Un hom­bre (só­lo) de par­ti­do

Diario de Sevilla - - Andalucía - Car­los Ro­cha

Juan Pa­blo Du­rán es un hom­bre de par­ti­do. Es, to­da­vía, el no­veno pre­si­den­te del Par­la­men­to an­da­luz. Es el oc­ta­vo mi­li­tan­te so­cia­lis­ta que di­ri­ge el le­gis­la­ti­vo re­gio­nal, ya que só­lo Die­go Val­de­ras, en la IV Le­gis­la­tu­ra, se sa­lió de lo ha­bi­tual. El tiem­po aca­bó po­nien­do al po­lí­ti­co cor­do­bés y al onu­ben­se por de­ba­jo de la mis­ma per­so­na. Du­rán, co­mo miem­bro del PSOE, tie­ne a Su­sa­na Díaz co­mo je­fa. Val­de­ras fue el vi­ce­pre­si­den­te del Go­bierno an­da­luz cuan­do la se­vi­lla­na se es­tre­nó en San Tel­mo.

Más ca­sua­li­dad aún. Fue ella quien, tras di­sol­ver su acuer­do con la IU de Val­de­ras, pro­pi­ció las elec­cio­nes de don­de Du­rán sa­lió co­mo pre­si­den­te del Par­la­men­to. Pre­mio a un fiel di­ri­gen­te so­cia­lis­ta, que con­tro­la­ba al PSOE de Cór­do­ba sin mu­cho su­dor. Cuan­do la je­fa del Eje­cu­ti­vo he­re­dó de Jo­sé An­to­nio Gri­ñán la se­de de San Vi­cen­te lo­gró pa­ci­fi­car un par­ti­do con una co­rrien­te crí­ti­ca ca­si cró­ni­ca que ro­za­ba el 30%. Du­rán fue el ar­tí­fi­ce de es- ta ma­nio­bra en Cór­do­ba y eso, pro­ba­ble­men­te, lo lle­vó al si­llón prin­ci­pal del an­ti­guo Hos­pi­tal de las Cin­co Lla­gas.

Pa­ra que este cor­do­bés de 1964 lle­ga­se a la Pre­si­den­cia del Par­la­men­to no só­lo tu­vo que ha­cer mé­ri­tos en el PSOE. Se be­ne­fi­ció del de­mé­ri­to de una opo­si­ción que, en abril de 2015, to­da­vía no es­ta­ba acos­tum­bra­da a ver­se por los pa­si­llos. El PP e IU, ve­te­ra­nos en la Cá­ma­ra, des­cu­brie­ron lo que era com­par­tir des­pa­chos con unos ad­ve­ne­di­zos: Ciu­da­da­nos y Po­de­mos. En­ton­ces, con la X Le­gis­la­tu­ra en pa­ña­les, los pre­sen­tes vie­ron un fe­nó­meno que se ha re­pe­ti­do in­nu­me­ra­bles ve­ces en los úl­ti­mos años. El PSOE siem­pre pes­ca en el agua re­vuel­ta del desacuer­do opo­si­tor.

Hu­bo lla­ma­das al te­lé­fono de An­to­nio Maí­llo pa­ra re­pe­tir lo que hi­zo Val­de­ras. Un pre­si­den­te co­mu­nis­ta en las Cin­co Lla­gas. No pros­pe­ró la idea. Los ve­tos cru­za­dos, so­bre to­do por mo­ti­vos ideo­ló­gi­cos, lle­va­ron al Par­la­men­to a una vo­ta­ción sin in­tri­ga. En la se­gun­da vo­ta­ción só­lo se pre­sen­ta­ron dos can­di­da­tos pa­ra pre­si­dir la Me­sa de la Cá­ma­ra. Juan Pa­blo Du­rán, con los 47 vo­tos del PSOE, se sa­lió con la su­ya. El as­pi­ran­te po­pu­lar, Ma­nuel An­drés González, só­lo ob­tu­vo apo­yos en su par­ti­do. Los 29 dipu­tados de Po­de­mos, Ciu­da­da­nos e IU vo­ta­ron en blan­co.

