LA REI­NA LE­TI­ZIA

Es­ta se­ma­na cum­ple... 45 La rei­na Le­ti­zia

Diez Minutos - - SUMARIO -

El vier­nes 15 ce­le­bra Do­ña Le­ti­zia 45 años, y di­cen los que di­cen que sa­ben que se ha de­ja­do el día li­bre. Uno cree que una Rei­na no tie­ne nin­gún día li­bre, pe­ro sí en­tien­do que al­gún ra­to li­bre, en ese día, ha­brá de­ja­do pa­ra con­ce­der­se un re­creo de par­ti­cu­lar.

Quie­ro de­cir que hay una Le­ti­zia pre­via a la Rei­na, y an­tes a la Prin­ce­sa, una Le­ti­zia que ya es una Le­ti­zia in­te­rior, y que pro­ce­de cul­ti­var, por­que nues­tra pro­ta­go­nis­ta no na­ció en pa­la­cio, co­mo su ma­ri­do o sus hi­jas. De mo­do que su cum­plea­ños mi­ra pa­ra aden­tro. Por eso so­bra la agen­da. Uno ve, en la Rei­na, que es­tá ya bien ins­ta­la­da en lo su­yo, que es el car­go o tí­tu­lo con to­tal de­di­ca­ción, y acep­ta­ción en el pue­blo. A Do­ña Le­ti­zia le han cri­ti­ca­do mu­cho el tem­pe­ra­men­to vi­vo y los ta­co­nes al­tos. A Do­ña Le­ti­zia le han cri­ti­ca­do mu­cho los mo­de­los de hom­bro al ai­re y tam­bién la del­ga­dez de ru­bia des­ve­la­da. In­clu­so que se ha­bla po­co o na­da con las cu­ña­das. A Do­ña Le­ti­zia la cri­ti­can ha­ga lo que ha­ga.

Aho­ra la aca­ban de dis­tin­guir co­mo la Rei­na más ele­gan­te de las rei­nas en vi­gor, pe­ro aquí da igual, por­que hay un cos­ta­do de la ca­lle que la mi­ra re­gu­lar. Yo me to­pé con ella en un Corte In­glés, en Ma­drid, a úl­ti­ma ho­ra de la ma­ña­na de uno de esos vier­nes en los que ha­ce vi­da de par­ti­cu­lar. Nos sa­lu­da­mos co­mo si fué­ra­mos dos ve­ci­nos del ba­rrio, en­tre el asom­bro y el sus­to.

Hi­ci­mos ter­tu­lia de me­nu­den­cia, en un prin­ci­pio, y en­se­gui­da com­pro­bé que car­ga­ba mu­cha preo­cu­pa­ción por la ima­gen de la Fa­mi­lia Real, y que ya se ha­bía li­bra­do mu­cho de la ob­se­sión de lo que la pren­sa di­ce o no di­ce de ella: “Mi­ra, yo sé que lo mío ven­de. Sea ver­dad, o sea men­ti­ra, que ge­ne­ral­men­te es men­ti­ra. Pe­ro con­vie­ne, a ve­ces, que cier­tas co­sas por un oí­do te en­tren y por el otro te sal­gan”. Pues eso. Fe­li­ci­da­des, señora.

‘‘ Oja­lá no pier­da nun­ca el ins­tin­to de cu­rio­si­dad, que ella lle­va más allá del pro­to­co­lo’’

án­gel an­to­nio he­rre­ra Co­la­bo­ra­dor de la re­vis­ta. Pue­des leer su opi­nión en www.diez­mi­nu­tos.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.