Cua­tro de ca­da diez es­pa­ño­les su­fren odon­to­fo­bia mo­de­ra­da

El Dentista Moderno - - Noticias -

El 49,1% de los es­pa­ño­les pa­de­ce odon­to­fo­bia mo­de­ra­da, se­gún da­tos del Es­tu­dio de Sa­lud Bu­co­den­tal de Sa­ni­tas 2016. Sin em­bar­go, so­lo uno de ca­da 10 pa­cien­tes su­fre “mu­cho mie­do”. Por fran­jas de edad, un 53,9% de los ni­ños y un 50,7% de los adultos afir­man ex­pe­ri­men­tar mie­do. Mien­tras que el mie­do irra­cio­nal e in­ten­so es po­co fre­cuen­te, ya que so­lo el 11,1% de los me­no­res y el 14,1% de los adultos afir­ma te­ner esa sen­sa­ción en con­sul­ta. En am­bos co­lec­ti­vos, el es­tu­dio de Sa­ni­tas in­di­ca que has­ta en el 15,4% de las oca­sio­nes la odon­to­fo­bia es una cau­sa ha­bi­tual pa­ra no acu­dir al den­tis­ta. En es­tos ca­sos, la téc­ni­ca de la se­da­ción cons­cien­te, que per­mi­te con­tro­lar de ma­ne­ra se­gu­ra y sen­ci­lla las sen­sa­cio­nes de te­mor y an­sie­dad, es una al­ter­na­ti­va in­tere­san­te. “La se­da­ción es re­co­men­da­ble en aque­llos ca­sos en los que el mie­do y el ma­les­tar son muy in­ten­sos, has­ta el pun­to de que pue­den ori­gi­nar reac­cio­nes ad­ver­sas del pa­cien­te lle­gan­do a im­pe­dir el tra­ta­mien­to. En el ca­so de los ni­ños, la si­tua­ción se vuel­ve más com­ple­ja por­que es más di­fí­cil en­con­trar los ar­gu­men­tos pa­ra lo­grar su co­la­bo­ra­ción”, afir­ma Pa­tri­cia Zu­bel­dia, odon­tó­lo­ga de la Di­rec­ción Asis­ten­cial de Sa­ni­tas Den­tal. Exis­ten dos téc­ni­cas po­si­bles: in­ha­la­to­ria e in­tra­ve­no­sa. En la se­da­ción cons­cien­te in­ha­la­to­ria, el pa­cien­te res­pi­ra a tra­vés de una mas­ca­ri­lla na­sal una mez­cla de ga­ses a ba­se de óxi­do ni­tro­so. Al in­ha­lar es­te gas, to­tal­men­te se­gu­ro, ex­pe­ri­men­ta un es­ta­do de gran re­la­ja­ción y bie­nes­tar, que le per­mi­te con­tro­lar sen­ti­mien­tos de mie­do y an­sie­dad; a la vez que fa­ci­li­ta el tra­ba­jo de los pro­fe­sio­na­les de la clí­ni­ca. La se­da­ción cons­cien­te in­tra­ve­no­sa uti­li­za fár­ma­cos se­dan­tes por vía in­tra­ve­no­sa ba­jo la su­per­vi­sión de un anes­te­sis­ta. Se uti­li­za so­bre to­do en tra­ta­mien­tos más lar­gos y com­ple­jos co­mo las ci­ru­gías.

En el ori­gen del mie­do: in­yec­cio­nes en la bo­ca, do­lor y ex­trac­ción de pie­zas

El II Es­tu­dio de Sa­lud Bu­co­den­tal de Sa­ni­tas se­ña­la co­mo prin­ci­pa­les cau­sas del mie­do las in­yec­cio­nes en la bo­ca (63,2%); el do­lor (56,9%); la ex­trac­ción de dien­tes (56,0%); los fac­to­res eco­nó­mi­cos (34,2%); las ma­las ex­pe­rien­cias pa­sa­das (27,9%); la brus­que­dad del es­pe­cia­lis­ta (23,2%) y los rui­dos del apa­ra­ta­je (17,2%). En ge­ne­ral, has­ta un 52,3% de los pa­cien­tes con­sul­ta­dos ha ma­ni­fes­ta­do pre­fe­rir es­tar ba­jo los efec­tos de la se­da­ción en de­ter­mi­na­dos tra­ta­mien­tos. La in­di­ca­ción de se­da­ción y de la téc­ni­ca más ade­cua­da de­be plan­tear­se siem­pre des­pués de ex­haus­ti­va va­lo­ra­ción por par­te del pro­fe­sio­nal y siem­pre con el con­sen­ti­mien­to del pa­cien­te o fa­mi­lia­res res­pon­sa­bles. Otros gru­pos de pa­cien­tes a los que se ex­tien­den los be­ne­fi­cios de la téc­ni­ca son per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad; pa­cien­tes adultos que de­man­dan ma­yor co­mo­di­dad; pa­cien­tes con al­te­ra­cio­nes de mo­vi­li­dad; o pa­cien­tes con de­ter­mi­na­das pa­to­lo­gías - tras­tor­nos en­do­cri­nos, do­len­cias car­dia­cas o epi­lep­sia-.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.