El ves­ti­dor

Diario de Sevilla - - Sevilla -

no lo ha­go, me pue­de ir lla­man­do el Se­ñor”. Pa­lo­mino no ha que­ri­do ho­me­na­jes en la Anun­cia­ción. No se le ha oí­do una ma­la pa­la­bra, siem­pre ha si­do dis­ci­pli­na­do con las dis­po­si­cio­nes de las jun­tas de go­bierno de sus va­rias co­fra­días. Se ha ido me­ta­fó­ri­ca­men­te por la puer­ta de atrás, la que da a la ca­lle Com­pa­ñía y con­du­ce al azu­le­jo de Sai­ma­za. En­tró de ves­ti­dor de la Vir­gen y prios­te de la co­fra­día en 1995. Fue un re­vul­si­vo que co­no­ci­mos en di­rec­to. La Vir­gen siem­pre era ves­ti­da por las her­ma­nas has­ta que Pa­lo­mino se hi­zo car­go de la ta­rea. Vol­vió a ves­tir a la Vir­gen de he­brea, con ese es­ti­lo que siem­pre ha cul­ti­va­do con li­ber­tad. Pa­lo­mino siem­pre se sien­te li­bre en el ofi­cio y pa­ga gus­to­so la fac­tu­ra de ser li­bre. Gru­ñón y cor­dial al mis­mo tiem­po con las ca­ma­re­ras, ajeno a las nue­vas mo­das en las for­mas de ves­tir a las Do­lo­ro­sas, clá­si­co en los con­cep­tos y enemi­go de las es­tri­den­cias. Su es­ti­lo –di- gá­mos­lo así– no es el de quie­nes acu­den a los cul­tos úni­ca­men­te pa­ra es­cru­tar có­mo es­tá ves­ti­da la Vir­gen y se re­fie­ren a la Do­lo­ro­sa ex­clu­si­va­men­te por su nom­bre. –¿Se me en­tien­de?

–Cla­ri­ne­te, Fis­cal, si­ga,si­ga... La Vir­gen del Va­lle ves­ti­da por Pa­lo­mino siem­pre ha si­do de mu­chas me­da­llas y re­cuer­dos, de re­co­no­ci­mien­tos y re­ga­los rea­li­za­dos por de­vo­tos. Pa­ra él era in­ne­go­cia­ble la Me­da­lla de la Ciu­dad o la Me­da­lla del Cur­so de Te­mas Se­vi­lla­nos, de la que la Vir­gen es pa­tro­na, ¿ver­dad An­to­nio Bus­tos?

Nun­ca ha te­ni­do pri­sas pa­ra ves­tir a la Vir­gen del Va­lle. El re­loj se pa­ra­ba en esos afa­nes, co­mo el len­to vue­lo de una ve­ró­ni­ca de ma­nos ba­jas, la Ve­ró­ni­ca a la que

Se ha ido por la puer­ta de atrás de la Anun­cia­ción, no ha que­ri­do ho­me­na­jes

tam­bién le co­lo­ca­ba el pa­ño con ca­den­cia par­si­mo­nio­sa de tar­de de abril, al­be­ro y cla­ri­nes. Sí, por­que lo de Pa­lo­mino ha si­do y es una com­bi­na­ción per­fec­ta de fe y ar­te. ¿Cuán­tas ve­ces, Ma­no­lo, has aca­ba­do de ves­tir a la Vir­gen de ma­dru­ga­da?

Nun­ca ha fal­ta­do a la ci­ta con su Vir­gen del Va­lle, ni si­quie­ra al su­frir acha­ques de sa­lud. Ja­más ha de­ja­do de su­bir­se al pa­so el Sá­ba­do de Pa­sión pa­ra cum­plir con su ta­rea. La pe­na, ¡ay Ma­no­lo!, es que no has ele­gi­do dis­cí­pu­lo, por­que siem­pre que te re­pro­cha­mos por qué no trans­mi­tes tu ma­gis­te­rio a al­gún prios­te o a al­gu­na ca­ma­re­ra, se te oye dar un Más­ter en Ma­la­jis­mo: “Pa­ra apren­der... a Sa­la­man­ca”. Y to­dos los que te que­re­mos, que so­mos le­gión, te acep­ta­mos tal co­mo eres y te es­pe­ra­mos en San An­to­nio Abad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.