El Dr. An­to­nio Mon­te­ro aler­ta del pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca que pro­vo­can las prác­ti­cas mer­can­ti­lis­tas de al­gu­nas “clí­ni­cas mar­quis­tas”

El Dentista Moderno - - Noticias -

El pre­si­den­te del COEM ha com­pa­re­ci­do an­te la Co­mi­sión de Sanidad de la Asam­blea de Ma­drid pa­ra ex­pli­car a los par­la­men­ta­rios au­to­nó­mi­cos la di­fí­cil si­tua­ción que atra­vie­sa ac­tual­men­te la aten­ción bu­co­den­tal: “Nos en­fren­ta­mos a un ver­da­de­ro pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca, de­ri­va­do de la prác­ti­ca mer­can­ti­lis­ta de al­gu­nas clí­ni­cas den­ta­les mar­quis­tas”. La fi­gu­ra del ase­sor co­mer­cial, los so­bre­tra­ta­mien­tos y la pu­bli­ci­dad en­ga­ño­sa han si­do al­gu­nas de las cues­tio­nes tra­ta­das por el Dr. Mon­te­ro pa­ra ar­gu­men­tar su ex­po­si­ción. “La Odon­to­lo­gía es una pro­fe­sión cla­ve en nues­tro sis­te­ma sa­ni­ta­rio, ya que las en­fer­me­da­des bu­co­den­ta­les cons­ti­tu­yen un fac­tor de ries­go pa­ra las pa­to­lo­gías car­dio­vas­cu­la­res, tras­tor­nos me­ta­bó­li­cos, en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias, el cán­cer y pro­ble­mas du­ran­te el em­ba­ra­zo… Por ello, es fun­da­men­tal lu­char con­tra aque­llos que mer­can­ti­li­zan la sa­lud oral, en la bús­que­da de ha­cer ne­go­cio, a cos­ta de la se­gu­ri­dad del pa­cien­te”. És­ta ha si­do la prin­ci­pal con­clu­sión del Dr. An­to­nio Mon­te­ro, pre­si­den­te del Co­le­gio Ofi­cial de Odon­tó­lo­gos y Es­to­ma­tó­lo­gos de la I Re­gión (COEM), en su com­pa­re­cen­cia an­te la Co­mi­sión de Sanidad de la Asam­blea de Ma­drid. Du­ran­te su in­ter­ven­ción, pa­ra ex­pli­car a los par­la­men­ta­rios au­to­nó­mi­cos la si­tua­ción de la aten­ción bu­co­den­tal en la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, el doc­tor Mon­te­ro ha se­ña­la­do que, ac­tual­men­te, “nos en­fren­ta­mos a un ver­da­de­ro pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca, de­ri­va­do de la prác­ti­ca mer­can­ti­lis­ta que lle­van a ca­bo de­ter­mi­na­das clí­ni­cas den­ta­les ‘mar­quis­tas’, que bus­can, por en­ci­ma de las ne­ce­si­da­des reales del pa­cien­te, un be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co”. Es­te ti­po de clí­ni­cas in­tro­du­cen la fi­gu­ra del “ase­sor co­mer­cial” que, a pe­sar de no ser per­so­nal sa­ni­ta­rio, es el en­car­ga­do de “ven­der” los tra­ta­mien­tos. “Cuan­do se em­pie­za a tra­tar a un pa­cien­te co­mo a un clien­te es el mo­men­to en el que se co­mien­za a des­vir­tuar el sen­ti­do de nues­tra pro­fe­sión. No es de re­ci­bo que un cen­tro sa­ni­ta­rio ten­ga, in­clu­so, pro­to­co­los so­bre có­mo de­be ser la ac­tua­ción co­mer­cial, a tra­vés de di­fe­ren­tes téc­ni­cas agre­si­vas pa­ra ven­der el tra­ta­mien­to”.

Pu­bli­ci­dad en­ga­ño­sa y so­bre­tra­ta­mien­tos

El au­men­to de la com­pe­ten­cia de es­te ti­po de clí­ni­cas en los úl­ti­mos años ha ge­ne­ra­do un do­ble pro­ble­ma en el sec­tor. Por un la­do, la pu­bli­ci­dad en­ga­ño­sa por par­te de al­gu­nas de es­tas clí­ni­cas se ha vis­to in­cre­men­ta­da. “Bus­can atraer a nue­vos pa­cien­tes a tra­vés de mé­to­dos po­co or­to­do­xos, co­mo son ofer­tas, re­ga­los o pres­ta­cio­nes gra­tui­tas de fa­ses de tra­ta­mien­to que nun­ca se han co­bra­do en una clí­ni­ca tra­di­cio­nal”. Por otro la­do, la ne­ce­si­dad de man­te­ner már­ge­nes ele­va­dos de fac­tu­ra­ción, ha desem­bo­ca­do en la pres­crip­ción de so­bre­tra­ta­mien­tos: “tra­ta­mien­tos com­ple­jos y más ren­ta­bles que, en oca­sio­nes, son su­pe­rio­res a los ne­ce­sa­rios”. Fru­to de es­te ti­po de prác­ti­cas mer­can­ti­lis­tas, las clí­ni­cas mar­quis­tas re­ci­bie­ron en­tre 2013 y 2015, el 49% de las re­cla­ma­cio­nes de pa­cien­tes y, sin em­bar­go, só­lo su­po­nen el 4% del to­tal de las clí­ni­cas den­ta­les[ En es­te sen­ti­do, una de las pro­pues­tas rea­li­za­das por el COEM a la Co­mu­ni­dad de Ma­drid ha si­do se­guir el ejem­plo de otras Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas, co­mo Mur­cia, Na­va­rra o Ga­li­cia, de tal for­ma que el Co­le­gio pue­da co­la­bo­rar con la Ad­mi­nis­tra­ción Au­to­nó­mi­ca, ofre­cien­do un ase­so­ra­mien­to ex­terno so­bre la pu­bli­ci­dad que va­ya a ser emi­ti­da en re­la­ción con las clí­ni­cas den­ta­les. “Se tra­ta­ría de que el Co­le­gio, co­mo ex­per­to en es­te ám­bi­to, pu­die­ra ayu­dar a la Ad­mi­nis­tra­ción a ve­lar por la ve­ra­ci­dad de la in­for­ma­ción que se ofre­ce al pa­cien­te”, con­clu­yó el doc­tor An­to­nio Mon­te­ro. [1] 2017. Aná­li­sis de­que­jas/re­cla­ma­cio­nes re­gis­tra­das en los Co­le­gios Ofi­cia­les­deDen­tis­tas. Con­se­jo Ge­ne­ral deDen­tis­tas deEs­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.