“El pa­cien­te, nues­tro ver­da­de­ro y úni­co ob­je­ti­vo”

En­tre­vis­ta(*)/ Dr. Mar­co Lan­di, pre­si­den­te del Coun­cil of Eu­ro­pean Den­tists (CED)

El Dentista Moderno - - Sumario - Dr. Mar­co Lan­di, pre­si­den­te del Coun­cil of Eu­ro­pean Den­tists (CED)

El ita­liano Mar­co Lan­di es el ac­tual pre­si­den­te del Coun­cil of Eu­ro­pean Den­tists (CED), tras ocu­par va­rios car­gos en el ám­bi­to de las aso­cia­cio­nes pro­fe­sio­na­les en Ita­lia. Ac­tual­men­te, tam­bién es pre­si­den­te CAO en el Co­le­gio Pro­fe­sio­nal de Mé­di­cos Ci­ru­ja­nos y Odon­tó­lo­gos de Lo­di y ex­pre­si­den­te de la Fun­da­ción ANDI, de la que fue uno de los fun­da­do­res. Des­pués de ha­ber si­do ele­gi­do co­mo miem­bro en la Jun­ta del Coun­cil of Eu­ro­pean Den­tists pa­ra el trie­nio 2009-2011, en el trie­nio si­guien­te asu­mió el pues­to de vi­ce­pre­si­den­te, pa­ra ser nom­bra­do pre­si­den­te en el trie­nio en cur­so. El CED es un lu­gar pri­vi­le­gia­do pa­ra ob­ser­var la evo­lu­ción de la Odon­to­lo­gía en los 30 paí­ses a los que re­pre­sen­ta (27 de la Unión Eu­ro­pea, ade­más de los tres pre­sen­tes en ca­li­dad de ob­ser­va­do­res: Is­lan­dia, No­rue­ga y Sui­za) y po­der opi­nar so­bre el fu­tu­ro de la pro­fe­sión co­mo Pre­si­den­te del Con­se­jo Eu­ro­peo de den­tis­tas. Un or­ga­nis­mo, cu­ya mi­sión no só­lo con­sis­te en mi­rar por los in­tere­ses par­ti­cu­la­res de un sec­tor (aun­que sean le­gí­ti­mos, pe­ro, a pe­sar de to­do, par­ti­cu­la­res y a ve­ces anacró­ni­cos), sino en ar­mo­ni­zar la Odon­to­lo­gía pa­ra que pue­da desa­rro­llar­se en con­so­nan­cia con las ne­ce­si­da­des ac­tua­les y con los re­cur­sos dis­po­ni­bles.

(*) En­tre­vis­ta ex­traí­da de de la edi­ción ita­lia­na del Den­tis­ta Mo­derno. Sep­tiem­bre 2016. Au­tor: Gra­ziano Pin­tus

El DM.- ¿Có­mo ve el fu­tu­ro de la Odon­to­lo­gía?

Dr. Lan­di.- Sin lu­gar a du­das, va­mos a asis­tir a un pro­ce­so en el que el odon­tó­lo­go va a te­ner que trans­for­mar­se en mé­di­co, un pro­ce­so que ya es­tá en mar­cha, pe­ro que va a ace­le­rar­se, ya que en lo re­la­ti­vo al ni­vel cien­tí­fi­co y pro­fe­sio­nal de la fi­gu­ra del den­tis­ta co­mo mé­di­co, hay fac­to­res que in­flu­yen en gran me­di­da en nues­tra pro­fe­sión, co­mo son el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción y una ma­yor con­cien­cia de la re­la­ción en­tre en­fer­me­da­des sis­té­mi­cas y la ca­vi­dad oral. To­do es­to re­que­ri­rá que el odon­tó­lo­go ten­ga una for­ma­ción es­pe­cí­fi­ca pa­ra tra­tar a los pa­cien­tes des­de un pun­to de vis­ta ho­lís­ti­co, así co­mo una ma­yor ca­pa­ci­dad de interacción del equi­po odon­to­ló­gi­co con otras es­pe­cia­li­da­des mé­di­cas.

El DM.-¿Y des­de el pun­to de vis­ta de la prác­ti­ca pro­fe­sio­nal, có­mo ve la evo­lu­ción del sec­tor en los pró­xi­mos años?

