¿Es­ta­mos al día en trau­ma­to­lo­gía den­tal?

El Dentista Moderno - - Editorial -

¿Os ima­gi­náis que an­te una le­sión de li­ga­men­tos cru­za­dos en la ro­di­lla la op­ción de tra­ta­mien­to que os ofre­cie­ran fue­ra la sus­ti­tu­ción por una pró­te­sis? Pa­re­ce una so­lu­ción ex­tre­ma. Sin em­bar­go, en es­tos días he leí­do con su­ma preo­cu­pa­ción un ar­tícu­lo don­de se pre­sen­ta un ca­so de un trau­ma­tis­mo den­tal en los in­ci­si­vos cen­tra­les su­pe­rio­res, que tras su­frir una frac­tu­ra ho­ri­zon­tal en el ter­cio api­cal, sor­pren­den­te­men­te, se le di­se­ña un plan de tra­ta­mien­to de exo­don­cia de am­bos dien­tes y sus­ti­tu­ción por im­plan­tes. Pa­ra que esto ocu­rra yo me pre­gun­to: ¿Qué es­ta­mos ha­cien­do mal?; ¿dón­de es­tán los erro­res de con­cep­to que nos lle­van a es­tas si­tua­cio­nes? La Trau­ma­to­lo­gía Den­tal es una ra­ma de la Endodoncia con unos pro­to­co­los de ac­tua­ción bien es­ti­pu­la­dos y ac­tua­li­za­dos que podemos en­con­trar en la pá­gi­na web de la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de En­do­don­cis­tas (www.aae.org) o en la Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal de Trau­ma­to­lo­gía Den­tal (www.iadt-den­tal­trau­ma.org). En ellos se re­co­gen una se­rie de recomendaciones fun­da­men­ta­les pa­ra abor­dar es­tos ca­sos mi­ni­mi­zan­do al má­xi­mo las po­si­bles com­pli­ca­cio­nes en ca­da una de las si­tua­cio­nes que se pue­den pre­sen­tar. Por su­pues­to, hay ca­sos ex­tre­mos don­de el pro­nós­ti­co se em­po­bre­ce por el ries­go de reab­sor­cio­nes ra­di­cu­la­res pro­du­ci­das por el da­ño del li­ga­men­to pe­rio­don­tal, pér­di­da de hue­so o del pro­pio dien­te. En los ca­sos más ha­bi­tua­les, co­mo la ac­tua­ción an­te una frac­tu­ra ho­ri­zon­tal in­tra­ósea del ter­cio api­cal, los pro­to­co­los de la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de En­do­don­cis­tas (AAE) nos re­co­mien­dan ha­cer una bue­na his­to­ria clí­ni­ca, se­gui­da de una ex­plo­ra­ción clí­ni­ca, un test de sen­si­bi­li­dad -que pue­de ser ne­ga­ti­vo en los pri­me­ros me­ses de­bi­do al da­ño tem­po­ral del te­ji­do pul­par-, y unas bue­nas prue­bas ra­dio­ló­gi­cas. Al res­pec­to de es­tas úl­ti­mas, se su­gie­re rea­li­zar dos ra­dio­gra­fías pe­ria­pi­ca­les en di­fe­ren­tes án­gu­los y, ade­más, es de gran uti­li­dad ha­cer un CBCT en tres di­men­sio­nes pa­ra con­fir­mar la tra­yec­to­ria de la lí­nea de frac­tu­ra que podría cam­biar el plan de ac­tua­ción. El tra­ta­mien­to es muy sen­ci­llo: re­po­si­ción del frag­men­to co­ro­nal y fertilización fle­xi­ble du­ran­te cua­tro se­ma­nas; y si la frac­tu­ra fue­se en el ter­cio cer­vi­cal, lle­ga­ría­mos a los cua­tro me­ses. Des­pués se re­vi­sa pe­rió­di­ca­men­te, en­tre otras, la si­tua­ción pul­par du­ran­te el pri­mer año y anual­men­te los cin­co pri­me­ros años. En ca­so de fra­ca­so pul­par, úni­ca­men­te se ha­ce el tra­ta­mien­to de con­duc­tos has­ta la lí­nea de frac­tu­ra. Con una pers­pec­ti­va de fu­tu­ro, lo que nos preo­cu­pa es si es­ta si­tua­ción es pre­de­ci­ble a lar­go pla­zo. ¿Cuál es el pro­nós­ti­co de es­tos ca­sos de frac­tu­ra ho­ri­zon­tal del ter­cio api­cal? A diez años son muy bue­nas: el ries­go de per­der hue­so es me­nor al 1%; la de pér­di­da del dien­te, al­re­de­dor del 9% y de ne­cro­sis pul­par, un 23%. An­te es­tos da­tos y vol­vien­do al ca­so ini­cial,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.