"La cien­cia e In­ter­net pue­den ser, a ve­ces, una ma­la pa­re­ja de bai­le"

El Dentista Moderno - - Sumario - Por el Dr. Jo­sé Ma­ría Mal­faz

In­ter­net es, sin du­da, uno de los gran­des avan­ces de las úl­ti­mas dé­ca­das y, po­si­ble­men­te, se ha­ya con­ver­ti­do en el gran tram­po­lín pa­ra la di­fu­sión de la cien­cia. En la ac­tua­li­dad es ya la he­rra­mien­ta más uti­li­za­da pa­ra nues­tra pro­pia ac­ti­vi­dad aca­dé­mi­ca y pro­fe­sio­nal. Sin em­bar­go, la cien­cia e In­ter­net tam­bién pue­den ser, a ve­ces, una ma­la pa­re­ja de bai­le, es­pe­cial­men­te, cuan­do se eri­gen en lí­de­res de opi­nión de ma­sas des­in­for­ma­dos. Una in­for­ma­ción a me­dias, o con des­co­no­ci­mien­to de los prin­ci­pios bio­ló­gi­cos, sin se­guir nin­gu­na evi­den­cia cien­tí­fi­ca, nos lle­va a leer opi­nio­nes y con­se­jos pro­fe­sio­na­les so­bre pla­nes de tra­ta­mien­to que real­men­te pue­den con­du­cir a erro­res de pro­ce­di­mien­to muy gra­ves. La ra­zón de que es­te­mos lle­gan­do a si­tua­cio­nes tan su­rrea­lis­tas es que no exis­ten fil­tros de ca­li­dad de lo que se pu­bli­ca u opi­na, a lo que se su­ma una di­fu­sión real­men­te rá­pi­da y sin fron­te­ras. Cuan­do se pu­bli­ca al­go en una re­vis­ta cien­tí­fi­ca exis­ten cier­tas ga­ran­tías de ca­li­dad so­bre el ma­te­rial pu­bli­ca­do ya que ha si­do eva­lua­do pre­via­men­te por un ri­gu­ro­so co­mi­té cien­tí­fi­co. En cam­bio, cuan­do na­ve­gas por la Red, ese co­mi­té edi­to­rial eres tú y so­lo tú, por eso creo que de­be­mos con­tri­buir ca­da uno de no­so­tros a que ha­ya un ma­yor y real ri­gor cien­tí­fi­co en es­te en­torno di­gi­tal. En con­cre­to, en la es­pe­cia­li­dad de En­do­don­cia a la que yo me de­di­co nos en­con­tra­mos con la di­fu­sión de con­cep­tos que fue­ra de un con­tex­to muy es­pe­cí­fi­co pue­den lle­var a con­fu­sión, so­bre to­do cuan­do es­tán rea­li­za­dos por ha­bi­li­do­sos clí­ni­cos sin sus­ten­ta­ción cien­tí­fi­ca que ava­le el plan de tra­ta­mien­to. Un ejem­plo es lo que se lla­ma “tra­ta­mien­to de con­duc­tos se­lec­ti­vo”. Es­te tra­ta­mien­to no es una op­ción de elec­ción en el 99.99% de los ca­sos de re­tra­ta­mien­tos no qui­rúr­gi­cos, ya que por prin­ci­pio bio­ló­gi­co hay que ha­cer un abor­da­je com­ple­to del sis­te­ma de con­duc­tos pa­ra ob­te­ner un re­sul­ta­do lo más pre­de­ci­ble po­si­ble, y no un tra­ta­mien­to par­cial de una pa­to­lo­gía que pue­de afec­tar a to­do el sis­te­ma de con­duc­tos ra­di­cu­la­res.

¿Có­mo no va a fra­ca­sar ese tra­ta­mien­to? Tam­bién ve­mos tu­to­ria­les de tra­ta­mien­tos de con­duc­tos rea­li­za­dos de cual­quier ma­ne­ra: sin un diag­nós­ti­co

“Se pre­sen­tan pla­nes de tra­ta­mien­to que pa­ra jus­ti­fi­car re­cons­truc­cio­nes es­té­ti­cas con cier­tas téc­ni­cas de prótesis im­plan­to-so­por­ta­das, se dan por per­di­dos dien­tes com­ple­ta­men­te sa­nos”