Dr. Lan­di.- Des­de el pun­to de vis­ta de la prác­ti­ca pro­fe­sio­nal, en­ten­di­da co­mo am­bien­te de tra­ba­jo, creo que es ne­ce­sa­rio rea­li­zar una am-

plia re­fle­xión. Pre­ci­sa­men­te por eso pu­si­mos en mar­cha un aná­li­sis de la cues­tión en Asam­bleas Ge­ne­ra­les an­te­rio­res de la CED, a par­tir de la con­si­de­ra­ción de que te­ne­mos ries­gos co­mu­nes en va­rios paí­ses, que son independientes del mo­do de ejer­ci­tar la pro­fe­sión, pe­ro que se re­fie­ren a la esen­cia de la pro­fe­sión mé­di­ca y a su im­pac­to ne­ce­sa­rio en la cien­cia y la con­cien­cia. He de­cla­ra­do pú­bli­ca­men­te, que no sé cuá­les po­drían ser las re­ce­tas pa­ra com­pen­sar los pro­ble­mas, pe­ro te­ne­mos que apren­der y, si que­re­mos, es­to es una crí­ti­ca al mo­do “ita­liano” de ha­cer po­lí­ti­ca sa­ni­ta­ria, a mi­rar de for­ma ana­lí­ti­ca los pro­ble­mas, afron­tan­do as­pec­tos que pue­de que no nos gus­ten, pe­ro que de­be­mos tra­tar de ana­li­zar de for­ma res­pon­sa­ble. Lo que ha­ce fal­ta es la ca­pa­ci­dad de rea­li­zar un aná­li­sis téc­ni­co de lo que ha­ce­mos y lo di­go pri­me­ro co­mo di­rec­ti­vo: a me­nu­do, no nos fi­ja­mos en el pa­sa­do y nos ol­vi­da­mos de rea­li­zar una au­to­crí­ti­ca con­ti­nua de nues­tra ac­ción po­lí­ti­ca y es­to no es bueno, por­que, de es­ta ma­ne­ra, no po­de­mos co­rre­gir los erro­res y, con fre­cuen­cia, vol­ve­mos a em­pe­zar

“El odon­tó­lo­go de­be­rá te­ner una for­ma­ción es­pe­cí­fi­ca pa­ra tra­tar a los pa­cien­tes des­de un pun­to de vis­ta ho­lís­ti­co, así co­mo una ma­yor ca­pa­ci­dad de interacción del equi­po odon­to­ló­gi­co con otras es­pe­cia­li­da­des mé­di­cas”

de nue­vo. Si, por el con­tra­rio, fué­se­mos ca­pa­ces de eva­luar de for­ma crí­ti­ca, in­clu­so nues­tras ho­jas de ru­ta po­lí­ti­cas y de to­mar me­jo­res de­ci­sio­nes sin la pre­sión de una cons­tan­te emer­gen­cia o de los mo­men­tos elec­to­ra­les, pro­ba­ble­men­te po­dría­mos adop­tar de­ci­sio­nes más equi­li­bra­das y tam­bién lle­ga­ría­mos a la con­clu­sión de que hay mu­chas for­mas de ejer­ci­tar la pro­fe­sión. Lo im­por­tan­te es que, den­tro de las di­fe­ren­tes for­mas de prác­ti­ca pro­fe­sio­nal, se man­ten­ga la esen­cia

El DM.-Un desafío di­fí­cil, pe­ro tam­bién ins­pi­ra­dor...

Dr. Lan­di.- Por su­pues­to, de­be­mos bus­car nue­vos mo­dos de in­ter­ac­tuar con el pa­cien­te. Creo que el se­cre­to pa­ra man­te­ner el éxi­to en nues­tra pro­fe­sión es­tá re­la­cio­na­do con la po­si­bi­li­dad de con­ser­var una am­plia ga­ma de opor­tu­ni­da­des pro­fe­sio­na­les, por lo que no creo que en un fu­tu­ro más o me­nos pró­xi­mo pue­da exis­tir la pre­va­len­cia ab­so­lu­ta de un modelo pro­fe­sio­nal res­pec­to de otro. La ten­den­cia del es­tu­dio mo­no­pro­fe­sio­nal pro­ba­ble­men­te se­rá a dis­mi­nuir en fa­vor de for­mas pro­fe­sio­na­les más ar­ti­cu­la­das, co­mo ya es­tá su­ce­dien­do en nues­tro país, aun­que de­be­mos tra­tar de man­te­ner la ca­ña del ti­món en el cen­tro y cen­trar­nos en la esen­cia de la cues­tión. Si nos dis­trae­mos so­bre as­pec­tos es­truc­tu­ra­les, que no siem­pre in­tere­san des­de el pun­to de vis­ta pro­fe­sio­nal, co­rre­mos el ries­go de ol­vi­dar la ra­zón por la que en­tra­mos en la clí­ni­ca to­dos los días, es de­cir, tra­ba­jar en el in­te­rés del pa­cien­te.

“Nues­tro ob­je­ti­vo es de­jar cla­ro a los le­gis­la­do­res que la pre­ven­ción com­por­ta gran­des be­ne­fi­cios a los sis­te­mas na­cio­na­les de sa­lud, por­que la pre­ven­ción de la en­fer­me­dad su­po­ne un cos­te in­me­dia­to pe­ro tam­bién un aho­rro a lar­go pla­zo”

de la pro­fe­sión mé­di­ca en be­ne­fi­cio ex­clu­si­vo del pa­cien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.