. Jo­sé Ji­mé­nez es su pre­si­den­te. Ase­gu­ra que si ha­ce diez años el per­fil de los que re­ci­bían di­cho ser­vi­cio coin­ci­día con el de un se­vi­llano con edad com­pren­di­da en­tre los 35 y 55 años, con es­tu­dios me­dios y ca­sa­do, aho­ra es el de un jo­ven de en­tre 18 y 35 años, sin trabajo o que no ha aca­ba­do sus es­tu­dios. El cam­bio obe­de­ce al ti­po de jue­go que pre­va­le­ce ac­tual­men­te. “Se ha pa­sa­do del en­gan­che a las tragaperras a las apues­tas on li­ne”, ase­gu­ra Ji­mé­nez.

No ca­be du­da de que las nue­vas tec­no­lo­gías han ade­lan­ta­do la edad de ini­cio en la adic­ción al jue­go. Y ello sin con­tar con los me­no­res de edad. Uno de los mo­ti­vos que más preo­cu­pa­ción ge­ne­ra en Ase­jer es la fa­ci­li­dad con la que un ado­les­cen­te que no ha cum­pli­do los 18 años pue­de ac­ce­der al jue­go on li­ne. Al­go que sus res­pon­sa­bles han com­pro­ba­do en la vi­si­ta a los ins­ti­tu­tos. “Allí nos han co­men­ta­do que con cam­biar una ci­fra del DNI pue­den en­trar. Es­to nos asus­ta bas­tan­te”, ex­pli­ca el ex­per­to.

Quien ha­ce la ley, ha­ce la tram­pa. Y cuan­do la adic­ción es bas­tan­te fuer­te, se bus­can ar­gu­cias pa­ra es­qui­var las frá­gi­les ba­rre­ras que po­ne la nor­ma­ti­va. Ji­mé­nez de­ta­lla que la úl­ti­ma mo­da en­tre los me­no­res es re­unir­se y bus­car a al­guien que ten­ga más de 18 años pa­ra que jue­gue por ellos. “Le pa­gan o dan una co­mi­sión por lo que se ga­na”, man­tie­ne el pre­si­den­te de Ase­jer Se­vi­lla, que aler­ta de que es­ta si­tua­ción se vi­ve a las puer­tas de las sa­las de re­crea­ti­vos, don­de hay jó­ve­nes con 19 años que prac­ti­can este ne­go­cio. “En una tar­de pue­den ga­nar en­tre 70 y 80 eu­ros por ju­gar en las apues­tas elec­tró­ni- cas pa­ra los me­no­res”, aña­de.

¿Dón­de se pro­du­ce este en­gan­che? Ji­mé­nez no tie­ne du­da: la pu­bli­ci­dad agre­si­va que se rea­li­za en las re­trans­mi­sio­nes de­por­ti­vas. “Al me­nos, el 20% de un par­ti­do de fút­bol son anun­cios en los que se in­sis­te en las apues­tas. En ellos se ven­de la idea de ga­nar di­ne­ro fá­cil y rá­pi­do, po­nien­do de ejem­plo a ído­los de­por­ti­vos pa­ra los jó­ve­nes, lo que trans­mi­te una fa­ci­li­dad al al­can­ce de la mano”, abun­da el es­pe­cia­lis­ta.

És­te es uno de los “pro­ble­mas” que la aso­cia­ción plan­tea ca­da vez que se reúne con el Go­bierno cen­tral y los em­pre­sa­rios de las sa­las de jue­go. “In­sis­ti­mos en la ne­ce­si­dad de con­tro­lar este ti­po de pu­bli­ci­dad que ge­ne­ra una gran adic­ción”, pre­ci­sa Ji­mé­nez.

El otro fin que tam­bién per­si­guen, y que com­pe­te al Eje­cu­ti­vo an­da­luz, es evi­tar la pre­sen­cia de sa­las de re­crea­ti­vos en zo­nas cer-

La pu­bli­ci­dad agre­si­va de las apues­tas de­por­ti­vas ge­ne­ra una gran de­pen­den­cia

ca­nas a los ins­ti­tu­tos. “En la pro­vin­cia de Se­vi­lla hay mu­chos ne­go­cios de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas si­tua­dos en el en­torno de los cen­tros edu­ca­ti­vos, don­de los me­no­res acu­den a la ho­ra del re­creo o cuan­do sa­len. Su pro­xi­mi­dad es una for­ma de alen­tar­les al jue­go”, ad­vier­te el res­pon­sa­ble de Ase­jer.

Ejem­plo de la fuer­te adic­ción que pro­vo­ca el jue­go por in­ter­net son los nú­me­ros que ofre­ce la aso­cia­ción. En Se­vi­lla atien­de a 277 per­so­nas. De ellas, 101 son ju­ga­do­res pre­sen­cia­les, mien­tras que la ma­yo­ría son on li­ne y sue­len par­ti­ci­par en el bin­go elec­tró­ni­co, la ru­le­ta y las apues­tas de­por­ti­vas. Los datos so­bre el mer­ca­do de los jue­gos de azar evi­den­cian el cam­bio en el per­fil. Ha­ce una dé­ca­da el 80% del di­ne­ro que se mo­vía en el sec­tor pro­ce­día de las tragaperras. Ac­tual­men­te es­tá re­par­ti­do a par­tes igua­les en­tre este ti­po de má­qui­nas y el jue­go por in­ter­net.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.