clí­ni­co y ra­dio­ló­gi­co apro­pia­do, sin di­que de go­ma, sin ais­la­mien­to don­de la sa­li­va for­ma par­te de la irri­ga­ción o don­de un sis­te­ma ra­di­cu­lar tie­ne unas gu­ta­per­chas sim­bó­li­ca­men­te co­lo­ca­das den­tro de los con­duc­tos; ¿có­mo no va a fra­ca­sar ese tra­ta­mien­to? O in­clu­so tra­ta­mien­tos que ra­dio­ló­gi­ca­men­te pue­den ser muy bo­ni­tos y bio­ló­gi­ca­men­te se han rea­li­za­do si­guien­do un pro­to­co­lo es­tan­da­ri­za­do de unas li­mas me­ca­ni­za­das apren­di­do en un ví­deo­tu­to­rial de una red so­cial, don­de el gu­rú de turno no te ha con­ta­do que el fo­ra­men api­cal es la par­te más crí­ti­ca de nues­tro tra­ta­mien­to. Y allí lle­gas con tu li­ma ro­ta­to­ria des­tro­zan­do la anato­mía a la “lon­gi­tud de tra­ba­jo” y se­llan­do con el pri­mer sis­te­ma de ob­tu­ra­ción que te ha di­cho la ca­sa comercial que en­ca­ja en el con­duc­to. Que las li­mas me­ca­ni­za­das por su­pues­to nos ayu­dan mu­chí­si­mo hoy en día y son fun­da­men­ta­les es cier­to, pe­ro tan­to co­mo que en nin­gún mo­men­to sus­ti­tu­yen al 100% a las li­mas ma­nua­les en cier­tas fa­ses del tra­ta­mien­to y de nin­gu­na for­ma pue­den es­tan­da­ri­zar un tra­ta­mien­to pa­ra to­dos los ca­sos. Tam­bién pue­des en­con­trar en cier­tos fo­ros co­men­ta­rios que afir­man que la mag­ni­fi­ca­ción con mi­cros­co­pio qui­rúr­gi­co o el uso de la ra­dio­lo­gía en 3 di­men­sio­nes pa­ra la es­pe­cia­li­dad de En­do­don­cia no es tan im­por­tan­te. Sin em­bar­go, hoy en día ya no hay dis­cu­sión: son he­rra­mien­tas im­pres­cin­di­bles pa­ra cier­tos pla­nes de tra­ta­mien­tos en­do­don­ti­cos. Pe­ro el ob­je­ti­vo de es­tas he­rra­mien­tas de diag­nós­ti­co y tra­ba­jo no sir­ven pa­ra rea­li­zar las mal lla­ma­das ‘aper­tu­ras nin­ja’, que per­so­nal­men­te si­go sin sa­ber lo que son, sino tra­ta­mien­tos mí­ni­ma­men­te in­va­si­vos res­pe­tan­do la ma­yor can­ti­dad de anato­mía sin sa­cri­fi­car un pro­ce­di­mien­to lo más efi­caz po­si­ble. Eso tam­po­co quie­re de­cir que se re­co­mien­de, co­mo tam­bién se es­tá in­di­can­do en al­gu­nos fo­ros, ha­cer guías qui­rúr­gi­cas con im­pre­so­ras 3D pa­ra rea­li­zar cual­quier aper­tu­ra ca­me­ral cuan­do és­tas real­men­te so­lo son una ayu­da pa­ra lo­ca­li­zar con­duc­tos muy cal­ci­fi­ca­dos. Otro ejem­plo que nos en­con­tra­mos fre­cuen­te­men­te en In­ter­net es la opi­nión erró­nea se­gún la cual hay que in­ten­tar tra­tar el ter­cio api­cal de una frac­tu­ra ho­ri­zon­tal ra­di­cu­lar, cuan­do és­ta man­tie­ne su vi­ta­li­dad in­tac­ta; el tra­ta­mien­to in­di­ca­do en ca­sos en los que ha­ya que in­ter­ve­nir es so­lo en el ter­cio co­ro­nal. Y, sin de­jar la trau­ma­to­lo­gía den­tal, se in­di­can más exo­don­cias de las ne­ce­sa­rias por una ma­la ges­tión de los pla­nes de tra­ta­mien­to a se­guir. Hoy en día dis­po­ne­mos de los su­fi­cien­tes re­cur­sos y pro­to­co­los de ac­tua­ción pa­ra ob­te­ner unos re­sul­ta­dos óp­ti­mos mi­ni­mi­zan­do las po­si­bles com­pli­ca­cio­nes. Y en lí­neas ge­ne­ra­les, se pre­sen­tan pla­nes de tra­ta­mien­to es­pec­ta­cu­la­res que pa­ra jus­ti­fi­car re­cons­truc­cio­nes es­té­ti­cas con cier­tas téc­ni­cas de prótesis im­plan­to-so­por­ta­das, se dan por per­di­dos dien­tes com­ple­ta­men­te sa­nos o con pa­to­lo­gías re­cu­pe­ra­bles y un pe­rio­don­to in­ma­cu­la­do que po­si­ble­men­te se hu­bie­ran po­di­do re­sol­ver con téc­ni­cas más con­ser­va­do­ras, aun­que, eso sí, más com­ple­jas. Es­tos son so­lo unos po­cos ejem­plos de lo que a dia­rio nos en­con­tra­mos en In­ter­net den­tro de fo­ros pro­fe­sio­na­les. Yo di­go un NO en ma­yús­cu­las a es­tas prác­ti­cas tan ha­bi­tua­les y os pi­do que en­tre to­dos lu­che­mos por una Odon­to­lo­gía más cien­tí­fi­ca, dig­na y res­pon­sa­ble.

Dr. Jo­sé Ma­ría Mal­faz Pre­si­den­te Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de En­do­don­cia (AEDE). Miem­bro del Co­mi­té Cien­tí­fi­co del DM.

Juan Ma­nuel Va­di­llo

Le­ti­cia Ro­drí­guez

Je­sús Da­niel Pa­re­jo

Mi­guel Bur­gue­ño

Jo­sé Nart Mo­li­na

Marta Re­vi­lla

An­na Ra­mi­ro

Juan Ló­pez Pa­la­fox

Ana Lo­ren­te

Javier de la Cruz

Luis Ja­né No­blom

Gui­ller­mo Gal­ván

Ra­fael Mar­tí­nez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.