Du­rán es­ta­ba lla­ma­do a di­ri­gir un Par­la­men­to com­pli­ca­do. Por pri­me­ra vez ha­bía cin­co gru­pos en el le­gis­la­ti­vo an­da­luz. Y en­tre abril y ju­nio, con las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les en el ho­ri­zon­te, fue com­pli­ca­do. Que le pre­gun­ten a Su­sa­na Díaz, que veía des­ho­jar­se el ca­len­da­rio y tu­vo que es­pe­rar 80 días pa­ra que Al­bert Rivera se de­ci­die­se a apo­yar­la y des­ac­ti­var la pro­fe­cía de la le­gis­la­tu­ra com­pli­ca­da. Du­rán ha ma­ne­ja­do la Me­sa del Par­la­men­to con mano de hie­rro, pe­ro cu­bier­ta con un guan­te na­ran­ja.

Con el ini­cio del cur­so, en sep­tiem­bre de 2015, Du­rán pro­ta­go­ni­zó una si­tua­ción iné­di­ta. El ór­gano rec­tor del Par­la­men­to se ne­gó a ca­li­fi­car dos pro­po­si­cio­nes, una del PP y otra de Po­de­mos. Los tres miem­bros del PSOE en la Me­sa vo­ta­ron en con­tra. PP, Po­de­mos e IU hi­cie­ron lo con­tra­rio. Ciu­da­da­nos, que de­bía des­em­pa­tar, se abs­tu­vo. Fue Du­rán quien de­ci­dió pe­dir un in­for­me a los le­tra­dos de la Cá­ma­ra pa­ra so­lu­cio­nar el conf lic­to. La pre­gun­ta era, ¿pue­de el Par­la­men­to tra­mi­tar le­yes con el cri­te­rio con­tra­rio del Go­bierno? El re­sul­ta­do fue un en­du­re­ci­mien­to de los requisitos que te­nían los par­ti­dos pa­ra pre­sen­tar pro­po­si­cio­nes le­gis­la­ti­vas.

Las crí­ti­cas de la opo­si­ción por el con­trol que el pre­si­den­te ha ejer­ci­do so­bre la me­sa han si­do re­cu­rren­tes, pe­ro el po­lí­ti­co cor­do­bés se man­tu­vo im­pa­si­ble has­ta que la po­lé­mi­ca le sal­pi­có a cuen­ta del 4 de di­ciem­bre. Pa­ra con­me­mo­rar la his­tó­ri­ca jor­na­da de mo­vi­li­za­cio­nes de 1977, ger­men del mo­vi­mien­to au­to­no­mis­ta en An­da­lu­cía du­ran­te la Tran­si­ción, el Par­la­men­to pu­so en mar­cha una cam­pa­ña ba­jo el le­ma No ni ná. El re­sul­ta­do fue un ví­deo de du­do­so gus­to ad­ju­di­ca­do a la em­pre­sa ma­dri­le­ña El Ca­ño­na­zo, don­de tra­ba­ja­ba su so­brino, Ale­jan­dro Fer­nán­dez Du­rán.

Se li­bró de dar ex­pli­ca­cio­nes en el Par­la­men­to que pre­si­de to­da­vía por­que la Me­sa no ca­li­fi­có la pro­pues­ta de la opo­si­ción pa­ra que hi­cie­se lo pro­pio, pe­ro su fi­gu­ra que­dó to­ca­da. La pre­si­den­ta de la Jun­ta pa­só por en­ci­ma de aque­lla po­lé­mi­ca, que aho­ra pa­re­ce agua pa­sa­da. Du­rán ya no di­ri­ge el PSOE de Cór­do­ba, aun­que ha com­pa­gi­na­do su pues­to ins­ti­tu­cio­nal con el or­gá­ni­co du­ran­te ca­si to­do su man­da­to, al­go po­co ha­bi­tual. La du­da es si vol­ve­rá a las lis­tas del par­ti­do del pu­ño y la ro­sa. La mar­ca a la que de­be leal­tad.

Ha com­pa­gi­na­do su car­go ins­ti­tu­cio­nal con el de se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE de Cór­do­ba

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.